Reto: “Less is More” – Ruido y Focos de Energía Negativa

Reto: “Less is More” – Ruido y Focos de Energía Negativa
29/11/2017 Eva Gías

Hoy comienzo a contarte mi andadura con mi Reto personal: LESS IS MORE

En mi último post te contaba el motivo por el que había decidido cerrar la tienda online. Mi cabeza últimamente está como llena de ruido (y no me hace falta buscar mucho para saber los motivos de este problema):

  • Mi casa está híper-mega-desordenada.
  • Llevo una temporada en modo: Compradora compulsiva a tope.
  • He estado ocupando mi tiempo al 100% con un montón de actividades.

Mire por donde mire, sólo veo cosas y cosas, y eso no me ayuda en nada a concentrarme en lo que realmente vale la pena. Al trabajar además desde casa, está suponiendo un problema ya que estoy entrando en una vorágine de ir “salvando” los días como puedo que no me gusta (ni identifica) nada. Todo esto unido a que llevo una temporada totalmente consumista, en la que no he parado de hacer pedidos por internet (y el Black Friday no ha ayudado nada), hace que no hayan parado de entrar cosas en casa y cada día me siento más agobiada.

Agobiada porque veo que sólo entran y entran paquetes, llenos de compras a las que no he podido dedicar un tiempo a buscarles un sitio, cuando ya está entrando otra cosa detrás.

Agobiada (y culpable) porque veo que dedico mucho tiempo y esfuerzo en enseñarles a los peques a ser ordenados y a guardar las cosas en su sitio, y soy la primera que no está dando nada de ejemplo.

Y por último, me siento culpable porque últimamente me he dedicado tanto a ocupar el 100% de mi tiempo con cualquier actividad, que me he olvidado de todo aquello que verdaderamente importa.

Hace un par de semanas, justo el día que había decidido cerrar la tienda online y me había puesto manos a la obra, Oye Deb me descubrió a una amiga suya en su newsletter, Muy Mery, que justo habla de todas estas sensaciones en su primer podcast “Por qué llevar una vida minimal aumenta tu vibración” y que me hizo ver (a modo de señal del destino), que había tomado la decisión correcta.

¿CREES QUE VAS A PODER PLANIFICAR TU PROPIA MUERTE?

Esta última semana he tenido bastante tiempo para reflexionar. Mi madre casi se nos va, de repente, y eso me ha hecho pensar mucho. Por un lado, sobre todo lo que supone una madre, su ayuda (que no siempre agradezco como debiera) y sobre el pegamento que supone en toda la familia. Y, por otro lado, siguiendo con el hilo del post, me he parado a pensar. “Madre mía, si yo me fuera de repente, qué pedazo de marrón y caos les dejaría a los míos”.

No sé si tú también te has parado a pensar en ello alguna vez. Y es que nos da la sensación que morir, vamos a hacerlo “cuando nos venga bien” a nosotras. Como si pudieras planificarlo y dejarlo todo bien organizado, todos los cabos sueltos atados y te fuera a dar tiempo a despedirte de todo el mundo como te gustaría.

Y no… ¡a cuánta gente el irse de este mundo le viene de repente! Sin darle tiempo a despedirse de nadie ni dejar las cosas bien organizadas…

Párate a pensarlo durante un momento, si (dios no quiera), fuera tu caso. Cómo les quedaría todo a los tuyos…

Seguro que alguna vez te ha pasado que de repente te pones muy enferma o tienes algún accidente o surge algún contratiempo que te obliga a parar, justo cuando “más ocupada” estás. No sé si crees en el karma y en las señales del universo, pero yo sí creo firmemente que éstos no son hechos fortuitos y que el universo, destino, dios o como quieras llamarlo nos manda una orden de parar ya y tomar un poco de perspectiva sobre cómo está yendo nuestra vida en este momento.

Así que, si tu vida últimamente está llena de ruido, de cosas materiales o estás sobre-ocupando tu tiempo, quiero invitarte a que pares y comiences este Reto Less is More conmigo.

PRIMER PASO: RETO “LESS IS MORE”

¿Por dónde empezar?

Creo que lo mejor es comenzar por apagar y eliminar esos focos de energía negativa que ahora mismo te están estresando. Todo aquello que te pone de mal o humor o que sientes te está robando la energía por momentos.

