MÉTODO KONMARI: Los 7 errores que llevas años cometiendo a la hora de ordenar tu casa

MÉTODO KONMARI: Los 7 errores que llevas años cometiendo a la hora de ordenar tu casa
19/08/2015 Eva Gías
In Caos y Orden
Metodo KonMari y los 7 errores que cometes al ordenar tu casa

Cómo te contaba la semana pasada, a principios de año compré el libro La Magia del Orden, de Marie Kondo, que está revolucionando el mundo de todas las personas caóticas a través de su método:

El MÉTODO KONMARI

Este método cambia por completo el punto de vista que teníamos hasta ahora de cómo debemos ordenar nuestra casa y cómo podemos deshacernos de las cosas. Ya te conté la semana pasada que para mí ha sido toda una revolución, y eso que cometí uno de los errores que voy a contarte en este post y no apliqué el método correctamente. Sin embargo, yo que soy la más desordenada y caótica del mundo, me ha ayudado los últimos meses a mantener una casa (más o menos) organizada. Qué parece una tontería, ¡pero para mí es todo un logro!

Ahora que vienen los bebés he decidido ponerme en serio con el tema, volver a leer el libro y aplicarlo correctamente para poder olvidarme del tema del desorden PARA SIEMPRE.

Si tú también estás deseando quitarte ese quebradero de cabeza, lo primero que hay que tener en cuenta es LO QUE NO y LO QUE SÍ debes hacer.

¡Te vas a sorprender de la cantidad de errores que estabas cometiendo hasta ahora!

 

ERROR Nº 1: EMPEZAR A ORDENAR Y DEJARLO A MITAD

Éste es el error básico que yo cometí en su día: Comencé a aplicar el Método KonMari, sufrí el Síndrome del Objeto Brillante con otra cosa, me distraje y dejé a mitad (y nada más empezar) la tarea de ordenar la casa. Por supuesto, la pereza me inundaba cada vez que me decía a mí misma que tenía que retomarla. Así que, abandoné mi propósito.

Marie Kondo es muy explícita con este punto:

Si de verdad quieres olvidarte del desorden para siempre, tienes que aplicar el método en toda tu casa y hacerlo de una vez, en el menor tiempo posible.

¿Por qué? Pues porque el shock es tan grande que a partir de entonces te pensarás dos veces dejar algo fuera de su sitio. Marie Kondo cuenta en su libro que ningún cliente suyo ha vuelto al desorden después de aplicar su método. Yo lo traduzco como en un tortazo en toda regla (que en el fondo es lo que necesitamos). ¿No estás siempre a la busca y captura de ese toque de varita mágica que lo cambie todo de un día para otro? Pues por fin lo has encontrado.

Por tanto, tienes que olvidarte de ordenar poco a poco porque nunca te ayudará a ver los resultados. Tendrás un rincón ordenado, una habitación, … pero en cuanto te asomes al resto de tu espacio, seguirá siendo una leonera.

¿Cuántas veces te ha pasado que te has pegado una paliza ordenando y a los dos días todo vuelve a su ser? Pues se debe en gran medida a este punto.

Marie recomienda que el acto de poner en orden tu casa, no sólo se haga rápido, si no que se convierta en un momento especial. Un acto de celebración. Esto me recuerda a las 5S, otro método de organización japonés que suele utilizarse en las empresas y que también comienza celebrando el proceso que se va a llevar a cabo.

 

ERROR Nº 2: ORDENAR POR UBICACIONES, NO POR CATEGORÍAS

Éste es otro de los pilares básicos del Método KonMari. ¿A qué se refiere?

A lo mismo que te decía en el error anterior: Cuando te centras en ordenar tu armario, la cocina, tus apuntes, el baño,… tan sólo estás ordenando un pequeño espacio del total de tu hogar. El resto sigue estando en las mismas condiciones caóticas que estaban al principio. En cuanto asomes la cabeza a una de las otras habitaciones, tu energía se consume y terminas desmotivándote.

¡Por mucho que hayas trabajado en ordenar esa habitación, el resto de la casa seguirá estando igual!

Además se une otro problema:

Imagina que te has esmerado un montón en ordenar tu armario. Has conseguido deshacerte de un montón de cosas, lo has organizado entero y te sientes orgullosa del resultado. Sin embargo, un día revolviendo en el trastero o en otra habitación encuentras algo de ropa o simplemente haces el cambio de temporada. De pronto, ya no sabes dónde guardar todo eso con lo que no habías contado, lo metes en el armario o cajones de cualquier manera y, a lo que te das cuenta, todo ha vuelto a su ser (es decir, a su estado caótico anterior).

