Bienvenida

al Blog

Bienvenida

al Blog.

Gestión del Tiempo, Uncategorized

Cómo organizarse para trabajar desde casa con un bebe

¿No tienes tiempo ahora mismo de leer el post completo? DESCÁRGATELO EN PDF (y léelo cuándo y dónde quieras).


DESCARGAR POST

Mamá Emprendedora Trabajar con bebé en casa

¿Cómo organizarse para emprender desde casa con un bebé? Ser mamá emprendedora puede ser muy complicado, sobre todo cuando no cuentas con nada de ayuda cerca. Sin embargo, hay una serie de trucos y hábitos que a mí me han funcionado muy bien para ser más productiva, sacar adelante los objetivos que me iba proponiendo y no dejar de facturar desde que fui madre por primera vez.

En los últimos tres años, desde que llegaron los mellizos y, hace año y medio, la más peque, he tenido que aprender a exprimir al máximo cada minuto que tenía disponible. Casualmente, han sido los años más productivos de mi vida y en los que he conseguido más logros como emprendedora.

¿Cómo narices lo he hecho? ¿Qué tips para mejorar tu productividad puedo darte? ¿Cómo me organizo cada día? Son las preguntas que más me han hecho otras emprendedoras estos años, y por ello voy a contarte en este post todo lo que a mí me ha funcionado, por si puede serte de utilidad.

Eso sí, tengo que asegurarte una cosa. De nada sirve leer todos los trucos para organizar el tiempo que voy a darte hoy, si no los pones en práctica.

Así que, cuando termines de leer el post, descárgate la guía que encontrarás al final y comienza a poner en práctica todos estos trucos para convertirte en una mamá emprendedora productiva.

(Haz click en los iconos que encontrarás a lo largo del post para ir directamente a leer la parte que te interese).

MIS TRUCOS PARA ORGANIZARSE Y EMPRENDER DESDE CASA CON UN BEBÉ (O MÁS):


Emprendedora embarazada

Qué dejar organizado durante el embarazo


Organizarse con un bebé si trabajas desde casa

CÓMO ORGANIZARSE, DURANTE LOS PRIMEROS MESES


negocio desde casa con un bebe

CÓMO SER PRODUCTIVA, CUANDO TU BEBÉ EMPIEZA A GATEAR O ANDAR

A. Qué dejar organizado durante el embarazo.

Si estás leyendo este post y todavía estás embarazada, voy a intentar mentalizarte de que dejar lo máximo planificado durante esta etapa, es crucial para poder “disfrutar” (con el menor estrés posible) de las primeras semanas como mamá emprendedora.

Y ya ves que “disfrutar” lo pongo entre comillas. Porque lo de estar de “baja maternal” (y desconectar 100% de su negocio), es algo que muy pocas consiguen o pueden permitirse. La gran mayoría de las emprendedoras siguen trabajando en su empresa, incluso desde el mismo día en que dan a luz.

Ya sea porque siguen publicando en redes sociales, siguen respondiendo los correos de clientes o simplemente continúan trabajando en aquel proyecto u objetivo en el que habían estado currando unas horas antes de dar a luz, porque temen perder todo el trabajo y nivel de facturación que habían conseguido hasta entonces (o simplemente porque les apasiona tanto su trabajo, que no pueden desconectar y dejar de ser ellas mismas de la noche a la mañana).

Por ello, cuantas más cosas puedas dejarte organizadas, más disfrutarás de tu bebé cuando nazca.

¿Qué puedes dejar preparado cuando estás embarazada?


programar próximos post

PRÓXIMOS POST


newsletter

NEWSLETTER


proveedores y clientes

PROVEEDORES Y CLIENTES


mama emprendedora aprende a delegar

DELEGA


respuestas automaticas email embarazo

RESPUESTAS AUTOMÁTICAS


comida congelada primeros meses bebe

MUCHA COMIDA

1. Escribe y programa los post de los próximos meses.

Yo pude hacerlo con mi primer embarazo (aunque no con el segundo) y puedo decirte que ayuda mucho. Dejé programados post para los 6 meses siguientes desde que salía de cuentas.

