Porqué he decidido cerrar la Tienda Online

Porqué he decidido cerrar la Tienda Online
14/11/2017 Eva Gías

El post de hoy es un post muy personal. Siempre he sido muy abierta contigo en todo lo que me ha ido ocurriendo durante los últimos años y, en esta ocasión, no podía ser menos. Y quiero serlo, sobre todo:

  • Para que veas que soy una persona normal y corriente, como tú.
  • Por si, por casualidad, te encuentras en la misma situación que yo y mi experiencia puede servirte de ayuda.

Los antecedentes

Si te soy sincera, llevo un tiempo sintiéndome un poco culpable. Es como si tuviera la responsabilidad de tener que darte siempre buen ejemplo en todo lo que hago. Y lo intento, pero soy una persona normal que, como tú, tiene sus altibajos y sus días buenos y malos.

Creo que las que han sido Mamá hace no mucho entenderán lo que ahora te voy a contar (si no tienes hijos, sigue leyendo porque puede que también te sientas como yo ahora mismo por otras causas).

Mi vida hace un par de años, antes de la llegada de los mellizos, comenzaba a ser genial. Por fin había conseguido tener mi día a día controlado, guardaba tiempo para mí cada semana, leía libros y había conseguido poner en orden mi casa. Llegaron los mellizos y el caos (sobre todo físico) volvió a mi vida. Cuando al año conseguí comenzar a recuperar parte de ese orden que tenía antes, la vida me dio una preciosa sorpresa: Iba a volver a ser mamá.

Hace ya cuatro meses que nació “la bebé” (así llaman los mayores a Noelia). Yo sé que es pronto todavía, pero mi mente y mi cuerpo me están pidiendo a gritos que necesito tener tiempo (y espacio) para volver a poner mi vida en orden.

Por ello durante las últimas semanas ando algo desaparecida de redes sociales. He estado preparando la primera de las decisiones que hoy te anuncio.

Te contaba que si has sido mami recientemente entenderás por completo esta sensación de agobio de la que te hablaba. Ya no te digo si además eres emprendedora o una mamá que se ve obligada a tener que trabajar muchas horas (fuera o dentro de casa).

  • Llegar a casa (o trabajar en ella) y que tu casa esté patas arriba.
  • Sentirte culpable porque estás intentando sacar adelante tu negocio (o cualquier tipo de proyecto) y no estás pasando todo el tiempo que te gustaría con la familia, pareja y amigos.
  • Estar estresada por querer hacer muchas cosas y sentir que el día se pasa demasiado rápido y no consigues hacer todo lo que querías.

Si te encuentras en este punto, te invito a que te unas a mí y mi proceso detox durante las próximas semanas.

“Less is More”

Este año he adelantado la reflexión que suelo hacer a finales de diciembre. ¿Para qué esperar a final de año si puedo comenzar a recuperar el orden en mi vida ya mismo?

Y lo mismo te digo a ti: ¿Para qué andarte con excusas durante las próximas semanas? Termina con ellas y comienza a recuperar tu vida hoy mismo.

Voy a publicar en el Blog cómo lo voy a ir haciendo cada semana, para que puedas unirte en cualquier momento y por si te sirve mi experiencia y lo que voy a ir haciendo.

Como te contaba, la llegada de los peques ha supuesto una reducción enorme del tiempo que tenía para mí (como es lógico). Como me dijo un conocido antes de ser madre: “Los hijos son una hipoteca de tiempo”.

¡Y qué razón tenía! Si eres madre entenderás como nadie ese chip que nos cambia por dentro y que te hace ponerte en un segundo plano, quizás más veces de las que se debería.

La parte buena, es que al andar más limitada de tiempo me obligo a trabajar por centrar más mis ideas que antes de ser madre y a planificar mucho cómo quiero aprovechar el poco tiempo libre del que dispongo. También te digo que parto de la base de tener muy claras mis ideas y mis objetivos porque es algo que trabajé mucho antes de mi primer embarazo (si no es tu caso te invito a que le eches un vistazo a mi curso Activa tu Brújula Interior). Y también parto de la base de que sé cómo organizar y aprovechar al máximo mi tiempo para poder conseguir ir haciendo, poco a poco, mis objetivos (échale un vistazo a mi nuevo curso Planner Power si sientes que es lo que necesitas aprender a hacer ahora mismo).

La parte no tan buena es que lo estoy destinando casi totalmente a sacar adelante mi negocio y me he olvidado por completo de mi parte “no Mamá” y “no emprendera”. Es decir, me he olvidado por completo durante los últimos meses de darle al botón del pause y sentarme, simplemente, a disfrutar del ahora sin pensar tanto en el futuro y en lo que “debería” hacer.

La llegada de los peques ha supuesto también una entrada (demasiado grande) de cosas materiales en casa: Ropa, juguetes, pañales y todo lo que significa tener un bebé en casa. Esto es algo que se me ha ido totalmente de las manos (y cuando digo totalmente, es mucho más de lo que puedas imaginar).

Mi mente me pide a gritos, desde hace un tiempo ya, parar, simplificar y cambiar a un estilo de vida más mininalista y organizado.

Por una vida más simple. Primera decisión: Cerrar la Tienda

Por ello mi primera decisión ha sido pausar la tienda y liquidarlo todo. Noelia (“la bebé”) reclama cada vez más atención y lo mismo estaba haciendo la tienda. Últimamente sentía que se había convertido en un monstruo que estaba devorando todo mi tiempo y energía, y como la cosa no da todavía para contratar a nadie, he decidido tomarme un respiro durante unos meses para poder centrarme en los peques, en mí, en la casa y en el Blog (que sé que lo he abandonado bastante desde que abrí la tienda).

No estoy triste. Todo lo contrario. Es como si me hubiera quitado un peso de encima y haber sido capaz de tomar esta dura decisión, me hace sentirme muy orgullosa de mí misma y todo lo que he trabajado hasta ahora.

Esta pausa es para mí, como si hubiera abierto una ventana por la que está entrando un vendaval de aire fresco. Seguro que tú también estás soportando algún peso en tu mochila, que sabes muy bien te está frenando o impidiendo llegar a donde quieres ir. O tienes un monstruo en tu día a día que se está comiendo todo tu tiempo y energía.

Y yo te pregunto: ¿Para qué quieres seguir soportando ese peso o seguir alimentando a ese monstruo?

Medita sobre ello y seguimos hablando la semana que viene.

Estoy convencida que muchas de vosotras estáis pasando por esta misma sensación. Por ello te invito a que te sumes a este reto personal de “Less is More” que yo comienzo hoy. Y que no te pierdas mi proceso, que iré publicando en el blog cada semana.

¿Te unes a mi reto “Less is More”?

Se acabaron las excusas.

Como siempre te digo. Si yo puedo, tú también puedes.

PD: No te olvides de pasarte a echarle un vistazo a la liquidación de la tienda antes de que todo se agote.

PD2: La semana que viene actualizaré el post sobre la aventura que supone montar una tienda online, por si tienes una o estás pensando en empezar la tuya.

¿Qué te ha parecido este post?
[Votos: 1 Puntuación: 3]
WordPress Security