Bienvenida

al Blog

Bienvenida

al Blog.

Estrategia

Mentalidad

Negocios

Recursos

¿Tu página web

cómo debería?

convierte

Cuando tu cliente ideal aterriza en tu página web, tienes tan solo 5 segundos para hacer que se enamore de ti y empiece a interesarse por tu trabajo.

Tu página actual, ¿hace que se quede
o que huya despavorido?

¡HAZ EL TEST Y AVERÍGUALO!

Categorías

¿Tu página web

cómo debería?

convierte

Cuando tu cliente ideal aterriza en tu página web, tienes tan sólo 5 segundos para hacer que se enamore de ti y empiece a interesarse por tu trabajo.

Tu página actual, ¿hace que se quede o que huya despavorido?

¡HAZ EL TEST
Y AVERÍGUALO!

Los últimos Post

Gestión del Tiempo, Uncategorized

“Un lugar para cada cosa,

y cada cosa en su lugar”

Esta va a ser la frase que vas a tener que grabarte a fuego para poder adquirir el hábito de este mes, el número 6, del Reto Zen to Done.

Está muy relacionado con algunos temas de los que te he ido hablando las últimas semanas:

y con el resto de post que hay en la categoría de “Caos y Orden” y que te recomiendo le eches un vistazo si, como yo, eres un auténtico desastre en esto de mantener las cosas ordenadas y limpias.

¿El OBJETIVO de este mes cuál es?

Encontrar un lugar para cada cosa y, una vez lo hayas asignado, devolverlo después de usarlo ahí.

Tanto si eres una persona que te consideras organizada, como si eres todo lo contrario, seguro que te quedas embobada cuando ves fotos de las cocinas de Ikea, con todos los botes, cubiertos, cajitas, estantes, armarios, … todos ordenaditos y todo monísimo. Seguro que hay zonas de tu casa, oficina, tienda, coche, etc que te encantaría que estuvieran así y ahora mismo son todo lo contrario. Esto ocurre por varias razones:

A) Todavía no has encontrado un método que te funcione y te haga mantenerlo todo ordenado como las habitaciones de revistas y pinterest que tanto te gustan.

B) Nunca encuentras tiempo para ponerte a ello. Te dices que mañana lo harás pero siempre “surge” algo que te hace posponerlo.

C) No te lo habías planteado hasta ahora.

Si quieres cumplir este hábito, doy por hecho que es porque has decidido que ha llegado el momento de ponerle solución (ya sabes que puedes ir adquiriéndolos en el orden que prefieras. Aunque lo recomendable sea seguir el orden del Reto, ajústalo siempre a lo que más te motive en ese momento).

Mi recomendación es que no sueñes con que tu casa esté así de limpia y ordenada en un mes. Tienes métodos por internet que prometen convertirte en una persona super organizada en 30 días pero creo que cambiar este chip tan desorganizado nos va a costar a los desastres como tu y como yo bastante más que eso (pero oye, si lo consigues avisa y cuéntame cómo lo has hecho!!). Mi consejo es el de siempre: ir pasito a pasito (habitación a habitación, zona a zona, un cajón y luego el siguiente…). A tu ritmo, sin agobios (pero sin pausa).

En este post he incluído mis vídeos favoritos al respecto de este tema (te recomiendo que veas todos. Pero sobre todo que, después de leer el post, veas los del canal de youtube de Alejandra. ¡Vas a flipar!). El 100% están en inglés (sorry, no he encontrado ninguno de utilidad en español). La mayoría se entiende bien sólo viendo las imágenes (si no te apañas con el inglés) pero tienes la opción de añadir subtítulos en español y ver las explicaciones de cómo lo hacen y porqué. Así lo puedes hacer:

ComoPonerSubtitulosEspañolVideosYoutube

 

PUNTO 1: ¿TODO TIENE UN LUGAR?

¿Por qué te vuelves loca todas las mañanas buscando las llaves del coche, el móvil, la bufanda, los zapatos, …? ¿Por qué se acumula la ropa sucia en un montón de la habitación? ¿Por qué nunca encuentras las facturas o esa carta tan importante que tenías que guardar? Eso es porque cada día llegas y lo dejas tirado en el primer lugar que pillas. O lo utilizas y se queda ahí aparcado. Sea la cocina, la habitación, el baño, la mesa del salón, … Gran, gran, gran error.

Pero, tiene fácil solución: Tienes que buscarle un sitio. SU SITIO.

Lo dicho. Si hasta ahora tenía un sitio y no consigues devolverlo a él, es porque no es el lugar apropiado (también porque a veces la vagancia te hace decidir que es mejor dejarlo para luego y termina llenándose de polvo y fuera de lugar sin hacer nada por recogerlo). Eso se ha terminado. Porque, ¿y lo bonito que es verlo colocado en el lugar que sí le corresponde?

 

Así que ahora, cada vez que vayas a dejar algo encima de la cama, de una mesa, de una estantería pregúntate:
¿Éste es el sitio adecuado para esto?

 

Si no lo es, ya sabes. Encuéntrale un sitio y comprométete a devolverlo a él cada vez que tengas que usar “ese objeto”. Si es algo que no sirve o que va a ir destinado a la basura, recuerda la frase que vimos hace un tiempo: “Lo toco, lo hago”. Es decir, lo has tocado, tíralo ¡ya!

PUNTO 2: ¿CÓMO APRENDER A ASIGNARLE UN LUGAR CORRECTAMENTE?

Y porque aquí escrito parece muy sencillo pero, en la práctica, para muchas personas no lo es tanto. ¿Cómo encontrarle su sitio a algo a la primera?

Hay algunas técnicas muy sencillas o preguntas que puedes hacerte cada vez que no tengas muy claro dónde ubicar algo:

1. ¿TENGO VARIAS COSAS PARECIDAS?

Material de distintas pasiones, objetos del mismo tipo, … Hay muchas cosas que vas a poder organizar mejor si las juntas todas porque tratan sobre el mismo tema o son del mismo tipo. Lo mejor, si son objetos que están relacionados, es que acudas a un único lugar cuando los necesites. Así que busca todo lo similar, agrúpalo y piensa en el espacio que necesitas.

Una vez tengas todo agrupado y si lo ves necesario, puedes seguir clasificándolo y mejorando su organización. Un ejemplo muy sencillo, sería tener todos los cubiertos en un mismo cajón. Pero no hace falta que esté todo amontonado (porque al final te vas a volver igual de loca buscando lo que necesitas. Menos que si tuvieras un cubierto en varios cajones sin ningún tipo de orden, pero te haría perder tiempo igualmente). En este caso, sería mucho más cómodo poner un separador y tener los cuchillos en un lado, los tenedores en otro, etc. Divide y vencerás.

2. ¿TENGO COSAS DUPLICADAS?

¿Realmente te hacen falta? Si te cuesta deshacerte de las cosas, échale un vistazo a este post. Si es algo que no es realmente indispensable, ya sabes. Lo mejor es que deje de ocupar un espacio en tu vida. Véndelo, tíralo, dónalo, regálalo, intercámbialo…. opciones hay muchas. Excusas, ninguna.

3. ¿PUEDO UBICARLO LO MÁS CERCA POSIBLE DE DÓNDE LO VOY A USAR?

Tener las cosas de costura en la cocina, cuando tienes la máquina de coser en el salón (que está en la otra punta de la casa), no parece muy lógico, ¿verdad? Tener el listín telefónico en un cajón lejos del teléfono, el manual del lavavajillas en el trastero, las zapatillas de estar por casa lejos de tu la cama, … seguro que se te ocurren mil ejemplos más. ¿Es lógico que esto esté aquí?

Eso mismo puedes preguntarte a la hora de buscar un sitio a algo. ¿Es aquí dónde lo voy a utilizar? ¿Podría guardarlo en algún sitio más cercano a dónde realizaré esa actividad?

4. ¿CADA CUÁNTO LO USO?

¿Utilizas esa cosa a menudo? ¿O tan sólo una vez al año? Guarda lo que no utilices a menudo o trasládalo a un lugar secundario y deja lo más usado de manera más accesible. Si es algo temporal, sabiendo que una vez hayas terminado con ello vas a decidir tirarlo, regalarlo o devolverlo a su sitio original junto al resto de cosas parecidas.

5. ¿LO ESTOY GUARDANDO EN EL RECIPIENTE MÁS ADECUADO?

Por ejemplo, puedes hacerte preguntas como: ¿sería mejor en una caja más grande o más pequeña? ¿y en una de otro material (cartón, plástico, tela, …)? ¿Sería mejor en un recipiente transparente? ¿y en otro tipo de recipiente (una bandeja, una caja, una bolsa al vacío, un archivador, …)? ¿sería mejor que no estuviese guardado en ningún recipiente y lo colocase en otro sitio de forma más accesible? (un paraguas colgado en la entrada, un martillo en la pared de las herramientas, …)

PUNTO 3. MEJOR SI IDENTIFICAS LO QUE HAY EN CADA SITIO

Es decir, si tienes todo el material de tus pasiones en un mismo armario, bien ordenadito, pero todas las cajas son iguales… ¿no vas a perder tiempo si tienes que revisar caja a caja a ver dónde estaba esa herramienta que necesitas ahora?

La manera más eficiente de tener todo organizado es que todo esté etiquetado. Para que los niños (y algunos mayores) aprendan dónde debe ir cada cosa, me parece una idea fantástica. Yo utilizo las etiquetas dymo. Me chiflan y le da un toque a todo que me encanta y además el material es barato y lo encuentras en muchos sitios (el mío lo compré en el Alcampo. Creo que la máquina y cintas de varios colores no llegarona 10€ todo). Si no sabes de qué etiquetas hablo, son las negras de la imagen de la derecha:

EtiquetarLasCosasMejoraOrganizacion

Fuente Imagen: Sueño de Hadas (vía El Mueble) ; Cosas Molonas

Otra opción muy útil, sobre todo para cuando utilizas un mismo recipiente para contenido que vas variando a menudo, es utilizar etiquetas tipo pizarra. Además he encontrado un vídeo en el que te enseñan a hacer las tuyas (yo no lo he intentado, pero parece muy fácil):

***********

Reto ZEN TO DONE - Hábito 6 (Ser Organizada y la Búsqueda de encontrarle a cada cosa su sitio)
UN PEQUEÑO RESUMEN
  • Cada vez que vayas a dejar algo en algún sitio pregúntate: ¿Éste es el sitio adecuado para esto?
  • Ten siempre presente la frase y cúmplela: “Lo toco, lo hago”.
  • ¿Tienes varias cosas parecidas? Agrúpalas.
  • Una vez agrupadas, subdivide y sigue clasificando hasta que ya no puedas dividir más.
  • ¿Tienes cosas duplicadas? Si no te sirven o no les has dado uso en un año, deshazte de ellas. No las necesitas. (Revisa este post).
  • ¿Ese objeto está lo más cerca posible del lugar dónde lo voy a usar?
  • ¿Cada cuánto lo utilizo? ¿Debería estar más accesible?
  • ¿Sería más útil si lo guardase en otro tipo de recipiente?
  • Etiqueta siempre el contenido de los recipientes, cajones, archivadores, etc donde guardes algo. Lo encontrarás más rápidamente cuando lo necesites y sabrás dónde ubicarlo cuando quieras guardarlo, sin tener que gastar energía en decidir dónde va.
  • Una vez hayas elegido un lugar para algo, devuélvelo a ese lugar tras su uso.

