Bienvenida

al Blog

Bienvenida

al Blog.

Estrategia

Mentalidad

Negocios

Recursos

¿Tu página web

cómo debería?

convierte

Cuando tu cliente ideal aterriza en tu página web, tienes tan solo 5 segundos para hacer que se enamore de ti y empiece a interesarse por tu trabajo.

Tu página actual, ¿hace que se quede
o que huya despavorido?

¡HAZ EL TEST Y AVERÍGUALO!

Categorías

¿Tu página web

cómo debería?

convierte

Cuando tu cliente ideal aterriza en tu página web, tienes tan sólo 5 segundos para hacer que se enamore de ti y empiece a interesarse por tu trabajo.

Tu página actual, ¿hace que se quede o que huya despavorido?

¡HAZ EL TEST
Y AVERÍGUALO!

Los últimos Post

Gestión del Tiempo, Uncategorized

¿No tienes tiempo ahora mismo de leer el post completo? DESCÁRGATELO EN PDF (y léelo cuándo y dónde quieras).

Mamá Emprendedora Trabajar con bebé en casa

¿Cómo organizarse para emprender desde casa con un bebé? Ser mamá emprendedora puede ser muy complicado, sobre todo cuando no cuentas con nada de ayuda cerca. Sin embargo, hay una serie de trucos y hábitos que a mí me han funcionado muy bien para ser más productiva, sacar adelante los objetivos que me iba proponiendo y no dejar de facturar desde que fui madre por primera vez.

En los últimos tres años, desde que llegaron los mellizos y, hace año y medio, la más peque, he tenido que aprender a exprimir al máximo cada minuto que tenía disponible. Casualmente, han sido los años más productivos de mi vida y en los que he conseguido más logros como emprendedora.

¿Cómo narices lo he hecho? ¿Qué tips para mejorar tu productividad puedo darte? ¿Cómo me organizo cada día? Son las preguntas que más me han hecho otras emprendedoras estos años, y por ello voy a contarte en este post todo lo que a mí me ha funcionado, por si puede serte de utilidad.

Eso sí, tengo que asegurarte una cosa. De nada sirve leer todos los trucos para organizar el tiempo que voy a darte hoy, si no los pones en práctica.

Así que, cuando termines de leer el post, descárgate la guía que encontrarás al final y comienza a poner en práctica todos estos trucos para convertirte en una mamá emprendedora productiva.

(Haz click en los iconos que encontrarás a lo largo del post para ir directamente a leer la parte que te interese).

MIS TRUCOS PARA ORGANIZARSE Y EMPRENDER DESDE CASA CON UN BEBÉ (O MÁS):

A. Qué dejar organizado durante el embarazo.

Si estás leyendo este post y todavía estás embarazada, voy a intentar mentalizarte de que dejar lo máximo planificado durante esta etapa, es crucial para poder “disfrutar” (con el menor estrés posible) de las primeras semanas como mamá emprendedora.

Y ya ves que “disfrutar” lo pongo entre comillas. Porque lo de estar de “baja maternal” (y desconectar 100% de su negocio), es algo que muy pocas consiguen o pueden permitirse. La gran mayoría de las emprendedoras siguen trabajando en su empresa, incluso desde el mismo día en que dan a luz.

Ya sea porque siguen publicando en redes sociales, siguen respondiendo los correos de clientes o simplemente continúan trabajando en aquel proyecto u objetivo en el que habían estado currando unas horas antes de dar a luz, porque temen perder todo el trabajo y nivel de facturación que habían conseguido hasta entonces (o simplemente porque les apasiona tanto su trabajo, que no pueden desconectar y dejar de ser ellas mismas de la noche a la mañana).

Por ello, cuantas más cosas puedas dejarte organizadas, más disfrutarás de tu bebé cuando nazca.

¿Qué puedes dejar preparado cuando estás embarazada?

1. Escribe y programa los post de los próximos meses.

Yo pude hacerlo con mi primer embarazo (aunque no con el segundo) y puedo decirte que ayuda mucho. Dejé programados post para los 6 meses siguientes desde que salía de cuentas.

Un truco que puedes utilizar es realizar entrevistas que te sirvan para no tener que escribir tanto.

2. Escribe y programa las newsletter.

Va unido a lo anterior. Si no sabes qué escribir en ellas, que sean simplemente para informar de cada post que has dejado programado.

Eso sí, piensa que tus seguidores querrán saber qué tal te va en esta nueva etapa, por lo que te recomiendo ponerte una alarma en el móvil un par de días antes de que salga cada newsletter, para simplemente añadir unas pequeñas líneas en las que cuentes lo que estás viviendo.

3. Avisa a tus proveedores y clientes de la fecha en que sales de cuentas.

No des por hecho que están viendo las fotos de tu precioso bombo en instagram.

Avisa, sobre todo conforme se vaya acercando la fecha posible de parto:

  • Que no podrás atenderles durante “x semanas”.
  • Que se va a quedar fulanita al cargo.
  • Este tipo de cosas.

Más vale que lo vayan sabiendo, que no encontrarse con que desapareces de repente durante días o semanas.

Planifica los post de una red social. Sólo una, la que más clientes te traiga (y sólo si para tu negocio es crucial no desaparecer por completo de las redes).

Déja planificado aquello sobre lo que quieres escribir cada día, al menos durante el primer mes. Si puedes dejarte los post escritos, imágenes creadas, diseños en canva hechos, ¡mucho mejor!

4. ¿Vas a delegar parte del negocio durante tu baja maternal?

Es imprescindible que dediques unos días durante el embarazo a crear los procesos de tu negocio (como si fueran unas guías paso a paso), para la persona que vaya a encargarse del trabajo durante esas semanas.

Práctica con ella antes de dar a luz, explícale en qué tono debe escribir y hablar con los clientes.

Y, en la medida de lo posible, intenta que sea alguien resolutivo. Con ello evitarás que esa persona pueda estar molestándote con dudas durante el tiempo de tu baja.

5. Deja preparado un email de respuesta automática, para ponerlo en funcionamiento en cuanto des a luz.

Aquí te doy dos consejos:

  • El primero, es que hagas una prueba antes para ver cómo se hace y comprobar que funciona bien.
  • Y el segundo, es que lo tengas escrito en un documento en Drive.

Así tienes acceso al texto desde cualquier sitio en el que estés y puedes activarlo el día que salgas de cuentas, cuando notes las primeras contracciones de parto, o en el mismo hospital tras dar a luz.

6. Déjate toda la comida que puedas preparada y congelada.

No hay nada mejor cuando acabas de tener un bebé, que poder despreocuparse de este tema y saber que, en caso de emergencia, siempre tendrás a mano algún plato preparado en el congelador, listo para sacar y comer.

B. Tips para organizarse y ser más productiva cuando tienes un bebé (o más) recien nacido:

El gran momento ha llegado.

Y tienes que lidiar con:

  • Cuidar del bebé (o bebés).
  • La montaña rusa de hormonas.
  • Los sentimientos encontrados.
  • Las visitas.
  • La casa.

  • Y, en el peor de los casos, seguir trabajando en tu negocio.
Trabajar con fular elastico portabebes

Estos son los trucos que a mí me han funcionado tras mis dos partos:

1. Duerme todo lo que puedas.

Y éste es un consejo fundamental que te doy, estés embarazada, tengas un bebé pequeño o peques más mayores. 

Si no descansas lo suficiente, por mucho que lo intentes no vas a ser productiva ni vas a rendir.

Y esto está demostrado científicamente porque tu cerebro necesita pasar por unas fases reparadoras durante el sueño que permiten a las neuronas funcionar correctamente cuando estás despierta.

Así que prioridad máxima, siempre que puedas delegar, primero dormir y después lo demás. Sobre todo estas primeras semanas tras el nacimiento de tu bebé, que te demandará comer, puede que hasta cada media hora, y no puedes hacer las 7 u 8 horas seguidas de sueño.

Por otro lado, es importante que aprendas a darle el pecho en la cama a tu bebé para que puedas descansar más. Si tu bebé no es demasiado pequeño al nacer, te recomiendo dar el pecho tumbada de lado (tendrás horas de sueño garantizadas).

Si das biberón, déjate un termo cerca con el agua caliente y las dosis preparadas en un dispensador de leche en polvo (aquí tienes una alternativa sin plásticos ni tóxicos, hecho de silicona alimentaria).

2. Utiliza un cojín de lactancia gemelar.

Sí, como oyes. Y en concreto te recomiendo el que yo utilicé: El de Harmony. ¿Por qué? Porque es duro y te permite tener los dos brazos libres para leer, ver el móvil o trabajar en la tablet, mientras tu bebé está cómodamente colocado para tomar el pecho desde cualquier posición posible (¡genial para vaciar por completo el pecho y evitar mastitis!) o darle el biberón.

A mi me vino de cine con los mellizos para poder hacer algo mientras les daba el pecho a los dos a la vez. Y con la peque, como me quedaba un lado libre del cojín, podía hasta escribir o usar el ratón del portátil en el mismo cojín

En wallapop lo puedes encontrar bien de precio y bien te digo, que vale la pena la inversión (se vende muy rápido también).

3. Aprovecha los ratos muertos de dar el pecho.

Puede que suene un poco mal decirlo, pero sí, hay que ser realista. Hay ratos en los que sólo te apetece estar embobada mirando lo maravilloso que es poder alimentar a tu bebé y otros en los que estás hasta el moño y aburrida de dar el pecho.

A mí esto último me pasaba por las noches con los mellizos, cuando empezaba con uno, seguía el otro (y vuelta a empezar) y no podía dormirme.

Así que qué hice: aprovechar para avanzar en pequeñas tareas que no me requerían estar al 100% (ni al 50%) de mi capacidad de atención.

Por aquel entonces estaba en pleno proceso de fabricación de la segunda edición de la Agenda MultiApasionada en papel y escribiendo mi primer libro, así que aproveché muchas noches para buscar imprentas, proveedores, y materiales que necesitaba para fabricar ambas cosas.

Centrarme en estas pequeñas tareas, me permitía poder avanzar durante el día en las que eran más importantes.

Si haces lactancia mixta o das biberón, puedes organizarte las tareas con tu pareja o familia. Por ejemplo, el que da el biberón cambia después el pañal al bebé o que se encarguen durante unas horas al día del peque para poder trabajar algo.

4. Aprovecha mientras tu bebé duerme.

Siento decirte que los primeros 3-4 meses, hasta que el bebé empiece a gatear, van a ser los más productivos desde que te conviertas en madre.

Es cuando más rato vas a poder trabajar, porque es cuándo más rato va a dormir el peque. Aunque sea media hora seguida, es media hora que vale oro.

Así que, en este orden, mientras duerme tu bebé:

  • Primero aprovecha para recuperar horas de sueño.​
  • Después para asearte.​
  • Y, cuando ya tengas eso resuelto, aprovecha para ir adelantando tareas del negocio.

5. Utiliza un fular elástico.

Éste es uno de los mejores inventos del mundo. Yo he probado el portabebés ergonómico Manduca y el fular elástico Boba Wrap. Y te aseguro que éste último es con creces la mejor opción cuando quieres hacer cosas en casa, trabajar, ¡comer! y poder llevar a tu bebé a todos lados. Cómo está contigo, calentito y oyendo tu corazón, te aseguro que dormirá mucho más que si lo echaras a la cuna o a una pequeña hamaca.

Es kilométrico y cuando te lo pongas delante de alguien pensará que te está atacando una boa constrictor, pero no te preocupes que sólo impresiona la primera vez que lo ves.

Es muy fácil y rápido de usar, poner y quitar y además no te ocupa nada (por lo que puedes llevarlo siempre contigo). Te dejo un vídeo para que veas cómo poner el boba wrap.

6. Delega todas las tareas que te roban tiempo, como la limpieza de la casa, cocinar y hacer la compra.

Si, sí o sí. Necesitas seguir facturando, necesitas delegar todas aquellas tareas que te roban tiempo, como todas las relacionadas con la casa (sí, mentalízate que pasa a un tercer plano), cocinar o ir a hacer la compra.

Y ahora es el momento oportuno para delegar estos temas, porque normalmente todo el mundo a tu alrededor está más receptivo a ayudarte de alguna manera.

Invertir en alguien que se encargue de las tareas del hogar es la mejor INVERSIÓN que vas a poder hacerle a tu negocio. Ahora que tu bebé es pequeño y después, cuando crezca.

Tú mejor que nadie sabes lo que vale tu precio hora. Seguro que mucho más de lo que te cuesta pagarle a alguien para que te limpie la casa o para que te manden la compra a casa.

Y esas 3-4 horas o más semanales que vas a ganar, podrás invertirlas directamente en tareas con las que obtener beneficio

Así que todo son ventajas. Y si el presupuesto no da para ello, siempre quedará la opción de comprarte un robot aspirador tipo roomba o preguntarte:

¿Qué podría hacer para facturar lo suficiente, como para poder invertir en alguien en quien delegar estos temas?

  • CÓMO AHORRAR TIEMPO CON LA ROPA Y PLANCHAR.

Luego llegamos al momento ropa. Los bebés son unas auténticas máquinas en mancharse (y mancharTE) la ropa, así que muy pronto te vas a dar cuenta que vas a batir el record mundial de poner lavadoras (sobre todo si toma biberón). Aquí te va a ayudar mucho el tener secadora en casa o encontrar a alguien al que le apasione lavar ropa y que te eche una mano con la ropa del bebé (existen, doy fe).

Eso sí, si quieres seguir rascándole minutos al día, se acabó el plancharte hasta las bragas. Y mucho menos, la tonelada y media de ropa de los peques que se genera al día. Ya lo recuperarás (si quieres) cuando el peque vaya al cole o la guardería, o siempre puedes subcontratarlo (hay personas que se ganan así la vida).

  • CÓMO AHORRAR TIEMPO CON LAS COMIDAS.

Y con el tema de las comidas, puede ser el momento idóneo para comenzar a practicar el Batch Cooking (que es cocinar en un par de horas toda la comida de la semana) o pedirle a tus amigos o familiares que te traigan algo de comida cuando vengan a verte. Seguramente acabarás acumulando más de la que puedas comer, así que al congelador y listo.

Otra buena opción sería invertir en una Thermomix (o pedir que te la regalen por el nacimiento del bebé, jejeje). Y como último recurso si vives en la ciudad, siempre puedes tirar de Just East o similar (aunque sea un día a la semana).

Si optas por esta última opción, procura buscar restaurantes sanos, que no te hagan acumular más kilos de los que seguro ya cargas tras el embarazo.

7. Comienza a implantar un horario.

Te ayudará un montón a organizarte la semana. Y tu bebé, aunque no lo sepas ver todavía, te lo agradecerá.

Sé por experiencia que puede parecer imposible (de hecho, con los mellizos no supe hacerlo), pero comienza a crear una rutina de despertarte, desayunar, paseos, comer, siesta, merendar, cenar y dormir siempre a la misma hora (o lo más aproximada que te deje el bebé o los bebés), para que vaya dándose cuenta en qué momentos toca dormir y en qué momentos toca estar despierto, sobre todo.

Cuando tiene más hermanos es más sencillo, porque son los mayores los que marcan los horarios por la guardería o el colegio. Así que míralo desde este punto de vista, y ya verás cómo el propio bebé terminará pidiéndote dormir y comer siempre a la misma hora (aunque no coincida con tu hora de dormir y comer).

8. Trocea tus grandes tareas, en mini-tareas de máximo 30 minutos.

Si eres afortunada, ese podría ser el tiempo máximo que tengas para trabajar entre toma y toma del bebé, así que un truco que puede ayudarte mucho es trocear tus tareas en otras más pequeñas.

Cuando te marcas tareas u objetivos para hacer en el día a día, normalmente tiendes a pensar que tu tiempo es elástico e infinito. Pero con un bebé o más en casa, ya te digo que esto no va a ser así. Así que toca darle la vuelta a la tortilla y comenzar a cambiar la manera en que te organizas, para ajustarte a los tiempos de tu bebé.

Qué sólo dura 15 minutos entre toma y toma, pues te marcarás mini-tareas de 15 min (¡como ducharte y lavarte el pelo!). Que aguanta media hora, pues mini-tareas de 30min. Que tienes la GRAN suerte de que te aguanta una hora o más dormido tras cada toma, puedes ampliarlo un poco. ¿Ves por dónde voy?

  • En vez de marcarte grandes objetivos o tareas para cada día, piensa qué cosas debes hacer para conseguir todos esos objetivos y anótalo en tu agenda o en un cuaderno.
  • Escribe cuánto te va a costar hacer cada una de esas tareas. ¿Es más del tiempo disponible entre toma y toma?
  • Si es así, piensa qué pasos más pequeños tienes que dar para poder lograr esas tareas.

Así, lo que conseguirás es ir dividiéndolas o troceándolas en mini-tareas pequeñitas de 15 o 30 minutos.

De esta manera, podrás ir tachando cosas de tu lista de tareas diarias y te acostarás con la sensación de que, aunque haya sido poco, has podido ir avanzando en lo que querías hacer.

C. Cómo organizarse para llevar un negocio desde casa, cuando tu bebé ya empieza a gatear o andar:

Aquí es dónde empieza la juerga de verdad y dónde el trabajo tiene que pasar a un segundo plano porque necesitas estar más atenta del peque.

Ya sea porque empiezan los peligros, los golpes, porque mete el dedo donde no debe o porque se lleva todo a la boca.

Así que en esta fase del crecimiento de tu bebé, te aconsejo estos trucos para organizarte mejor.

Trucos para ser más productiva cuando el peque gatea o anda:

1. Parque XXL y libertad de movimiento para el bebé.

Para tener controlado a tu bebé, no hay nada mejor que los parques XXL. Yo los descubrí porque quería uno grande para los mellizos y ha sido increíble lo que me ha ayudado a trabajar tranquila, sabiendo que estaban en “zona segura y controlada”. Y además ellos, cómo tienen más libertad de movimiento, te demandan menos atención.

El mío era éste (aunque he visto este otro parque XXL que tiene muy buena pinta también). Lo bueno es que, si no tienes mucho espacio, puedes dividirlo en varios mini-parques y darle la forma que quieras (y además son de madera, sin tóxicos ni plásticos). Nosotros lo teníamos dividido entre el salón y la cocina.

2. Traslada tu oficina al salón.

Quizás no es el mejor consejo que pueda darte, pero a mí me ha funcionado muy bien con todos los peques.

Y es trasladar mi oficina (o sea, el ordenador) a la mesa del salón para poder trabajar mientras vigilo a los peques cuando juegan o están en el sofá viendo la tele (sobre todo hasta los casi dos años, que necesitan saber que su mamá está ahí a su lado con ellos).

A nivel de concentración, nunca será lo mismo que poder estar en tu propio espacio de trabajo, pero siempre es mejor que estar tirada en el sofá, viendo los dibujos y sintiendo como estás perdiendo un valiosísimo tiempo sin hacer nada productivo.

3. Mentalízate que tu tiempo, es el que es.

En esta etapa tu tiempo se reduce casi a lo mínimo, quieras o no quieras. Así que lo primero que te aconsejo es que te mentalices y que te des total libertad para disfrutar de la maternidad, porque esta etapa es muy bonita (sobre todo cuando ya empiezan a decir sus primeras palabras) y no debes intentar abarcar más de lo que vas a poder trabajar.

4. Los imprevistos surgirán, aunque no quieras.

La otra gran cosa de la que vas a tener que mentalizarte (seguramente ya lo habrás empezado a notar). Los peques son toda una caja de sorpresas. Tanto para lo bueno, como para lo malo.

  • Tan pronto están bien, como tan pronto están malos.
  • Tan pronto se levantan super independientes, como sólo quieren estar en tus brazos.
  • Tan pronto parece que nada puede suceder, como te toca ir corriendo a urgencias…

Por tanto, mentalízate que lo que te marques para hacer cada día tiene que ser realista. Ya no puedes hilar al segundo como hacías antes de ser madre. Ya no puedes marcarte demasiados objetivos. Ya no puedes aferrarte a tus planes o ponerte fechas límites demasiado exigentes.

Debes ser flexible y aprender a disfrutar de la aventura que supone cada nuevo día cuando tienes peques.

Unos días te cundirá como nunca, y al siguiente pasará algo que te trastocará tus planes por completo.

Normalmente, cuanto más estresada estés y con cuanta más prisa hagas las cosas, más posibilidades hay de que surja un imprevisto. Y ellos son un fiel reflejo de lo que nos pasa. Si tú estás nerviosa y estresada, ellos también lo estarán (elevado a la enésima potencia), lo que quiere decir que más mimosos estarán, más llorarán y más querrán que estés pendiente de ellos.

Acuérdate de esto, en esos días en los que nada parece salir como esperabas.

5. Un objetivo al día, un objetivo a la semana.

Siguiendo con lo anterior, hay que ser realista. Así que si no quieres sentirte frustrada porque no llegas a todo, es hora de bajar el ritmo (si no lo habías hecho hasta ahora) y marcarte tan sólo un objetivo a la semana.

Sí, sé que te gustaría estar haciendo muchas más cosas. Sé que tu competencia avanza mucho más rápido. Sé que te gustaría poder escaparte a muchos más eventos. Pero, es lo que hay.

Seguramente todas aquellas emprendedoras con las que te estás comparando, o NO tienen hijos, o tienen quien se ocupe de ellos o los tienen ya mayores.

(No te preocupes que esta etapa se pasa más rápida que la anterior. A lo que te des cuenta, tu bebé ya tendrá el año o año y medio, ya será mucho más independiente, y sentirás que comienzas a recuperar el control de tu vida).

Por tanto, en vez de un montón de mini-tareas pequeñitas como habías hecho en la etapa anterior, márcate un sólo objetivo realista para la semana y un sólo objetivo o tarea a hacer cada día.

Por ejemplo, en mi caso podría ser un objetivo diario sólo el escribir este post. O sólo el revisar los gastos periódicos. O sólo el crear la estrategia para una de las páginas del diseño web de mis clientes.

Sólo una cosa al día. Vale más ir avanzando despacito, pero sin pausa, que querer correr demasiado y darte el tortazo.