Un truco que puedes utilizar es realizar entrevistas que te sirvan para no tener que escribir tanto.

2. Escribe y programa las newsletter.

Va unido a lo anterior. Si no sabes qué escribir en ellas, que sean simplemente para informar de cada post que has dejado programado.

Eso sí, piensa que tus seguidores querrán saber qué tal te va en esta nueva etapa, por lo que te recomiendo ponerte una alarma en el móvil un par de días antes de que salga cada newsletter, para simplemente añadir unas pequeñas líneas en las que cuentes lo que estás viviendo.

3. Avisa a tus proveedores y clientes de la fecha en que sales de cuentas.

No des por hecho que están viendo las fotos de tu precioso bombo en instagram.

Avisa, sobre todo conforme se vaya acercando la fecha posible de parto:

  • Que no podrás atenderles durante “x semanas”.
  • Que se va a quedar fulanita al cargo.
  • Este tipo de cosas.

Más vale que lo vayan sabiendo, que no encontrarse con que desapareces de repente durante días o semanas.

Planifica los post de una red social. Sólo una, la que más clientes te traiga (y sólo si para tu negocio es crucial no desaparecer por completo de las redes).

Déja planificado aquello sobre lo que quieres escribir cada día, al menos durante el primer mes. Si puedes dejarte los post escritos, imágenes creadas, diseños en canva hechos, ¡mucho mejor!

4. ¿Vas a delegar parte del negocio durante tu baja maternal?

Es imprescindible que dediques unos días durante el embarazo a crear los procesos de tu negocio (como si fueran unas guías paso a paso), para la persona que vaya a encargarse del trabajo durante esas semanas.

Práctica con ella antes de dar a luz, explícale en qué tono debe escribir y hablar con los clientes.

Y, en la medida de lo posible, intenta que sea alguien resolutivo. Con ello evitarás que esa persona pueda estar molestándote con dudas durante el tiempo de tu baja.

5. Deja preparado un email de respuesta automática, para ponerlo en funcionamiento en cuanto des a luz.

Aquí te doy dos consejos:

  • El primero, es que hagas una prueba antes para ver cómo se hace y comprobar que funciona bien.
  • Y el segundo, es que lo tengas escrito en un documento en Drive.

Así tienes acceso al texto desde cualquier sitio en el que estés y puedes activarlo el día que salgas de cuentas, cuando notes las primeras contracciones de parto, o en el mismo hospital tras dar a luz.

6. Déjate toda la comida que puedas preparada y congelada.

No hay nada mejor cuando acabas de tener un bebé, que poder despreocuparse de este tema y saber que, en caso de emergencia, siempre tendrás a mano algún plato preparado en el congelador, listo para sacar y comer.


Descarga-Gratuita-GUÍA-Organizarse-Trabajar-desde-casa-con-bebe

B. Tips para organizarse y ser más productiva cuando tienes un bebé (o más) recien nacido:

El gran momento ha llegado.

Y tienes que lidiar con:

  • Cuidar del bebé (o bebés).
  • La montaña rusa de hormonas.
  • Los sentimientos encontrados.
  • Las visitas.
  • La casa.
  • Y, en el peor de los casos, seguir trabajando en tu negocio.

Trabajar con fular elastico portabebes

Estos son los trucos que a mí me han funcionado tras mis dos partos:


recupera horas de sueño

DUERME


cojin lactancia gemelar

COJÍN DE LACTANCIA


dar el pecho y emprender desde casa

RATOS MUERTOS


bebe durmiendo

TU BEBÉ DUERME


boba wrap portabebes

FULAR ELÁSTICO


emprender y tareas del hogar

TAREAS DEL HOGAR


horario bebe cuando trabajas desde casa

HORARIO


divide tareas grandes en tareas pequeñas

MINI-TAREAS

1. Duerme todo lo que puedas.

Y éste es un consejo fundamental que te doy, estés embarazada, tengas un bebé pequeño o peques más mayores. 

Si no descansas lo suficiente, por mucho que lo intentes no vas a ser productiva ni vas a rendir.