Si quieres seguir el hábito a través de la aplicación LIFT, el enlace de este mes en LIFT es éste: Hábito 6 del Reto “ZEN TO DONE”.

***

¿Te apuntas al Reto de este mes? ¡El resultado vale la pena!

***

TIC TAC TIC TAC TIC TAC

Os había prometido que hoy os pondría el primer avance de la agenda, sin imágenes porque la imprenta me va a entregar las agendas la semana que viene, pero me avisan que me van a traer unas muestras ¡mañana! Así que he pensado que lo mejor será hacer una sesión bonita de fotos y os enseño el resultado con imágenes reales. ¿Os parece?

¡Qué ganas tengo de que la veáis!

***

El post de Reto “Zen to Done”. Hábito 6: Ser Organizada y la Búsqueda de encontrarle a cada cosa su sitio aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

 

Reto “Zen to Done”. Hábito 6: Ser Organizada y la Búsqueda de encontrarle a cada cosa su sitio

Leer Más

Cambio de Vida y Superación Personal, Gestión del Tiempo, Uncategorized

Este es uno de los mayores problemas que sufrimos las personas Multi-Apasionadas: el BLOQUEO cuando tenemos que decidir entre varias opciones.

La sobrecarga de información, tener demasiadas cosas en la cabeza, ir saltando de una pasión a otra como una polilla se siente atraída hacia la luz… Cuántas veces lo has sentido. O, mejor dicho, ¿cuántas veces lo has sufrido?

Te levantas por la mañana y piensas: “hoy voy a hacer esto, lo otro, eso que llevo tiempo esperando, eso otro que también me apetece, y aquello, y.. y.. y…”. Lo mismo ocurre cuando quieres hacer algo y te das cuenta que puedes hacerlo de mil maneras distintas. O cuando tienes que tomar alguna decisión y no tienes claro el camino a tomar.

DEMASIADAS OPCIONES. Además no las has planificado, no tienes muy claro a qué va a llevar todo ello, tienes miedo a lo desconocido, no sabes cuál va a ser la mejor opción. En fin, el resultado es que cuando vas a ponerte a ello te preguntas: “¿y con qué empiezo?”.

Tu cerebro empieza a imaginar mil ideas, barajas los pros y contra de todas las opciones posibles. A lo que te das cuenta, se te ha pasado el tiempo sin hacer nada y, lo peor de todo, es que tienes tal sobrecarga de información que te has quedado bloqueada. Eres totalmente incapaz de dar un paso adelante y comenzar a hacer cualquiera de las soluciones que estabas barajando.

O lo peor de todo, empiezas una pero al segundo sientes que hubiera sido mejor empezar por otra de las opciones la lista. Así que lo dejas tal y como está y pasas a la 2ª opción. El problema es que en el momento en que llegas al bloqueo no puedes parar de ir saltando de una opción a otra y al final se convierte en un bucle que termina desmotivándote y bloqueándote aún más. Porque, al no comenzar o terminar nada, sientes que no estás avanzando. En vez de ver la luz al final del túnel, sientes como si estuvieras cayendo en un profundo pozo del que no puedes salir. Te sientes culpable, crees que estás defraudándote a ti misma, a los demás. No sabes cómo salir de ese estado. Y el pozo cada vez se hace más profundo.

Este mal que sufrimos muchos multi-apasionados es lo que se conoce como:

 

PARÁLISIS POR ANÁLISIS

¿En qué consiste? Pues dicho de manera informal, sería darle vueltas y vueltas a las cosas de tal manera, que nunca llegas a tomar una decisión y terminas bloqueándote.

Necesitas barajar todas las opciones posibles, informarte o pensar el resultado de cada probable paso con el mayor detalle que te sea posible. Es tal la cantidad de datos que analizas, que tu cerebro se ve totalmente incapaz de tomar una decisión racional. Siempre hay “peros”. Ninguna de las opciones es lo suficientemente buena o “perfecta” como para ser tenida en cuenta por encima del resto. Te convences de que necesitas tener toda la información que exista para poder elegir la mejor solución al problema. Terminas obsesionándote con él.

En vez de centrarte en lo que puedes conseguir con la decisión final, te centras en todas las oportunidades que estás perdiendo al no elegir el resto de opciones posibles. Esto provoca, además, que cuando logras decidirte finalmente por una de las opciones barajadas no la disfrutes plenamente e, incluso, te sientes culpable y crees que otro camino hubiera podido ser mejor que el elegido.

El miedo suele estar detrás de este bloqueo. Sobre todo cuando se trata de tomar una decisión que te va a hacer salir de tu zona de confort. ¿Recuerdas el sofá lleno de cojines mulliditos del que te hablaba hace unos días? Imaginas multitud de imprevistos, de problemas que van a surgir. Te dices a ti misma que no estás lo suficientemente preparada, que hay que seguir buscando y pensando porque la “opción buena” está ahí esperándote y no es ninguna de las que habías pensado hasta ahora. Lo mejor es quedarte donde estás a la espera de que la decisión perfecta te ilumine y muestre el camino a seguir.

Por supuesto, esa decisión perfecta jamás llega. Y, lo siento, jamás llegará.

Nada va a ser nunca lo suficientemente bueno como para hacer que decidas qué camino elegir. Mejor te quedas esperando a que alguien o algo te toque con su varita mágica y te haga conseguir lo que quieres sin tener que esforzarte en descartar alguna de las opciones. “Ese o eso” te enseñará lo que debes hacer. Así que, ¿por qué no esperarle cómodamente en tu sofá?

 

¿QUÉ PUEDO HACER?

No te preocupes. Hay solución al problema.
Esa es la parte positiva.

La parte negativa: tienes que tomar una decisión para poder salir del bucle.

Lo primero de todo: tienes que mentalizarte que no hay soluciones malas o buenas al problema que te ha bloqueado. Cómo hemos hablado muchas veces, ni tú, ni yo, ni nadie tiene una bola de cristal que te diga cuál es la decisión correcta.

Deja de centrarte en lo que “podrías conseguir” eligiendo cada una de las opciones restantes. No lo sabes. Nunca lo sabrás. No puedes adivinar el futuro, ¿recuerdas?

¿Cuál es la única manera de saber qué va a ocurrir realmente si te decides por una opción? Haciéndola. Eso es. Tienes que intentarla para saber cuál será la consecuencia de esa decisión. Puede ser buena, puede ser mala. Todo depende del prisma con el que quieras verlo.

Personalmente te digo que todas las decisiones que tomas te hacen avanzar. Somos humanos. Si sientes que te has equivocado, no pasa nada. Das un paso atrás e intentas otra de las opciones que barajabas. Sólo vas a poder avanzar a través de la siguiente fórmula: avanza y error. Un paso al frente, otro atrás.

[blockquote quote_type=”type5″ author_name=”” width=”100%” float=”left”]Tienes que mentalizarte que cada paso al frente que das ha ido precedido de un retroceso en algún momento de tu vida. Sin haber dado ese paso atrás jamás podrás elegir el camino que finalmente te llevará a tomar la decisión con la que te vas a encontrar más a gusto.[/blockquote]

De todo se aprende. Nada sucede porque sí. El destino tiene formas muy extrañas de mostrarnos nuestro camino. Acéptalo y mira hacia delante. ¿Te acuerdas lo que te contaba Mar Padilla en el post de “Deja de preocuparte“?

[Tweet “No he fallado. Simplemente he obtenido un resultado diferente al que esperaba.”]

Ese es el prisma con el que tienes que ver todo a partir de ahora.

No obstante. No te preocupes. Hay maneras de poder elegir más fácilmente el primer paso a dar:

 

Bloqueada, no puedo tomar ninguna decisión

 

1er PASO: MÁRCA UNA FECHA FINAL EN LA QUE TIENES QUE TOMAR UNA DECISIÓN

Si no, ésta terminará perpetuándose hasta el infinito y más allá. Comprométete a cumplirla. Puedes darle las vueltas que quieras pero tienes como máximo hasta el día “x” para tomar una decisión, dispongas de los datos que dispongas.

 

2º PASO: ¿TIENES CLARO LO QUE BUSCAS?

¿Has puesto por escrito el objetivo o lo que quieres conseguir tras tomar una decisión? ¿Está alineado con lo que quieres conseguir para tu vida? Sí. Eso que está tan de moda últimamente, que esté alineado con cómo quieres que sea tu vida en el futuro. Da igual si es a corto, medio o largo plazo.

¿Realmente solucionar este problema te va a ayudar a conseguirlo? ¿O estás tan encenegada con ello que no te has parado a pensar si te va a servir para algo cualquiera de las decisiones que tomes? ¿Hay alguna solución que puedes descartar o es mejor olvidarse y pasar a algo que realmente te acerque a conseguir tus metas? ¿De verdad es tan importante tomar esta decisión? ¿Va a marcar alguna diferencia si la tomas o no?

Si no te va a ayudar a tener la vida que quieres o no va a suponer ninguna diferencia en tu vida si no la tomas, lo mejor es que dejes de gastar tiempo y energía en ello y pases a otra cosa. Si va a suponer un antes y un después, no te sientas culpable si necesitas un poco más de tiempo para tomar una decisión (sin abusar de ello, que ya lo has hecho suficiente). Una pequeña decisión puede llevarte minutos. Una grande, varios días o semanas. Pero, sea como sea, comprométete a cumplir siempre la fecha límite que te habías marcado en el primer paso.