6. Categoriza tus tareas, en función de si estás con el peque o no.

Éste es un truco que funciona muy bien. En vez de ver tus tareas como todas iguales, a partir de ahora categorízalas de esta manera:

  • Tareas para cuando el peque duerma (o esté con tu pareja, los abuelos, etc).
  • Tareas que puedes hacer mientras estás con él.

¿Y cómo saber dónde entra cada tarea?

Piensa en el nivel de concentración que necesitas para llevar a cabo cada una de ellas.

Por ejemplo, redactar el próximo post, seguramente necesitarás un nivel de concentración alto, así que irían a las tareas para cuando estás sola trabajando. Y crear los diseños en canva para los post de instagram, seguramente puedas hacerlos mientras estáis jugando en el salón porque no necesitas estar concentrada al máximo.

7. Organízate la semana en una agenda.

Ésta es la etapa idónea para comenzar a recuperar el uso de tu agenda. Tanto si la habías abandonado al ser mami, como si nunca has usado ninguna o si has sido un poco desastre hasta ahora.

Ya te habrás dado cuenta a estas alturas de la película, que el dormir poco + tener que estar pendiente de tantas cosas a la vez te ha acarreado una consecuencia: Te has convertido en la persona más olvidadiza del mundo.

Por tanto, es primordial que tu agenda se convierta en tu herramienta más preciada en esta fase de tu maternidad. Yo utilizo la mía, la Agenda MultiApasionada, porque voy imprimiendo las hojas sólo conforme las necesito.

Así, si una semana por lo que sea no he podido planificar nada, no me queda ninguna hoja en blanco que me lo recuerde constantemente, como en una agenda normal. Y, cuando acaba la semana, se convierte en una valorada hoja reutilizable para que los peques pinten.

¿Cómo manejar una agenda diaria, con un bebé tan pequeño?

Muy sencillo. Vas a ir adquiriendo pequeños hábitos, y para ser más productiva y organizarte mejor como madre emprendedora que eres, vas a centrarte tan sólo en hacer dos cosas:

  • Idea, tarea o lo que sea que se te ocurra o surja, vas corriendo a tu agenda y la apuntas.

Así sabes que siempre lo vas a tener todo allí anotado y vas a liberar tu mente de ruido y estrés innecesario. En mi caso utilizo un cuaderno como punto central para recopilarlo todo (y de ahí voy planificando en una agenda).

  • Una vez a la semana, vas a coger tu agenda semanal, vas a pensar qué te gustaría hacer esa semana, o en qué te gustaría avanzar, y se va a convertir en ese único objetivo a lograr.
  • Después, vas a pensar qué podrías hacer cada día para lograr ese objetivo (será tu objetivo diario).

Qué te da tiempo a hacer más cosas. ¡Fenomenal!

Que sólo puedes hacer ese objetivo, ¡genial! Ya habrás sido muy productiva ese día.

Que no te da tiempo a hacer ese objetivo, puede ser porque hayan surgido imprevistos o puede ser que te hayas marcado un objetivo poco realista.

Así que en vez de sentirte mal porque no has podido hacerlo, intenta ver de manera objetiva todo aquello que has hecho ese día, por dónde se te ha escapado el tiempo y cuánto tiempo real podrías necesitar para llevar a cabo ese objetivo.

Y si es necesario, reorganiza de nuevo tu semana para adaptarte a este pequeño cambio de planes.

¿Trabajar desde casa con un bebé, es posible?

Sí, sí y sí. Tal y como has visto a lo largo de todo el post, emprender desde casa con un bebé o con hijos (en mi caso menores de 4 años), es posible.

Cómo te contaba al principio, desde que he sido madre, he multiplicado mi productividad de manera exponencial. ¿Por qué? Por el factor determinante que es: El poco tiempo disponible que tienes.

Y éste es un factor crucial.

Porque cuando tienes tan pocas horas (¡o minutos!) al día para trabajar en sacar adelante tu empresa, debes aprender a centrarte tan sólo en aquellas tareas u objetivos que de verdad son importantes y de verdad van a ayudarte a seguir facturando y mantener tu empresa a flote.

A lo largo del post he dado un montón de trucos que a mí me han ayudado los últimos años a sacar adelante mi negocio, sin tener que renunciar ni a mi familia, ni a lo que más me gusta hacer: Emprender.

¿Quieres tener todos estos tips siempre a mano?

Descárgate la guiá gratuita que encontrarás a continuación y aprende a organizarte mejor y convertirte en una mamá emprendedora, más feliz y menos estresada.

¿Conoces a otras mamás emprendedoras o futuras mamás que trabajen desde casa?

Si te ha gustado este post y crees que puede serle de utilidad a alguien que conozcas o a tus seguidoras, hazles el regalo de compartirlo con ellas, para que vean que disfrutar de la maternidad y el negocio sin estrés, es posible.

Cómo organizarse para trabajar desde casa con un bebe

Leer Más

Cambio de Vida y Superación Personal, Gestión del Tiempo, Mis Historias, Uncategorized

Hoy quiero escribirte desde el corazón y abrirme a ti, que siempre has estado ahí apoyándome en todo lo que he hecho los últimos años.

No sé muy bien por dónde empezar, así que como en cualquier libro o película, mejor empiezo por el principio.

Hace 6 años, tras una etapa de reflexión interior muy grande y de plantearme qué quería hacer con mi vida, descubrí que era una persona MultiApasionada. Decidí abrir un blog en el que poder contar al mundo lo que había descubierto (ya que no había nada en habla hispana que hablase de nosotras, las personas multiapasionadas) y un blog en el que poder contarle a todas las que se identificaran conmigo todo lo que yo iba haciendo para salir del agujero en el que me encontraba, poner foco a mi vida y conseguir ser feliz viviendo el estilo de vida con el que siempre había soñado.

Poco a poco descubrí cómo comenzar a poner orden en tu vida, se publicó el libro del Método KonMari que lo cambió todo y comencé a indagar en temas de desarrollo personal, coaching y gestión del tiempo, tema en el que ya había empezado a investigar algún año antes.

Precisamente esta última parte de mi búsqueda de nuevo conocimiento sobre lograr organizar mejor mi tiempo me llevó a crear la Agenda MultiApasionada, a escribir un libro del que luego derivó el curso Activa tu Brújula Interior, ¡e incluso a abrir mi propia tienda online de papelería bonita! (que cerré para poder conciliar mejor mi vida familiar tras la llegada de mi tercera peque).

Poco a poco, tras casi 8 años, me fui especializando en gestión del tiempo y productividad. Sin embargo, he estado durante los últimos 12 meses (o más) con una sensación muy extraña en mi interior.

A finales del año pasado no sabía muy bien qué pasaba, pensaba que eran las hormonas que las tenía revolucionadas todavía tras el último parto. Hasta el mes de agosto o así, en el que comencé a ser más consciente de que algo estaba pasando (y no era algo bueno).

Agosto fue el pistoletazo de salida, digamos que de mi reconocimiento como experta en gestión del tiempo con el método único que he creado estos años. Comencé a dar conferencias, a impartir masterclass en programas premium de emprendedoras reconocidas de la blogosfera ¡e incluso monté un gran evento que fue todo un éxito! (Fórmula E+E)…

Desde fuera se veía todo muy bonito, sin embargo desde dentro, esa sensación de que algo no iba bien se multiplicó de manera exponencial.

Me volví a encontrar bloqueada como hacía años que no me sentía. No disfruté de casi ninguno de esos logros, si te soy sincera. Me sentía como si estuviera montada en un vagón de tren, recorriendo una vía hacia un destino muy borroso, al que yo no quería ir y que no me hacía nada feliz. Sentía además como si estuviera con las manos atadas y como si la palanca del freno estuviera rota. No me gustaba nada esa sensación y sólo deseaba bajarme de ese tren (aunque no sabía muy bien cómo narices hacerlo).

Si has sentido alguna vez esta sensación, imagino que entenderás perfectamente de lo que te estoy hablando.

En noviembre decidí parar por completo todo. Verás que estoy desaparecida por completo del blog, de emails y de redes sociales. Necesitaba espacio para alejarme de todo y sobre todo necesitaba pensar.

Me he mantenido tan ocupada los últimos años que ya no recordaba esa sensación de estar tirada en el sofá sin tener nada que hacer. Madre mía, sin duda eso ha sido lo mejor de las últimas semanas. Algo tan simple como aburrirse.

Tras dejar mi mente en blanco he vuelto a retomar muchos ejercicios de reflexión que hice en la etapa de «qué estoy haciendo y qué quiero hacer  con mi vida» de hace 6 años. Y muy feliz hoy, te escribo para contarte que voy a reinventarme.

Mi estómago me lo decía a gritos desde hacía tiempo, y no ha sido hasta que he parado todo el ruido exterior por completo que no he podido escucharme a mí misma de verdad.

Y en esta escucha he reconocido que la gestión del tiempo y la productividad no me hacía plenamente feliz, por mucho que tras tantos años haya creado un método único. Soy una persona creativa y siento que ha sido precisamente el haber dejado morir esta faceta mía por seguir todos estos temas productivos, lo que me gritaba desde dentro que por favor parase este viaje que había emprendido.

Por tanto, quiero anunciarte que evagias.com, tal y como la conocías hasta ahora va a desaparecer. He sido consciente las últimas semanas de mi gran pasión, de eso que realmente me ha hecho siempre perder la noción del tiempo cuando lo hacía, así que voy a dejarme de miedos y voy a seguir mi instinto.

Estoy deseando contarte en unos días de qué se trata, cuando tenga más claro cómo voy a hacer la transición entre lo que ha sido mi blog y mi etapa anterior con esta nueva etapa. No sé si escribiré un libro con mi método para seguir ayudando a más personas o qué haré, ya que me siento muy orgullosa y feliz de lo que he creado y hecho hasta ahora y me daría mucha pena que se perdiese.

Lo que sí puedo anunciarte ahora mismo es que todos mis cursos van a estar disponibles solamente hasta reyes. Una vez acabe la navidad, cerraré el blog y la web hasta que haya realizado todo el cambio.

Por ello hoy era tan importante para mí empezar por el principio, para que entendieras la razón de esta decisión y también para ayudarte a dar el paso si te sientes identificada con alguna de las sensaciones de las que te he hablado en este email.

Este 2018 se traduce para mí en el año en el que he aprendido a decir no a todo lo que no me hacía feliz, no a los contratos emocionales, no a todo aquello que me desvía de mi verdadero camino.

No puedes imaginarte el peso que me quito de encima al poder contarte todo esto por fin. Llevaba semanas deseando hablarte de todo este proceso aunque no sabía muy bien por dónde empezar.

Y estoy muy muy feliz porque por fin siento que voy a poder hacer aquello que realmente me hace sentir viva.

Un gran cambio me espera este 2019 y me encantaría que siguieras conmigo para vivirlo y disfrutarlo juntas.

Me reinvento (y cierro la web un tiempo)

Leer Más

Cambio de Vida y Superación Personal, Gestión del Tiempo, Mis Historias, Uncategorized

Hoy quiero escribirte desde el corazón y abrirme a ti, que siempre has estado ahí apoyándome en todo lo que he hecho los últimos años.

No sé muy bien por dónde empezar, así que como en cualquier libro o película, mejor empiezo por el principio.

Hace 6 años, tras una etapa de reflexión interior muy grande y de plantearme qué quería hacer con mi vida, descubrí que era una persona MultiApasionada. Decidí abrir un blog en el que poder contar al mundo lo que había descubierto (ya que no había nada en habla hispana que hablase de nosotras, las personas multiapasionadas) y un blog en el que poder contarle a todas las que se identificaran conmigo todo lo que yo iba haciendo para salir del agujero en el que me encontraba, poner foco a mi vida y conseguir ser feliz viviendo el estilo de vida con el que siempre había soñado.

Poco a poco descubrí cómo comenzar a poner orden en tu vida, se publicó el libro del Método KonMari que lo cambió todo y comencé a indagar en temas de desarrollo personal, coaching y gestión del tiempo, tema en el que ya había empezado a investigar algún año antes.

Precisamente esta última parte de mi búsqueda de nuevo conocimiento sobre lograr organizar mejor mi tiempo me llevó a crear la Agenda MultiApasionada, a escribir un libro del que luego derivó el curso Activa tu Brújula Interior, ¡e incluso a abrir mi propia tienda online de papelería bonita! (que cerré para poder conciliar mejor mi vida familiar tras la llegada de mi tercera peque).

Poco a poco, tras casi 8 años, me fui especializando en gestión del tiempo y productividad. Sin embargo, he estado durante los últimos 12 meses (o más) con una sensación muy extraña en mi interior.

A finales del año pasado no sabía muy bien qué pasaba, pensaba que eran las hormonas que las tenía revolucionadas todavía tras el último parto. Hasta el mes de agosto o así, en el que comencé a ser más consciente de que algo estaba pasando (y no era algo bueno).

Agosto fue el pistoletazo de salida, digamos que de mi reconocimiento como experta en gestión del tiempo con el método único que he creado estos años. Comencé a dar conferencias, a impartir masterclass en programas premium de emprendedoras reconocidas de la blogosfera ¡e incluso monté un gran evento que fue todo un éxito! (Fórmula E+E)…

Desde fuera se veía todo muy bonito, sin embargo desde dentro, esa sensación de que algo no iba bien se multiplicó de manera exponencial.

Me volví a encontrar bloqueada como hacía años que no me sentía. No disfruté de casi ninguno de esos logros, si te soy sincera. Me sentía como si estuviera montada en un vagón de tren, recorriendo una vía hacia un destino muy borroso, al que yo no quería ir y que no me hacía nada feliz. Sentía además como si estuviera con las manos atadas y como si la palanca del freno estuviera rota. No me gustaba nada esa sensación y sólo deseaba bajarme de ese tren (aunque no sabía muy bien cómo narices hacerlo).

Si has sentido alguna vez esta sensación, imagino que entenderás perfectamente de lo que te estoy hablando.

En noviembre decidí parar por completo todo. Verás que estoy desaparecida por completo del blog, de emails y de redes sociales. Necesitaba espacio para alejarme de todo y sobre todo necesitaba pensar.

Me he mantenido tan ocupada los últimos años que ya no recordaba esa sensación de estar tirada en el sofá sin tener nada que hacer. Madre mía, sin duda eso ha sido lo mejor de las últimas semanas. Algo tan simple como aburrirse.

Tras dejar mi mente en blanco he vuelto a retomar muchos ejercicios de reflexión que hice en la etapa de «qué estoy haciendo y qué quiero hacer  con mi vida» de hace 6 años. Y muy feliz hoy, te escribo para contarte que voy a reinventarme.

Mi estómago me lo decía a gritos desde hacía tiempo, y no ha sido hasta que he parado todo el ruido exterior por completo que no he podido escucharme a mí misma de verdad.

Y en esta escucha he reconocido que la gestión del tiempo y la productividad no me hacía plenamente feliz, por mucho que tras tantos años haya creado un método único. Soy una persona creativa y siento que ha sido precisamente el haber dejado morir esta faceta mía por seguir todos estos temas productivos, lo que me gritaba desde dentro que por favor parase este viaje que había emprendido.

Por tanto, quiero anunciarte que evagias.com, tal y como la conocías hasta ahora va a desaparecer. He sido consciente las últimas semanas de mi gran pasión, de eso que realmente me ha hecho siempre perder la noción del tiempo cuando lo hacía, así que voy a dejarme de miedos y voy a seguir mi instinto.

Estoy deseando contarte en unos días de qué se trata, cuando tenga más claro cómo voy a hacer la transición entre lo que ha sido mi blog y mi etapa anterior con esta nueva etapa. No sé si escribiré un libro con mi método para seguir ayudando a más personas o qué haré, ya que me siento muy orgullosa y feliz de lo que he creado y hecho hasta ahora y me daría mucha pena que se perdiese.

Lo que sí puedo anunciarte ahora mismo es que todos mis cursos van a estar disponibles solamente hasta reyes. Una vez acabe la navidad, cerraré el blog y la web hasta que haya realizado todo el cambio.

Por ello hoy era tan importante para mí empezar por el principio, para que entendieras la razón de esta decisión y también para ayudarte a dar el paso si te sientes identificada con alguna de las sensaciones de las que te he hablado en este email.

Este 2018 se traduce para mí en el año en el que he aprendido a decir no a todo lo que no me hacía feliz, no a los contratos emocionales, no a todo aquello que me desvía de mi verdadero camino.

No puedes imaginarte el peso que me quito de encima al poder contarte todo esto por fin. Llevaba semanas deseando hablarte de todo este proceso aunque no sabía muy bien por dónde empezar.

Y estoy muy muy feliz porque por fin siento que voy a poder hacer aquello que realmente me hace sentir viva.

Un gran cambio me espera este 2019 y me encantaría que siguieras conmigo para vivirlo y disfrutarlo juntas.

Me reinvento (y cierro la web un tiempo)

Leer Más

Cambio de Vida y Superación Personal, Gestión del Tiempo, Uncategorized

El verano es la época perfecta en la que muchas personas se repiten: «Quiero cambiar». Muchos sueñan con descansar, recargar pilas y llevar a cabo algunos objetivos que se les han ido atascando a lo largo del año y para otras muchas, se convierte en la época perfecta para transformar su vida y su negocio.

Nuevos sueños, nuevos proyectos o trabajar en aquello que quieres mejorar.

¿Es tu caso?

Pues si es así, cuéntamelo en los comentarios y quédate conmigo en este vídeo porque te voy a enseñar cómo priorizar tus objetivos y crear tu plan perfecto para lograr cambiar tu vida este verano.

Seguro que tienes tu cabeza repleta de objetivos a cumplir durante los próximos dos meses, mientras disfrutas en un lugar paradisiaco o recargas pilas en casa. Y estoy convencida que no quieres perder varios días o semana decidiendo qué hacer, por qué objetivo empezar y cuál es más importante de todos los que te gustaría llevar a cabo.

Voy a regalarte uno de los métodos de priorización más efectivos que trabajo en las sesiones con mis clientas y que te va a ayudar a saber exactamente qué objetivos hacer y, además, en qué orden.

¿Estás lista?

 

Cómo ves, aprender a priorizar entre todos tus objetivos es más sencillo de lo que parece. Con esta técnica que hoy te he enseñado, podrás saber en qué orden sentarte a trabajar primero. Y además, al desglosar tu objetivo tendrás también el guión de todos los pasos que debes dar para lograrlo.

En el próximo vídeo te enseñaré a planificar todos esos pasos para lograr los objetivos que te marques para este verano.

¿Qué te ha parecido el vídeo de hoy? ¿Te ha parecido útil este truco? ¿Cuántos objetivos te habías marcado para estos meses veraniegos? ¿Habías minimizado el tiempo que te iba a costar llevarlos a cabo?

¡Cuéntamelo en los comentarios!

[thrive_leads id=’22673′]

Transforma tu Vida este Verano (1ª Parte)

Leer Más

Gestión del Tiempo, Uncategorized

Aprender a priorizar tareas y organizar tareas pendientes es uno de los grandes problemas que más frustran cada día (y así me lo hacéis llegar a través de vuestros mensajes, correos y en las sesiones en las que trabajo de manera personalizada con vosotras).

Dominar tus listas de tareas pendientes te ayudará a doblar tu productividad y conseguirlo es más fácil de lo que pueda parecerte ahora mismo.

¿Quieres aprender cómo lograrlo?

En el post de hoy te voy a enseñar una serie de trucos para organizar tu lista de tareas pendientes de manera más eficaz y, por tanto, de manera que sea más fácil priorizar sobre qué hacer o no cada día.

 

 

3 Formas de Organizar Tareas Pendientes de manera Eficaz

DÓNDE APUNTAS TUS TAREAS ES MÁS IMPORTANTE DE LO QUE CREES.

El lugar en el que estás anotando todas las cosas que deberías (o crees que tendrías) que hacer es muy importante (¡mucho más de lo que puedas imaginar ahora mismo!).

Quiero que te pares a pensar:

  • ¿Eres de las que tienes tareas repartidas por cientos de post-it, notas en tu teléfono, emails no leídos, cuadernos, alarmas en el móvil, en tu cabeza, en unas cuantas aplicaciones…?
  • ¿O eres de las que llevas una libreta siempre encima y ahí (y sólo ahí) va a parar todas las cosas que tienes pendientes de hacer?

Los inconvenientes de tener tus listas repartidas por todas partes

La manera más improductiva de anotar todas tus tareas es guardarlas en el primer sitio que te pille cuando surge ese nuevo quehacer. Seguramente ya habrás sufrido lo que implica tener que ir rebuscando por todos lados todas las tareas o notas que habías apuntado sobre un determinado proyecto, aquello que tenías que comprar, esas ideas o sueños que se te van ocurriendo cada día…

Un caos total.

Y ya no te digo nada si eres de

Los beneficios de unificar todo en un mismo lugar

Tener siempre a mano una única libreta (¡y boli!) en la que poder apuntar todas tus tareas y sueños te ahorrará muchos quebraderos de cabeza y, sobre todo, te hará dejar de perder tu preciado (y escaso) tiempo en acciones que no te resultan nada fructíferas (como rebuscar entre todos tus papeles a ver dónde habías apuntado «eso tan importante que necesitas justo ahora»).

Otra manera de guardar toda esta información

Personalmente organizo mis tareas pendientes relacionadas con mis objetivos, sueños, ideas y proyectos en el mismo cuaderno y las listas de la compra las anoto en un lugar a parte, que tengo organizadas por: Mercadona, Alcampo, Ikea y Puerto Venecia (que es un centro comercial de mi ciudad). Así, en cuanto veo algo que necesito comprar (a corto/medio/largo plazo) lo anoto directamente en su lista correspondiente y, como el móvil es algo que llevo siempre encima, me aseguro de no olvidarme nunca nada.

Utilizo la aplicación Listonic que me permite además compartir las listas con el resto de la familia. Y desde hace unos días, estoy probando la aplicación Dommus, que si bien es algo más lenta que la anterior, es muy intuitiva y fácil de utilizar cuando la compartes y es muy práctica cuando necesitas delegar tareas en otra persona (como mandar a tu pareja a hacer la compra).