En mi caso, como te contaba en mi último post, mi principal fuente de estrés las últimas semanas era la tienda. Por ello decidí cerrarla para darme un tiempo a mí misma y para permitir que entrara un poco de aire fresco por la ventana. Un aire fresco que se llevara toda esa energía negativa que inundaba mi vida y dejara paso a la paz y a la calma que tanto anhelaba.

Mi segundo foco de estrés ahora mismo, tras haber (casi) cerrado el capítulo de la tienda online, es el que te comentaba al principio y del que también te hablé un poco en el último post: El caos y la acumulación.

Acumulación de cosas tras toda una vida como multiapasionada, en la que todas las herramientas y productos de mis pasiones han llenado mis cajones, armarios y trasteros. Y sobre todo, lo principal: Acumulación de cosas de los peques. Si alguien me hubiera dicho antes de ser madre, la cantidad de ropa, juguetes, utensilios, medicamentos, productos de limpieza (y un largo etc) que llegas a acumular en casa con la llegada de un niño a tu vida, no sé si le habría creído. Creo que me siento totalmente desbordada por todo esto y es mi siguiente objetivo a solucionar.

Por otro lado el Caos, porque al no saber encontrar un sitio para cada cosa (o haberle dedicado el tiempo necesario para buscarlo), ha hecho que se vayan acumulando sin ningún orden y en cualquier sitio.

Y de aquí deriva también uno de los grandes errores que he cometido últimamente: El querer tener todo mi tiempo ocupado en hacer algo. Lo que me ha hecho creer que no tenía tiempo para dedicarlo a otras cosas, como mantener mi casa organizada o dedicarme más tiempo a mí, a leer o a no hacer absolutamente nada.

Mi último punto de estrés en este momento (y desde hace muchos años) es el correo electrónico. Sin exagerar te diré que me entran al día en mi cuenta personal más de 100 correos (y eso que muchos más los agrupo a través de la herramienta Unroll.me). Llevo años probando mil técnicas para conseguir tener una bandeja de entrada limpia, sin éxito. Mi “hambre” multiapasionada hace que tan pronto me apasione por una cosa, comience a suscribirme a todo blog que me interese.

Hace no mucho tomé la decisión de no apuntarme a webinars gratuitos ni a toda newsletter que prometa ebooks o similares. Al fin y al cabo, tengo mi ordenador y móvil repleto de cursos y ebooks que no he empezado o terminado. ¿Para qué acumular más?

La gota que ha colmado el vaso ha sido esta última semana. Debido al black friday mi bandeja de entrada ha visto triplicado el número de correos que ha recibido (seguro que a ti te ha pasado lo mismo). Así que he tomado una decisión y le he dado la vuelta a la tortilla. En vez de agobiarme por toda esa cantidad de correos, voy a agradecer que esa persona que me lo ha enviado se haya tomado la molestia de ponerse en contacto conmigo. ¿Por qué? Pues porque me ha evitado perder tiempo buscando su web o blog para darme de baja. Así voy a poder hacerlo desde ese último email que he recibido, de manera rápida y sencilla.

Lo mismo te invito a que hagas si tu bandeja de entrada está que rebosa de correos. Dedica 5 minutos cada día a darte de baja de todas esas newsletter que no te interesan o lees desde hace mucho tiempo y, tarde o temprano, conseguirás reducir (al menos) todo ese ruido que te está llegando por esta vía.

 

Los Deberes de hoy:

Así que, en resumen, si sientes que últimamente tu vida está llena de ruido y te sientes totalmente estresada y desbordada por las circunstancias, únete conmigo a mi Reto Less is More.

Aquí te dejo los deberes hasta el próximo post:

  1. Identifica tus focos de estrés y todo aquello que te esté llenando de mala energía actualmente.
  2. Decide cómo vas a eliminar uno de esos focos negativos de tu vida (el que más te estrese ahora mismo).
  3. Dedica 5 minutos cada día a darte de baja de newsletter que no te interesan (o llevas tiempo sin abrir).

No vale echar balones fuera y hacerte creer que no hay ninguna solución posible, porque SIEMPRE hay al menos una.

Sé que cuesta, pero en el fondo va a valer mucho la pena.

Y si estás dándole vueltas al tema y te has sentido identificada con mi post, es por algo.

Me despido por ahora con esta reflexión y estos deberes.

Si te ha gustado el post de hoy, cuéntamelo en los comentarios. Este tipo de viajes interiores siempre es mejor hacerlos acompañados que sola, ¿no crees?

Yo te acompaño si tú quieres.

¿Qué te ha parecido este post?
[Votos: 1 Puntuación: 5]
WordPress Security