 

3er PASO: CAMBIA DE AIRES. DESCONECTA

Unas vacaciones, un momento de relax, un paseo, … Cualquier opción que te ayude a desconectar y alejarte de la fuente de preocupación te va a ayudar a limpiar tu mente, a desbloquearte o a ver otras opciones que permanecían ocultas hasta ahora.

Olvídate del tema. Pasa a otra cosa. Centra tu tiempo y energía en cambiar de aires, aunque sólo sea por un momento. Haz algo distinto y el camino se despejará.

 

4º PASO: SI NECESITAS MÁS DATOS, BÚSCALOS

No te reprimas. Si necesitas más información para poder elegir entre todas las opciones, búscala. Puedes marcarte un plazo hasta la fecha “x” para buscar información, otro plazo para barajar los pros y contras y otros para seguir los siguientes pasos.

Si en el fondo sabes que tienes toda la información posible y que por muchas páginas web que visites, libros que leas, o vueltas que le quieras dar no vas a obtener más datos que te sean útiles, echa el freno y se acabó el seguir perdiendo el tiempo. Mentalízate que siempre va a haber opciones que no vas a poder barajar porque las desconoces. Por mucho que busques no las vas a encontrar hasta que no pongas en marcha toda la maquinaria. Puede que nunca llegues siquiera a saberlas. No te martirices por ello.

No vas a encontrar la bola de cristal ni nadie ni nada va a venir con la varita mágica para iluminarte con la decisión correcta. Es un paso que debes dar tú. Nadie lo va a hacer por ti.

 

5º PASO: SIGUE TU INTUICIÓN
[blockquote quote_type=”type5″ author_name=”” width=”100%” float=”left”]Si tu interior te está diciendo a gritos qué camino estás muriéndote por tomar. ¿Por qué no le escuchas? ¿Acaso alguna vez te ha fallado? No, ¿verdad?[/blockquote]

Si sientes esas mariposas en el estómago cuando te imaginas haciendo algo, sabes de verdad que te encantaría tomar esa decisión, sueñas con ello pero no te atreves. Tira a tomar por culo todos los cojines de tu mullido sofá y sal de una vez por todas de tu zona de confort.

¿Estás tan bloqueada que ya no sabes ni lo que es bueno ni lo que es malo?

Piensa por unos minutos en todas esas buenas decisiones que has tomado hasta ahora. Transpórtate hasta ese momento, imagínate que estás ahora mismo en ese punto de tu vida y escucha tu cuerpo. ¿Qué sientes? ¿qué tipo de señales te lanza tu cuerpo? Concéntrate profundamente para tomar nota de todas ellas. No te dejes ni una: ¿sientes un cosquilleo en el estómago? ¿te tiemblan las manos? ¿tartamudeas? ¿sientes euforia, alegría, ganas de saltar, bailar, …? Fíjate en todo y anótalo en una libreta: “Esto es lo que siento cuando sé que estoy tomando una decisión correcta.”

Ahora, visualiza cada una de las opciones que estás barajando. ¿Cuál o cuáles te transmiten esas sensaciones?

 

6º PASO: ESCRIBE LOS PROS y CONTRAS DE CADA OPCIÓN

Necesitas plasmar en papel todo lo que lleva tiempo rondándote por la cabeza. Es la única manera de que empieces a ver las cosas claras. Escribe todas las opciones que te has planteado y anota los pros y contras de cada una de ellas.

¿Cuántas opciones puedes eliminar tras este paso?

Volvemos al segundo paso y a lo que te comentaba al principio del post. No esperes la decisión perfecta. No existe. Si tomar esta decisión no es algo crucial para ti, ¿qué más da si no es todo lo bueno que te gustaría? Al fin y al cabo, en menos que canta un gallo te habrás olvidado de ello.

 

7º PASO: ¿NECESITAS UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Llegado a este punto seguro que tienes mucho más claro lo que quieres y cómo lo quieres. Pero si notas que necesitas buscar opiniones externas al “problema” para que te ayude a encontrar un camino que no te has planteado hasta ahora, ha llegado al momento de recopilar toda la información y hablarlo con alguien.

Ojo, la finalidad no es dejar que otros tomen la decisión por tí. Esa sí será una mala elección.

Recuerda: la finalidad es descubrir un nuevo camino. Quizás, la solución al problema sea una mezcla de las opciones que estabas barajando. Quizás, no sea ninguna de ellas. Pero si estás tan bloqueada que no eres capaz de ver más allá, una segunda o tercera opinión nunca te vendrá mal.

Eso sí, nunca nunca elijas como segunda opinión la de alguien que no escucha o que sólo va a querer imponerte su forma de pensar. Piensa en alguien que sea imparcial. Alguien que de verdad pueda darte una opinión sincera (sea la que quieres escuchar o no).

¿Tienes la decisión tomada pero no te has atrevido a dar el paso por miedo a lo que pueda pasar?

En estos casos lo que necesitas internamente es que alguien te confirme que estás tomando la decisión correcta. No te apures, internamente ya lo sabes (te lo confirme alguien de fuera o no). Pero si te vas a sentir más segura sabiendo que cuentas con el apoyo de alguien, no pasa nada por buscarlo. Eso sí, recuerda que tiene que ser tu elección. No la de los demás.

 

8º PASO: HA LLEGADO EL DÍA. TOMA UNA DECISIÓN Y HAZLA

Oh, oh. Aquí viene la parte que llevas tanto tiempo evitando.

Lo siento. Es así. Debes tomar una decisión.

No hay “peros” que valgan y los “y si…” deben quedar atrás.

Tienes todos los datos que puedes conocer en este momento. Has escuchado a tu cuerpo, conoces los sentimientos que te transmiten cada posible opción. Ha llegado la hora de coger el toro por los cuernos y dar un paso al frente.

Sabes qué decisión debes tomar. Ahora tan sólo HAZLO y no mires atrás.

Olvídate del resto de opciones. Has llegado a esa conclusión por algo. Has descartado el resto por algo. Céntrate en la decisión tomada, disfruta de ella e intenta sacarle todo el partido que puedas.

 

***

¿Cuánto tiempo llevas bloqueada? ¿Tan crucial es tomar esa decisión? ¿Por qué la estás evitando?

***

El post de ¿Te sientes Bloqueada? ¿No puedes tomar ninguna decisión? 8 Pasos que te ayudarán a desbloquearte. aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

[social_icon bg_color=”#ffffff” color=”#2ba29c” icon=”icon-arrow-down” type=”type4″ href=””][/social_icon] [social_icon bg_color=”#ffffff” color=”#2ba29c” icon=”icon-arrow-down” type=”type4″ href=””][/social_icon] [social_icon bg_color=”#ffffff” color=”#2ba29c” icon=”icon-arrow-down” type=”type4″ href=””][/social_icon]

¡NOTICIA!

Dentro de poco voy a hacer un…

¡#SORTEO exclusivo para los inscritos al newsletter del blog!

Si todavía no te has apuntado a la lista de correo, apúntate ya porque si esperas a la semana que viene ¡puede que te lo pierdas!

[custom_button style=”btn_normal btn_type6″ icon=”icon-envelope” target=”_blank” href=”http://eepurl.com/W4PPv”]QUIERO INSCRIBIRME AL NEWSLETTER PARA NO PERDERME EL SORTEO[/custom_button]

 

¿Te sientes Bloqueada? ¿No puedes tomar ninguna decisión? 8 Pasos que te ayudarán a desbloquearte.

Leer Más

Cambio de Vida y Superación Personal, Gestión del Tiempo, Uncategorized

Este es uno de los mayores problemas que sufrimos las personas Multi-Apasionadas: el BLOQUEO cuando tenemos que decidir entre varias opciones.

La sobrecarga de información, tener demasiadas cosas en la cabeza, ir saltando de una pasión a otra como una polilla se siente atraída hacia la luz… Cuántas veces lo has sentido. O, mejor dicho, ¿cuántas veces lo has sufrido?

Te levantas por la mañana y piensas: “hoy voy a hacer esto, lo otro, eso que llevo tiempo esperando, eso otro que también me apetece, y aquello, y.. y.. y…”. Lo mismo ocurre cuando quieres hacer algo y te das cuenta que puedes hacerlo de mil maneras distintas. O cuando tienes que tomar alguna decisión y no tienes claro el camino a tomar.

DEMASIADAS OPCIONES. Además no las has planificado, no tienes muy claro a qué va a llevar todo ello, tienes miedo a lo desconocido, no sabes cuál va a ser la mejor opción. En fin, el resultado es que cuando vas a ponerte a ello te preguntas: “¿y con qué empiezo?”.

Tu cerebro empieza a imaginar mil ideas, barajas los pros y contra de todas las opciones posibles. A lo que te das cuenta, se te ha pasado el tiempo sin hacer nada y, lo peor de todo, es que tienes tal sobrecarga de información que te has quedado bloqueada. Eres totalmente incapaz de dar un paso adelante y comenzar a hacer cualquiera de las soluciones que estabas barajando.

O lo peor de todo, empiezas una pero al segundo sientes que hubiera sido mejor empezar por otra de las opciones la lista. Así que lo dejas tal y como está y pasas a la 2ª opción. El problema es que en el momento en que llegas al bloqueo no puedes parar de ir saltando de una opción a otra y al final se convierte en un bucle que termina desmotivándote y bloqueándote aún más. Porque, al no comenzar o terminar nada, sientes que no estás avanzando. En vez de ver la luz al final del túnel, sientes como si estuvieras cayendo en un profundo pozo del que no puedes salir. Te sientes culpable, crees que estás defraudándote a ti misma, a los demás. No sabes cómo salir de ese estado. Y el pozo cada vez se hace más profundo.

Este mal que sufrimos muchos multi-apasionados es lo que se conoce como:

 

PARÁLISIS POR ANÁLISIS

¿En qué consiste? Pues dicho de manera informal, sería darle vueltas y vueltas a las cosas de tal manera, que nunca llegas a tomar una decisión y terminas bloqueándote.

Necesitas barajar todas las opciones posibles, informarte o pensar el resultado de cada probable paso con el mayor detalle que te sea posible. Es tal la cantidad de datos que analizas, que tu cerebro se ve totalmente incapaz de tomar una decisión racional. Siempre hay “peros”. Ninguna de las opciones es lo suficientemente buena o “perfecta” como para ser tenida en cuenta por encima del resto. Te convences de que necesitas tener toda la información que exista para poder elegir la mejor solución al problema. Terminas obsesionándote con él.