Y esto está demostrado científicamente porque tu cerebro necesita pasar por unas fases reparadoras durante el sueño que permiten a las neuronas funcionar correctamente cuando estás despierta.

Así que prioridad máxima, siempre que puedas delegar, primero dormir y después lo demás. Sobre todo estas primeras semanas tras el nacimiento de tu bebé, que te demandará comer, puede que hasta cada media hora, y no puedes hacer las 7 u 8 horas seguidas de sueño.

Por otro lado, es importante que aprendas a darle el pecho en la cama a tu bebé para que puedas descansar más. Si tu bebé no es demasiado pequeño al nacer, te recomiendo dar el pecho tumbada de lado (tendrás horas de sueño garantizadas).

Si das biberón, déjate un termo cerca con el agua caliente y las dosis preparadas en un dispensador de leche en polvo (aquí tienes una alternativa sin plásticos ni tóxicos, hecho de silicona alimentaria).

2. Utiliza un cojín de lactancia gemelar.

Sí, como oyes. Y en concreto te recomiendo el que yo utilicé: El de Harmony. ¿Por qué? Porque es duro y te permite tener los dos brazos libres para leer, ver el móvil o trabajar en la tablet, mientras tu bebé está cómodamente colocado para tomar el pecho desde cualquier posición posible (¡genial para vaciar por completo el pecho y evitar mastitis!) o darle el biberón.

A mi me vino de cine con los mellizos para poder hacer algo mientras les daba el pecho a los dos a la vez. Y con la peque, como me quedaba un lado libre del cojín, podía hasta escribir o usar el ratón del portátil en el mismo cojín

En wallapop lo puedes encontrar bien de precio y bien te digo, que vale la pena la inversión (se vende muy rápido también).

3. Aprovecha los ratos muertos de dar el pecho.

Puede que suene un poco mal decirlo, pero sí, hay que ser realista. Hay ratos en los que sólo te apetece estar embobada mirando lo maravilloso que es poder alimentar a tu bebé y otros en los que estás hasta el moño y aburrida de dar el pecho.

A mí esto último me pasaba por las noches con los mellizos, cuando empezaba con uno, seguía el otro (y vuelta a empezar) y no podía dormirme.

Así que qué hice: aprovechar para avanzar en pequeñas tareas que no me requerían estar al 100% (ni al 50%) de mi capacidad de atención.

Por aquel entonces estaba en pleno proceso de fabricación de la segunda edición de la Agenda MultiApasionada en papel y escribiendo mi primer libro, así que aproveché muchas noches para buscar imprentas, proveedores, y materiales que necesitaba para fabricar ambas cosas.

Centrarme en estas pequeñas tareas, me permitía poder avanzar durante el día en las que eran más importantes.

Si haces lactancia mixta o das biberón, puedes organizarte las tareas con tu pareja o familia. Por ejemplo, el que da el biberón cambia después el pañal al bebé o que se encarguen durante unas horas al día del peque para poder trabajar algo.

4. Aprovecha mientras tu bebé duerme.

Siento decirte que los primeros 3-4 meses, hasta que el bebé empiece a gatear, van a ser los más productivos desde que te conviertas en madre.

Es cuando más rato vas a poder trabajar, porque es cuándo más rato va a dormir el peque. Aunque sea media hora seguida, es media hora que vale oro.

Así que, en este orden, mientras duerme tu bebé:

  • Primero aprovecha para recuperar horas de sueño.​
  • Después para asearte.​
  • Y, cuando ya tengas eso resuelto, aprovecha para ir adelantando tareas del negocio.

5. Utiliza un fular elástico.

Éste es uno de los mejores inventos del mundo. Yo he probado el portabebés ergonómico Manduca y el fular elástico Boba Wrap. Y te aseguro que éste último es con creces la mejor opción cuando quieres hacer cosas en casa, trabajar, ¡comer! y poder llevar a tu bebé a todos lados. Cómo está contigo, calentito y oyendo tu corazón, te aseguro que dormirá mucho más que si lo echaras a la cuna o a una pequeña hamaca.

Es kilométrico y cuando te lo pongas delante de alguien pensará que te está atacando una boa constrictor, pero no te preocupes que sólo impresiona la primera vez que lo ves.