 

¡DIVIDE Y VENCERÁS!

El efecto Zeigarnik.

Tenemos un sistema de recordatorio incorporado en nuestra mente que nos molesta sin parar con todas aquellas tareas que debemos hacer o terminar. Es lo que se conoce como efecto Zeigarnik.

Lo que realmente sucede es que hay una desconexión entre nuestra mente consciente y el subconsciente.

  • El subconsciente no tiene la capacidad de planificar cómo hacer o terminar una determinada tarea, pero se siente molesto por esa sensación de que exista una tarea inacabada.
  • Para desprenderse de esa sensación, castiga a la mente consciente con recordatorios sobre esas tareas pendientes, no para terminarlas, sino simplemente para motivarnos a elaborar un plan para llevarla a cabo.
  • Y una vez que planificamos cómo realizar esa tarea, el subconsciente deja de molestar a la mente consciente con esos recordatorios.

Divide tus proyectos y tareas, en tareas más pequeñas.

El proceso de dividir un proyecto o tareas, en tareas más pequeñas (en los mini-pasitos que siempre te nombro en el blog) y planificar cuál será el siguiente paso para completar todo, disminuye esos molestos recordatorios por parte del cerebro subconsciente, ya que está convencido de que en algún momento nos pondremos en esa tarea y sabremos exactamente qué tendremos que hacer para completarla.

Te ayudará a gestionar mejor tu tiempo.

Además de eliminar ese «runrun» de nuestra cabeza con todo aquello que tenemos que llevar a cabo, dividir todas nuestras tareas y proyectos en mini-pasitos te ayudará enormemente a la hora de gestionar correctamente tu tiempo cada día, ya que será más fácil que sepas cuánto tiempo te va a llevar completar esa tarea y podrás organizarte mejor (y dejar de acumular cientos de tareas a realizar cada día).

 

CLASIFICA TUS TAREAS DE MANERA EMOCIONAL

¿Qué pasaría si le dieras un carácter emocional a todas tus tareas pendientes? Seguramente comenzarás cada día deseando ponerte a trabajar en tu lista de tareas pendiente.

Incluso cuando te encuentres en medio de una avalancha de duro trabajo duro o tengas que completar tareas de esas más desagradables (esas que siempre posponen o te cuesta horrores hacer), la recompensa emocional hará que veas con un nuevo prisma todos esos quehaceres que vas a hacer cada día.

Así lo hacen los médicos de la OTAN.

Los médicos de la OTAN tratan a los heridos en emergencias o como consecuencia de algún conflicto, en base a un orden específico basado en su nivel de prioridad (P):

  • P1: No respira (nivel de vida o muerte).
  • P2: Hemorragias (puede convertirse en una crisis de nivel P1 a medida que pasa el tiempo).
  • P3: Huesos rotos (pueden ser problemáticos si no se tratan correctamente).
  • P4: Quemaduras (son dolorosas aunque requieren un tratamiento más a largo plazo).

Para los médicos, los elementos P1 siempre son lo primero, seguidos inmediatamente por P2. Y todo lo demás se hace según lo permita el tiempo o se tiene que abandonar cuando surge un nuevo caso de nivel P1 o P2.

¿Cómo trasladarlo a tu Lista de Tareas Pendientes?

Así es como podríamos trasladarlo a nuestra lista de tareas pendientes:

  • P1: Aquellas tareas críticas, que te obligan a dejarlo todo hasta que no estén terminadas.
  • P2: Tareas que podrían ser críticas (P1) algún día cercano, como no se realicen o planifiquen pronto.
  • P3: Tareas en las que alguien podría quejarse eventualmente si no las haces, pero que no traen consecuencias negativas sobre tus objetivos.
  • P4: Tareas menores, como las relacionadas con temas sociales. Básicamente son aquellas que haces para posponer el no hacer las de nivel P1 y P2.

Las categorías P1 y P2 permiten distinguir fácilmente entre aquellas tareas de importancia crítica (las que son urgentes y te hacen parar tu vida por completo) y las tareas de importancia vital.

Por ejemplo, los objetivos y estrategias a largo plazo, que no son urgentes (por ahora) y que si no se hacen hoy no causarán «la muerte»  (volviendo a la clasificación de los médicos de la OTAN). Pero son de importancia vital, ya que si esa tarea de nivel P2 la pospones lo suficiente, podría ocasionarte daños a nivel emocional, de autoestima, que no lograras tus sueños, o esos objetivos que te habías marcado para facturar más.

Si bien a la hora de priorizar tareas es importante que te centres en las tareas P1 y P2 (principalmente en las P2 para no convertirte en un apaga-fuegos), no debes olvidarte de las tareas de nivel P3 y decidir dónde encajan en tu esquema de prioridades o planning a corto/medio plazo (o si  realmente deberían encajar en algún lugar).

 

Espero que todos estos consejos te ayuden a organizar tareas pendientes de manera más eficiente. Y si eres mamá emprendedora (o vas a serlo muy pronto), te recomiendo mi post: Cómo organizarse para trabajar desde casa con un bebe.

¿Te has quedado con ganas de más?

¡Apúntate al Training Gratuito y recibe más vídeos con consejos, que te ayudarán a Dominar tu Lista de Tareas Pendientes y Doblar tu Productividad en tan sólo 7 días!

[thrive_leads id=’21802′]

3 Formas de Organizar Eficazmente tu Lista de Tareas Pendientes

Leer Más

Gestión del Tiempo, Uncategorized

Aprender a priorizar tareas y organizar tareas pendientes es uno de los grandes problemas que más frustran cada día (y así me lo hacéis llegar a través de vuestros mensajes, correos y en las sesiones en las que trabajo de manera personalizada con vosotras).

Dominar tus listas de tareas pendientes te ayudará a doblar tu productividad y conseguirlo es más fácil de lo que pueda parecerte ahora mismo.

¿Quieres aprender cómo lograrlo?

En el post de hoy te voy a enseñar una serie de trucos para organizar tu lista de tareas pendientes de manera más eficaz y, por tanto, de manera que sea más fácil priorizar sobre qué hacer o no cada día.

 

 

3 Formas de Organizar Tareas Pendientes de manera Eficaz

DÓNDE APUNTAS TUS TAREAS ES MÁS IMPORTANTE DE LO QUE CREES.

El lugar en el que estás anotando todas las cosas que deberías (o crees que tendrías) que hacer es muy importante (¡mucho más de lo que puedas imaginar ahora mismo!).

Quiero que te pares a pensar:

  • ¿Eres de las que tienes tareas repartidas por cientos de post-it, notas en tu teléfono, emails no leídos, cuadernos, alarmas en el móvil, en tu cabeza, en unas cuantas aplicaciones…?
  • ¿O eres de las que llevas una libreta siempre encima y ahí (y sólo ahí) va a parar todas las cosas que tienes pendientes de hacer?

Los inconvenientes de tener tus listas repartidas por todas partes

La manera más improductiva de anotar todas tus tareas es guardarlas en el primer sitio que te pille cuando surge ese nuevo quehacer. Seguramente ya habrás sufrido lo que implica tener que ir rebuscando por todos lados todas las tareas o notas que habías apuntado sobre un determinado proyecto, aquello que tenías que comprar, esas ideas o sueños que se te van ocurriendo cada día…

Un caos total.

Y ya no te digo nada si eres de

Los beneficios de unificar todo en un mismo lugar

Tener siempre a mano una única libreta (¡y boli!) en la que poder apuntar todas tus tareas y sueños te ahorrará muchos quebraderos de cabeza y, sobre todo, te hará dejar de perder tu preciado (y escaso) tiempo en acciones que no te resultan nada fructíferas (como rebuscar entre todos tus papeles a ver dónde habías apuntado «eso tan importante que necesitas justo ahora»).

Otra manera de guardar toda esta información

Personalmente organizo mis tareas pendientes relacionadas con mis objetivos, sueños, ideas y proyectos en el mismo cuaderno y las listas de la compra las anoto en un lugar a parte, que tengo organizadas por: Mercadona, Alcampo, Ikea y Puerto Venecia (que es un centro comercial de mi ciudad). Así, en cuanto veo algo que necesito comprar (a corto/medio/largo plazo) lo anoto directamente en su lista correspondiente y, como el móvil es algo que llevo siempre encima, me aseguro de no olvidarme nunca nada.

Utilizo la aplicación Listonic que me permite además compartir las listas con el resto de la familia. Y desde hace unos días, estoy probando la aplicación Dommus, que si bien es algo más lenta que la anterior, es muy intuitiva y fácil de utilizar cuando la compartes y es muy práctica cuando necesitas delegar tareas en otra persona (como mandar a tu pareja a hacer la compra).

 

¡DIVIDE Y VENCERÁS!

El efecto Zeigarnik.

Tenemos un sistema de recordatorio incorporado en nuestra mente que nos molesta sin parar con todas aquellas tareas que debemos hacer o terminar. Es lo que se conoce como efecto Zeigarnik.

Lo que realmente sucede es que hay una desconexión entre nuestra mente consciente y el subconsciente.

  • El subconsciente no tiene la capacidad de planificar cómo hacer o terminar una determinada tarea, pero se siente molesto por esa sensación de que exista una tarea inacabada.
  • Para desprenderse de esa sensación, castiga a la mente consciente con recordatorios sobre esas tareas pendientes, no para terminarlas, sino simplemente para motivarnos a elaborar un plan para llevarla a cabo.
  • Y una vez que planificamos cómo realizar esa tarea, el subconsciente deja de molestar a la mente consciente con esos recordatorios.

Divide tus proyectos y tareas, en tareas más pequeñas.

El proceso de dividir un proyecto o tareas, en tareas más pequeñas (en los mini-pasitos que siempre te nombro en el blog) y planificar cuál será el siguiente paso para completar todo, disminuye esos molestos recordatorios por parte del cerebro subconsciente, ya que está convencido de que en algún momento nos pondremos en esa tarea y sabremos exactamente qué tendremos que hacer para completarla.

Te ayudará a gestionar mejor tu tiempo.

Además de eliminar ese «runrun» de nuestra cabeza con todo aquello que tenemos que llevar a cabo, dividir todas nuestras tareas y proyectos en mini-pasitos te ayudará enormemente a la hora de gestionar correctamente tu tiempo cada día, ya que será más fácil que sepas cuánto tiempo te va a llevar completar esa tarea y podrás organizarte mejor (y dejar de acumular cientos de tareas a realizar cada día).

 

CLASIFICA TUS TAREAS DE MANERA EMOCIONAL

¿Qué pasaría si le dieras un carácter emocional a todas tus tareas pendientes? Seguramente comenzarás cada día deseando ponerte a trabajar en tu lista de tareas pendiente.

Incluso cuando te encuentres en medio de una avalancha de duro trabajo duro o tengas que completar tareas de esas más desagradables (esas que siempre posponen o te cuesta horrores hacer), la recompensa emocional hará que veas con un nuevo prisma todos esos quehaceres que vas a hacer cada día.

Así lo hacen los médicos de la OTAN.

Los médicos de la OTAN tratan a los heridos en emergencias o como consecuencia de algún conflicto, en base a un orden específico basado en su nivel de prioridad (P):

  • P1: No respira (nivel de vida o muerte).
  • P2: Hemorragias (puede convertirse en una crisis de nivel P1 a medida que pasa el tiempo).
  • P3: Huesos rotos (pueden ser problemáticos si no se tratan correctamente).
  • P4: Quemaduras (son dolorosas aunque requieren un tratamiento más a largo plazo).

Para los médicos, los elementos P1 siempre son lo primero, seguidos inmediatamente por P2. Y todo lo demás se hace según lo permita el tiempo o se tiene que abandonar cuando surge un nuevo caso de nivel P1 o P2.

¿Cómo trasladarlo a tu Lista de Tareas Pendientes?

Así es como podríamos trasladarlo a nuestra lista de tareas pendientes:

  • P1: Aquellas tareas críticas, que te obligan a dejarlo todo hasta que no estén terminadas.
  • P2: Tareas que podrían ser críticas (P1) algún día cercano, como no se realicen o planifiquen pronto.
  • P3: Tareas en las que alguien podría quejarse eventualmente si no las haces, pero que no traen consecuencias negativas sobre tus objetivos.
  • P4: Tareas menores, como las relacionadas con temas sociales. Básicamente son aquellas que haces para posponer el no hacer las de nivel P1 y P2.

Las categorías P1 y P2 permiten distinguir fácilmente entre aquellas tareas de importancia crítica (las que son urgentes y te hacen parar tu vida por completo) y las tareas de importancia vital.

Por ejemplo, los objetivos y estrategias a largo plazo, que no son urgentes (por ahora) y que si no se hacen hoy no causarán «la muerte»  (volviendo a la clasificación de los médicos de la OTAN). Pero son de importancia vital, ya que si esa tarea de nivel P2 la pospones lo suficiente, podría ocasionarte daños a nivel emocional, de autoestima, que no lograras tus sueños, o esos objetivos que te habías marcado para facturar más.

Si bien a la hora de priorizar tareas es importante que te centres en las tareas P1 y P2 (principalmente en las P2 para no convertirte en un apaga-fuegos), no debes olvidarte de las tareas de nivel P3 y decidir dónde encajan en tu esquema de prioridades o planning a corto/medio plazo (o si  realmente deberían encajar en algún lugar).

 

Espero que todos estos consejos te ayuden a organizar tareas pendientes de manera más eficiente. Y si eres mamá emprendedora (o vas a serlo muy pronto), te recomiendo mi post: Cómo organizarse para trabajar desde casa con un bebe.

¿Te has quedado con ganas de más?

¡Apúntate al Training Gratuito y recibe más vídeos con consejos, que te ayudarán a Dominar tu Lista de Tareas Pendientes y Doblar tu Productividad en tan sólo 7 días!

[thrive_leads id=’21802′]

3 Formas de Organizar Eficazmente tu Lista de Tareas Pendientes

Leer Más

Caos y Orden, Gestión del Tiempo, Uncategorized

¿Por qué dejamos para mañana lo que podemos hacer hoy? ¿Por qué nos dejamos llevar por la procrastinación ante las tareas del día a día? Aún sabiendo que no estamos actuando de la manera que más nos conviene, no son pocas las ocasiones en las que elegimos posponer tareas de manera totalmente voluntaria (aún siendo conscientes de las consecuencias). Sobre todo aquellas tareas que menos nos motivan, las que son aburridas, las repetitivas o aquellas que nos hacemos creer que no vamos a lograr con buenos resultados.

Muchas de estas tareas son pequeñas obligaciones que de manera individual pueden no acarrear serios inconvenientes. El problema es cuando llevamos el «ya lo haré mañana» tatuado en la frente y terminamos por posponer todo. Y es que no nos paramos a pensar en lo que supone la suma de todas esas tareas pospuestas que, en muchos casos, puede ser sinónimo de fracaso total. Fracaso, a nivel personal y fracaso a nivel profesional (y ya no te digo nada si eres emprendedora y prácticamente todo tu éxito y facturación depende de tu forma de gestionar el tiempo y lo productiva que puedas llegar a ser).

CÓMO FUNCIONA LA PROCRASTINACIÓN

Antes de poder ver algunas ideas con las que podrás vencer la procrastinación, es importante que sepas cómo funciona. La procrastinación, por norma general, sigue una serie de fases que se suele repetir en casi todos los casos:

FASE 1 – EL COMIENZO: EL TIEMPO ES INFINITO

El comienzo: El tiempo es infinito. Cuando empezamos un nuevo proyecto o nos fijamos un nuevo objetivo (como ir al gimnasio, típico de principios de cada año), el tiempo que tenemos por delante para llevar a cabo ese proyecto nos parece infinito (y treméndamente elástico). Intentamos ponernos a trabajar en ello varias veces, sin ningún éxito ya que no hay nada que nos motive realmente a llevarlo a cabo.

FASE 2 – LOS DÍAS PASAN: «YA LO HARÉ MAÑANA»

Los días pasan: «Ya lo haré mañana». ¿No te ha pasado en ocasiones que intentas sentarte a trabajar en un proyecto y se te hace imposible concentrarte lo suficiente para poder ir avanzando en tu objetivo? ¿O te fijas una fecha y hora en la que sentarte a trabajar, pero surgen imprevistos que te hacen posponer sin parar ese objetivo? Estamos en la segunda fase, esa en la que «te ves obligada» a dejar para otro día tu objetivo porque siempre hay algo que te distrae de tu plan de sentarte a trabajar. En esta fase te acuestas cada día preguntándote dónde se escapan las horas del día.

FASE 3 – EL TIEMPO SE AGOTA

El tiempo se agota. La fecha en la que debería estar terminado ese proyecto y objetivo se está acercando. Ves como las horas, que antes eran tan elásticas, de pronto se van tornando escasas. Estás deseando tener un hueco libre para sentarte a llevar a cabo tu objetivo. Sin embargo, cada vez que se presenta la oportunidad te pones a trabajar en tareas secundarias (como ponerte a ordenar la oficina, hacer limpieza del correo electrónico o avanzar en tu lista de tareas pendientes). En el fondo sabes que NO es lo que deberías estar haciendo, pero intentas convencerte que realmente estás haciendo algo productivo.

En esta fase es fácil dejarte llevar por la tentación y terminar haciendo actividades que te dan cierto placer temporal (como irte de compras, coger ideas en pinterest, navegar por instagram, ver tutoriales de youtube o echarle un vistazo a tus blog favoritos). En cierta manera te liberan del estrés y la ansiedad que crece en tu interior por no estar trabajando en tu objetivo o proyecto. Lo malo es que, una vez estás dentro de ese «momento desestresante/placentero» te resulta casi imposible salir de ahí y el día termina por agotarse. Así que vuelves a decirte: «Mañana, sí que sí me pongo con ello».

El peligro de esta fase es que en ocasiones tiendes a convencerte que te habías marcado un objetivo demasiado grande para ti y comienzas a fantasear con una vida mejor (en vez de sentarte a trabajar por conseguirla). Intentas soñar con el camino fácil: Te toca la lotería, un hada va a aparecer con su varita mágica y va a hacer retroceder el tiempo o te va a hacer llegar tu proyecto terminado de la noche a la mañana… (seguro que sabes por experiencia que este tipo de milagros no suelen ocurrir).

FASE 4 – PUNTO DE NO RETORNO. TE PONES A TRABAJAR COMO LOCA

Un día de pronto, un resorte se mueve en tu interior y tu mente se enfoca como nunca en terminar tu objetivo. Trabajas sin descanso hasta que (si hay suerte), logras terminar ese proyecto a tiempo.

Quizás te ha salido bien en esta ocasión, aunque en el fondo bien sabes que tu proyecto dista mucho de tener la calidad que podría haber tenido. Te conformas con haber llegado a tu objetivo y te prometes que para la próxima la cosa cambiará, vas a dejar de procrastinar y te sentarás a trabajar un poco cada día hasta conseguirlo.

 

AUTOENGAÑO Y PROCRASTINACIÓN

Existe una línea muy delgada que se mueve entre el autoengaño y la procrastinación y que, sin darte cuenta, puedes convertir en un hábito en el que te apoyas cada vez que pospones una tarea, como una manera de excusarte por no haber hecho esa tarea que tenías que hacer.

Excusas o imprevistos que terminas por exagerar, para convencernos a nosotras mismas que no tenemos la culpa de haber llegado tarde, no haber contestado a ese email, a esa llamada, no haber terminado el curso al que nos apuntamos, no haber hecho esa tarea para el trabajo,…

Seguro que se te podrían ocurrir mil y una cosas que has pospuesto durante las últimas semanas. Mil y una cosas a las que tu primera reacción fue: «¿Pero cómo iba a saber que…?». Porque, si no podías prever esa situación, ¿quién te podría culpar de no haberlo conseguido?

 

UN DATO CURIOSO SOBRE LOS PROCRASTINADORES

Tras cientos de investigaciones, los científicos han obtenido el siguiente resultado: Hay un rasgo de las personas que destaca por encima de todos en las personas procrastinadoras. Y este rasgo es la impulsividad.

Vivir impacientemente el momento, quererlo todo ahora mismo, pensar prácticamente siempre a corto plazo, tener dificultad por definir objetivos futuros. El impulsivo muestra cierto grado de ansiedad antes las tareas que tiene que hacer que el resto de personas y, según muestras los resultados de todas estas investigaciones, la impulsividad conduce a los procrastinadores a ser desorganizados, a que se distraigan fácilmente (incluso cuando ya se han puesto a trabajar) y a que les resulte difícil planificar el trabajo por adelantado. Y, debido a todo ello, la consecuencia inevitable para ellos es la procrastinación.

Cuando leí estos resultados por primera vez no pude evitar acordarnos de nosotros, los multiapasionados y de cómo actuamos según el momento de nuestro ciclo multiapasionado en el que nos encontremos. Sobre todo, cómo tendemos a posponerlo todo cuando estamos inmersas en el momento «descubrimiento de una nueva pasión», cuando sólo podemos pensar en aprender más y más cosas nuevas sobre ese tema en concreto.

 

3 SENCILLOS HÁBITOS PARA EVITAR LA PROCRASTINACIÓN

Por fortuna existen una serie de hábitos que puedes incorporar a tu día a día para evitar sufrir las consecuencias de la procrastinación, y que puedes aplicar incluso cuando estás en la fase de «nueva pasión» en la que parece que lo único importante y en lo que debemos centrarnos es en ese nuevo tema (y en la que solemos dejar de lado la mayor parte de nuestras obligaciones o listas de tareas pendientes).

HÁBITO 1 – LOS TEMAS QUE TENDRÁN CONSECUENCIAS GRAVES, HACERLOS YA

Hemos hablado muchas veces en el blog como hay determinados imprevistos que nos obligan a parar sí o sí, aunque no queramos, aunque no estemos preparados para ello. Imprevistos del tipo: Alguien cercano fallece o se pone muy enfermo, se nos estropea el coche, nos quedamos sin conexión a internet, llega una carta de hacienda o se nos estropea el ordenador y no podemos trabajar.