En vez de centrarte en lo que puedes conseguir con la decisión final, te centras en todas las oportunidades que estás perdiendo al no elegir el resto de opciones posibles. Esto provoca, además, que cuando logras decidirte finalmente por una de las opciones barajadas no la disfrutes plenamente e, incluso, te sientes culpable y crees que otro camino hubiera podido ser mejor que el elegido.

El miedo suele estar detrás de este bloqueo. Sobre todo cuando se trata de tomar una decisión que te va a hacer salir de tu zona de confort. ¿Recuerdas el sofá lleno de cojines mulliditos del que te hablaba hace unos días? Imaginas multitud de imprevistos, de problemas que van a surgir. Te dices a ti misma que no estás lo suficientemente preparada, que hay que seguir buscando y pensando porque la “opción buena” está ahí esperándote y no es ninguna de las que habías pensado hasta ahora. Lo mejor es quedarte donde estás a la espera de que la decisión perfecta te ilumine y muestre el camino a seguir.

Por supuesto, esa decisión perfecta jamás llega. Y, lo siento, jamás llegará.

Nada va a ser nunca lo suficientemente bueno como para hacer que decidas qué camino elegir. Mejor te quedas esperando a que alguien o algo te toque con su varita mágica y te haga conseguir lo que quieres sin tener que esforzarte en descartar alguna de las opciones. “Ese o eso” te enseñará lo que debes hacer. Así que, ¿por qué no esperarle cómodamente en tu sofá?

 

¿QUÉ PUEDO HACER?

No te preocupes. Hay solución al problema.
Esa es la parte positiva.

La parte negativa: tienes que tomar una decisión para poder salir del bucle.

Lo primero de todo: tienes que mentalizarte que no hay soluciones malas o buenas al problema que te ha bloqueado. Cómo hemos hablado muchas veces, ni tú, ni yo, ni nadie tiene una bola de cristal que te diga cuál es la decisión correcta.

Deja de centrarte en lo que “podrías conseguir” eligiendo cada una de las opciones restantes. No lo sabes. Nunca lo sabrás. No puedes adivinar el futuro, ¿recuerdas?

¿Cuál es la única manera de saber qué va a ocurrir realmente si te decides por una opción? Haciéndola. Eso es. Tienes que intentarla para saber cuál será la consecuencia de esa decisión. Puede ser buena, puede ser mala. Todo depende del prisma con el que quieras verlo.

Personalmente te digo que todas las decisiones que tomas te hacen avanzar. Somos humanos. Si sientes que te has equivocado, no pasa nada. Das un paso atrás e intentas otra de las opciones que barajabas. Sólo vas a poder avanzar a través de la siguiente fórmula: avanza y error. Un paso al frente, otro atrás.

[blockquote quote_type=”type5″ author_name=”” width=”100%” float=”left”]Tienes que mentalizarte que cada paso al frente que das ha ido precedido de un retroceso en algún momento de tu vida. Sin haber dado ese paso atrás jamás podrás elegir el camino que finalmente te llevará a tomar la decisión con la que te vas a encontrar más a gusto.[/blockquote]

De todo se aprende. Nada sucede porque sí. El destino tiene formas muy extrañas de mostrarnos nuestro camino. Acéptalo y mira hacia delante. ¿Te acuerdas lo que te contaba Mar Padilla en el post de “Deja de preocuparte“?

[Tweet “No he fallado. Simplemente he obtenido un resultado diferente al que esperaba.”]

Ese es el prisma con el que tienes que ver todo a partir de ahora.

No obstante. No te preocupes. Hay maneras de poder elegir más fácilmente el primer paso a dar:

 

Bloqueada, no puedo tomar ninguna decisión

 

1er PASO: MÁRCA UNA FECHA FINAL EN LA QUE TIENES QUE TOMAR UNA DECISIÓN

Si no, ésta terminará perpetuándose hasta el infinito y más allá. Comprométete a cumplirla. Puedes darle las vueltas que quieras pero tienes como máximo hasta el día “x” para tomar una decisión, dispongas de los datos que dispongas.

 

2º PASO: ¿TIENES CLARO LO QUE BUSCAS?

¿Has puesto por escrito el objetivo o lo que quieres conseguir tras tomar una decisión? ¿Está alineado con lo que quieres conseguir para tu vida? Sí. Eso que está tan de moda últimamente, que esté alineado con cómo quieres que sea tu vida en el futuro. Da igual si es a corto, medio o largo plazo.

¿Realmente solucionar este problema te va a ayudar a conseguirlo? ¿O estás tan encenegada con ello que no te has parado a pensar si te va a servir para algo cualquiera de las decisiones que tomes? ¿Hay alguna solución que puedes descartar o es mejor olvidarse y pasar a algo que realmente te acerque a conseguir tus metas? ¿De verdad es tan importante tomar esta decisión? ¿Va a marcar alguna diferencia si la tomas o no?

Si no te va a ayudar a tener la vida que quieres o no va a suponer ninguna diferencia en tu vida si no la tomas, lo mejor es que dejes de gastar tiempo y energía en ello y pases a otra cosa. Si va a suponer un antes y un después, no te sientas culpable si necesitas un poco más de tiempo para tomar una decisión (sin abusar de ello, que ya lo has hecho suficiente). Una pequeña decisión puede llevarte minutos. Una grande, varios días o semanas. Pero, sea como sea, comprométete a cumplir siempre la fecha límite que te habías marcado en el primer paso.

 

3er PASO: CAMBIA DE AIRES. DESCONECTA

Unas vacaciones, un momento de relax, un paseo, … Cualquier opción que te ayude a desconectar y alejarte de la fuente de preocupación te va a ayudar a limpiar tu mente, a desbloquearte o a ver otras opciones que permanecían ocultas hasta ahora.

Olvídate del tema. Pasa a otra cosa. Centra tu tiempo y energía en cambiar de aires, aunque sólo sea por un momento. Haz algo distinto y el camino se despejará.

 

4º PASO: SI NECESITAS MÁS DATOS, BÚSCALOS

No te reprimas. Si necesitas más información para poder elegir entre todas las opciones, búscala. Puedes marcarte un plazo hasta la fecha “x” para buscar información, otro plazo para barajar los pros y contras y otros para seguir los siguientes pasos.

Si en el fondo sabes que tienes toda la información posible y que por muchas páginas web que visites, libros que leas, o vueltas que le quieras dar no vas a obtener más datos que te sean útiles, echa el freno y se acabó el seguir perdiendo el tiempo. Mentalízate que siempre va a haber opciones que no vas a poder barajar porque las desconoces. Por mucho que busques no las vas a encontrar hasta que no pongas en marcha toda la maquinaria. Puede que nunca llegues siquiera a saberlas. No te martirices por ello.

No vas a encontrar la bola de cristal ni nadie ni nada va a venir con la varita mágica para iluminarte con la decisión correcta. Es un paso que debes dar tú. Nadie lo va a hacer por ti.

 

5º PASO: SIGUE TU INTUICIÓN
[blockquote quote_type=”type5″ author_name=”” width=”100%” float=”left”]Si tu interior te está diciendo a gritos qué camino estás muriéndote por tomar. ¿Por qué no le escuchas? ¿Acaso alguna vez te ha fallado? No, ¿verdad?[/blockquote]

Si sientes esas mariposas en el estómago cuando te imaginas haciendo algo, sabes de verdad que te encantaría tomar esa decisión, sueñas con ello pero no te atreves. Tira a tomar por culo todos los cojines de tu mullido sofá y sal de una vez por todas de tu zona de confort.

¿Estás tan bloqueada que ya no sabes ni lo que es bueno ni lo que es malo?

Piensa por unos minutos en todas esas buenas decisiones que has tomado hasta ahora. Transpórtate hasta ese momento, imagínate que estás ahora mismo en ese punto de tu vida y escucha tu cuerpo. ¿Qué sientes? ¿qué tipo de señales te lanza tu cuerpo? Concéntrate profundamente para tomar nota de todas ellas. No te dejes ni una: ¿sientes un cosquilleo en el estómago? ¿te tiemblan las manos? ¿tartamudeas? ¿sientes euforia, alegría, ganas de saltar, bailar, …? Fíjate en todo y anótalo en una libreta: “Esto es lo que siento cuando sé que estoy tomando una decisión correcta.”

Ahora, visualiza cada una de las opciones que estás barajando. ¿Cuál o cuáles te transmiten esas sensaciones?

 

6º PASO: ESCRIBE LOS PROS y CONTRAS DE CADA OPCIÓN

Necesitas plasmar en papel todo lo que lleva tiempo rondándote por la cabeza. Es la única manera de que empieces a ver las cosas claras. Escribe todas las opciones que te has planteado y anota los pros y contras de cada una de ellas.

¿Cuántas opciones puedes eliminar tras este paso?

Volvemos al segundo paso y a lo que te comentaba al principio del post. No esperes la decisión perfecta. No existe. Si tomar esta decisión no es algo crucial para ti, ¿qué más da si no es todo lo bueno que te gustaría? Al fin y al cabo, en menos que canta un gallo te habrás olvidado de ello.

 

7º PASO: ¿NECESITAS UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Llegado a este punto seguro que tienes mucho más claro lo que quieres y cómo lo quieres. Pero si notas que necesitas buscar opiniones externas al “problema” para que te ayude a encontrar un camino que no te has planteado hasta ahora, ha llegado al momento de recopilar toda la información y hablarlo con alguien.

Ojo, la finalidad no es dejar que otros tomen la decisión por tí. Esa sí será una mala elección.

Recuerda: la finalidad es descubrir un nuevo camino. Quizás, la solución al problema sea una mezcla de las opciones que estabas barajando. Quizás, no sea ninguna de ellas. Pero si estás tan bloqueada que no eres capaz de ver más allá, una segunda o tercera opinión nunca te vendrá mal.

Eso sí, nunca nunca elijas como segunda opinión la de alguien que no escucha o que sólo va a querer imponerte su forma de pensar. Piensa en alguien que sea imparcial. Alguien que de verdad pueda darte una opinión sincera (sea la que quieres escuchar o no).

¿Tienes la decisión tomada pero no te has atrevido a dar el paso por miedo a lo que pueda pasar?