Es muy fácil y rápido de usar, poner y quitar y además no te ocupa nada (por lo que puedes llevarlo siempre contigo). Te dejo un vídeo para que veas cómo poner el boba wrap.

6. Delega todas las tareas que te roban tiempo, como la limpieza de la casa, cocinar y hacer la compra.

Si, sí o sí. Necesitas seguir facturando, necesitas delegar todas aquellas tareas que te roban tiempo, como todas las relacionadas con la casa (sí, mentalízate que pasa a un tercer plano), cocinar o ir a hacer la compra.

Y ahora es el momento oportuno para delegar estos temas, porque normalmente todo el mundo a tu alrededor está más receptivo a ayudarte de alguna manera.

Invertir en alguien que se encargue de las tareas del hogar es la mejor INVERSIÓN que vas a poder hacerle a tu negocio. Ahora que tu bebé es pequeño y después, cuando crezca.

Tú mejor que nadie sabes lo que vale tu precio hora. Seguro que mucho más de lo que te cuesta pagarle a alguien para que te limpie la casa o para que te manden la compra a casa.

Y esas 3-4 horas o más semanales que vas a ganar, podrás invertirlas directamente en tareas con las que obtener beneficio

Así que todo son ventajas. Y si el presupuesto no da para ello, siempre quedará la opción de comprarte un robot aspirador tipo roomba o preguntarte:

¿Qué podría hacer para facturar lo suficiente, como para poder invertir en alguien en quien delegar estos temas?

  • CÓMO AHORRAR TIEMPO CON LA ROPA Y PLANCHAR.

Luego llegamos al momento ropa. Los bebés son unas auténticas máquinas en mancharse (y mancharTE) la ropa, así que muy pronto te vas a dar cuenta que vas a batir el record mundial de poner lavadoras (sobre todo si toma biberón). Aquí te va a ayudar mucho el tener secadora en casa o encontrar a alguien al que le apasione lavar ropa y que te eche una mano con la ropa del bebé (existen, doy fe).

Eso sí, si quieres seguir rascándole minutos al día, se acabó el plancharte hasta las bragas. Y mucho menos, la tonelada y media de ropa de los peques que se genera al día. Ya lo recuperarás (si quieres) cuando el peque vaya al cole o la guardería, o siempre puedes subcontratarlo (hay personas que se ganan así la vida).

  • CÓMO AHORRAR TIEMPO CON LAS COMIDAS.

Y con el tema de las comidas, puede ser el momento idóneo para comenzar a practicar el Batch Cooking (que es cocinar en un par de horas toda la comida de la semana) o pedirle a tus amigos o familiares que te traigan algo de comida cuando vengan a verte. Seguramente acabarás acumulando más de la que puedas comer, así que al congelador y listo.

Otra buena opción sería invertir en una Thermomix (o pedir que te la regalen por el nacimiento del bebé, jejeje). Y como último recurso si vives en la ciudad, siempre puedes tirar de Just East o similar (aunque sea un día a la semana).

Si optas por esta última opción, procura buscar restaurantes sanos, que no te hagan acumular más kilos de los que seguro ya cargas tras el embarazo.

7. Comienza a implantar un horario.

Te ayudará un montón a organizarte la semana. Y tu bebé, aunque no lo sepas ver todavía, te lo agradecerá.

Sé por experiencia que puede parecer imposible (de hecho, con los mellizos no supe hacerlo), pero comienza a crear una rutina de despertarte, desayunar, paseos, comer, siesta, merendar, cenar y dormir siempre a la misma hora (o lo más aproximada que te deje el bebé o los bebés), para que vaya dándose cuenta en qué momentos toca dormir y en qué momentos toca estar despierto, sobre todo.

Cuando tiene más hermanos es más sencillo, porque son los mayores los que marcan los horarios por la guardería o el colegio. Así que míralo desde este punto de vista, y ya verás cómo el propio bebé terminará pidiéndote dormir y comer siempre a la misma hora (aunque no coincida con tu hora de dormir y comer).