Estos son imprevistos del tipo «que te rompen los esquemas», de los que te hablé en el post «3 técnicas que te ayudarán a eliminar imprevistos«.  Son temas urgentes sobre los que, pocas veces, procrastinamos debido a su naturaleza.

Lo que no nos paramos muchas veces a pensar es en aquellas que, de no hacerlas, podrían derivar en problemas urgentes. Esos que, no podemos denominar imprevistos (por mucho que queramos echarles la culpa), porque en el fondo sabemos que podríamos haber hecho algo para que la bola no se hiciera tan grande.

Como por ejemplo, esas veces que posponemos contarle algo a nuestra pareja o amigos porque sabemos que podríamos comenzar un conflicto. Dejas pasar los días para ver «si te armas de valor», y cuando te decides a hablar del tema (si las circunstancias no te han llevado a hacerlo ya), la bola se ha hecho tan grande que puede incluso significar el fin de la relación.

O como por ejemplo, esa carta que nos llega del ayuntamiento avisando que no hemos pagado un impuesto y que nos decimos: «Mañana iré al banco». Pasan y pasan los días y siempre «surge» algo que nos hace posponerlo. Llegan cartas con multas y, al final, terminan por embargarnos la cuenta y algún bien.

O como esas relaciones a las que te metes sabiendo que no estás con la persona adecuada. En las que aguantas porque te da pena romperle el corazón, o ahora no es el mejor momento, o mil excusas más. Y cuando te das cuenta, estás de frente al altar, esperando responder al «sí, quiero» y a ti lo que te sale es un «no quiero».

Y te voy a poner otro ejemplo real que le pasó a un antiguo compañero de trabajo, que se pegó todo el fin de semana con un ligero dolor en el pecho. No le dio importancia y el lunes fue a trabajar por la mañana. «Ya iré a mediodía al médico». Lamentablemente, no le dio tiempo y falleció de un infarto justo antes de la hora de comer.

Son casos extremos aunque seguro que te viene a la cabeza algún hecho que ha traído graves consecuencias, a ti o a alguien cercano en los últimos años.

Este tipo de tareas, que «las puedes ver venir», y que sabes que traerán graves consecuencias si no las llevas a cabo ya, es mejor que te las quites de encima cuánto antes. Si es «ahora», mejor que «mañana». Por muy duro que sea hacerlo, párate a pensar en las consecuencias de no hacerlo. Y es que, aunque cierres los ojos, ten por seguro que esas consecuencias llegarán y pondrán tu vida patas arriba.

HÁBITO 2 – LAS TAREAS PEQUEÑAS Y RÁPIDAS, HAZLAS INMEDIATAMENTE

Qué levante la mano quién no ha pospuesto alguna vez tareas tan pequeñas como recoger los platos en el lavavajillas, sacar la basura, contestar un whatsapp o hacer una llamada de teléfono para pedir cita para depilarse las piernas.

El inconveniente es cuando estos pequeños gestos se han convertido en malos hábitos que casi tenemos incrustados en nuestro adn. En mi post «Cómo mantener tu casa limpia con el menor esfuerzo posible» te conté un pequeño truco que puedes comenzar a incorporar a tu día a día y que te ayudará mucho a quitarte estas pequeñas tareas que se van enquistando en nuestra lista de tareas pendientes.

LA REGLA DEL: «LO TOCO, LO HAGO»

  • Tocas el plato al quitarlo de la mesa, automáticamente lo metes en el lavavajillas.
  • Tocas el teléfono para cotillear facebook, te obligas a hacer antes esa tediosa llamada.
  • Tocas un papel que ya no sirve, directamente a reciclar.
  • Tocas la bolsa de la compra, automáticamente la vacías y recoges todo.

En mi caso me ayudó muchísimo incorporar esta regla a mis quehaceres diarios para olvidarme de la dilación y dejar de posponer todo aquello que me da más pereza hacer. Y sé que no soy la única, porque desde que publiqué ese post me habéis escrito infinidad de veces para hablarme de lo que os ha ayudado.

Así que si no la conoces, te invito a que la pruebes durante unas semanas, porque seguro te va a traer mucho orden y paz, tanto exterior como interiormente.

HÁBITO 3 – CREAR MINI-HÁBITOS PARA LAS TAREAS MÁS COMPLICADAS

A menudo la gente abandona antes de lo esperado esos objetivos que requieren un gran esfuerzo para llevarlos a cabo (o incluso sólo para comenzar a hacerlos). Se me ocurren algunos muy típicos:

  • Hacer ejercicio de manera regular,
  • dejar de fumar,
  • perder peso,
  • aprender un idioma,
  • mantener la casa ordenada,
  • escribir un blog…

Tal y como dice Stephen Guise en su libro: «Mini Hábitos, cómo lograr grandes resultados con el mínimo esfuerzo«:

«Cuando las personas intentan cambiar, generalmente tratan de entusiasmarse por el cambio. Pero no importa cuánto quieras el cambio, porque ¡aún no has cambiado! A medida que la motivación disminuye, también lo hace el progreso. No necesitas más motivación, necesitas una estrategia.«

Y la estrategia que él propone es la siguiente: Marcarte objetivos pequeños, que sean muy fáciles de cumplir y por tanto, muy fáciles de convertirse en hábitos. Mini-Hábitos les llama él, porque son en realidad parte de lo que sería el hábito final que queremos lograr.

Siguiendo los ejemplos anteriores:

  • Hacer ejercicio de manera regular -> Un mini-hábito podría ser ponerte la ropa de deporte.
  • dejar de fumar -> Usar un cigarrillo electrónico.
  • perder peso -> Comer ensalada todos los días.
  • aprender un idioma -> Ver películas o series en versión original.
  • mantener la casa ordenada -> La regla del «lo toco, lo hago» de la que hablábamos antes.
  • escribir un blog -> Escribir 100 palabras cada día.
  • etc.

Lo importante es encontrar ese mini-hábito tan sencillo que hasta parezca un poco ridículo y que puedes hacer a cualquier hora del día. El fin es que, al realizar estos mini-hábitos a menudo te encontrarás realizando más de lo que habrías imaginado inicialmente.

EN RESUMEN

Vencer la procrastinación y la pereza es más fácil de lo que parece. Mentalizarse de que las consecuencias de sumar pequeñas tareas, nada importantes en apariencia, pueden ocasionar graves daños tanto en tu vida como en tus relaciones sociales, es un primer paso para darte cuenta de la importancia de romper con este mal hábito.

Nuestra naturaleza multiapasionada nos lleva a dejarnos arrastrar por la fuerza de nuevas pasiones y esa impulsividad, según han descubierto los científicos, nos lleva a ser personas desordenadas y procrastinadoras por naturaleza. Pero eso no implica que debas darte por vencida y pensar que no hay solución, porque sí la hay. Y la verdad es que es más fácil de lo que pueda parecerte hoy.

Incorporando a tus rutinas diarias los tres sencillos hábitos que hoy te he enseñado, descubrirás lo fácil que resulta ir venciendo cada día más, la procrastinación y la pereza.

[sf_icon image=»sf-im-heart» character=»» size=»small» cont=»no» float=»left» color=»#f2d9dd»]

Y tú, ¿eres de las que tiendes al «ya lo haré mañana»? ¿O eres de las que nunca pospones nada?

¿Aplicas alguno de los hábitos que te he enseñado hoy?

 

Bundle Gastronomía

* El Plazo para conseguir el Bundle termina el 18 de Diciembre de 2018.

3 Hábitos para evitar la Procrastinación y la Pereza

Leer Más

Gestión del Tiempo, Uncategorized

Háblame de tu actitud ante cómo estás gestionando tu tiempo ahora mismo: ¿Crees que eres la víctima de una mala gestión del tiempo de otras personas? ¿Te gustaría poder tener más tiempo para hacer lo que realmente te gusta y estás agotada porque no paran de llegarte obligaciones y compromisos que no te dan tiempo ni para respirar?

Compañeros de trabajo o clase, tus jefes, la familia, los hijos, amigos… Cuántas veces al día te ves abrumada por la cantidad de tareas que se acumulan sin terminar y que no provienen de ti, si no de otras personas que te hacen cargar con la responsabilidad de sacar esa tarea adelante:

  • Los deberes de tus hijos, que no han hecho por haberse quedado jugando hasta tarde.
  • Las tareas del trabajo que tu jefe de pide terminar urgentemente (y que en el fondo le gustaría que estuvieran hechas «para ayer»).
  • Esos trabajos a realizar entre varios, que terminas haciendo tú porque los demás se han dormido en los laureles.

Se me podrían ocurrir mil y una situaciones en las que se van añadiendo cargas a tus listas de tareas que no puedes controlar. Como consecuencia: Hacen que no tengas tiempo para hacer ejercicio, hacen que salgas todos los días tarde del trabajo o hacen que no seas capaz de llegar a tiempo a todas partes.

¿Te suena familiar todo esto?

¿Y qué me dices de este tipo de actitud?

  • «Mi jefe siempre me pide que haga demasiadas cosas.»
  • «No es justo, todo el mundo me da mucho trabajo para hacer.»
  • «Pobre de mí, vaya día más estresante.»
  • «Qué mierda de semana, por culpa de ‘X’ no he podido hacer nada.»
  • etc.

 

Aunque en ocasiones te encuentras con situaciones que están totalmente fuera de tu control (como ponerte mala, un accidente, un terremoto o que se te rompa el coche), la mayoría de las situaciones que te llevan a no tener el mando de la gestión de tu tiempo no están realmente fuera de tu control.

Si eres de las que tiendes a culpar a otras personas o hechos de tus problemas de productividad y gestión del tiempo, tu actitud negativa te ha convertido en una VÍCTIMA de la Gestión de tu Tiempo.

Quizás te sientas mejor a corto plazo porque has querido «liberarte» de la carga de la culpa por no llegar a todo (así parece que realmente estás haciendo todo lo posible por trabajar de la mejor manera). Sin embargo, interiormente sabes que no es así y a largo plazo este tipo de actitud te va a traer serias consecuencias que harán que no logres realmente nada de lo que te propongas.

Si realmente estás tan ocupada como te empeñas en recordarle a todo el mundo sin parar, ¿entonces como encuentras tiempo para perderlo en facebook, whastapp, hacer compras online o navegar por internet?

 

Coger el camino fácil es muy sencillo: Culpar a los demás y convertirnos en las víctimas de la situación.

Sin embargo no te has parado a pensar en las CONSECUENCIAS que ello te están ocasionando:

  1. Cuando juegas (aunque sea de manera inconsciente) a ser la víctima, no terminas de estar a gusto con los demás porque temes que acumulen más cargas en tu ya enorme lista de tareas pendientes.
  2. Te olvidas que tienes derecho a decir que «no», por lo que poco a poco vas dejando que el «sí» aparezca de manera casi automática.
  3. Esto hace que termines sintiéndote obligada a aceptar cualquier tipo de compromiso (y tu resentimiento contra alguien o contra el mundo no pare de crecer).
  4. Debido a que cada día ves más difícil terminarlo todo y crees que, hagas lo que hagas, nunca vas a tener un descanso, dejas de planificar y trabajar de manera más productiva y eficiente.
  5. Finalmente dejas de buscar solución al problema porque te convences que, aunque te esfuerces, fallarás y sólo habrás conseguido retrasar aún más tus «obligaciones».

Esto es como quién se endeuda utilizando tarjetas de crédito y culpa a los bancos por los escasos plazos para pagar las deudas y las altas comisiones que cobran, en lugar de aceptar que eran ellos mismos quienes tenían el poder de decidir dejar de comprar y gastar sin control. Lo mismo ocurre para las que le echan la culpa a que su casa esté echa una mierda al marido que no hace nada, a los hijos que manchan y no recogen después y al jefe que le hace quedarse siempre trabajando hasta tarde.

En la inmensa mayoría de los casos, tienes una capacidad mucho mayor de lo que crees en influir y solucionar estas situaciones.

El problema radica en cuando sólo te quejas y quejas cada día, esperando que algo cambie y la situación se solucione por sí sola (sin tú tener que mover ni siquiera un dedo). Sin darte cuenta que la única manera de poder salir de este rol de victima que te has adjudicado es comenzar a establecer tus propios límites y tomar las riendas del problema. Sólo aceptando que puedes y necesitas cambiar a una actitud positiva frente a como lo estás haciendo en estos momentos, estarás comenzando a dar los primeros pasos para conseguir romper con esa pasividad mental que has creado tú sola.

 

¿QUÉ PELIGROS TIENE MANTENER UNA ACTITUD VICTIMISTA?

Ya sea en tu trabajo, en la familia, con los amigos y en tu vida en general, tener una mentalidad de víctima puede acarrearte una serie de potenciales problemas de los que no eres consciente (o que estás sufriendo y no entiendes muy bien porqué te ha tocado a ti):

  • Daña la moral general de tu entorno: Tu pesimismo crónico y tu siempre perspectiva de «¡pobre de mí!», pueden irritar y desgastar a todas las personas de tu alrededor, haciendo incluso que la felicidad se esfume más rápido que la velocidad de la luz.
  • Daña tu nivel de productividad: Puedes cometer errores o causar retrasos que podrías haber prevenido, todo para tener una excusa para culpar a otras personas o resaltar algún problema que (en ocasiones) sólo tú percibes. (Ojo porque esto puede hacerse de manera totalmente inconsciente).
  • Daña las relaciones con otras personas: Unas veces te puede salir bien y conseguir tu objetivo: Llamar la atención. Pero cuidado con pasarte, porque culpar a otros de algo puede hacer que tu relación con esa persona y con los que intenten ayudarte se deteriore de manera irrevocable.
  • Daña tu confianza y tu autoestima: Al creer que todo lo que te sucede está fuera de tu control y depende únicamente del destino, la suerte o el comportamiento de otras personas, es posible que dejes de confiar en ti misma (y también lo hagan los demás) para llevar a cabo tareas importantes o de responsabilidad (que seguramente en el fondo estés deseando realizar).

 

5 MANERAS DE RECUPERAR EL CONTROL DE TU TIEMPO

La única forma de salir de este tipo de mentalidad de víctima es dejar de culpar a los demás, asumir la responsabilidad de tus actos, comprometerte a cambiar y comenzar a apropiarte de tu propio tiempo.

Te voy a enseñar cinco formas a través de las que puedes conseguirlo:

1. DEJA DE COMPORTARTE CON ACTITUD DE VÍCTIMA:

Las personas con este tipo de mentalidad suelen sentir placer cuando reciben atención o compasión como resultado de su desgracia. En otras ocasiones ocurre cuando se sienten «perversos» al mostrar la herida que le han causado otros y originar en la otra parte un sentimiento de culpa. Esta ganancia es realmente un hecho pasajero e irreal.

Si te sientes identificada con esta actitud y este papel de víctima en la mayor parte de los sucesos de tu día a día, tienes que darte cuenta que aceptar la responsabilidad del problema puede llegar a ser mucho más liberador de lo que imaginas. Incluso cuando piensas que es imposible que puedas hacer algo para solucionarlo o que tengas un mínimo de responsabilidad sobre ese tema.

Si todavía no terminas de tener claro si eres de las que sufres este papel de víctima, párate a observar como respondes cuando se te plantea la posibilidad de invertir tu tiempo en actividades no alineadas con tus prioridades (o pregunta a otras personas si te identifica con alguna de estas cuestiones):

  • ¿Sueles buscar a alguien a quién culpar?
  • ¿Te compadeces de ti misma?
  • ¿Rechazas consejos o sugerencias?
  • ¿Alguna vez dices que no a un nuevo proyecto?
  • ¿Sueles establecer límites?
  • ¿Alguna vez pides ayuda?

Dejar de comportarse como una víctima. Dejar de reaccionar a todas las solicitudes, correos electrónicos, mensajes de whastapp, reuniones o eventos que se cruzan en tu camino y comienza a ser responsable de cómo pasas el día. Después de todo, la cantidad de tiempo que tienes disponible cada día, semana o mes es limitada. Nunca cambia (¡y es la misma para todos!). Lo importante es cómo gestionas todas esas horas y dejas de atender las infinitas demandas de atención del día a día.

Sin sentirte culpable por no hacerlo bien a la primera. Aprender a ser selectiva con todas esas cargas y demandas de atención requiere concentración, energía y práctica.

 

2. RECONOCE TU RESPONSABILIDAD ANTE EL PROBLEMA:

Comienza a comprender que eres tú la única que toma las decisiones sobre cuándo y cómo invertir tu tiempo. Hay ciertas situaciones que implican tener que dedicar más tiempo y atención para sacarlas adelante, como por ejemplo cuando se acerca la fecha límite de un lanzamiento, la presentación de impuestos, una auditoría, un examen o un viaje.

Lo que debes mentalizarte es que la sobrecarga de tiempo no tiene que ser la norma que lidere tu vida. No es culpa de los demás si tienes demasiadas cosas que hacer y no eres capaz de comunicárselas a nadie más. Recuerda que los demás no tienen el poder de leerte la mente. La única responsabilidad sobre esto es tuya.

Como persona, debes aceptar y reconocer tu derecho a hablar abierta y honestamente sobre tus necesidades, en lugar de esperar que sean los demás los que sepan automáticamente cuando estás sobrecargada de trabajo. Debes comenzar a asumir la responsabilidad de tu propia organización con respecto a la gestión de tu tiempo.

 

3. COMPROMÉTETE A HACER ALGO AL RESPECTO:

Olvida cómo te has comportado hasta ahora en ciertas situaciones o el tipo de respuesta o excusas que dabas a las personas que te rodeaban. Ahora tienes la oportunidad de hacer que el futuro sea diferente.

Comprométete a cambiar, a hacer algo al respecto y elige responder ante las obligaciones que te intenten imponer, en vez de simplemente sentarte a aceptar todo lo que te vaya entrando en tu día a día.

Si comienzas a sentarte a planificar cada semana es mucho más fácil poder hacer algo al respecto:

  • Puedes calcular en que porcentaje o en qué espacios de tu día a día tienes el control de tu tiempo.
  • Tener siempre a mano tu agenda y tu lista de proyectos u objetivos te ayudará cuando se presente la oportunidad de aceptar (o no) una nueva tarea.
  • Te ayudará a evaluar su importancia en relación al resto de compromisos que tengas en ese momento (o futuros que quieras empezar).
  • Y te servirá para poder ofrecer una fecha, en caso de tener que posponer esa nueva tarea.

 

4. CAMBIA TU ENTORNO PARA QUE NO TE DISTRAIGA:

Según aseguran los psicólogos, para dejar de comportarte como una víctima no puedes dejarlo solo en tu fuerza de voluntad, si no que es importante que comiences a cambiar tu entorno para que no te distraiga de tu objetivo.

Por ejemplo:

  • Silencia (u oculta de tu vista) tu teléfono móvil si te genera demasiadas distracciones que te impiden relacionarte como deberías con tu familia, pareja o amigos (en vez de quejarte que otros lo hacen, comienza por dar tú el primer paso).
  • Elimina las notificaciones emergentes del correo electrónico en tu escritorio (o borra el whatsapp para PC) para que no sea el causante de tus continuas distracciones y consecuentes pérdidas de tiempo.

 

5. COMIENZA A ESTABLECER LÍMITES:

Cometes más errores diciendo «sí» a todo que probablemente cualquier otro error que puedas hacer.

Empezar a establecer reglas y límites te ayudará a mantenerte firme y segura cuando los demás intenten cargarte tareas que realmente no quieres (ni debes) hacer.

Por ejemplo: Cuando trabajas en equipo en un proyecto o trabajo, los demás integrantes del grupo tienden a entregar su parte del trabajo en el último momento y terminas por sentirte responsable de revisarlo y terminar de prepararlo todo, para así no sentirte culpable por entregar un proyecto o trabajo de calidad.

En vez de actuar como hacías hasta ahora, con el papel de víctima quejándote de que los demás no piensan en ti, te cargan de un montón de trabajo extra y les da igual presentar algo de baja calidad, piensa qué límites y condiciones puedes establecer para que esto no vuelva a ocurrir, cómo acordar una fecha límite para poner en común todas las partes y que quién se retrase se encargue de hacer la presentación y unión del proyecto (todo bajo unos baremos de calidad que habréis pactado al inicio del trabajo).
[sf_icon image=»sf-im-heart» character=»» size=»small» cont=»no» float=»left» color=»#f2d9dd»]

En Resumen:

Asume la responsabilidad sobre cómo estás invirtiendo tu tiempo y deja de desperdiciar tu energía culpando a los demás. Si comienzas a dirigir esa misma energía en encontrar una respuesta productiva ante las situaciones que se te plantean, conseguirás tener suficiente tiempo para poder hacer lo que realmente es más importante para ti.

Te animo a que le eches un vistazo también a mi post: 6 métodos para dejar de ser un quejica, que seguro te va a ayudar a cambiar tu actitud victimista por una actitud ganadora.

Cuéntame, ¿te ves identificada en el post de hoy?

Deja de tener una actitud victimista con la Gestión de tu Tiempo

Leer Más

Gestión del Tiempo, Uncategorized

Háblame de tu actitud ante cómo estás gestionando tu tiempo ahora mismo: ¿Crees que eres la víctima de una mala gestión del tiempo de otras personas? ¿Te gustaría poder tener más tiempo para hacer lo que realmente te gusta y estás agotada porque no paran de llegarte obligaciones y compromisos que no te dan tiempo ni para respirar?

Compañeros de trabajo o clase, tus jefes, la familia, los hijos, amigos… Cuántas veces al día te ves abrumada por la cantidad de tareas que se acumulan sin terminar y que no provienen de ti, si no de otras personas que te hacen cargar con la responsabilidad de sacar esa tarea adelante:

  • Los deberes de tus hijos, que no han hecho por haberse quedado jugando hasta tarde.
  • Las tareas del trabajo que tu jefe de pide terminar urgentemente (y que en el fondo le gustaría que estuvieran hechas «para ayer»).
  • Esos trabajos a realizar entre varios, que terminas haciendo tú porque los demás se han dormido en los laureles.