¿Qué propone el método?

Ordenar por categorías.

¿Por qué?

Lo que Marie Kondo propone es hacer una labor de investigación por toda tu casa y juntar, en un mismo lugar, TODO lo que tengas de esa categoría (por ejemplo, juntar toda la ropa en un mismo punto).

¿Qué te va a permitir? Algo tan básico cómo darte cuenta del volumen de cosas que tienes de esa categoría. Es la única manera de poder ver las cosas que tienes repetidas o que cumplen la misma función. ¿No te ha pasado nunca que vas a buscar pilas, celo o cualquier otra cosa, no encuentras, compras, luego no recuerdas dónde lo has metido o te das cuenta que comienzan a aparecer por un montón de sitios y resulta que no hacía falta comprar?

¡Cuánto dinero podrías haberte ahorrado a lo largo de los años!

La realidad es que no sólo desconoces la cantidad de cosas que tienes en realidad, si no que las tienes repartidas por un montón de sitios. Lo que te crea la sensación de que nunca terminas de ordenar algo realmente.

¿Qué categorías propone el Método KonMari?

Marie Kondo propone ordenar la casa en base a estas categorías y siguiendo SIEMPRE este orden (ya que están ligadas al nivel de dificultad que conlleva cada una, de menor a mayor):

  1. Ropa
  2. Libros
  3. Papeles
  4. Objetos varios
  5. Objetos sentimentales

 

ERROR Nº 3: ORGANIZAR EN PERÍODO DE CRISIS

A qué se refiere este punto: a que muchas veces te pones a organizar el día anterior a una fecha importante o cuando estás bajo presión (un examen, tu boda, una visita, una reunión de trabajo, un viaje,…). Cómo dice Marie, en los momentos de crisis a tu cerebro se le va la pinza y en vez de estar en lo que tienes que estar, te pones a ordenar.

El problema es que, pasada la crisis, se pasa también esa motivación por seguir ordenando y todo vuelve (irremediablemente) a su estado caótico.

¿Por qué sucede esto? Pues porque lo que nuestro cerebro está pidiendo a gritos realmente en esos momentos de crisis es ordenar ideas. Y la única manera, es que te encuentres rodeada de un entorno en el que puedas pensar.

Yo he sufrido muchas veces estos ataques de crisis y orden. ¿No te ha pasado?

El problema radica cuando en realidad estás utilizando el desorden para evitar encontrarte contigo misma. Da lo mismo que sea a nivel “caos por todas partes en casa”, que a nivel “voy a mantenerme todo el tiempo posible ocupada”. Medita si es tu caso, quizás sea algo inconsciente.

 

ERROR Nº 4: DEJAR QUE TE VEA ALGUIEN

Imagínate que llevas varios días ordenando una categoría. Te sientes orgullosa porque has logrado deshacerte de todo lo que no te hacía feliz. Eso se resume en unas cuantas bolsas de basura.

De repente, llega tu madre, hermano, mejor amiga,… alguien. Y empieza una retahíla de preguntas y afirmaciones: “¿De verdad vas a tirar esto?”, “¡Con lo que costó!”, “Pero si fue un regalo…”, “Con lo bonito que es…”,…

Tu ánimo decae, comienzas a tener remordimientos, a sentirte culpable y (en muchos casos), incluso terminas recuperando alguno de esos objetos.

Marie Kondo recalca mucho este punto: No dejes que nadie te vea nunca cuando realizas el proceso de orden, no dejes que nadie vea nunca las cosas de las que te deshaces.

Ya no sólo por evitar que te hagan sentirte culpable, sino también para evitar que la otra persona termine acumulando alguno de esos objetos al sentirse culpable de que lo estés tirando.

 

ERROR Nº 5: DAR ALGO A ALGUIEN PARA QUITÁRTELO DE ENCIMA

Aquí llegamos a otro error que puede estar relacionado con el anterior: darle algo a alguien porque nos sentimos culpables de tirarlo. Digamos que es un poco, como pasarle el muerto a otro.

Por ejemplo: aprovechar que alguien se muda, se casa, va a tener un hijo,… para regalarle todos esos trastos que ocupan sitio en tu hogar. Otro ejemplo, que bien conocen los hermanos pequeños: heredar la ropa de sus hermanos mayores.

Y Marie no dice que no se pueda regalar nada, ojo, lo que quiere hacerte comprender es que hay diferencia entre regalar algo que a la otra persona le gusta o necesita (algo por lo que pagaría dinero) y “obligar/manipular/forzar” a otra persona a que acepte ese “regalo”, normalmente haciéndole sentirse culpable por no aceptar ese objeto del que te quieres deshacer.