8. Trocea tus grandes tareas, en mini-tareas de máximo 30 minutos.

Si eres afortunada, ese podría ser el tiempo máximo que tengas para trabajar entre toma y toma del bebé, así que un truco que puede ayudarte mucho es trocear tus tareas en otras más pequeñas.

Cuando te marcas tareas u objetivos para hacer en el día a día, normalmente tiendes a pensar que tu tiempo es elástico e infinito. Pero con un bebé o más en casa, ya te digo que esto no va a ser así. Así que toca darle la vuelta a la tortilla y comenzar a cambiar la manera en que te organizas, para ajustarte a los tiempos de tu bebé.

Qué sólo dura 15 minutos entre toma y toma, pues te marcarás mini-tareas de 15 min (¡como ducharte y lavarte el pelo!). Que aguanta media hora, pues mini-tareas de 30min. Que tienes la GRAN suerte de que te aguanta una hora o más dormido tras cada toma, puedes ampliarlo un poco. ¿Ves por dónde voy?

  • En vez de marcarte grandes objetivos o tareas para cada día, piensa qué cosas debes hacer para conseguir todos esos objetivos y anótalo en tu agenda o en un cuaderno.
  • Escribe cuánto te va a costar hacer cada una de esas tareas. ¿Es más del tiempo disponible entre toma y toma?
  • Si es así, piensa qué pasos más pequeños tienes que dar para poder lograr esas tareas.

Así, lo que conseguirás es ir dividiéndolas o troceándolas en mini-tareas pequeñitas de 15 o 30 minutos.

De esta manera, podrás ir tachando cosas de tu lista de tareas diarias y te acostarás con la sensación de que, aunque haya sido poco, has podido ir avanzando en lo que querías hacer.


Descarga-Gratuita-GUÍA-Organizarse-Trabajar-desde-casa-con-bebe

C. Cómo organizarse para llevar un negocio desde casa, cuando tu bebé ya empieza a gatear o andar:

Aquí es dónde empieza la juerga de verdad y dónde el trabajo tiene que pasar a un segundo plano porque necesitas estar más atenta del peque.

Ya sea porque empiezan los peligros, los golpes, porque mete el dedo donde no debe o porque se lleva todo a la boca.

Así que en esta fase del crecimiento de tu bebé, te aconsejo estos trucos para organizarte mejor.

Trucos para ser más productiva cuando el peque gatea o anda:


parque bebe xxl

PARQUE XXL


emprender un negocio en casa

OFICINA MÓVIL


poco tiempo con bebés

TU TIEMPO


imprevistos con bebes

LOS IMPREVISTOS


un objetivo al día

UN SÓLO OBJETIVO


categoriza tus tareas

CATEGORIZA TUS TAREAS


agenda multiapasionada bebé

USA UNA AGENDA

1. Parque XXL y libertad de movimiento para el bebé.

Para tener controlado a tu bebé, no hay nada mejor que los parques XXL. Yo los descubrí porque quería uno grande para los mellizos y ha sido increíble lo que me ha ayudado a trabajar tranquila, sabiendo que estaban en “zona segura y controlada”. Y además ellos, cómo tienen más libertad de movimiento, te demandan menos atención.

El mío era éste (aunque he visto este otro parque XXL que tiene muy buena pinta también). Lo bueno es que, si no tienes mucho espacio, puedes dividirlo en varios mini-parques y darle la forma que quieras (y además son de madera, sin tóxicos ni plásticos). Nosotros lo teníamos dividido entre el salón y la cocina.

2. Traslada tu oficina al salón.

Quizás no es el mejor consejo que pueda darte, pero a mí me ha funcionado muy bien con todos los peques.

Y es trasladar mi oficina (o sea, el ordenador) a la mesa del salón para poder trabajar mientras vigilo a los peques cuando juegan o están en el sofá viendo la tele (sobre todo hasta los casi dos años, que necesitan saber que su mamá está ahí a su lado con ellos).

A nivel de concentración, nunca será lo mismo que poder estar en tu propio espacio de trabajo, pero siempre es mejor que estar tirada en el sofá, viendo los dibujos y sintiendo como estás perdiendo un valiosísimo tiempo sin hacer nada productivo.