En estos casos lo que necesitas internamente es que alguien te confirme que estás tomando la decisión correcta. No te apures, internamente ya lo sabes (te lo confirme alguien de fuera o no). Pero si te vas a sentir más segura sabiendo que cuentas con el apoyo de alguien, no pasa nada por buscarlo. Eso sí, recuerda que tiene que ser tu elección. No la de los demás.

 

8º PASO: HA LLEGADO EL DÍA. TOMA UNA DECISIÓN Y HAZLA

Oh, oh. Aquí viene la parte que llevas tanto tiempo evitando.

Lo siento. Es así. Debes tomar una decisión.

No hay “peros” que valgan y los “y si…” deben quedar atrás.

Tienes todos los datos que puedes conocer en este momento. Has escuchado a tu cuerpo, conoces los sentimientos que te transmiten cada posible opción. Ha llegado la hora de coger el toro por los cuernos y dar un paso al frente.

Sabes qué decisión debes tomar. Ahora tan sólo HAZLO y no mires atrás.

Olvídate del resto de opciones. Has llegado a esa conclusión por algo. Has descartado el resto por algo. Céntrate en la decisión tomada, disfruta de ella e intenta sacarle todo el partido que puedas.

 

***

¿Cuánto tiempo llevas bloqueada? ¿Tan crucial es tomar esa decisión? ¿Por qué la estás evitando?

***

El post de ¿Te sientes Bloqueada? ¿No puedes tomar ninguna decisión? 8 Pasos que te ayudarán a desbloquearte. aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

[social_icon bg_color=”#ffffff” color=”#2ba29c” icon=”icon-arrow-down” type=”type4″ href=””][/social_icon] [social_icon bg_color=”#ffffff” color=”#2ba29c” icon=”icon-arrow-down” type=”type4″ href=””][/social_icon] [social_icon bg_color=”#ffffff” color=”#2ba29c” icon=”icon-arrow-down” type=”type4″ href=””][/social_icon]

¡NOTICIA!

Dentro de poco voy a hacer un…

¡#SORTEO exclusivo para los inscritos al newsletter del blog!

Si todavía no te has apuntado a la lista de correo, apúntate ya porque si esperas a la semana que viene ¡puede que te lo pierdas!

[custom_button style=”btn_normal btn_type6″ icon=”icon-envelope” target=”_blank” href=”http://eepurl.com/W4PPv”]QUIERO INSCRIBIRME AL NEWSLETTER PARA NO PERDERME EL SORTEO[/custom_button]

 

¿Te sientes Bloqueada? ¿No puedes tomar ninguna decisión? 8 Pasos que te ayudarán a desbloquearte.

Leer Más

Gestión del Tiempo, Uncategorized

RETO: “ZEN TO DONE”

HÁBITO 5 – CÓMO CONSEGUIR NO AHOGARTE EN LAS LISTAS DE TAREAS

¿Te acuerdas que en el primer hábito del Reto Zen to Done tenías que conseguir hacer un vaciado de cabeza todos los días e ir apuntando en una libreta todas las cosas que tienes que hacer, las ideas que se te van ocurriendo a lo largo del día y todo lo que se te pase por la cabeza?

El resultado era, básicamente, un montón de listas de tareas apuntadas en una libreta. O, en el peor de los casos, una lista interminable de quehaceres sin ningún orden ni control.

Imagino que muchas de esas tareas habrás ido haciéndolas durante todas estas semanas que llevamos con el Reto. Pero muchas otras se han quedado en el papel y, lógicamente, al ir posponiéndolas la pequeña lista de tareas se puede haber convertido en un monstruo horrible de obligaciones que lo único que hace es agobiarte y hacerte sentir culpable.

Cada vez me gustan menos las listas de tareas, sobre todo cuando van creciendo y te hacen perder el control. Ya vimos en el Hábito 3 cómo puedes planificar todo lo que quieres conseguir de una manera sencilla, productiva y además que no te agobie.

El objetivo de este mes, con el Hábito 5, es conseguir que no te ahogues con las listas que, inevitablemente, no puedes eliminar. Esas, que quieras o no, te ayudan a tener la mente libre de riesgo de olvidos que luego te hacen sentir más culpable aún.

Hoy te voy a enseñar varios puntos que puedes tener en cuenta para hacer de las listas de tareas tus aliadas en el camino hacia tus metas: vas a aprender a organizarlas, a minimizarlas, a transformarlas en algo útil y también te voy a enseñar algunas herramientas que te van a ser de gran ayuda para manejarlas en tu día a día.

 

PRIMER PASO

¿CUÁNTAS LISTAS DE TAREAS ES RECOMENDABLE TENER?

La respuesta a esta pregunta es de las fáciles. Si has ido siguiendo el Reto Zen to Done seguro que la sabes. ¿Cuántas hay que tener?

Las mínimas.

Eso es. Simplifica. Agrupa.

Cuántas menos listas, más sencillo te será seguirlas, llevar a cabo las correspondientes tareas y tenerlas controladas. Además dejará de convertirse en un ladrón del tiempo y en un pozo sin fondo de obligaciones para convertirse en una parte más de tu agenda o planificación diaria.

 

¿CÓMO PUEDO AGRUPARLAS?

Existen diversas maneras: por temas, por personas, si son del trabajo, de la vida personal, … Lo que mejor me ha funcionado a mí (que no quiere decir que sea lo que mejor te funcione a ti. Es cuestión que vayas probando hasta encontrar tu método) es agruparlas así:

@Llamadas
@Emails
@Leer más tarde
@Delegadas / A la espera
@Compras (Alcampo/Mercadona/Leroy Merlin/Ikea…)

Esas son las que más utilizo. Las @Llamadas las agrupo todas juntas, lo mismo que los @Emails. Así, cuando empiezo con una de esas listas, la realizo entera y en 20-30 minutos máximo la he completado. Esas dos listas son fijas y las reviso todos los días.

@Compras: Las tengo en Evernote por lugar al que acudo. No tengo una lista para cada posible tienda, si no que agrupo a las que más acudo por tipo de producto: comida, cosas para la casa, ropa,… Este truco ya te lo he ido contando en los hábitos anteriores pero lo repito porque viene realmente bien. Cada vez que me acuerdo de algo que tengo que comprar, abro Evernote, lo añado al listado correspondiente y me olvido del tema. Estoy tranquila porque si acudo a alguna de esas tiendas ya sé que con abrir esa lista no me voy a olvidar de nada.

@Delegadas o @A la espera: Para las tareas que encargo a otras personas, presupuestos que estoy esperando recibir, emails, … todo de lo que estoy esperando respuesta lo pongo allí (o lo muevo, en el caso del correo). Así tengo todo controlado y sé que nunca me voy a olvidar de nada.

@Leer más tarde: Esta lista la tengo sobre todo en el correo. La utilizo con esos emails que me interesan, pero no puedo leerlos en el momento (porque son muy largos, no son importantes o requieren mayor tiempo y atención). En el caso de que sea una página web que me interesa leer el contenido pero no es algo que quiera guardar en el futuro, utilizo Pocket. Y cuando se trata de cualquier tema que me interesa de verdad, lo guardo en Evernote.

OTRAS LISTAS IMPORTANTES

@Algún día/Tal vez: Hay un truco importante que puedes llevar a cabo para conseguir no agobiarte con todo lo que “deberías” hacer, y es que incluyas en tus listas de tareas sólo lo que vas a comprometerte a hacer a corto plazo o en un futuro muy próximo. El resto de cosas que te gustaría hacer algún día o con las que de verdad no estás comprometido a hacer, van a la lista de “Algún día/Tal vez”.

[Tweet “#Truco Listas de Tareas: Incluye sólo lo que vas a hacer en un futuro próximo.”]

@Proyectos/Metas: Recuerda lo que te he ido contando en multitud de post anteriores: pasito a pasito se logran las cosas. Si te has marcado alguna meta o tienes algún proyecto en mente, puedes crearte una lista donde tener cada uno de los pasos y mini-pasos que tienes que dar para lograrlo.

AGRÚPALAS POR TIEMPO DE EJECUCIÓN

Como en el caso de las llamadas o los emails, también puedes agrupar tareas por el tiempo que te va a llevar hacerlas: tareas de menos de 10 minutos, de 30 minutos, … Así puedes echar mano de esas listas cuando necesites rellenar huecos en tu agenda o cuando te encuentres con algo de tiempo libre para hacer algo. Para evitar la posibilidad de bloquearte ante tantas posibilidades, tranquiliza tu mente sabiendo que acudiendo a estas listas vas a tener opciones para elegir lo que hacer sin tener que gastar tiempo y energía pensando a qué puedes dedicar ese tiempo libre.

LO IMPORTANTE

Puedes agruparlas como quieras, ve probando hasta que encuentres las listas que mejor te funcionan. Es importante también que no mezcles tareas en diversas listas y si las escribes en un cuaderno o en un folio, utilices una hoja distinta para cada lista de tareas.

En resumen, lo importante a tener en cuenta son estos puntos:

  • Minimízalas lo máximo posible.
  • Agrúpalas (por temas, tiempo de ejecución, importancia, etc).
  • No mezcles las tareas ni las listas. Si las escribes en papel, mejor una lista por hoja.
  • Incluye en tus listas sólo lo que sabes que vas a hacer a corto plazo.
  • El resto de opciones o con lo que de verdad no estás comprometida, guárdalas en el listado de “Algún día”.

¿POR QUÉ EL @ DELANTE?

Esto es algo que me llamó mucho la atención cuando leí el libro del método GTD, de David Allen pero luego ha resultado de lo más útil.

Tanto en el correo, como en el ordenador, los nombres de los archivos se ordenan automáticamente por orden alfabético y numérico. Por ejemplo, si nombras un archivo con un número delante se ordena por delante de un archivo que empieza por una letra. La particularidad que tiene el @ es que se ordena antes que los números, por lo que automáticamente todo lo que lleva @ delante se va al principio.

Es una manera muy sencilla y efectiva de ordenar las carpetas y archivos del ordenador, móvil, correo, etc por orden de importancia.

[Tweet “#Truco Listas de Tareas: Añade un “@” delante de las Importantes.”]

 

SEGUNDO PASO

¿CÓMO METO LA INFORMACIÓN EN LAS LISTAS?

Igual de importante es lo que metes en cada lista, que cómo introduces la información.

¿Te has parado alguna vez a pensar en ello? Seguramente estás metiendo las tareas de una manera tan mal detallada, tan genérica o tan poco útil que tú mismo te estás conduciendo a posponer esa tarea.