Ella recomienda preguntar a esas personas si hay algo que necesiten para que, en caso de que aparezca dicho objeto en tu proceso de orden, les regales ese objeto que de verdad les va a resultar útil o les va a hacer feliz.

 

ERROR Nº 6: COMENZAR A GUARDAR, SIN HABER TERMINADO DE ELIMINAR

El Método KonMari se basa en dos pasos básicos:

  1. Eliminar lo que no te haga feliz
  2. Guardar las cosas

Y debe realizarse en ese orden.

Uno de los errores que muchas veces se comete es paralizar el proceso de eliminación al comenzar a pensar dónde podrías guardar esto o aquello. El resultado es que todo se ralentiza y se corre el riesgo de perder la motivación y abandonar.

Por ello hay que tener siempre presente esta regla: Primero se eliminan las cosas y después, se procede a guardarlas o buscarles su espacio.

 

ERROR Nº 7: CENTRARSE EN TIRAR COSAS

Y por fin llegamos a la base del Método KonMari: qué criterio seguir para deshacernos de las cosas.

Marie comenta que es un ERROR intentar seguir las reglas tradicionales:

  • Tirar algo que ya no sirve.
  • Que ya no está de moda.
  • Que no hayas usado en un año.
  • Conservar por 6 meses los objetos que no te decidas a tirar (a ver si los usas en ese período).
  • Comprar algo nuevo y deshacerte de algo viejo (entra algo, sale algo)…

Vamos, lo que hemos hecho toda la vida y muchos de los métodos que os recomendé hace tiempo. Según Marie, siguiendo esa metodología en la que nos centramos en las cosas que hay que tirar, tarde o temprano el caos vuelve a nuestra vida.

La verdad, no sé si con todos los métodos tradicionales el resultado es ese, pero en mi caso nunca he logrado tener esa sensación de estar a gusto tras ordenar una parte de casa y siempre he terminado acumulando más de lo que eliminaba.

Excepto cuando he aplicado el Método KonMari.

¿Por qué?

Pues porque cambia por completo el enfoque: No debes concentrarte en eliminar cosas, sino que debes centrarte en elegir aquello con lo que quieres quedarte.

¿Y cuál es el criterio a seguir?

Quedarte SÓLO con aquello que te haga feliz.

Parecerá una tontería. Pero este enfoque lo cambia todo. No sólo a la hora de organizar tu hogar sino también a la hora de adquirir nuevas cosas.

Al igual que para deshacerme de cualquier objeto, cuando estoy pensando en si comprar algo o no lo cojo con mi mano y me pregunto: ¿me va a hacer feliz?

Porque sí, el truco está en coger cada UNA de las cosas con la mano, tocarla, sentir su energía, lo que te transmite. Y preguntarte: ¿Esto me hace feliz?

Si la respuesta es que “sí”, consérvalo. Si la respuesta es que “no”, dale las gracias por haber ejercido su labor en tu vida y elimínalo.

Y si tienes dudas, puedes preguntarte porqué compraste o adquiriste ese objeto. ¿Todavía sigue en vigor ese motivo? ¿Qué significa ahora en tu vida?

Marie nos enseña que hay objetos cuya función es simplemente enseñarnos a conocer lo que no nos gusta, lo que no nos va bien. En ese caso, ese objeto ya ha cumplido con su función en nuestra vida. Debemos darle las gracias y dejarlo ir.

Como ella dice: “Cada objeto tiene un papel diferente que desempeñar. […] Lo mismo ocurre con las personas. No cada persona que conozcas en la vida se convertirá en tu amigo íntimo o tu amante. Con algunos te costará trabajo llevarte bien y otros nunca te agradarán.”

Eso mismo ocurre con los objetos. Cuando tengas dudas, párate a pensar cuál era su verdadero propósito.

 

***

La Magia del Orden (Marie Kondo)

Cómo te contaba la semana pasada, lo mejor es que leas el libro La Magia del Orden para empaparte de la filosofía del método, trucos y de las explicaciones sobre cómo ir llevado a cabo cada parte del proceso en cada categoría.

Yo estoy a punto de terminar de leerlo por segunda vez y de comenzar a aplicarlo como dios manda. Te iré enseñando los antes y después de cada categoría, cómo voy llevando a cabo el proceso, las dificultades con las que me vaya encontrando, soluciones, etc.

¿Te apuntas?

 

Si ya tienes el libro, ¿qué te parece?

¿Te atreves a recopilar imágenes del antes y el después y me las mandas para publicarlas junto a las mías en los post que vaya haciendo?