3. Mentalízate que tu tiempo, es el que es.

En esta etapa tu tiempo se reduce casi a lo mínimo, quieras o no quieras. Así que lo primero que te aconsejo es que te mentalices y que te des total libertad para disfrutar de la maternidad, porque esta etapa es muy bonita (sobre todo cuando ya empiezan a decir sus primeras palabras) y no debes intentar abarcar más de lo que vas a poder trabajar.

4. Los imprevistos surgirán, aunque no quieras.

La otra gran cosa de la que vas a tener que mentalizarte (seguramente ya lo habrás empezado a notar). Los peques son toda una caja de sorpresas. Tanto para lo bueno, como para lo malo.

  • Tan pronto están bien, como tan pronto están malos.
  • Tan pronto se levantan super independientes, como sólo quieren estar en tus brazos.
  • Tan pronto parece que nada puede suceder, como te toca ir corriendo a urgencias…

Por tanto, mentalízate que lo que te marques para hacer cada día tiene que ser realista. Ya no puedes hilar al segundo como hacías antes de ser madre. Ya no puedes marcarte demasiados objetivos. Ya no puedes aferrarte a tus planes o ponerte fechas límites demasiado exigentes.

Debes ser flexible y aprender a disfrutar de la aventura que supone cada nuevo día cuando tienes peques.

Unos días te cundirá como nunca, y al siguiente pasará algo que te trastocará tus planes por completo.

Normalmente, cuanto más estresada estés y con cuanta más prisa hagas las cosas, más posibilidades hay de que surja un imprevisto. Y ellos son un fiel reflejo de lo que nos pasa. Si tú estás nerviosa y estresada, ellos también lo estarán (elevado a la enésima potencia), lo que quiere decir que más mimosos estarán, más llorarán y más querrán que estés pendiente de ellos.

Acuérdate de esto, en esos días en los que nada parece salir como esperabas.

5. Un objetivo al día, un objetivo a la semana.

Siguiendo con lo anterior, hay que ser realista. Así que si no quieres sentirte frustrada porque no llegas a todo, es hora de bajar el ritmo (si no lo habías hecho hasta ahora) y marcarte tan sólo un objetivo a la semana.

Sí, sé que te gustaría estar haciendo muchas más cosas. Sé que tu competencia avanza mucho más rápido. Sé que te gustaría poder escaparte a muchos más eventos. Pero, es lo que hay.

Seguramente todas aquellas emprendedoras con las que te estás comparando, o NO tienen hijos, o tienen quien se ocupe de ellos o los tienen ya mayores.

(No te preocupes que esta etapa se pasa más rápida que la anterior. A lo que te des cuenta, tu bebé ya tendrá el año o año y medio, ya será mucho más independiente, y sentirás que comienzas a recuperar el control de tu vida).

Por tanto, en vez de un montón de mini-tareas pequeñitas como habías hecho en la etapa anterior, márcate un sólo objetivo realista para la semana y un sólo objetivo o tarea a hacer cada día.

Por ejemplo, en mi caso podría ser un objetivo diario sólo el escribir este post. O sólo el revisar los gastos periódicos. O sólo el crear la estrategia para una de las páginas del diseño web de mis clientes.

Sólo una cosa al día. Vale más ir avanzando despacito, pero sin pausa, que querer correr demasiado y darte el tortazo.

6. Categoriza tus tareas, en función de si estás con el peque o no.

Éste es un truco que funciona muy bien. En vez de ver tus tareas como todas iguales, a partir de ahora categorízalas de esta manera:

  • Tareas para cuando el peque duerma (o esté con tu pareja, los abuelos, etc).
  • Tareas que puedes hacer mientras estás con él.

¿Y cómo saber dónde entra cada tarea?

Piensa en el nivel de concentración que necesitas para llevar a cabo cada una de ellas.

Por ejemplo, redactar el próximo post, seguramente necesitarás un nivel de concentración alto, así que irían a las tareas para cuando estás sola trabajando. Y crear los diseños en canva para los post de instagram, seguramente puedas hacerlos mientras estáis jugando en el salón porque no necesitas estar concentrada al máximo.