¿A qué cuando vas a un restaurante no es lo mismo encontrarte en el menú un plato redactado así: “Verduras variadas” que así “Milhojas de calabacín, queso brie, pisto y foie con vinagreta de frutos secos, miel y pipas”? Pues pasa lo mismo con la manera en la que redactas tus listas.

Tienes que hacerlo fácil, apetecible, que te den ganas de hacer eso que te has marcado cuando lo leas:

  • No es lo mismo: “Arreglar grifo roto” que “Llamar a Pepe el fontanero. 612345678”.
  • No es lo mismo: “Comprar canapé” que “Pedir presupuesto a J.E. para canapé 150×190: info@canapes.com”.
  • No es lo mismo: “Quedar con Laura” que “Mandar whatsapp a Laura para comer lunes 15”.
  • No es lo mismo: “Enviar paquete” que “Darle paquete a Pedro en el desayuno para que lo lleve a Correos”.

Es decir, detállalo de tal manera que no tengas que perder tiempo cuando acudas a revisar esa lista en buscar los datos que te hagan falta (como los números de teléfono, emails, direcciones, horas, nombres, descripciones, etc).

Lo mismo que te contaba antes y en post anteriores: no es lo mismo tener que hacer una tarea genérica “hacer deporte, comprar canapé, aprender un nuevo idioma, comenzar a meditar, decorar oficina, montar web, …” que un paso concreto. Todos los objetivos que te marques, tienes que dividirlos en pasos y estos, en mini-pasos, para poder conseguirlos de una manera efectiva.

 

¿EXISTE ALGUNA MANERA DE MOTIVARME CON LAS LISTAS DE TAREAS?

Pues sí, la hay. Y es algo muy sencillo:

Escribe al lado de la tarea “PARA QUÉ” tienes que hacerla.

Simple y efectivo. Te ayudará a recordar siempre porqué te marcaste esa tarea y qué beneficio vas a conseguir después de hacerla. Quizás no sea un beneficio inmediato. Puede ser un mini-paso para conseguir alguna de tus metas a largo plazo. Pero siempre habrá algo que vas a conseguir haciéndola y eso te motivará a no posponerla y llevarla a cabo.

[Tweet “#Truco Listas de Tareas que motivan: Escribe “PARA QUÉ” tienes que hacer cada tarea.”]

 

TERCER PASO

YA TENGO REDACTADAS Y AGRUPADAS LAS LISTAS, ¿QUÉ HAGO CON ELLAS?

Por supuesto, el hábito no consiste en apuntar cosas y cosas y que se queden ahí en el olvido. No. Hay que hacerlas y no posponerlas. Si sufres del Síndrome de dejar todo para otro día, te recomiendo que le eches un vistazo a este post y le pongas remedio ya (a no ser que no quieras mejorar para nada tu vida actual y te guste sentarte a ver la vida pasar delante tuyo). Si lo que tienes es miedo y estás bloqueada porque no te atreves a dar el paso que necesitas para avanzar, échale un vistazo a este otro post.

Por tanto, ¿qué tienes que hacer con esas listas de tareas? Revisarlas todos los días.

Ese va a ser tu OBJETIVO durante este mes: REVISARLAS A DIARIO. Un buen momento puede ser al final del día, cuando planifiques lo que quieres hacer al día siguiente. Revisa tus listas, puede ser que alguna de las tareas sea uno de los 3 MIT’s del día siguiente (Most Important Things). Anota las llamadas, emails, recados, etc que puedes hacer. Utilízalas a tu favor y no dejes que sean ellas las que te controlen.

Si te perdiste el post de cómo planificarte correctamente para conseguir avanzar y llegar a todo sin dolor, puedes verlo aquí.

[Tweet “No dejes que las Listas de Tareas te controlen. Conviértelas en tus Aliadas.”]

 

HERRAMIENTAS DE AYUDA

¿ME RECOMIENDAS ALGÚN PROGRAMA O APLICACIÓN PARA SEGUIR LAS LISTAS DE TAREAS FÁCILMENTE?

Si buscas por internet vas a encontrar cientos de programas, páginas web y aplicaciones en los que puedes apuntar y seguir las listas de tareas.

En los párrafos anteriores te he contado uno de los que yo utilizo y que está dentro de los más recomendados:

 

EVERNOTE

En el blog de Fran Aguilar tienes unos estupendos tutoriales para empezar paso a paso desde cero (los puedes leer aquí). No obstante, te dejo también un vídeo que he encontrado en internet sobre ello y un post de Maïder Tomasena en el que habla de cómo usa Evernote para organizarse en el trabajo (puedes verlo aquí):

 

ANY.DO

Esta aplicación está disponible para iOs y Android y también cuenta con una extensión para Chrome. La verdad es que no le había prestado nunca mucha atención hasta ahora, pero después de la información y todos los post que he leído sobre Any.Do, en los que sólo he encontrado buenas críticas, estoy deseando encontrar un hueco en la memoria del móvil para poder instalármela. De todas las que he visto es la que me parece más sencilla de todas, sobre todo por su aspecto limpio y minimalista que la hace muy intuitiva.

 

Aquí tienes una explicación muy fácil de cómo funciona que he encontrado en el blog El Pez que Muerde y un vídeo tutorial en español que también está muy bien:

 

GOOGLE KEEP

Esta herramienta tampoco la conocía. Google ha querido hacer la competencia a Evernote a través de Google Keep aunque cuentas las malas lenguas por internet que está algo lejos de conseguirlo. No obstante, si Evernote te parece demasiado complicado y necesitas algo sencillo y fácil que no te requiera mucho tiempo de aprendizaje, Google Keep puede ser la solución.

En este post de Bitelia tienes una rápida introducción y, como en el caso de las otras dos herramientas, si quieres investigar más te dejo un vídeo tutorial para que aprendas a manejarlo:

 

TODOIST

Y por último, os quiero enseñar la cuarta herramienta que más me ha gustado: TODOIST. De aspecto minimalista y sencillo como Any.Do, a primera vista puede parecer algo más complicada pero es otro de los grandes favoritos para la gestión de listas de tareas. Las ventajas que tiene es que está conectado con Dropbox y con Google Drive y, además, permite adjuntar archivos y otros documentos a las tareas que vayas creando. Aquí tienes un vídeo tutorial:

 

[Tweet “Las 4 Mejores Herramientas para gestionar Listas de Tareas.”]

 

Reto ZEN TO DONE - Hábito 5 (Listas de Tareas que no agobian)

 

UN PEQUEÑO RESUMEN
  • Minimízalas las listas de tareas lo máximo posible.
  • Agrúpalas (por temas, tiempo de ejecución, importancia, etc).
  • No mezcles las tareas ni las listas. Si las escribes en papel, mejor una lista por hoja.
  • Incluye en tus listas sólo lo que sabes que vas a hacer a corto plazo.
  • El resto de opciones o con lo que de verdad no estás comprometida, guárdalas en el listado de “Algún día”.
  • Ayúdate de códigos alfanuméricos para ordenar las listas en el ordenador o diversas aplicaciones (como el @ para lo que sea prioritario).
  • Añade a cada tarea toda la información que vayas a necesitar cuando la vayas a ejecutar (por ejemplo, datos, números de teléfono, emails, nombres, etc).
  • Redacta las tareas de una manera que te motive y haga fácil su ejecución. Evita escribirlas de manera genérica (Por ejemplo: “hacer web”, es muy genérico. “Escribir a 5 diseñadores web para pedir precio de diseño” sería algo más específico).
  • Puedes tener un aporte extra de motivación escribiendo “PARA QUÉ” necesitas hacer esa tarea, qué vas a conseguir cuando la realices.
  • Puedes anotar tus listas en un cuaderno o utilizar Herramientas como Evernote, Any.Do, Google Keep o Todoist.
  • El OBJETIVO de este mes es revisar tus listas de tareas, al menos una vez al día (lo ideal sería cada noche, cuando planifiques lo que vas a hacer al día siguiente).

 

Si quieres seguir el hábito a través de la aplicación LIFT, el enlace de este mes en LIFT es éste: Hábito 5 del Reto “ZEN TO DONE”.

***

Y para terminar, mi resumen del Hábito 4: Adiós a la Multi-Tarea. Este hábito ha sido complicado y todavía tengo que seguir trabajando. No porque sea un hábito difícil de llevar a cabo, sino porque es una mala costumbre tan arraigada en mí que me descubro de vez en cuando realizando varias cosas a la vez (sobre todo aprovechando a mirar el móvil, el correo, o las redes sociales mientras espero a que se cargue alguna página web, se inicie algún programa o la impresora termine de imprimir).

Así que, poco a poco, estoy intentando eliminar ese mal hábito y lo que si estoy notando es que cuando consigo centrarme en una sola tarea termino siendo más productiva y hasta la acabo antes de lo previsto. Además, con la conciencia tranquila de que no me he olvidado de ningún detalle y he hecho todo lo que tenía qué hacer.

***

¿Cómo te ha ido a ti? ¿Has conseguido eliminar la multi-tarea de tus hábitos diarios?

Y con respecto al nuevo hábito que te enseño hoy: ¿Utilizas alguna de estas herramientas? ¿Conoces alguna más? ¿Cómo las usas? Y las listas de tareas, ¿cómo te organizas con ellas?

***

El post de Reto “Zen to Done”. Hábito 5: Cómo conseguir no ahogarte en las Listas de Tareas aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

Reto “Zen to Done”. Hábito 5: Cómo conseguir no ahogarte en las Listas de Tareas

Leer Más

Gestión del Tiempo, Uncategorized

RETO: “ZEN TO DONE”

HÁBITO 4 – HACER (Adiós a la Multi-Tarea)

Creo que este es uno de los hábitos que más arraigados tengo dentro de mí: ser una persona multi-tarea. Y resulta que, lo que  pensaba era el método más efectivo de trabajo, es el peor para conseguir resultados. Como dicen nuestras abuelas: “no se puede estar en misa y repicando.”

Pues sí, la multi-tarea no es buena. Estoy convencida que tú, como multi-apasionada, tiendes a trabajar así. Porque puede que sea nuestra manera natural de gestionar las cosas de nuestra cabeza: estamos haciendo alguna pasión, pensando en la siguiente. Trabajando y con mil cosas en la cabeza… Y no, así no se rinde.