Se me podrían ocurrir mil y una situaciones en las que se van añadiendo cargas a tus listas de tareas que no puedes controlar. Como consecuencia: Hacen que no tengas tiempo para hacer ejercicio, hacen que salgas todos los días tarde del trabajo o hacen que no seas capaz de llegar a tiempo a todas partes.

¿Te suena familiar todo esto?

¿Y qué me dices de este tipo de actitud?

  • «Mi jefe siempre me pide que haga demasiadas cosas.»
  • «No es justo, todo el mundo me da mucho trabajo para hacer.»
  • «Pobre de mí, vaya día más estresante.»
  • «Qué mierda de semana, por culpa de ‘X’ no he podido hacer nada.»
  • etc.

 

Aunque en ocasiones te encuentras con situaciones que están totalmente fuera de tu control (como ponerte mala, un accidente, un terremoto o que se te rompa el coche), la mayoría de las situaciones que te llevan a no tener el mando de la gestión de tu tiempo no están realmente fuera de tu control.

Si eres de las que tiendes a culpar a otras personas o hechos de tus problemas de productividad y gestión del tiempo, tu actitud negativa te ha convertido en una VÍCTIMA de la Gestión de tu Tiempo.

Quizás te sientas mejor a corto plazo porque has querido «liberarte» de la carga de la culpa por no llegar a todo (así parece que realmente estás haciendo todo lo posible por trabajar de la mejor manera). Sin embargo, interiormente sabes que no es así y a largo plazo este tipo de actitud te va a traer serias consecuencias que harán que no logres realmente nada de lo que te propongas.

Si realmente estás tan ocupada como te empeñas en recordarle a todo el mundo sin parar, ¿entonces como encuentras tiempo para perderlo en facebook, whastapp, hacer compras online o navegar por internet?

 

Coger el camino fácil es muy sencillo: Culpar a los demás y convertirnos en las víctimas de la situación.

Sin embargo no te has parado a pensar en las CONSECUENCIAS que ello te están ocasionando:

  1. Cuando juegas (aunque sea de manera inconsciente) a ser la víctima, no terminas de estar a gusto con los demás porque temes que acumulen más cargas en tu ya enorme lista de tareas pendientes.
  2. Te olvidas que tienes derecho a decir que «no», por lo que poco a poco vas dejando que el «sí» aparezca de manera casi automática.
  3. Esto hace que termines sintiéndote obligada a aceptar cualquier tipo de compromiso (y tu resentimiento contra alguien o contra el mundo no pare de crecer).
  4. Debido a que cada día ves más difícil terminarlo todo y crees que, hagas lo que hagas, nunca vas a tener un descanso, dejas de planificar y trabajar de manera más productiva y eficiente.
  5. Finalmente dejas de buscar solución al problema porque te convences que, aunque te esfuerces, fallarás y sólo habrás conseguido retrasar aún más tus «obligaciones».

Esto es como quién se endeuda utilizando tarjetas de crédito y culpa a los bancos por los escasos plazos para pagar las deudas y las altas comisiones que cobran, en lugar de aceptar que eran ellos mismos quienes tenían el poder de decidir dejar de comprar y gastar sin control. Lo mismo ocurre para las que le echan la culpa a que su casa esté echa una mierda al marido que no hace nada, a los hijos que manchan y no recogen después y al jefe que le hace quedarse siempre trabajando hasta tarde.

En la inmensa mayoría de los casos, tienes una capacidad mucho mayor de lo que crees en influir y solucionar estas situaciones.

El problema radica en cuando sólo te quejas y quejas cada día, esperando que algo cambie y la situación se solucione por sí sola (sin tú tener que mover ni siquiera un dedo). Sin darte cuenta que la única manera de poder salir de este rol de victima que te has adjudicado es comenzar a establecer tus propios límites y tomar las riendas del problema. Sólo aceptando que puedes y necesitas cambiar a una actitud positiva frente a como lo estás haciendo en estos momentos, estarás comenzando a dar los primeros pasos para conseguir romper con esa pasividad mental que has creado tú sola.

 

¿QUÉ PELIGROS TIENE MANTENER UNA ACTITUD VICTIMISTA?

Ya sea en tu trabajo, en la familia, con los amigos y en tu vida en general, tener una mentalidad de víctima puede acarrearte una serie de potenciales problemas de los que no eres consciente (o que estás sufriendo y no entiendes muy bien porqué te ha tocado a ti):

  • Daña la moral general de tu entorno: Tu pesimismo crónico y tu siempre perspectiva de «¡pobre de mí!», pueden irritar y desgastar a todas las personas de tu alrededor, haciendo incluso que la felicidad se esfume más rápido que la velocidad de la luz.
  • Daña tu nivel de productividad: Puedes cometer errores o causar retrasos que podrías haber prevenido, todo para tener una excusa para culpar a otras personas o resaltar algún problema que (en ocasiones) sólo tú percibes. (Ojo porque esto puede hacerse de manera totalmente inconsciente).
  • Daña las relaciones con otras personas: Unas veces te puede salir bien y conseguir tu objetivo: Llamar la atención. Pero cuidado con pasarte, porque culpar a otros de algo puede hacer que tu relación con esa persona y con los que intenten ayudarte se deteriore de manera irrevocable.
  • Daña tu confianza y tu autoestima: Al creer que todo lo que te sucede está fuera de tu control y depende únicamente del destino, la suerte o el comportamiento de otras personas, es posible que dejes de confiar en ti misma (y también lo hagan los demás) para llevar a cabo tareas importantes o de responsabilidad (que seguramente en el fondo estés deseando realizar).

 

5 MANERAS DE RECUPERAR EL CONTROL DE TU TIEMPO

La única forma de salir de este tipo de mentalidad de víctima es dejar de culpar a los demás, asumir la responsabilidad de tus actos, comprometerte a cambiar y comenzar a apropiarte de tu propio tiempo.

Te voy a enseñar cinco formas a través de las que puedes conseguirlo:

1. DEJA DE COMPORTARTE CON ACTITUD DE VÍCTIMA:

Las personas con este tipo de mentalidad suelen sentir placer cuando reciben atención o compasión como resultado de su desgracia. En otras ocasiones ocurre cuando se sienten «perversos» al mostrar la herida que le han causado otros y originar en la otra parte un sentimiento de culpa. Esta ganancia es realmente un hecho pasajero e irreal.

Si te sientes identificada con esta actitud y este papel de víctima en la mayor parte de los sucesos de tu día a día, tienes que darte cuenta que aceptar la responsabilidad del problema puede llegar a ser mucho más liberador de lo que imaginas. Incluso cuando piensas que es imposible que puedas hacer algo para solucionarlo o que tengas un mínimo de responsabilidad sobre ese tema.

Si todavía no terminas de tener claro si eres de las que sufres este papel de víctima, párate a observar como respondes cuando se te plantea la posibilidad de invertir tu tiempo en actividades no alineadas con tus prioridades (o pregunta a otras personas si te identifica con alguna de estas cuestiones):

  • ¿Sueles buscar a alguien a quién culpar?
  • ¿Te compadeces de ti misma?
  • ¿Rechazas consejos o sugerencias?
  • ¿Alguna vez dices que no a un nuevo proyecto?
  • ¿Sueles establecer límites?
  • ¿Alguna vez pides ayuda?

Dejar de comportarse como una víctima. Dejar de reaccionar a todas las solicitudes, correos electrónicos, mensajes de whastapp, reuniones o eventos que se cruzan en tu camino y comienza a ser responsable de cómo pasas el día. Después de todo, la cantidad de tiempo que tienes disponible cada día, semana o mes es limitada. Nunca cambia (¡y es la misma para todos!). Lo importante es cómo gestionas todas esas horas y dejas de atender las infinitas demandas de atención del día a día.

Sin sentirte culpable por no hacerlo bien a la primera. Aprender a ser selectiva con todas esas cargas y demandas de atención requiere concentración, energía y práctica.

 

2. RECONOCE TU RESPONSABILIDAD ANTE EL PROBLEMA:

Comienza a comprender que eres tú la única que toma las decisiones sobre cuándo y cómo invertir tu tiempo. Hay ciertas situaciones que implican tener que dedicar más tiempo y atención para sacarlas adelante, como por ejemplo cuando se acerca la fecha límite de un lanzamiento, la presentación de impuestos, una auditoría, un examen o un viaje.

Lo que debes mentalizarte es que la sobrecarga de tiempo no tiene que ser la norma que lidere tu vida. No es culpa de los demás si tienes demasiadas cosas que hacer y no eres capaz de comunicárselas a nadie más. Recuerda que los demás no tienen el poder de leerte la mente. La única responsabilidad sobre esto es tuya.

Como persona, debes aceptar y reconocer tu derecho a hablar abierta y honestamente sobre tus necesidades, en lugar de esperar que sean los demás los que sepan automáticamente cuando estás sobrecargada de trabajo. Debes comenzar a asumir la responsabilidad de tu propia organización con respecto a la gestión de tu tiempo.

 

3. COMPROMÉTETE A HACER ALGO AL RESPECTO:

Olvida cómo te has comportado hasta ahora en ciertas situaciones o el tipo de respuesta o excusas que dabas a las personas que te rodeaban. Ahora tienes la oportunidad de hacer que el futuro sea diferente.

Comprométete a cambiar, a hacer algo al respecto y elige responder ante las obligaciones que te intenten imponer, en vez de simplemente sentarte a aceptar todo lo que te vaya entrando en tu día a día.

Si comienzas a sentarte a planificar cada semana es mucho más fácil poder hacer algo al respecto:

  • Puedes calcular en que porcentaje o en qué espacios de tu día a día tienes el control de tu tiempo.
  • Tener siempre a mano tu agenda y tu lista de proyectos u objetivos te ayudará cuando se presente la oportunidad de aceptar (o no) una nueva tarea.
  • Te ayudará a evaluar su importancia en relación al resto de compromisos que tengas en ese momento (o futuros que quieras empezar).
  • Y te servirá para poder ofrecer una fecha, en caso de tener que posponer esa nueva tarea.

 

4. CAMBIA TU ENTORNO PARA QUE NO TE DISTRAIGA:

Según aseguran los psicólogos, para dejar de comportarte como una víctima no puedes dejarlo solo en tu fuerza de voluntad, si no que es importante que comiences a cambiar tu entorno para que no te distraiga de tu objetivo.

Por ejemplo:

  • Silencia (u oculta de tu vista) tu teléfono móvil si te genera demasiadas distracciones que te impiden relacionarte como deberías con tu familia, pareja o amigos (en vez de quejarte que otros lo hacen, comienza por dar tú el primer paso).
  • Elimina las notificaciones emergentes del correo electrónico en tu escritorio (o borra el whatsapp para PC) para que no sea el causante de tus continuas distracciones y consecuentes pérdidas de tiempo.

 

5. COMIENZA A ESTABLECER LÍMITES:

Cometes más errores diciendo «sí» a todo que probablemente cualquier otro error que puedas hacer.

Empezar a establecer reglas y límites te ayudará a mantenerte firme y segura cuando los demás intenten cargarte tareas que realmente no quieres (ni debes) hacer.

Por ejemplo: Cuando trabajas en equipo en un proyecto o trabajo, los demás integrantes del grupo tienden a entregar su parte del trabajo en el último momento y terminas por sentirte responsable de revisarlo y terminar de prepararlo todo, para así no sentirte culpable por entregar un proyecto o trabajo de calidad.

En vez de actuar como hacías hasta ahora, con el papel de víctima quejándote de que los demás no piensan en ti, te cargan de un montón de trabajo extra y les da igual presentar algo de baja calidad, piensa qué límites y condiciones puedes establecer para que esto no vuelva a ocurrir, cómo acordar una fecha límite para poner en común todas las partes y que quién se retrase se encargue de hacer la presentación y unión del proyecto (todo bajo unos baremos de calidad que habréis pactado al inicio del trabajo).
[sf_icon image=»sf-im-heart» character=»» size=»small» cont=»no» float=»left» color=»#f2d9dd»]

En Resumen:

Asume la responsabilidad sobre cómo estás invirtiendo tu tiempo y deja de desperdiciar tu energía culpando a los demás. Si comienzas a dirigir esa misma energía en encontrar una respuesta productiva ante las situaciones que se te plantean, conseguirás tener suficiente tiempo para poder hacer lo que realmente es más importante para ti.

Te animo a que le eches un vistazo también a mi post: 6 métodos para dejar de ser un quejica, que seguro te va a ayudar a cambiar tu actitud victimista por una actitud ganadora.

Cuéntame, ¿te ves identificada en el post de hoy?

Deja de tener una actitud victimista con la Gestión de tu Tiempo

Leer Más

Gestión del Tiempo, Mis Historias, Uncategorized

Hoy quiero hablarte de cómo hacer balance del año y prepararte para dejar que puedan entrar nuevos objetivos a tu vida. Conseguir avanzar y crecer como persona, como multiapasionada y como emprendedora.

Para ello es primordial que dediques unos minutos cada cierto tiempo a realizar un Balance de tu momento actual, de las últimas semanas o meses y de cuáles quieres que sean tus próximos objetivos. A mí me gusta realizar al menos cuatro balances a lo largo del año. Puedes hacerlo coincidir con el fin de cada trimestre, con el fin de cada trayecto (si estás aplicando mi método de Gestión del Tiempo) o al final/principio de cada año.

En el podcast de hoy te hablo además del cambio y de cómo nos enfrentamos a él como multiapasionadas, de la experiencia de ser madre y cómo lo remueve todo, de lo importante que es escribir un diario de logros para saber apreciar (e identificar) todos aquellos éxitos que vamos consiguiendo en el día a día. De cómo conseguir un poco de foco siendo MultiApasionada y, además de todo esto, te hablo del tema del post de hoy: Cómo hacer balance del año.

Por si todavía no has hecho tu repaso del 2017 (o por si te apetece hacerlo de una manera positiva), no te pierdas el podcast de hoy (y el post dónde te muestro el resultado de mi balance más personal):

LOS HECHOS QUE ME HAN MARCADO

En este 2017 que acaba de irse hay dos sucesos que me han marcado y han cambiado por completo mi manera de entender mi vida y la vida misma.

Por un lado, en junio me convertí en mamá de familia numerosa. Mi tercera peque ha revolucionado aún más mi día a día. Todavía estaba terminando de asentar los cimientos de «mi nuevo yo» tras la llegada de los mellizos, cuando Noelia llegó a mi vida. Dicen que ser madre lo cambia todo, y estoy totalmente de acuerdo. La lucha interna de sentimientos que se genera es enorme:

  • Por un lado, tienes que conocer a ese nuevo ser (o seres) que llegan a ti (casi siempre tras poco o mucho tiempo deseando convertirte en madre). Tienes que adaptar tus rutinas a tu bebé/s y crear muchas otras que no habías imaginado antes.
  • Por otro lado, la revolución hormonal de las primeras semanas (y meses) tras el parto hace que tu cabeza gire y gire como una peonza. Es como si hubieran sacudido todo tu ser y de repente, lo que creías ser, desaparece. Hay veces que no te reconoces, otras estás deseando dejar a un lado tu «modo mamá» y volver a ser (aunque sea por un ratito), tu «modo Eva» (o Natalia, Laura, Patricia, etc). Y otras muchas veces ves como afloran temores y creencias negativas que creías que habías enterrado (o eliminado) hacía mucho tiempo y otras muchas que no sabías ni que existían.

La maternidad es un hecho maravilloso, inolvidable y que trae consigo muchos cambios. Supone volver a re-encontrarte contigo misma y ser consciente (más si cabe), de lo volátil y veloz que es el tiempo.

El otro suceso que ha tambaleado por completo mi mundo este pasado 2017 fue el casi perder a mi madre. Me ha hecho darme cuenta de lo poco que apreciamos el tiempo que vamos a estar vivas (siempre pensando que en nuestro caso es infinito) y me ha hecho darme cuenta también de lo mucho que me cuesta expresar mis sentimientos a las personas más cercanas. Precisamente por ello, porque siempre están ahí y no nos paramos a pensar que quizás mañana ya no estén (o seamos nosotras mismas las que no estemos).

Y todo este terremoto emocional es lo que ha sentado las bases de una nueva versión de mí misma que iréis viendo los próximos meses.

MIS LOGROS DE 2017

  • Me siento llena de vida y energía. ¡Tengo las pilas totalmente cargadas para afrontar cualquier reto que se me ponga por delante!
  • ¡Lancé mi nueva web! Tras miles de horas y un año entero trabajando, en septiembre de 2017 logré terminar la nueva página web, acorde a mi nueva imagen y mis nuevos objetivos empresariales.
  • He conseguido establecer unas rutinas y horarios para toda la familia. Y esto para mí no te puedes imaginar el logro que es porque me permite poder planificar mis proyectos y sacar tiempo para mí cada día.
  • He logrado centrarme, parar y poner en una balanza lo importante y lo que no lo es realmente.
  • A raíz de este proceso de cambio y de centrarme en lo importante, logré tomar la decisión a finales de año de cerrar la tienda online.
  • ¡He conseguido sacar tiempo para mí! Esto he empezado a hacerlo en diciembre y no puedo negarte que está siendo un proceso duro, pero puedo decirte con éxito que, a fecha de hoy, me obligo a sentarme cada día a no hacer otra cosa que leer, dormir la siesta o pensar simplemente en las musarañas… ¡y es algo que echaba TANTO de menos!
  • He comenzado a dejar de enfadarme conmigo misma (y con el mundo) porque las cosas no se hagan como yo creo «que deberían» hacerse. Cosa que me ha causado mucha frustración desde que fui madre por primera vez. Me he dado cuenta que todo lo que me enfadaba estaba en realidad dentro de mí.
  • Bailo y canto todos los días.
  • He vuelto a hacer ejercicio.
  • Me siento más a gusto conmigo misma y vuelvo por fin a sentirme guapa.
  • He comenzado a comer más sano (durante los meses de embarazo había «aprovechado» a comer un poco de todo jejeje).
  • He empezado un nuevo proceso de «salir de mi caparazón» y enfrentarme a mis miedos.
  • Voy siendo más consciente de todo lo que tengo que agradecer cada día. Y he expresado «gracias» de manera más directa que hasta ahora.
  • Me he lanzado con mis primeras sesiones de asesoramiento individual y las que he hecho han ayudado mucho y han sido un éxito.
  • He dejado de esconderme y sentirme más orgullosa de todo mi trabajo. Voy recogiendo los frutos de lo que llevo años sembrando y eso me hace ver el futuro con perspectiva, alegría y mucha ilusión.
  • ¡He comenzado a formarme como coach! Uno de mis sueños desde hace años.
  • He aplicado por 3ª vez el método Kon Mari a la ropa y me siento preparada por fin para dar un paso más y seguir avanzando en la aplicación del método.
  • Estoy comenzando a lograr el orden con las cosas de los peques y estoy extendiendo ese orden al resto de habitaciones.
  • He recuperado mi espacio para mí en casa, dónde puedo dar rienda suelta a mis planes y a mi creatividad.
  • Después de unos meses con un auténtico aluvión de ideas, he conseguido centrarme.
  • He logrado deshacerme de un montón de proyectos e ideas que no estaban alineados con mis sueños y el estilo de vida que quiero seguir teniendo y que me estaban robando un montón de tiempo y energía.
  • He conseguido parar y darme tiempo para pensar y avanzar.
  • He dado algún paso hacia atrás, sabiendo ahora que eso me va a ayudar a dar los pasos hacia adelante que realmente deseo.
  • Estoy en un grupo mastermind, que me recarga las pilas y me ha hecho recuperar la energía que había perdido los últimos meses.
  • Me he dado cuenta de lo mucho que quiero a mis amigas.
  • He logrado dar las gracias y decir adiós de mi vida a quiénes realmente no me hacían feliz.
  • He comenzado el podcast, otro de los proyectos a los que le tenía muchas ganas desde hacía mucho tiempo.
  • Me voy dando cuenta que más vale tarde, que nunca.

Esta es mi lista de logros del año 2017. Desde los más grandes, a los más pequeños. Me gusta mostrártelos todos los años para que te des cuenta que cualquier cosa que hayas conseguido, por pequeña que sea, es un gran paso en tu proceso de cambio a una mejor versión de ti misma y hacia una vida que te haga sentirte plena y feliz.

Cuando he comenzado a escribir esta lista no pensaba que recordaría más de tres o cuatro. He eliminado las distracciones y me he dejado llevar por los recuerdos de los últimos meses. Y al final me he dado cuenta que había conseguido mucho más de lo que había pensado inicialmente.

Aquí radica la magia de escribir las cosas. En nuestra mente minimizamos nuestros éxitos y olvidamos todos esos pequeños pasos dados que vamos dando hacia nuestros objetivos. ¿Te atreves a sentarte una horita contigo misma y poner por escrito todo lo que has conseguido los últimos meses?

Este año he decidido llevar un diario de mis logros. Y está siendo una herramienta fantástica para ir escribiendo todas aquellas cosas de mi día a día que, de otro modo, podrían quedar inadvertidas. ¿Qué necesitas? Nada más sencillo que una agenda (de 2018 o una vieja que no hayas usado) o un cuaderno en blanco. ¿Tú también tienes un diario de logros?

MIS NO-LOGROS DE 2017

Ahora toca la segunda parte del balance. Analizar los fallos no-logros de los últimos meses para poder aprender de ellos. ¿Haces esta parte del proceso en tus repasos anuales, o eres de las que cierras los ojos y miras para otro lado?

Esta parte puede hacer pupa. Créeme, ¡es la mejor parte de todas! Porque es la única manera de que tus errores se conviertan en tu mejor maestro. Te animo a probarlo si nunca lo has hecho.