7. Organízate la semana en una agenda.

Ésta es la etapa idónea para comenzar a recuperar el uso de tu agenda. Tanto si la habías abandonado al ser mami, como si nunca has usado ninguna o si has sido un poco desastre hasta ahora.

Ya te habrás dado cuenta a estas alturas de la película, que el dormir poco + tener que estar pendiente de tantas cosas a la vez te ha acarreado una consecuencia: Te has convertido en la persona más olvidadiza del mundo.

Por tanto, es primordial que tu agenda se convierta en tu herramienta más preciada en esta fase de tu maternidad. Yo utilizo la mía, la Agenda MultiApasionada, porque voy imprimiendo las hojas sólo conforme las necesito.

Así, si una semana por lo que sea no he podido planificar nada, no me queda ninguna hoja en blanco que me lo recuerde constantemente, como en una agenda normal. Y, cuando acaba la semana, se convierte en una valorada hoja reutilizable para que los peques pinten.

¿Cómo manejar una agenda diaria, con un bebé tan pequeño?

Muy sencillo. Vas a ir adquiriendo pequeños hábitos, y para ser más productiva y organizarte mejor como madre emprendedora que eres, vas a centrarte tan sólo en hacer dos cosas:

  • Idea, tarea o lo que sea que se te ocurra o surja, vas corriendo a tu agenda y la apuntas.

Así sabes que siempre lo vas a tener todo allí anotado y vas a liberar tu mente de ruido y estrés innecesario. En mi caso utilizo un cuaderno como punto central para recopilarlo todo (y de ahí voy planificando en una agenda).

  • Una vez a la semana, vas a coger tu agenda semanal, vas a pensar qué te gustaría hacer esa semana, o en qué te gustaría avanzar, y se va a convertir en ese único objetivo a lograr.
  • Después, vas a pensar qué podrías hacer cada día para lograr ese objetivo (será tu objetivo diario).

Qué te da tiempo a hacer más cosas. ¡Fenomenal!

Que sólo puedes hacer ese objetivo, ¡genial! Ya habrás sido muy productiva ese día.

Que no te da tiempo a hacer ese objetivo, puede ser porque hayan surgido imprevistos o puede ser que te hayas marcado un objetivo poco realista.

Así que en vez de sentirte mal porque no has podido hacerlo, intenta ver de manera objetiva todo aquello que has hecho ese día, por dónde se te ha escapado el tiempo y cuánto tiempo real podrías necesitar para llevar a cabo ese objetivo.

Y si es necesario, reorganiza de nuevo tu semana para adaptarte a este pequeño cambio de planes.

¿Trabajar desde casa con un bebé, es posible?

Sí, sí y sí. Tal y como has visto a lo largo de todo el post, emprender desde casa con un bebé o con hijos (en mi caso menores de 4 años), es posible.

Cómo te contaba al principio, desde que he sido madre, he multiplicado mi productividad de manera exponencial. ¿Por qué? Por el factor determinante que es: El poco tiempo disponible que tienes.

Y éste es un factor crucial.

Porque cuando tienes tan pocas horas (¡o minutos!) al día para trabajar en sacar adelante tu empresa, debes aprender a centrarte tan sólo en aquellas tareas u objetivos que de verdad son importantes y de verdad van a ayudarte a seguir facturando y mantener tu empresa a flote.

A lo largo del post he dado un montón de trucos que a mí me han ayudado los últimos años a sacar adelante mi negocio, sin tener que renunciar ni a mi familia, ni a lo que más me gusta hacer: Emprender.

¿Quieres tener todos estos tips siempre a mano?

Descárgate la guiá gratuita que encontrarás a continuación y aprende a organizarte mejor y convertirte en una mamá emprendedora, más feliz y menos estresada.


Descarga-Gratuita-GUÍA-Organizarse-Trabajar-desde-casa-con-bebe

¿Conoces a otras mamás emprendedoras o futuras mamás que trabajen desde casa?

Si te ha gustado este post y crees que puede serle de utilidad a alguien que conozcas o a tus seguidoras, hazles el regalo de compartirlo con ellas, para que vean que disfrutar de la maternidad y el negocio sin estrés, es posible.