Así que este mal hábito hay que cambiarlo. Porque esla única manera de conseguir avanzar en algo. Se consigue (doy fe). Aunque seamos multi-apasionadas, a la hora de trabajar tenemos que conseguir centrarnos, sólo y únicamente, en la tarea que estamos haciendo.

Y, la verdad, no es tan difícil como puede parecerte. Realmente, sólo hay que seguir unas reglas muy sencillas:

ELIMINA DISTRACCIONES

Te despistas hasta con el sonido de una mosca. Estás deseando que suene el ring del tono de whatsapp para dejar todo lo que estás haciendo y acudir corriendo a ver que se cuece por ahí. Te pasas la jornada de trabajo comprobando una y otra vez el correo y contestando emails. Cada vez que suena un anuncio en la radio, pierdes por completo la concentración y tienes que volver a gastar energía en conseguirlo.

Error, error, error.

Todos esos factores no consiguen más que hacerte perder el tiempo. Así que la regla número 1: Elimina todas las distracciones posibles.

Ya te conté hace unos días que soy adicta al móvil, así que mi única manera de evitar distraerme con él es dejándolo en otra habitación o escondiéndolo detrás del portátil. Si te pasa lo mismo, cuánto menos a mano lo tengas, mejor. Por supuesto, tienes que dejarlo sin sonido. No vas a estar trabajando en una habitación y el móvil dale que te pego con sonidos en otra. Al final lo único en lo que estarás pensando es en levantarte e ir a cotillear (y lo harás). Tampoco vale dejarlo en modo vibración. Nuestro oído está tan atento a ese ruidillo característico, como una madre lo está a cualquier sonido que emita su bebé. Por lo tanto: móvil fuera, sin sonido y sin vibración.

Una opción que utiliza mucha gente es ponerlo en modo avión. De esta manera cortas toda entrada de avisos, emails, actualizaciones, etc que pueda llegarte mientras estás trabajando. Si no quieres perder el tiempo en buscar cómo narices se pone el modo avión, puedes utilizar aplicaciones como Airplane Mode Widget (para Android). Por si no lo sabías, whatsapp permite silenciar los grupos. Si es uno que no te aporta nada, puedes irte del grupo y un ladrón del tiempo menos. Pero si quieres seguir atenta a lo que se cuece sin volerte loca porque suene 300 veces en una hora, puedes silenciarlo así: una vez que estás dentro del grupo le das a mostrar menú u opciones y pulsas en donde pone Silenciar. Puedes elegir que esté calladito durante 8 horas, 1 semana o 1 año. Y también te da opción a que siga mostrando las notificaciones o no.

Reto ZEN TO DONE: Hábito 4 (Adiós a la Multi-Tarea)

Otra posible distracción: los ruidos. No sé tú, pero yo necesito silencio absoluto para trabajar en tareas en las que necesito concentración plena. Si el cuerpo me pide música, lo único que me permite conseguir el mismo nivel de concentración es el ruido blanco o sonidos de la naturaleza. Hace unos meses descubrí una página que te permite configurar tu propio ruido blanco y, además, el fondo va cambiando de color (como cuando vas a un spa que utilizan cromoterapia). Se llama NOISLI (los que tenéis apple estáis de suerte porque acaban de sacar aplicación), pero se puede ver desde cualquier ordenador. Si te fijas en la parte de arriba, puedes elegir si quieres ruido blanco que te ayude a ser más productivos o si quieres relajaros. Yo suelo hacerme las mezclas a mi gusto con las opciones que aparecen debajo (puedes elegir entre un montón de tipos de ruido blanco: naturaleza, olas, viento, lluvia, cafetería, hoguera, …). Pruébalo, está genial.

La otra opción que utilizo mucho también es este canal en Spotify, que esá dentro del Nature Sound Library que también te invito a descubrir. Lo pongo muy bajito, como si estuviera realmente en ese ambiente y a trabajar.

Ya tenemos las distracciones eliminadas del móvil y sonidos. Recuerda que, al igual que en el móvil, también deberías eliminar los avisos del ordenador. Te recomiendo que desactives la opción de que te aparezca una ventanita cada vez que te llega un email (por supuesto ir a leer cada email que entra, totalmente prohibido). Y, si puedes en la oficina, que desvíes el teléfono a otro número o al buzón de voz mientras realizas esa tarea que requiere concentración plena, mientras estás en una reunión… (no te olvides de avisar, si tienes algún compañero que te pasa las llamadas, que durante “x minutos” no te pase ninguna).

Si estás en casa, nada más fácil que preparar un cartel que puedas colgar en la puerta, para que todo el mundo sepa que deben dejarte trabajar hasta que lo quites.

CÉNTRATE EN UNA SÓLA TAREA, DURANTE UN PERÍODO DE TIEMPO

Aquí viene lo importante: Has eliminado distracciones y ahora toca ponerse a hacer cosas. Pero, la regla es hacerlo de una en una. No vale estar buscando una información en internet y, mientras se carga la página, aprovechar para responder el correo. NO. Si hay que esperar a que se cargue la página, se espera. Pero nada de aprovechar ese tiempo para distraerte con otra cosa.

Ya vimos en el post del Hábito 2 del Reto ZEN TO DONE, que una de las técnicas que puedes utilizar es la Técnica Pomodoro, que consiste en concentrarse en una tarea por períodos de 25 minutos. Puedes utilizar alguna aplicación en el móvil o un simple temporizador de cocina.

Por tanto, elegida la tarea que vas a realizar y eliminadas las distracciones, márcate el tiempo que tienes que estar y ¡a por ella!

Si pasado ese tiempo que te has marcado, estás tan concentrada en ello o tan entusiasmada que no quieres parar. ¡No lo hagas! Aprovecha esa energía y continúa hasta que el cuerpo te pida descansar.

COMIENZA SIEMPRE CADA DÍA POR UNA DE LAS 3 TAREAS MÁS IMPORTANTES (MIT’s)

Esta regla la vimos en el hábito anterior del Reto Zen to Done, en el que te enseñé a planificarte correctamente. Si quieres terminar el día con la sensación de haber hecho algo, haber conseguido lo que te proponías y encima seguir avanzando hacia tus metas a corto, medio o largo plazo, comienza cada día con al menos una de las tareas más importantes que te hayas marcado (los MIT’s que te contaba aquí).

Si para ello necesitas madrugar un poco más, quizás haya llegado el momento de hacerlo. Si lo que te cuesta es arrancar, una vez que empiezasa moverte ¡ya no puedes parar! Échale un vistazo a este post con varios trucos para ello.

Y si eso que tienes que hacer te parece aburrido… ¡dale la vuelta a la tortilla! Intenta ver el vaso medio lleno y busca las ventajas o beneficios que vas a sacar de hacer esa actividad: ¿tener la casa limpia y poder invitar a tus amigos a casa? ¿te va a ayudar a ganar más clientes? ¿vas a poder comprarte ese vestido que tanto te gusta? ¿podrás estar más relajada y motivada? … Siempre hay algo positivo que puedes sacar de esa tarea y que te ayudará a hacerla más fácilmente. Sientate a pensar por un momento y encuentralo.

RECOMPENSA

¿Has cumplido el tiempo que te habías marcado para esa tarea? Te mereces una recompensa, ¿no? Ya puedes desconectar un momento mirando el correo, las redes sociales, jugando con tu mascota, bailando, tomándote un café, … lo que te guste, tu eliges!

La regla: que la recomenpensa no se alargue y alargue y termines dedicándole más tiempo que a lo que tendrías que estar haciendo. Descansa, celebra, prémiate por haber estado ese tiempo trabajando pero de una manera responsable. Dedica 10 minutos máximo a desconectar y vuelve rápidamente a tus tareas. Si tienes a “perderte”, puedes utilizar el mismo temporizador que usas para marcarte el tiempo de trabajo.

En resumen: descansos cortitos, no mayores de 10 minutos y vuelve inmediatamente a tus tareas.

RESPIRA, RELÁJATE

Si notas que empiezas a distraerte o que tienes ganas de parar y hacer otras cosas durante el tiempo de concentración, respira, levanta la vista de lo que estás haciendo y oblígate a ti misma a volver a lo que estabas haciendo. Si tienes la necesidad de levantarte, moverte, hazlo y retoma inmediatamente tu tarea.

ANTE UNA URGENCIA QUE TE OBLIGA A PARAR

En estos casos es inevitable tener que dejar lo que estás haciendo y atender la urgencia. Lo mejor es que anotes dónde te has quedado, lo que te queda por hacer, las ideas que estabas teniendo en ese momento, los papeles e información que tienes que preparar. Déjate anotado todo de tal manera que puedas retomarlo más tarde en el mismo punto en el que estabas y no tengas que estar dándole vueltas todo el rato, a no olvidarte de nada de lo tienes que hacer. Recuerda lo que vimos en el primer hábito del Reto Zen to Done: en la cabeza, cuanta menos información, mejor.

 

Processed with VSCOcam with t3 preset

UN PEQUEÑO RESUMEN
  • Elimina todas las distracciones que puedas tener: el móvil, lejos, sin sonido y sin vibración.
  • Trabaja en silencio o escucha ruido blanco, que te ayudará a concentrarte. Te recomiendo esta web: NOISLI y este canal de Spotify.
  • Elige la tarea que vas a realizar y márcate un tiempo para hacerla.
  • Puedes utilizar la técnica pomodoro (centrarse en una tarea durante 25 minutos).
  • Puedes ayudarte de un temporizador que te indique cuándo ha pasado ese tiempo marcado.
  • Prémiate cuando consigas llevar a cabo esa tarea. Desconecta (intenta máximo 10 minutos) y vuelve inmediatamente a por la siguiente tarea.
  • Si necesitas levatarte, moverte, hazlo e inmediatamente vuelve a lo que estabas haciendo.
  • En caso de querer abandonar, respira y oblítale a volver a concentrarte.
  • Ante tareas que no te agradan, busca el lado positivo o el beneficio que obtendrás cuando la hayas hecho (siempre hay algo bueno).
  • Si tienes que parar por algo urgente, anota todas las ideas, pasos siguientes a dar y todo lo que te ayude a retomarlo en el mismo punto.

 

El enlace de este mes en LIFT es éste: Hábito 4 del Reto “ZEN TO DONE”.