  • Me he dispersado. Porque la parte de la que no te he hablado durante estos meses es de la cantidad de ideas que he empezado a poner en marcha y que me distraían de mis principales objetivos. Lo bueno es que después de agotarme por completo, me he dado cuenta que no era más que la manera que tenía mi mente de oponerse al cambio y a salir de mi zona de confort. Me quedo con la parte buena de todos estos proyectos a mitad: Que he aprendido muchísimo de un montón de temas nuevos.
  • Me he sentido vulnerable e insegura. De este tema te hablé hace unas semanas. Quiero verlo como la manera que está teniendo mi mente de seguir enfrentándose al cambio, de querer intentar convencerme que me refugie en mi caparazón porque allí estoy segura y calentita. Imagino (o quiero pensar) que nos pasará a muchas tras la maternidad, cuando sale nuestro instinto protector y nace ese nuevo miedo a que le pase algo a nuestros peques. Sea como fuere, he comenzado a trabajar en ello este final de año y, conforme vaya notando resultados, te iré contando en el blog lo que me funciona por si te sirve de ayuda.
  • Desorden. Éste ha sido el último no-logro de este pasado año. ¿La causa? Lo analicé hace unos días en el post sobre cómo eliminar el ruido y los focos de energía negativa. Pienso también que el reajuste interior que se produjo tras la llegada de mi tercera peque lo he exteriorizado estos meses a través del desorden. Por fortuna, ha sido un no-logro que estoy consiguiendo solucionar desde hace unas pocas semanas y se está transformando ya en pequeños logros.

 

MI PALABRA PARA 2018

Este año he decidido apostar de nuevo por mí. Por ello mi palabra para los próximos meses es «YO». Engloba todo lo que quiero: crecer como persona, lograr recuperar la fuerza perdida estos meses, mantenerme centrada en mis objetivos y ser (aún más) consciente que si yo no creo en mí y me quiero, no puedo hacerle llegar ese mensaje a los demás.

MIS OBJETIVOS PARA 2018

La última fase de la revisión anual: Decidir los objetivos para el nuevo año.

  1. CENTRARME EN LO IMPORTANTE. Cómo ves, mi palabra y este primer objetivo están muy relacionados. Llevo mucho tiempo dispersa en miles de ideas que no me dejaban ver lo que de verdad importa.
  2. LESS IS MORE. El Reto personal que comencé hace unas semanas va a ser otro de mis grandes ejes de trabajo los próximos meses. Estoy muy orgullosa del camino que he empezado a recorrer.
  3. Y en cuanto a mi negocio, tengo los objetivos marcados desde hace semanas y casi todo el plan de acción creado para poder llevarlos a cabo. El más importante, repito un objetivo que me marqué el año pasado, al que le tengo muchísimas ganas porque implica conocerte y poder trabajar contigo mano a mano y que he tenido que paralizar por motivo de la llegada de la peque: PUBLICAR MI PROGRAMA DE MENTORING. Si te inscribes a la newsletter, serás la primera en enterarte cuando lo termine.

Y hasta aquí mi balance de 2017. Me gustaría terminar con algo de humor este post y enseñarte un vídeo muy personal que resume en 36 segundos el caos de mi nueva vida tras la llegada de Noelia: Nuestro primer intento de hacer una foto familiar, jejeje.

 

 

[sf_icon image=»sf-im-heart» character=»» size=»small» cont=»no» float=»left» color=»#f2d9dd»]
Estoy deseando que me cuentes: ¿Cuáles son tus objetivos para este año? ¿Has elegido una palabra que te guíe y te centre los próximos meses? ¿Eres consciente de la cantidad de pequeños logros que realizas cada día?

Cómo hacer balance del año y prepararte para el cambio // Mi 2017 más personal.

Leer Más

Caos y Orden, Gestión del Tiempo, Uncategorized

¿Estos últimos días del año, cómo te sientes? ¿Frustrada, estresada, rara, con mil ideas en la cabeza, queriendo hacer otras mil y sin tiempo para llevar a cabo ninguna…? Si te identificas con alguno de estos sentimientos, seguramente estás sufriendo el estrés por el temido «Efecto Final de Año».

EL PODCAST:

Mi recomendación para el podcast de hoy es que lo escuches cuando hayas encontrado un momento tranquilo en el que puedas disfrutar de este pequeño remanso de paz que hoy te regalo. El contenido es el mismo que el del post, pero seguro te va a gustar escucharme como si te lo contase tomando un café juntas en ese sitio bonito que te encanta.

(No te olvides de contarme en los comentarios qué te ha parecido el post de hoy).

EL ESTRÉS POR EL «EFECTO FINAL DE AÑO»

A mí me recuerda a cuando estabas estudiando y de pronto llegaba el día anterior al examen y te dabas cuenta que te habías relajado demasiado y tocaba correr. Por supuesto, intentar hacer en un par de días (o en una noche), lo que no habías hecho las sesiones anteriores no daba buen resultado. Aún así, no perdías la esperanza de que pasara un milagro y cayeran las únicas preguntas que te había dado tiempo a estudiar.

Pues lo mismo te sucede estos últimos días del año. Están intentando crear un parche y realizar todo esos cientos de objetivos que te has ido proponiendo a lo largo del año (y los que te has propuesto los últimos días, ¡que seguro han surgido como setas!).

¿El resultado? Vas como un pollo sin cabeza, saltando de una actividad u objetivo a otro. Sin centrarte, avanzar y por supuesto, sin terminar ninguno.

No querida. Por si todavía no te habías dado cuenta, los milagros (excepto en contadas ocasiones), no existen.

¿Para qué vas a estar matándote la cabeza y culpándote de no haberlo hecho todo?

Créeme, NO vale la pena.

La realidad es la que es.

Durante el último año has destinado tu tiempo a algo que parecía lo mejor en ese momento. Entonces, ¿para que machacarte ahora?

Las cosas vale más hacerlas bien hechas, que deprisa y mal.

MI PROPUESTA PARA ELIMINAR ESTE ESTRÉS

Así que hoy tengo una propuesta que hacerte para poder olvidarte de este efecto final de año y comenzar el nuevo orgullosa de ti y con un plan que te ayude a empezar de la manera más efectiva.

Lo primero de todo que quiero que hagas es parar. Dale al botón del stop y recapacita sobre cómo estás haciendo las cosas los últimos días. ¿Te gusta estar con esta sensación de agobio? Estoy convencida de que no.

Lo segundo que quiero que hagas es que respires profundamente y cuentes en silencio hasta 20. Concéntrate durante estos segundos en escuchar tu respiración y sentir tu corazón.

Una vez que hayas tomado conciencia de tu yo actual, quiero que te preguntes:

  • ¿Es ésta la versión de mí misma que quiero vivir?
  • ¿Estoy trasladando mis estrés a los que me rodean?
  • ¿Así es cómo me quiero sentir cada día a partir de ahora?

Si tus respuestas son negativas. Para nada es el tipo de vida que quieres llevar, vamos a pasar al siguiente ejercicio.

HACIA EL RELAX MENTAL

Vas a coger papel y lápiz. Una página en blanco por ambas caras. Si vas en el autobús y no tienes papel a mano, puedes escribir una nota o mandarte un email a ti misma. Pon el móvil en modo avión hasta que termines para mantenerte centrada en el ejercicio y no distraerte con los avisos de otras aplicaciones.

Ahora vas a hacer un ejercicio de Vaciado Mental. Vas a «vomitar» todos aquellos objetivos o tareas que crees que deberías realizar los próximos días (o haber realizado ya).

Una vez tengas todo fuera, seguro que ya has comenzado a sentir esa sensación de relax por haber liberado tu mente. Vamos a pasar al siguiente paso.

LO IMPORTANTE, LO URGENTE

Vas a coger otro papel y vas a dibujar una cruz, de modo que dividas el folio en 4 partes:

  1. Al cuadrante superior izquierdo lo vas a titular «Importante y Urgente».
  2. Al de arriba a la derecha, lo vas a titular «Importante y No Urgente».
  3. Al de abajo a la izquierda lo vas a titular «No Importante y Urgente».
  4. Y al de abajo a la derecha, «No Importante y No Urgente».

Si lo estás haciendo desde el móvil, puedes descargarte la aplicación «Tasks» ¡que te recomiendo muchísimo! (yo la uso a diario).

En el siguiente paso vas a coger todas esas tareas que habías escrito anteriormente y vas a distribuirlas por los 4 cuadrantes, en función de si lo consideras importante o urgente.

Cuando hayas terminado este ejercicio quiero que recapacites: ¿En qué tareas has estado trabajando últimamente?

  • Si has estado usando tu tiempo para trabajar en las importantes y urgentes, tu gestión del tiempo se ha convertido en un apaga-fuegos, por lo que seguro tienes la sensación de no estar avanzando absolutamente nada en ninguna dirección (aparte de sentirte super estresada).
  • Si últimamente has estado dedicando tu tiempo a las tareas no importantes y urgentes, has estado tan centrada en tus objetivos a corto plazo que has navegado totalmente sin rumbo y tendrás sensación de trabajar mucho y no estar avanzando nada tampoco.

UNA NUEVA MANERA DE TRABAJAR

A partir de este nuevo año quiero que cambies el chip y sientes las bases de una nueva manera de trabajar, en la que puedas avanzar en tus objetivos y en todo aquello que te propongas. Sin estrés, y con la sensación de avanzar por fin hacia un fin que te haga realmente feliz. Por ello, vas a centrarte en las tareas que has apuntado en el cuadrante de Importante y No Urgente (el de arriba a la derecha).

El último paso de este ejercicio es elegir una sola de las tareas que has apuntado en este apartado. Seguro que te mueres de ganas de hacerlas todas (al fin y al cabo lleva días con ese sentimiento de corre-corre), pero recuerda: Tu nuevo objetivo es liberarte del estrés.

Medítalo durante unos minutos y cuando hayas elegido esa tarea, va a convertirse en tu nuevo objetivo en el que vas a centrarte por realizar durante las próximas semanas.

TU PRIMER ÉXITO DEL NUEVO AÑO

Coge un último folio (o cuaderno) y desglosa ese objetivo en pasos que puedes dar para conseguirlos. Escribe al menos 3-4 pasos. Y cuando los tengas, piensa en otros 3-4 pasitos que puedas dar para lograr esos pasos que habías escrito.

Cuando hayas terminado, tendrás tu mente mucho más organizada y un plan de trabajo claro y definido para estos primeros días o semanas, ¡que te harán lograr tu primer éxito en este nuevo año!

 

[sf_icon image=»sf-im-heart» character=»» size=»small» cont=»no» float=»left» color=»#f2d9dd»]

En el próximo post, como vengo haciendo desde el comienzo del blog, veremos cómo hacer un balance positivo del año que termina.

No quiero despedirme sin contarte que:

– Mañana 31 de diciembre, es el último día para disfrutar de mi Curso Planner Power a 29.90€ (a partir del día 1 se termina la oferta de lanzamiento y el precio subirá a 49.99€).

– ¡He lanzado mi primer servicio de asesoría individual! Vas a poder encontrarlo en la versión Premium del curso Planner Power. Sólo hay 10 plazas disponibles, por lo que si te interesa trabajar mano a mano conmigo este 2018, ¡corre a reservar la tuya!

 

[sf_button colour=»black» type=»sf-icon-reveal» size=»standard» link=»https://evagias.com/planner-power/» target=»_blank» icon=»fa-arrow-right» dropshadow=»no» rounded=»no» extraclass=»»]TRABAJA CONMIGO ESTE 2018[/sf_button]

 

Y esto es todo por hoy.

¿Te has sentido identificada con los sentimientos de estrés de los que te hablaba al principio del post? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Espero que empieces el año de la mejor manera y muy feliz porque has empezado el camino para lograr esa felicidad y tranquilidad que tanto añoras.

¡Un abrazo enorme!

 

Bundle Gastronomía

* El Plazo para conseguir el Bundle termina el 18 de Diciembre de 2018.

El Estrés y el temido «Efecto Final de Año»

Leer Más

Caos y Orden, Gestión del Tiempo, Uncategorized

¿Estos últimos días del año, cómo te sientes? ¿Frustrada, estresada, rara, con mil ideas en la cabeza, queriendo hacer otras mil y sin tiempo para llevar a cabo ninguna…? Si te identificas con alguno de estos sentimientos, seguramente estás sufriendo el estrés por el temido «Efecto Final de Año».

EL PODCAST:

Mi recomendación para el podcast de hoy es que lo escuches cuando hayas encontrado un momento tranquilo en el que puedas disfrutar de este pequeño remanso de paz que hoy te regalo. El contenido es el mismo que el del post, pero seguro te va a gustar escucharme como si te lo contase tomando un café juntas en ese sitio bonito que te encanta.

(No te olvides de contarme en los comentarios qué te ha parecido el post de hoy).

EL ESTRÉS POR EL «EFECTO FINAL DE AÑO»

A mí me recuerda a cuando estabas estudiando y de pronto llegaba el día anterior al examen y te dabas cuenta que te habías relajado demasiado y tocaba correr. Por supuesto, intentar hacer en un par de días (o en una noche), lo que no habías hecho las sesiones anteriores no daba buen resultado. Aún así, no perdías la esperanza de que pasara un milagro y cayeran las únicas preguntas que te había dado tiempo a estudiar.

Pues lo mismo te sucede estos últimos días del año. Están intentando crear un parche y realizar todo esos cientos de objetivos que te has ido proponiendo a lo largo del año (y los que te has propuesto los últimos días, ¡que seguro han surgido como setas!).

¿El resultado? Vas como un pollo sin cabeza, saltando de una actividad u objetivo a otro. Sin centrarte, avanzar y por supuesto, sin terminar ninguno.

No querida. Por si todavía no te habías dado cuenta, los milagros (excepto en contadas ocasiones), no existen.

¿Para qué vas a estar matándote la cabeza y culpándote de no haberlo hecho todo?

Créeme, NO vale la pena.

La realidad es la que es.

Durante el último año has destinado tu tiempo a algo que parecía lo mejor en ese momento. Entonces, ¿para que machacarte ahora?

Las cosas vale más hacerlas bien hechas, que deprisa y mal.

MI PROPUESTA PARA ELIMINAR ESTE ESTRÉS

Así que hoy tengo una propuesta que hacerte para poder olvidarte de este efecto final de año y comenzar el nuevo orgullosa de ti y con un plan que te ayude a empezar de la manera más efectiva.

Lo primero de todo que quiero que hagas es parar. Dale al botón del stop y recapacita sobre cómo estás haciendo las cosas los últimos días. ¿Te gusta estar con esta sensación de agobio? Estoy convencida de que no.

Lo segundo que quiero que hagas es que respires profundamente y cuentes en silencio hasta 20. Concéntrate durante estos segundos en escuchar tu respiración y sentir tu corazón.

Una vez que hayas tomado conciencia de tu yo actual, quiero que te preguntes:

  • ¿Es ésta la versión de mí misma que quiero vivir?
  • ¿Estoy trasladando mis estrés a los que me rodean?
  • ¿Así es cómo me quiero sentir cada día a partir de ahora?

Si tus respuestas son negativas. Para nada es el tipo de vida que quieres llevar, vamos a pasar al siguiente ejercicio.

HACIA EL RELAX MENTAL

Vas a coger papel y lápiz. Una página en blanco por ambas caras. Si vas en el autobús y no tienes papel a mano, puedes escribir una nota o mandarte un email a ti misma. Pon el móvil en modo avión hasta que termines para mantenerte centrada en el ejercicio y no distraerte con los avisos de otras aplicaciones.

Ahora vas a hacer un ejercicio de Vaciado Mental. Vas a «vomitar» todos aquellos objetivos o tareas que crees que deberías realizar los próximos días (o haber realizado ya).

Una vez tengas todo fuera, seguro que ya has comenzado a sentir esa sensación de relax por haber liberado tu mente. Vamos a pasar al siguiente paso.

LO IMPORTANTE, LO URGENTE

Vas a coger otro papel y vas a dibujar una cruz, de modo que dividas el folio en 4 partes:

  1. Al cuadrante superior izquierdo lo vas a titular «Importante y Urgente».
  2. Al de arriba a la derecha, lo vas a titular «Importante y No Urgente».
  3. Al de abajo a la izquierda lo vas a titular «No Importante y Urgente».
  4. Y al de abajo a la derecha, «No Importante y No Urgente».

Si lo estás haciendo desde el móvil, puedes descargarte la aplicación «Tasks» ¡que te recomiendo muchísimo! (yo la uso a diario).

En el siguiente paso vas a coger todas esas tareas que habías escrito anteriormente y vas a distribuirlas por los 4 cuadrantes, en función de si lo consideras importante o urgente.

Cuando hayas terminado este ejercicio quiero que recapacites: ¿En qué tareas has estado trabajando últimamente?

  • Si has estado usando tu tiempo para trabajar en las importantes y urgentes, tu gestión del tiempo se ha convertido en un apaga-fuegos, por lo que seguro tienes la sensación de no estar avanzando absolutamente nada en ninguna dirección (aparte de sentirte super estresada).
  • Si últimamente has estado dedicando tu tiempo a las tareas no importantes y urgentes, has estado tan centrada en tus objetivos a corto plazo que has navegado totalmente sin rumbo y tendrás sensación de trabajar mucho y no estar avanzando nada tampoco.

UNA NUEVA MANERA DE TRABAJAR

A partir de este nuevo año quiero que cambies el chip y sientes las bases de una nueva manera de trabajar, en la que puedas avanzar en tus objetivos y en todo aquello que te propongas. Sin estrés, y con la sensación de avanzar por fin hacia un fin que te haga realmente feliz. Por ello, vas a centrarte en las tareas que has apuntado en el cuadrante de Importante y No Urgente (el de arriba a la derecha).

El último paso de este ejercicio es elegir una sola de las tareas que has apuntado en este apartado. Seguro que te mueres de ganas de hacerlas todas (al fin y al cabo lleva días con ese sentimiento de corre-corre), pero recuerda: Tu nuevo objetivo es liberarte del estrés.

Medítalo durante unos minutos y cuando hayas elegido esa tarea, va a convertirse en tu nuevo objetivo en el que vas a centrarte por realizar durante las próximas semanas.

TU PRIMER ÉXITO DEL NUEVO AÑO

Coge un último folio (o cuaderno) y desglosa ese objetivo en pasos que puedes dar para conseguirlos. Escribe al menos 3-4 pasos. Y cuando los tengas, piensa en otros 3-4 pasitos que puedas dar para lograr esos pasos que habías escrito.

Cuando hayas terminado, tendrás tu mente mucho más organizada y un plan de trabajo claro y definido para estos primeros días o semanas, ¡que te harán lograr tu primer éxito en este nuevo año!

 

[sf_icon image=»sf-im-heart» character=»» size=»small» cont=»no» float=»left» color=»#f2d9dd»]

En el próximo post, como vengo haciendo desde el comienzo del blog, veremos cómo hacer un balance positivo del año que termina.

No quiero despedirme sin contarte que:

– Mañana 31 de diciembre, es el último día para disfrutar de mi Curso Planner Power a 29.90€ (a partir del día 1 se termina la oferta de lanzamiento y el precio subirá a 49.99€).

– ¡He lanzado mi primer servicio de asesoría individual! Vas a poder encontrarlo en la versión Premium del curso Planner Power. Sólo hay 10 plazas disponibles, por lo que si te interesa trabajar mano a mano conmigo este 2018, ¡corre a reservar la tuya!

 

[sf_button colour=»black» type=»sf-icon-reveal» size=»standard» link=»https://evagias.com/planner-power/» target=»_blank» icon=»fa-arrow-right» dropshadow=»no» rounded=»no» extraclass=»»]TRABAJA CONMIGO ESTE 2018[/sf_button]

 

Y esto es todo por hoy.

¿Te has sentido identificada con los sentimientos de estrés de los que te hablaba al principio del post? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Espero que empieces el año de la mejor manera y muy feliz porque has empezado el camino para lograr esa felicidad y tranquilidad que tanto añoras.

¡Un abrazo enorme!

 

Bundle Gastronomía

* El Plazo para conseguir el Bundle termina el 18 de Diciembre de 2018.

El Estrés y el temido «Efecto Final de Año»

Leer Más

Cambio de Vida y Superación Personal, Gestión del Tiempo, Uncategorized

Imprevisto, se dice que es todo hecho o situación no prevista.

De eso en parte quiero hablarte hoy, de como dan un giro a todos los acontecimientos y a todos tus planes. A veces son pequeñas cosas y otras dejan todo tu mundo patas arriba.

Hace semanas que debería haber escrito y publicado este post. Lo tenía planificado en mi agenda y en mi calendario editorial desde hace tiempo. Pero un pequeño contratiempo ha hecho que haya tenido que paralizar todo durante unos cuantos días.

Una pequeña «tontería», como que se me cayese el portátil al suelo, hizo que mi disco duro se fuera al garete. Y con él, el portátil entero y todos mis datos. Por suerte hacía tiempo que el ordenador me iba muy lento y hacía copias de seguridad de un montón de cosas desde semanas antes. Aún así, he perdido un montón de información que quedará en el olvido para siempre en mi memoria. Una milésima de segundo, todo por ir con prisas a hacer una cosa, ha hecho que mi mundo quedara patas arriba y paralizado durante un par de semanas.

(Si hace mil años que no haces copia de seguridad de tu ordenador, no lo pospongas y pospongas ¡que nunca se sabe!)

La moraleja de mi historia es que no puedes esperar que todo vaya perfecto siempre. Casi te diría que en el 90% de las veces habrá algo que te va a hacer retrasar un poco o posponer para más adelante tus objetivos. El día a día es lo que tiene y lo más importante es el prisma desde el que mires ese hecho fortuito.

Soy de las que piensa que las cosas siempre ocurren por una razón, me lo habrás oído decir muchas veces. En mi caso, esa parálisis me hizo concentrarme en otro proyecto que tenía entre manos y del que sé a ciencia cierta, que si no se me hubiera fastidiado el ordenador no habría terminado. Así que intento mirarlo por el lado positivo.

En tu caso quizás te sirva para darte cuenta de:

  • que estás olvidando dedicarte tiempo a ti misma o a otras personas,
  • que tu proyecto no está yendo por el camino correcto,
  • que dejas siempre todo para las fechas límite y al final eso pasa factura,
  • que deberías relajarte un poco y aprender a disfrutar de la vida,
  • que no te habías parado a pensar en los imprevistos antes de ponerte a ello,
  • etc.

Hay mil reflexiones que puedes hacer tras cada piedra con la que te tropieces por tu camino. Y lo importante es que siempre puedes sacar una lección de ella.

Por todo ello, hoy quería dedicar el post a todos esos planes que no salen como esperabas. Y a esa sensación que ello trae consigo.

Durante las últimas semanas hemos estado hablando de esa sensación de sentirte perdida, de no tener muy claro lo que quieres. O sí, pero hoy es una cosa y mañana otra. De que todo el mundo te diga: «Tienes que centrarte«. También hemos estado hablando de la vorágine de sensaciones y la montaña rusa que supone todo esto. De los pensamientos negativos que te están saboteando, de los miedos que se esconden detrás, de cómo gestionas tu diálogo interior.

Hoy toca hablar de la otra cara de la moneda. De esa sensación que queda cuando luchas y luchas por algo y parece que nunca llega. De dudar si vale la pena para algo, si estás perdiendo el tiempo o todo tiene un sentido y un fin que todavía desconoces.

Este tema es duro y puede hacer que en un arrebato de desesperación lo des todo y se te ocurra la solución más original a ese bloqueo o problema que te impide avanzar, o todo lo contrario. Que tires la toalla y dejes de luchar por tus sueños y tus objetivos.

Normalmente cuando esto último ocurre se debe a varios factores:

  • O no tienes la suficiente confianza en ti misma como para darte cuenta que todo este esfuerzo valdrá la pena. Te machacas a ti misma haciéndote creer que eres una fracasada, que no vales para eso, que mejor dedicarte a algo más seguro y a lo que hace todo el mundo, que siempre dejas las cosas a medias.
  • O tienes a alguien a tu alrededor que te está haciendo creer todo lo anterior, que te dice que ya vale de perder el tiempo en tonterías, que dejes de dedicarte a tus hobbies y que comiences a centrarte un poco.
  • O eres demasiado perfeccionista y no terminas de llevar ninguno de tus proyectos a fin porque nunca terminan de estar del todo perfectos.
  • O todo lo contrario, tienes tanto miedo al éxito o miedo al fracaso, que prefieres dejar las cosas a mitad antes que exponerte a cualquiera de estas dos situaciones (incluso inconscientemente).
  • O simplemente ese proyecto lo has alargado tanto en el tiempo que ya no está alineado con tus sueños actuales y no tiene ningún sentido seguir perdiendo tiempo en él (por mucho que duela aceptarlo y pasar a otra cosa).

Muchas de estas causas se deben a una falta de confianza en una misma y en lo que se hace. Esta confianza es algo que se va ganando con el tiempo y que se va adquiriendo con cada logro y con cada obstáculo vencido. Por tanto, tirar la toalla no suele llevar consigo una mejoría en tu estado de ánimo. Todo lo contrario, va a hacer ese pepito grillo interior que te dice que no puedes lograr nada de lo que te propongas. Excepto en el último caso, en el que puedes verlo como un fracaso absoluto en el momento presente pero se convertirá en un logro en el futuro (los estudios demuestran que en nuestro lecho de muerte tan sólo nos arrepentimos de las decisiones no tomadas).

A veces nuestro pepito grillo no es interior, si no exterior. Y la moraleja que debes sacar de esta encrucijada a la que te enfrenta el destino es que debes comenzar a expresar tus propios sentimientos, tus propias opiniones, comenzar a decir no a los demás y alejarte de todos aquellos que te hacen más mal que bien.

Muchas veces ese mal es involuntario. El que tú estés saliendo de tu zona de confort hace sentir a los demás incómodos porque les estás obligando en cierta manera a romper su propia estabilidad. Y se produce un período de tensión tras el que serás capaz de ver si estás personas te acompañarán en tu nuevo camino o no.

Y volviendo al tema del que te hablaba antes. ¿Qué pasa cuándo te habrías propuesto haber conseguido algo para una fecha concreta y llega el momento y ves que esos planes todavía quedan muy lejos?

  1. Lo primero de todo, ser consciente de que los planes es lo que tienen. Los imprevistos y esos giros del camino que te van alejando unos días y acercando otros, casi sin que te des cuenta, a tus objetivos. El éxito llega cuando menos te lo esperas, no tienes una bolita de cristal que te diga cuándo lo vas a lograr (y cómo), así que céntrate en disfrutar del camino y ya llegará.
  2. Por ello es importante que no te pongas una fecha límite para conseguirlo. No hagas como muchas personas que dicen: «Voy a abrir una tienda y si en un año veo que no ha funcionado, la cerraré». Hay que ser paciente. Los planes que tienen éxito requieren de un período de acierto, error y aprendizaje previo. Esto ocurre en el 100% de los casos. Unas veces este período será de un mes, otras de 10 años, pero a nadie le llueve nada del cielo. Todo requiere un esfuerzo previo.
  3. Cuando te marques un objetivo, piensa siempre en PARA QUÉ quieres conseguir ese objetivo concreto. No porqué, sino para qué, en qué te va a ayudar. Escríbelo y enmárcalo en tu oficina, agenda, salón, dormitorio o dónde estimes oportuno. Que siempre que tengas un bajón puedas acudir ahí y recordar el fin real que te llevó a elegir esa meta.
  4. Y por último, párate a pensar: ¿Estoy haciendo las cosas correctamente? Quizás simplemente se deba a un problema de planificación y gestión del tiempo, o tienes tantas ideas que necesitas parar y centrarte un poco, o no es el lugar adecuado para llevarlo a cabo, o te estás dirigiendo al público equivocado, o deberías hacer un restyling completo…

Las causas pueden ser tantas, y tan diversas, que antes de tirar la toalla te invito a que reflexiones si ese retraso se debe a algo que puedas mejorar, si debes planificar todo el proyecto a unos plazos más reales, si vale la pena buscar a alguien que te ayude o simplemente te has bloqueado y el cuerpo (y tu mente) te están pidiendo a gritos unas vacaciones y enfoque nuevo.

Creas o no, todo tiene solución.

Lucho y lucho, pero mis planes nunca salen cómo esperaba

Leer Más

Gestión del Tiempo, Mis Historias, Uncategorized

Ha llegado el momento de hacer balance de todo el año, repasar todo lo conseguido, los no-logros y meditar sobre cómo me gustaría que fuesen los próximos meses.

Me parece increíble lo rápido que se me ha pasado este año. No sé quién me dijo hace bastante tiempo, que una vez que tienes peques (y que cumples los 30), es como si tu vida cogiera carrerilla y comienzas a viajar a la velocidad de la luz. Así me he sentido este año, como en un coche de fórmula 1. ¿Te ha pasado lo mismo?

Como todos los años, el balance que voy a realizar hoy de 2016 va a ser un balance positivo. Es decir, nada de centrarse en los objetivos no cumplidos o en aquellas promesas y sueños que no has podido realizar. En vez de ello, mi consejo es que te centres en todo aquello (grande y super pequeñito) que hayas logrado los últimos meses. ¡Qué seguro hay mucho más de lo que te imaginas!

Comienza repasando mentalmente cada uno de los meses del año. Concéntrate en todo aquello que te dio una alegría, aquello que te hizo crecer como persona, eso que aprendiste, lo que hiciste (y nunca pensaste que podrías hacer). Cualquier cosa es válida. Desde haber estado tres meses madrugando hasta haber sacado adelante ese proyecto en el que llevabas trabajando tanto tiempo. Lo pequeño y lo grande tiene que estar presente en tu Lista de Logros del año. Da igual si después de madrugar tres meses te has pegado 9 remoloneando. ¡Conseguiste madrugar sin chistar durante 90 días! Así que, este tipo de logros no pueden faltar en tu lista.

Algo que me he propuesto para el nuevo año es llevar un Diario de Logros. Así cuando llegue el próximo año tan sólo tendré que acudir a él y repasar todo lo escrito. Y no sólo cuándo toque hacer balance del año, si no en cualquier momento en los que me dé la sensación que no estoy avanzando (nada mejor que revisar lo conseguido las últimas semanas para darte cuenta que ese fantasma sólo está en tu cabeza).

Y ahora sí (no me enrollo más), mi balance de los últimos doce meses:

LISTA DE LO QUE SÍ HE CONSEGUIDO EN 2016

  • No he dejado de avanzar: He aprendido a aprovechar cada hueco que me han dejado los peques para trabajar en mis planes. He avanzado más despacio de lo que hubiera querido pero no puedo quejarme porque mi sensación es de no haber parado ni un segundo.
  • He aprendido a descansar y disfrutar de la familia: Esto ha sido una gran lección de este 2016 y que he tenido que aprender precisamente a raíz del primer logro. Llegó un momento en que me dí cuenta que tenía que bajar el ritmo. Me considero una adicta total al trabajo (disfruto como una enana) y ello me lleva muchas veces a marcarme unos plazos que me han agotado mental y físicamente. Por ello, uno de mis grandes logros de este año ha sido aprender a desconectar y darme cuenta de que si no puede estar para mañana, pues no puede estar. Que si este mes no he podido publicar más de un post, pues no se ha podido. Y que debo dejar de sentirme culpable por ello.
  • Rutinas, rutinas, rutinas: Creo que es sin duda mi gran reto de 2016 y de los próximos años. Establecer unas rutinas que me permitan trabajar y estar con la familia. Trabajar desde casa tiene su lado bueno y su lado menos bueno y se hace imprescindible marcar unos horarios. Lo que he aprendido desde que tengo a los peques es que esos horarios cambian continuamente (invierno/verano, tener guardería o no, contar con ayuda o no, catarros y mil virus,…). FLEXIBILIDAD y COLCHÓN PARA IMPREVISTOS. Esas son sin dudas las claves del éxito:
    1. Ser flexible y «abrazar» los imprevistos y cambios repentinos en tus planes. Y que «no te importe» tener que rehacer mil millones de veces tu planificación semanal.
    2. Dejar siempre un colchón para imprevistos. O lo que viene a ser lo mismo: no dejar nunca las cosas para el último momento. Porque esta forma de trabajar unido a lo anterior puede ser sinónimo de fracaso absoluto.
  • Si yo soy feliz, todos los de mi alrededor también lo son: Así lo creo y así procuro vivirlo. Nada de abandonar mis planes y mis sueños por tener hijos. Si yo no soy feliz, estoy convencida de que mis peques tampoco lo serán. Así que siendo consciente de que algunas cosas tardarán un poco más en llegar, he mantenido la mirada en mis sueños y no he dejado que nadie me robe la ilusión.
  • Mi trabajo, mi negocio: Éste si que ha sido un cambio de visión ¡importantísimo! Dejar de pensar en que lo que te gusta es un hobby y en que debes regalar tu tiempo (porque te encanta pasar tiempo realizando tus pasiones) y que encima no te valoren por ello, y pasar a ver mi trabajo como un negocio que hay que rentabilizar si quiero seguir manteniendo este estilo de vida, ha sido un gran cambio que me costó muchísimo hacer. Menos mal que a principios de año tomé una de las decisiones más importantes (creo que la que más) de este 2016: Contratar una mentora que me ayudase a rentabilizar mis sueños.
  • Sacar mi primer curso on-line (Activa tu Brújula Interior): Madre mía, ¡no me podía imaginar el trabajo que hay detrás de realizar un curso online! Meses estudiando, probando técnicas y dando forma al contenido del curso. Aprender después las mil opciones y plataformas que existen para montar un curso. Programar y diseñar todo el contenido para que sea práctico, fácil de seguir y efectivo. Grabar los vídeos, redactar y diseñar los ejercicios. Preparar el lanzamiento, publicidad, seguir los resultados, aprender de los errores… Un trabajo titánico. Eso sí, ¡estoy tan feliz de haberlo conseguido! He aprendido muchísimo en este camino (y lo que me queda) y me siento tan feliz de que el feedback del curso sea tan bueno que eso me motiva a seguir trabajando por este camino.
  • Y después llegó mi segundo curso… ¡y la Academia MultiApasionada!: Y tras Activa tu Brújula Interior llegó el mini-curso de la Agenda Charuca que tanto os ha gustado (y que te avanzo voy a transformarlo para que se adapte a cualquier modelo de agenda). Y tras él, ¡la Academia MultiApasionada! Esto no lo he publicitado mucho porque es una idea a la que estoy dando forma poco a poco. ¿En que consiste? En la Academia en la que encontrarás cursos online de profesionales del orden y de las cosas bonitas, que te ayuden a que tu día a día sea más organizado y creativo. (Te invito a descubrir los cursos que hay ahora aquí).
  • He vencido mi miedo a los vídeos: Aunque sea de una manera sencilla, he aprendido muchísimo de vídeo este año. Veo los primeros que grabé, recuerdo lo tensa y avergonzada que me sentía al principio y lo comparo con ahora y me siento genial! Me queda muchíiiiiisimo por aprender, pero ha sido como una auto-terapia para ayudarme a ir perdiendo el miedo a decir lo que pienso. ¡Te lo recomiendo!
  • Abrir mi tienda online: ¡Un sueño cumplido! Tenía tantísimas ganas desde hace años de tener mi tienda online de papelería bonita, que cuando algo en mi interior me dijo hacia abril: «Eva, ha llegado el momento», me puse manos a la obra y en julio, tras muchas horas de trabajo, conseguí abrir las puertas de la SHOP y convertir mi oficina y en el sitio con más cosas bonitas por metro cuadrado (¡lo prometo, es pura tentación!).
  • Dejar de ser la que tira siempre del carro: Este es un aprendizaje de las últimas semanas. ¿Sabes aquellas relaciones en las que tienes la sensación de que siempre eres tú la que está tirando del carro? Tú eres la que llamas, la que te preocupas por esa persona y la que haces lo posible por quedar o mantener esa amistad/relación. Pues he decidido que me he cansado de este tipo de relaciones y me he dado cuenta que ni debo sentirme culpable, ni estoy haciendo nada malo ni tiene nada que ver conmigo. Si alguien decide que no avanzar en la vida es la mejor de las opciones, lo siento mucho pero no puede convertirse en un ancla en mi vida que no me deje avanzar a mí y me impida ser feliz. Lo mismo digo para esas relaciones en las que sientes que estar un minuto con esa persona es como si te robaran toda tu energía, como si te golpearan y te dejaran hecha una mierdecilla. Está decidido. Estas personas, fuera de mi vida.
  • ¡Vivan las colaboraciones y conocer gente! Este año he conocido a muchísima gente (o casi diría a muchísimas emprendedoras) de las que he aprendido, con las que me he reído, que me han hecho sentir viva, que me han llenado de energía, que me han ayudado, con las que he colaborado, con las que tengo planes que van a ser la monda y a las que quiero seguir manteniendo en mi vida y viendo siempre que sea posible. Anna, Tania, GloriaTete, Cristina, BegoñaSami, Mar, Ysabel, Beatriz, ElisabetCharo, Flor, SilviaGemma, Xenia, May, Mina, ¡y muchas más!
  • He hecho deporte, yuhuuu! Dije que no me iba a preocupar de mi cuerpo hasta que los peques cumplieran el primer año, y aunque sólo hayan sido unas diez semanas, ¡me siento super feliz de haber mantenido el hábito durante todo ese tiempo!
  • Me he cortado la coleta y me he pintado los labios. Sí, yo que juraba como Sansón que mi fuente de fuerza era mi melenaza y que nunca me la cortaría, decidí a mitad de año hacer un cambio radical y pasarme al corte midi que tan de moda está ahora. Parece una tontería, pero lo que un cambio de imagen puede hacerte en un momento es espectacular. Si hace mucho tiempo que no te atreves a cambiar y hacer alguna locura, ésta puede ser una opción. No hay nada mejor que sentirte guapa para comenzar a ganar confianza en ti misma.
  • ¡¡No me he dejado llevar por mi curso-adicción!! O lo que viene a ser lo mismo, no me he comprado cada curso o libro que pasaba por delante de mis ojos. Mi lista de deseos en amazon crece cada mes de manera exponencial, no te voy a engañar, pero en vez de dejarme llevar por esos arrebatos que antes me hacían dejarme los cuartos en cada curso que se publicaba o cada libro que recomendaban he aprendido a meditar sobre si realmente me hace falta o no y he aprendido a dejar pasar al menos unos cuantos días antes de tomar la decisión. Sorprendentemente, la mayoría de esas euforias desaparecían pasados esos días y las que se mantenían y decidía comprar las he disfrutado como una enana. Tengo algunos libros y cursos a mitad de este año, pero he terminado otros que tenía pendientes y otros que he comenzado. ¡Así que es un gran paso!

Creo que estos son mis logros más importantes de este año. Cómo ves hay de todo, grandes y pequeños. Ahora es tu turno.

Un último consejo: Elige un momento en el que vayas a estar tranquila y sin distracciones para ponerte a cabo con esta reflexión. Y si la apuntas en un cuaderno (para poder recordarla siempre que quieras, mejor!). Si la publicas en tu blog, me encantaría leerla. ¿Te animas a compartirlo aquí conmigo?

LOS FALLOS NO-LOGROS: PORQUÉ Y CÓMO EVITARLOS

El segundo paso de este balance en positivo de tus últimos doce meses consiste en analizar tus no-logros, encontrar el motivo de porqué no los conseguiste y meditar sobre cómo podrías haberlos evitado. Es la manera más divertida de darles la vuelta y ver el lado guay de «cometer errores». Y es que, tan sólo ellos, pueden enseñarte la manera de avanzar y convertirte en una versión mejor de ti misma.

MIS FALLOS NO-LOGROS DE 2016
  • Desorden y vuelta al caos. He pasado de conseguir mantener una casa ordenada en 2015 a tener una auténtica leonera al finalizar el 2016. Sin duda esto va a marcar una de mis palabras para 2017: ORDEN. ¿La causa? Creo que han sido dos: Primero, han entrado muchísimos objetos a mi vida (los peques + la tienda lo han revolucionado todo) y no les he encontrado un sitio. Con lo cuál, se han ido amontonando allí dónde los dejaba y, como me ha pasado toda la vida, conforme la «montaña» va descontrolándose (el desorden llama al desorden) mi pereza va en aumento. Es como una unión de dos factores que no han hecho más que robarme energía los últimos meses. Por fortuna, me voy a poner las pilas y lo he marcado como tarea prioritaria para las próximas semanas.
  • Nueva imagen. No la mía, que fue un subidón tremendo, sino de la web y el blog. Es para matarme, pero tengo un cambio de imagen esperando en la recámara ¡desde el verano! Pero es lo que hemos hablado al principio, a veces unos proyectos tienen que dejar paso a otros más prioritarios y los imprevistos se comen mucho tiempo del que puedes tener planificado. Así que me ha tocado ser muy flexible en este tema (más del que me hubiera gustado). No obstante, ya estoy trabajando en la nueva web y espero poder desvelártela muuuy pronto.
  • Blog paradete. Sí, mea culpa total. La causa: La apertura de la tienda. ¡No me imaginaba la cantidad de trabajo que hay detrás! Preparar pedidos, atender emails, planificar compras, buscar nuevas marcas, publicar en redes sociales, hacer fotos, preparar campañas… brrrrrr. Total, que entre unas cosas y otras se me ha ido por completo el tema de las manos. Así que toca reorganizar y ponerse las pilas este próximo año.
  • Comida rica, rica… pero no sana. Aquí se me ha ido un poco la mano todos estos meses. La falta de actividad unido a que he abandonado mi alimentación sana y la he cambiado por una más práctica y «de último momento», ha supuesto que los kilos de más se hayan ido acumulando en mi tripilla, cadera y (gran) culamen. Aquí no tengo excusas, me dejo llevar por lo rico (que no siempre es lo más sano). Pero claro, que los peques comiencen a comer como nosotros y a imitar todo lo que hacemos los mayores me hace darme cuenta que debo controlar y mejorar mi alimentación.

A grandes rasgos, creo que esos han sido mis principales no-logros de los que debo aprender y trabajar por no volver a repetirlos.

Y los tuyos, ¿cuáles son? ¿Te atreves a compartirlos?

MI PALABRA PARA 2017

Este año he decidido elegir tan sólo una palabra. Pensar en más se me hacía más bien complicado y eso de elegir por elegir no va mucho conmigo. Cada vez más estoy adquiriendo la filosofía de centrarme en una sóla cosa/objetivo y cuando la consigo, pasar a la siguiente. Así que si llega un momento en que algo por dentro me dice que puedo pasar a otra palabra, la adoptaré por el camino.

Mientras tanto, mejor de una en una.

Mi palabra para 2017 es una de las que te he hablado en los no-logros y que para mí es la base fundamental de todo lo demás: ORDEN.

Sin orden mi vida es un caos, no me centro, me siento dispersa, mi creatividad no se desarrolla y me cuesta muchísimo esfuerzo concentrarme en llevar a cabo mis objetivos. Así que es fundamental que ponga orden en casa para que el desorden deje de impedirme centrar mi atención en otras opciones.

¿Ya tienes tu palabra o palabras elegidas para el próximo año?

MIS OBJETIVOS PARA 2017

Quiero seguir el hilo de mi palabra para los próximos meses y mi cuerpo y mente me dicen que necesito sencillez. Creo que el año pasado me cargué de demasiados objetivos (teniendo en cuenta que los peques tenían meses). Y este año se suma otro notición: Pasaré a tener familia numerosa en junio.

Así que me he encontrado con la siguiente tesitura: ¿Planifico mis objetivos hasta junio? ¿Cuántos me marco? Y los que me marque, ¿volverán a ser demasiados? He de confesar que me da un poco de pánico lo que pasará a partir de que nazca el nuevo miembro de la familia. Crear una rutina en mi día a día ya está siendo bastante complicado, así que tener que volver a empezar de cero me da miedo, aunque voy a verlo como un nuevo reto que seguro me ayudará a centrarme (aún más) en lo que de verdad importa y por lo que vale la pena dedicar tiempo y esfuerzo.

Después de darle muchas, muchísimas vueltas he decidido fijarme estos dos objetivos:

  1. Encontrarle un sitio a cada cosa. Se acabó el caos. Mi mente necesita mesas y estantes sin cosas, juguetes ordenados y en definitiva, orden, orden y orden. Para ello, volveré a leerme el método Kon Marie (lo cuál me encanta. Será ya la tercera vez) y lo aplicaré por completo (hasta ahora sólo había llegado hasta la parte de la ropa, la primera. Y aunque me he empapado de su filosofía todos estos años no termina de ser suficiente). Voy a reorganizar la despensa y trasteros y montar un cuarto de juegos/estudio para los peques. Me encantan las filosofías Montessori y Waldorf. Ambas implican orden, respeto por la naturaleza y creatividad y es primordial que los papis demos ejemplo para que los peques puedan empaparse de un buen ambiente que les permita desarrollarse por completo.
  2. Sacar mi programa de mentoría personalizado. Éste era uno de mis objetivos para 2016 y lo tengo planteado y empezado, pero otros proyectos me obligaron a dejarlos de lado. Así que mi objetivo es desarrollarlo, terminarlo y comenzar con él antes de que nazca el nuevo miembro.

Ya está. Nada más. Tengo muchíiisimos objetivos en mi lista de ideas y proyectos que están deseando ver la luz, pero con esos dos me voy a dar por satisfecha este año. Primero me centraré en el primero y después en el segundo. Ya no quiero estar con mil temas a la vez.

A la hora de marcarte objetivos recuerda el consejo que siempre te he dado en el blog. Por muchas ganas que tengas de hacer mil cosas (al final ya sabes que no terminas de hacer nunca ninguna), lo importante es centrarte en un máximo de 3 objetivos simultáneos. Coge una libreta, apunta todos esos objetivos y conforme vayas terminando proyectos, acudes allí y eliges el siguiente. Te centras en hacerlo y cuando lo tengas, vas a por otro.

LECTURAS RECOMENDADAS PARA ESTOS DÍAS DE REFLEXIÓN

Te recomiendo estos post antiguos en los que te he hablado de las técnicas que sigo para elegir y planificar mis objetivos:

Y si tienes ganas de aprender en detalle mi técnica para planificar y desglosar tus objetivos y para trasladar luego de manera adecuada y exitosa todos esos pasos a tu agenda, te recomiendo el mini-curso de la agenda charuca (que sirve para cualquier tipo de agenda).

Si tu caso es el contrario, no tienes nada claro qué quieres hacer, te sientes super perdida y tienes ganas de enfocarte y centrarte de una vez por todas en un tipo de vida acorde a tus ideales y pasiones, te recomiendo que le eches un vistazo a mi curso Activa tu Brújula Interior y a estos otros post:

Lo dicho antes, si vas a compartir tu balance en tu blog o quieres compartirlo conmigo y otras multiapasionadas, me encantaría que compartieras tu experiencia en la sección de comentarios.

Aprovecha este período de reflexión de los últimos y primeros días del año para realizar tu balance positivo del año que se va y comenzar el 2017 con ilusión y ganas de cambiar de vida.

¡Con todos mis deseos… FELIZ AÑO 2017!

Cómo hacer una revisión anual positiva del año que termina (y mi repaso de 2016)

Leer Más

Gestión del Tiempo, Mis Historias, Uncategorized

Ha llegado el momento de hacer balance de todo el año, repasar todo lo conseguido, los no-logros y meditar sobre cómo me gustaría que fuesen los próximos meses.

Me parece increíble lo rápido que se me ha pasado este año. No sé quién me dijo hace bastante tiempo, que una vez que tienes peques (y que cumples los 30), es como si tu vida cogiera carrerilla y comienzas a viajar a la velocidad de la luz. Así me he sentido este año, como en un coche de fórmula 1. ¿Te ha pasado lo mismo?

Como todos los años, el balance que voy a realizar hoy de 2016 va a ser un balance positivo. Es decir, nada de centrarse en los objetivos no cumplidos o en aquellas promesas y sueños que no has podido realizar. En vez de ello, mi consejo es que te centres en todo aquello (grande y super pequeñito) que hayas logrado los últimos meses. ¡Qué seguro hay mucho más de lo que te imaginas!

Comienza repasando mentalmente cada uno de los meses del año. Concéntrate en todo aquello que te dio una alegría, aquello que te hizo crecer como persona, eso que aprendiste, lo que hiciste (y nunca pensaste que podrías hacer). Cualquier cosa es válida. Desde haber estado tres meses madrugando hasta haber sacado adelante ese proyecto en el que llevabas trabajando tanto tiempo. Lo pequeño y lo grande tiene que estar presente en tu Lista de Logros del año. Da igual si después de madrugar tres meses te has pegado 9 remoloneando. ¡Conseguiste madrugar sin chistar durante 90 días! Así que, este tipo de logros no pueden faltar en tu lista.

Algo que me he propuesto para el nuevo año es llevar un Diario de Logros. Así cuando llegue el próximo año tan sólo tendré que acudir a él y repasar todo lo escrito. Y no sólo cuándo toque hacer balance del año, si no en cualquier momento en los que me dé la sensación que no estoy avanzando (nada mejor que revisar lo conseguido las últimas semanas para darte cuenta que ese fantasma sólo está en tu cabeza).

Y ahora sí (no me enrollo más), mi balance de los últimos doce meses:

LISTA DE LO QUE SÍ HE CONSEGUIDO EN 2016

  • No he dejado de avanzar: He aprendido a aprovechar cada hueco que me han dejado los peques para trabajar en mis planes. He avanzado más despacio de lo que hubiera querido pero no puedo quejarme porque mi sensación es de no haber parado ni un segundo.
  • He aprendido a descansar y disfrutar de la familia: Esto ha sido una gran lección de este 2016 y que he tenido que aprender precisamente a raíz del primer logro. Llegó un momento en que me dí cuenta que tenía que bajar el ritmo. Me considero una adicta total al trabajo (disfruto como una enana) y ello me lleva muchas veces a marcarme unos plazos que me han agotado mental y físicamente. Por ello, uno de mis grandes logros de este año ha sido aprender a desconectar y darme cuenta de que si no puede estar para mañana, pues no puede estar. Que si este mes no he podido publicar más de un post, pues no se ha podido. Y que debo dejar de sentirme culpable por ello.
  • Rutinas, rutinas, rutinas: Creo que es sin duda mi gran reto de 2016 y de los próximos años. Establecer unas rutinas que me permitan trabajar y estar con la familia. Trabajar desde casa tiene su lado bueno y su lado menos bueno y se hace imprescindible marcar unos horarios. Lo que he aprendido desde que tengo a los peques es que esos horarios cambian continuamente (invierno/verano, tener guardería o no, contar con ayuda o no, catarros y mil virus,…). FLEXIBILIDAD y COLCHÓN PARA IMPREVISTOS. Esas son sin dudas las claves del éxito:
    1. Ser flexible y «abrazar» los imprevistos y cambios repentinos en tus planes. Y que «no te importe» tener que rehacer mil millones de veces tu planificación semanal.
    2. Dejar siempre un colchón para imprevistos. O lo que viene a ser lo mismo: no dejar nunca las cosas para el último momento. Porque esta forma de trabajar unido a lo anterior puede ser sinónimo de fracaso absoluto.
  • Si yo soy feliz, todos los de mi alrededor también lo son: Así lo creo y así procuro vivirlo. Nada de abandonar mis planes y mis sueños por tener hijos. Si yo no soy feliz, estoy convencida de que mis peques tampoco lo serán. Así que siendo consciente de que algunas cosas tardarán un poco más en llegar, he mantenido la mirada en mis sueños y no he dejado que nadie me robe la ilusión.
  • Mi trabajo, mi negocio: Éste si que ha sido un cambio de visión ¡importantísimo! Dejar de pensar en que lo que te gusta es un hobby y en que debes regalar tu tiempo (porque te encanta pasar tiempo realizando tus pasiones) y que encima no te valoren por ello, y pasar a ver mi trabajo como un negocio que hay que rentabilizar si quiero seguir manteniendo este estilo de vida, ha sido un gran cambio que me costó muchísimo hacer. Menos mal que a principios de año tomé una de las decisiones más importantes (creo que la que más) de este 2016: Contratar una mentora que me ayudase a rentabilizar mis sueños.
  • Sacar mi primer curso on-line (Activa tu Brújula Interior): Madre mía, ¡no me podía imaginar el trabajo que hay detrás de realizar un curso online! Meses estudiando, probando técnicas y dando forma al contenido del curso. Aprender después las mil opciones y plataformas que existen para montar un curso. Programar y diseñar todo el contenido para que sea práctico, fácil de seguir y efectivo. Grabar los vídeos, redactar y diseñar los ejercicios. Preparar el lanzamiento, publicidad, seguir los resultados, aprender de los errores… Un trabajo titánico. Eso sí, ¡estoy tan feliz de haberlo conseguido! He aprendido muchísimo en este camino (y lo que me queda) y me siento tan feliz de que el feedback del curso sea tan bueno que eso me motiva a seguir trabajando por este camino.
  • Y después llegó mi segundo curso… ¡y la Academia MultiApasionada!: Y tras Activa tu Brújula Interior llegó el mini-curso de la Agenda Charuca que tanto os ha gustado (y que te avanzo voy a transformarlo para que se adapte a cualquier modelo de agenda). Y tras él, ¡la Academia MultiApasionada! Esto no lo he publicitado mucho porque es una idea a la que estoy dando forma poco a poco. ¿En que consiste? En la Academia en la que encontrarás cursos online de profesionales del orden y de las cosas bonitas, que te ayuden a que tu día a día sea más organizado y creativo. (Te invito a descubrir los cursos que hay ahora aquí).
  • He vencido mi miedo a los vídeos: Aunque sea de una manera sencilla, he aprendido muchísimo de vídeo este año. Veo los primeros que grabé, recuerdo lo tensa y avergonzada que me sentía al principio y lo comparo con ahora y me siento genial! Me queda muchíiiiiisimo por aprender, pero ha sido como una auto-terapia para ayudarme a ir perdiendo el miedo a decir lo que pienso. ¡Te lo recomiendo!
  • Abrir mi tienda online: ¡Un sueño cumplido! Tenía tantísimas ganas desde hace años de tener mi tienda online de papelería bonita, que cuando algo en mi interior me dijo hacia abril: «Eva, ha llegado el momento», me puse manos a la obra y en julio, tras muchas horas de trabajo, conseguí abrir las puertas de la SHOP y convertir mi oficina y en el sitio con más cosas bonitas por metro cuadrado (¡lo prometo, es pura tentación!).
  • Dejar de ser la que tira siempre del carro: Este es un aprendizaje de las últimas semanas. ¿Sabes aquellas relaciones en las que tienes la sensación de que siempre eres tú la que está tirando del carro? Tú eres la que llamas, la que te preocupas por esa persona y la que haces lo posible por quedar o mantener esa amistad/relación. Pues he decidido que me he cansado de este tipo de relaciones y me he dado cuenta que ni debo sentirme culpable, ni estoy haciendo nada malo ni tiene nada que ver conmigo. Si alguien decide que no avanzar en la vida es la mejor de las opciones, lo siento mucho pero no puede convertirse en un ancla en mi vida que no me deje avanzar a mí y me impida ser feliz. Lo mismo digo para esas relaciones en las que sientes que estar un minuto con esa persona es como si te robaran toda tu energía, como si te golpearan y te dejaran hecha una mierdecilla. Está decidido. Estas personas, fuera de mi vida.
  • ¡Vivan las colaboraciones y conocer gente! Este año he conocido a muchísima gente (o casi diría a muchísimas emprendedoras) de las que he aprendido, con las que me he reído, que me han hecho sentir viva, que me han llenado de energía, que me han ayudado, con las que he colaborado, con las que tengo planes que van a ser la monda y a las que quiero seguir manteniendo en mi vida y viendo siempre que sea posible. Anna, Tania, GloriaTete, Cristina, BegoñaSami, Mar, Ysabel, Beatriz, ElisabetCharo, Flor, SilviaGemma, Xenia, May, Mina, ¡y muchas más!
  • He hecho deporte, yuhuuu! Dije que no me iba a preocupar de mi cuerpo hasta que los peques cumplieran el primer año, y aunque sólo hayan sido unas diez semanas, ¡me siento super feliz de haber mantenido el hábito durante todo ese tiempo!
  • Me he cortado la coleta y me he pintado los labios. Sí, yo que juraba como Sansón que mi fuente de fuerza era mi melenaza y que nunca me la cortaría, decidí a mitad de año hacer un cambio radical y pasarme al corte midi que tan de moda está ahora. Parece una tontería, pero lo que un cambio de imagen puede hacerte en un momento es espectacular. Si hace mucho tiempo que no te atreves a cambiar y hacer alguna locura, ésta puede ser una opción. No hay nada mejor que sentirte guapa para comenzar a ganar confianza en ti misma.
  • ¡¡No me he dejado llevar por mi curso-adicción!! O lo que viene a ser lo mismo, no me he comprado cada curso o libro que pasaba por delante de mis ojos. Mi lista de deseos en amazon crece cada mes de manera exponencial, no te voy a engañar, pero en vez de dejarme llevar por esos arrebatos que antes me hacían dejarme los cuartos en cada curso que se publicaba o cada libro que recomendaban he aprendido a meditar sobre si realmente me hace falta o no y he aprendido a dejar pasar al menos unos cuantos días antes de tomar la decisión. Sorprendentemente, la mayoría de esas euforias desaparecían pasados esos días y las que se mantenían y decidía comprar las he disfrutado como una enana. Tengo algunos libros y cursos a mitad de este año, pero he terminado otros que tenía pendientes y otros que he comenzado. ¡Así que es un gran paso!

Creo que estos son mis logros más importantes de este año. Cómo ves hay de todo, grandes y pequeños. Ahora es tu turno.

Un último consejo: Elige un momento en el que vayas a estar tranquila y sin distracciones para ponerte a cabo con esta reflexión. Y si la apuntas en un cuaderno (para poder recordarla siempre que quieras, mejor!). Si la publicas en tu blog, me encantaría leerla. ¿Te animas a compartirlo aquí conmigo?

LOS FALLOS NO-LOGROS: PORQUÉ Y CÓMO EVITARLOS

El segundo paso de este balance en positivo de tus últimos doce meses consiste en analizar tus no-logros, encontrar el motivo de porqué no los conseguiste y meditar sobre cómo podrías haberlos evitado. Es la manera más divertida de darles la vuelta y ver el lado guay de «cometer errores». Y es que, tan sólo ellos, pueden enseñarte la manera de avanzar y convertirte en una versión mejor de ti misma.

MIS FALLOS NO-LOGROS DE 2016
  • Desorden y vuelta al caos. He pasado de conseguir mantener una casa ordenada en 2015 a tener una auténtica leonera al finalizar el 2016. Sin duda esto va a marcar una de mis palabras para 2017: ORDEN. ¿La causa? Creo que han sido dos: Primero, han entrado muchísimos objetos a mi vida (los peques + la tienda lo han revolucionado todo) y no les he encontrado un sitio. Con lo cuál, se han ido amontonando allí dónde los dejaba y, como me ha pasado toda la vida, conforme la «montaña» va descontrolándose (el desorden llama al desorden) mi pereza va en aumento. Es como una unión de dos factores que no han hecho más que robarme energía los últimos meses. Por fortuna, me voy a poner las pilas y lo he marcado como tarea prioritaria para las próximas semanas.
  • Nueva imagen. No la mía, que fue un subidón tremendo, sino de la web y el blog. Es para matarme, pero tengo un cambio de imagen esperando en la recámara ¡desde el verano! Pero es lo que hemos hablado al principio, a veces unos proyectos tienen que dejar paso a otros más prioritarios y los imprevistos se comen mucho tiempo del que puedes tener planificado. Así que me ha tocado ser muy flexible en este tema (más del que me hubiera gustado). No obstante, ya estoy trabajando en la nueva web y espero poder desvelártela muuuy pronto.
  • Blog paradete. Sí, mea culpa total. La causa: La apertura de la tienda. ¡No me imaginaba la cantidad de trabajo que hay detrás! Preparar pedidos, atender emails, planificar compras, buscar nuevas marcas, publicar en redes sociales, hacer fotos, preparar campañas… brrrrrr. Total, que entre unas cosas y otras se me ha ido por completo el tema de las manos. Así que toca reorganizar y ponerse las pilas este próximo año.
  • Comida rica, rica… pero no sana. Aquí se me ha ido un poco la mano todos estos meses. La falta de actividad unido a que he abandonado mi alimentación sana y la he cambiado por una más práctica y «de último momento», ha supuesto que los kilos de más se hayan ido acumulando en mi tripilla, cadera y (gran) culamen. Aquí no tengo excusas, me dejo llevar por lo rico (que no siempre es lo más sano). Pero claro, que los peques comiencen a comer como nosotros y a imitar todo lo que hacemos los mayores me hace darme cuenta que debo controlar y mejorar mi alimentación.

A grandes rasgos, creo que esos han sido mis principales no-logros de los que debo aprender y trabajar por no volver a repetirlos.

Y los tuyos, ¿cuáles son? ¿Te atreves a compartirlos?

MI PALABRA PARA 2017

Este año he decidido elegir tan sólo una palabra. Pensar en más se me hacía más bien complicado y eso de elegir por elegir no va mucho conmigo. Cada vez más estoy adquiriendo la filosofía de centrarme en una sóla cosa/objetivo y cuando la consigo, pasar a la siguiente. Así que si llega un momento en que algo por dentro me dice que puedo pasar a otra palabra, la adoptaré por el camino.

Mientras tanto, mejor de una en una.

Mi palabra para 2017 es una de las que te he hablado en los no-logros y que para mí es la base fundamental de todo lo demás: ORDEN.

Sin orden mi vida es un caos, no me centro, me siento dispersa, mi creatividad no se desarrolla y me cuesta muchísimo esfuerzo concentrarme en llevar a cabo mis objetivos. Así que es fundamental que ponga orden en casa para que el desorden deje de impedirme centrar mi atención en otras opciones.

¿Ya tienes tu palabra o palabras elegidas para el próximo año?

MIS OBJETIVOS PARA 2017

Quiero seguir el hilo de mi palabra para los próximos meses y mi cuerpo y mente me dicen que necesito sencillez. Creo que el año pasado me cargué de demasiados objetivos (teniendo en cuenta que los peques tenían meses). Y este año se suma otro notición: Pasaré a tener familia numerosa en junio.

Así que me he encontrado con la siguiente tesitura: ¿Planifico mis objetivos hasta junio? ¿Cuántos me marco? Y los que me marque, ¿volverán a ser demasiados? He de confesar que me da un poco de pánico lo que pasará a partir de que nazca el nuevo miembro de la familia. Crear una rutina en mi día a día ya está siendo bastante complicado, así que tener que volver a empezar de cero me da miedo, aunque voy a verlo como un nuevo reto que seguro me ayudará a centrarme (aún más) en lo que de verdad importa y por lo que vale la pena dedicar tiempo y esfuerzo.

Después de darle muchas, muchísimas vueltas he decidido fijarme estos dos objetivos:

  1. Encontrarle un sitio a cada cosa. Se acabó el caos. Mi mente necesita mesas y estantes sin cosas, juguetes ordenados y en definitiva, orden, orden y orden. Para ello, volveré a leerme el método Kon Marie (lo cuál me encanta. Será ya la tercera vez) y lo aplicaré por completo (hasta ahora sólo había llegado hasta la parte de la ropa, la primera. Y aunque me he empapado de su filosofía todos estos años no termina de ser suficiente). Voy a reorganizar la despensa y trasteros y montar un cuarto de juegos/estudio para los peques. Me encantan las filosofías Montessori y Waldorf. Ambas implican orden, respeto por la naturaleza y creatividad y es primordial que los papis demos ejemplo para que los peques puedan empaparse de un buen ambiente que les permita desarrollarse por completo.
  2. Sacar mi programa de mentoría personalizado. Éste era uno de mis objetivos para 2016 y lo tengo planteado y empezado, pero otros proyectos me obligaron a dejarlos de lado. Así que mi objetivo es desarrollarlo, terminarlo y comenzar con él antes de que nazca el nuevo miembro.

Ya está. Nada más. Tengo muchíiisimos objetivos en mi lista de ideas y proyectos que están deseando ver la luz, pero con esos dos me voy a dar por satisfecha este año. Primero me centraré en el primero y después en el segundo. Ya no quiero estar con mil temas a la vez.

A la hora de marcarte objetivos recuerda el consejo que siempre te he dado en el blog. Por muchas ganas que tengas de hacer mil cosas (al final ya sabes que no terminas de hacer nunca ninguna), lo importante es centrarte en un máximo de 3 objetivos simultáneos. Coge una libreta, apunta todos esos objetivos y conforme vayas terminando proyectos, acudes allí y eliges el siguiente. Te centras en hacerlo y cuando lo tengas, vas a por otro.

LECTURAS RECOMENDADAS PARA ESTOS DÍAS DE REFLEXIÓN

Te recomiendo estos post antiguos en los que te he hablado de las técnicas que sigo para elegir y planificar mis objetivos:

Y si tienes ganas de aprender en detalle mi técnica para planificar y desglosar tus objetivos y para trasladar luego de manera adecuada y exitosa todos esos pasos a tu agenda, te recomiendo el mini-curso de la agenda charuca (que sirve para cualquier tipo de agenda).

Si tu caso es el contrario, no tienes nada claro qué quieres hacer, te sientes super perdida y tienes ganas de enfocarte y centrarte de una vez por todas en un tipo de vida acorde a tus ideales y pasiones, te recomiendo que le eches un vistazo a mi curso Activa tu Brújula Interior y a estos otros post:

Lo dicho antes, si vas a compartir tu balance en tu blog o quieres compartirlo conmigo y otras multiapasionadas, me encantaría que compartieras tu experiencia en la sección de comentarios.

Aprovecha este período de reflexión de los últimos y primeros días del año para realizar tu balance positivo del año que se va y comenzar el 2017 con ilusión y ganas de cambiar de vida.

¡Con todos mis deseos… FELIZ AÑO 2017!

Cómo hacer una revisión anual positiva del año que termina (y mi repaso de 2016)

Leer Más