***

Mi resumen del Hábito 3: Aprendiendo a planificarte correctamente para lograr todo lo que te propongas. No podía haber ido mejor. Ya os conté en ese post que el segundo hábito se me hizo bastante complicado y no llegué a adquirirlo. El hábito 3, sin embargo, ha sido muy fácil de llevar a cabo. Empecé con él poco antes de publicar el post y la verdad es que he conseguido hacerlo todos los días. Creo que, cuando mejor me ha funcionado y cuando más productiva he sido, han sido aquellos días que planificaba las tareas la noche anterior. Así por la mañana me limitaba simplemente a sentarme en la mesa, revisar la agenda y ponerme a trabajar en lo que tocaba.

También me ha ayudado a darme cuenta del tiempo real que podía dedicar a cada tarea. Atrás está quedando la super mujer estresada que se marcaba mil tareas para cada día. Cada vez me siento más relajada y, a la vez, más satisfecha por ir consiguiendo cada día las 3 tareas que me marco. Lógicamente hay días que no logro dividir en la cantidad de mini-pasos adecuados lo qu etengo que hacer y termino quedándome a mitad en algo o no llegando a hacer todo, pero creo que poco a poco podré ir mejorando en este aspecto y lograré planificarme con eficacia.

***

¿Cómo ha ido tu tercer mes con el Reto Zen to Done? ¿Te ha resultado fácil el hábito de planificar o ha sido el más difícil? ¿Qué complicaciones te has encontrado? ¿Qué te parece el cuarto hábito? ¿Eres multi-tarea como yo? ¿Se te ocurre algún truco más?

***

El post de Reto “Zen to Done”. Hábito 4: Adiós a la Multi-Tarea aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

Reto “Zen to Done”. Hábito 4: Adiós a la Multi-Tarea

Leer Más

Gestión del Tiempo, Uncategorized

RETO: “ZEN TO DONE”

HÁBITO 4 – HACER (Adiós a la Multi-Tarea)

Creo que este es uno de los hábitos que más arraigados tengo dentro de mí: ser una persona multi-tarea. Y resulta que, lo que  pensaba era el método más efectivo de trabajo, es el peor para conseguir resultados. Como dicen nuestras abuelas: “no se puede estar en misa y repicando.”

Pues sí, la multi-tarea no es buena. Estoy convencida que tú, como multi-apasionada, tiendes a trabajar así. Porque puede que sea nuestra manera natural de gestionar las cosas de nuestra cabeza: estamos haciendo alguna pasión, pensando en la siguiente. Trabajando y con mil cosas en la cabeza… Y no, así no se rinde.

Así que este mal hábito hay que cambiarlo. Porque esla única manera de conseguir avanzar en algo. Se consigue (doy fe). Aunque seamos multi-apasionadas, a la hora de trabajar tenemos que conseguir centrarnos, sólo y únicamente, en la tarea que estamos haciendo.

Y, la verdad, no es tan difícil como puede parecerte. Realmente, sólo hay que seguir unas reglas muy sencillas:

ELIMINA DISTRACCIONES

Te despistas hasta con el sonido de una mosca. Estás deseando que suene el ring del tono de whatsapp para dejar todo lo que estás haciendo y acudir corriendo a ver que se cuece por ahí. Te pasas la jornada de trabajo comprobando una y otra vez el correo y contestando emails. Cada vez que suena un anuncio en la radio, pierdes por completo la concentración y tienes que volver a gastar energía en conseguirlo.

Error, error, error.

Todos esos factores no consiguen más que hacerte perder el tiempo. Así que la regla número 1: Elimina todas las distracciones posibles.

Ya te conté hace unos días que soy adicta al móvil, así que mi única manera de evitar distraerme con él es dejándolo en otra habitación o escondiéndolo detrás del portátil. Si te pasa lo mismo, cuánto menos a mano lo tengas, mejor. Por supuesto, tienes que dejarlo sin sonido. No vas a estar trabajando en una habitación y el móvil dale que te pego con sonidos en otra. Al final lo único en lo que estarás pensando es en levantarte e ir a cotillear (y lo harás). Tampoco vale dejarlo en modo vibración. Nuestro oído está tan atento a ese ruidillo característico, como una madre lo está a cualquier sonido que emita su bebé. Por lo tanto: móvil fuera, sin sonido y sin vibración.

Una opción que utiliza mucha gente es ponerlo en modo avión. De esta manera cortas toda entrada de avisos, emails, actualizaciones, etc que pueda llegarte mientras estás trabajando. Si no quieres perder el tiempo en buscar cómo narices se pone el modo avión, puedes utilizar aplicaciones como Airplane Mode Widget (para Android). Por si no lo sabías, whatsapp permite silenciar los grupos. Si es uno que no te aporta nada, puedes irte del grupo y un ladrón del tiempo menos. Pero si quieres seguir atenta a lo que se cuece sin volerte loca porque suene 300 veces en una hora, puedes silenciarlo así: una vez que estás dentro del grupo le das a mostrar menú u opciones y pulsas en donde pone Silenciar. Puedes elegir que esté calladito durante 8 horas, 1 semana o 1 año. Y también te da opción a que siga mostrando las notificaciones o no.

Reto ZEN TO DONE: Hábito 4 (Adiós a la Multi-Tarea)

Otra posible distracción: los ruidos. No sé tú, pero yo necesito silencio absoluto para trabajar en tareas en las que necesito concentración plena. Si el cuerpo me pide música, lo único que me permite conseguir el mismo nivel de concentración es el ruido blanco o sonidos de la naturaleza. Hace unos meses descubrí una página que te permite configurar tu propio ruido blanco y, además, el fondo va cambiando de color (como cuando vas a un spa que utilizan cromoterapia). Se llama NOISLI (los que tenéis apple estáis de suerte porque acaban de sacar aplicación), pero se puede ver desde cualquier ordenador. Si te fijas en la parte de arriba, puedes elegir si quieres ruido blanco que te ayude a ser más productivos o si quieres relajaros. Yo suelo hacerme las mezclas a mi gusto con las opciones que aparecen debajo (puedes elegir entre un montón de tipos de ruido blanco: naturaleza, olas, viento, lluvia, cafetería, hoguera, …). Pruébalo, está genial.

La otra opción que utilizo mucho también es este canal en Spotify, que esá dentro del Nature Sound Library que también te invito a descubrir. Lo pongo muy bajito, como si estuviera realmente en ese ambiente y a trabajar.

Ya tenemos las distracciones eliminadas del móvil y sonidos. Recuerda que, al igual que en el móvil, también deberías eliminar los avisos del ordenador. Te recomiendo que desactives la opción de que te aparezca una ventanita cada vez que te llega un email (por supuesto ir a leer cada email que entra, totalmente prohibido). Y, si puedes en la oficina, que desvíes el teléfono a otro número o al buzón de voz mientras realizas esa tarea que requiere concentración plena, mientras estás en una reunión… (no te olvides de avisar, si tienes algún compañero que te pasa las llamadas, que durante “x minutos” no te pase ninguna).

Si estás en casa, nada más fácil que preparar un cartel que puedas colgar en la puerta, para que todo el mundo sepa que deben dejarte trabajar hasta que lo quites.

CÉNTRATE EN UNA SÓLA TAREA, DURANTE UN PERÍODO DE TIEMPO

Aquí viene lo importante: Has eliminado distracciones y ahora toca ponerse a hacer cosas. Pero, la regla es hacerlo de una en una. No vale estar buscando una información en internet y, mientras se carga la página, aprovechar para responder el correo. NO. Si hay que esperar a que se cargue la página, se espera. Pero nada de aprovechar ese tiempo para distraerte con otra cosa.

Ya vimos en el post del Hábito 2 del Reto ZEN TO DONE, que una de las técnicas que puedes utilizar es la Técnica Pomodoro, que consiste en concentrarse en una tarea por períodos de 25 minutos. Puedes utilizar alguna aplicación en el móvil o un simple temporizador de cocina.

Por tanto, elegida la tarea que vas a realizar y eliminadas las distracciones, márcate el tiempo que tienes que estar y ¡a por ella!

Si pasado ese tiempo que te has marcado, estás tan concentrada en ello o tan entusiasmada que no quieres parar. ¡No lo hagas! Aprovecha esa energía y continúa hasta que el cuerpo te pida descansar.

COMIENZA SIEMPRE CADA DÍA POR UNA DE LAS 3 TAREAS MÁS IMPORTANTES (MIT’s)

Esta regla la vimos en el hábito anterior del Reto Zen to Done, en el que te enseñé a planificarte correctamente. Si quieres terminar el día con la sensación de haber hecho algo, haber conseguido lo que te proponías y encima seguir avanzando hacia tus metas a corto, medio o largo plazo, comienza cada día con al menos una de las tareas más importantes que te hayas marcado (los MIT’s que te contaba aquí).

Si para ello necesitas madrugar un poco más, quizás haya llegado el momento de hacerlo. Si lo que te cuesta es arrancar, una vez que empiezasa moverte ¡ya no puedes parar! Échale un vistazo a este post con varios trucos para ello.

Y si eso que tienes que hacer te parece aburrido… ¡dale la vuelta a la tortilla! Intenta ver el vaso medio lleno y busca las ventajas o beneficios que vas a sacar de hacer esa actividad: ¿tener la casa limpia y poder invitar a tus amigos a casa? ¿te va a ayudar a ganar más clientes? ¿vas a poder comprarte ese vestido que tanto te gusta? ¿podrás estar más relajada y motivada? … Siempre hay algo positivo que puedes sacar de esa tarea y que te ayudará a hacerla más fácilmente. Sientate a pensar por un momento y encuentralo.

RECOMPENSA

¿Has cumplido el tiempo que te habías marcado para esa tarea? Te mereces una recompensa, ¿no? Ya puedes desconectar un momento mirando el correo, las redes sociales, jugando con tu mascota, bailando, tomándote un café, … lo que te guste, tu eliges!

La regla: que la recomenpensa no se alargue y alargue y termines dedicándole más tiempo que a lo que tendrías que estar haciendo. Descansa, celebra, prémiate por haber estado ese tiempo trabajando pero de una manera responsable. Dedica 10 minutos máximo a desconectar y vuelve rápidamente a tus tareas. Si tienes a “perderte”, puedes utilizar el mismo temporizador que usas para marcarte el tiempo de trabajo.

En resumen: descansos cortitos, no mayores de 10 minutos y vuelve inmediatamente a tus tareas.

RESPIRA, RELÁJATE

Si notas que empiezas a distraerte o que tienes ganas de parar y hacer otras cosas durante el tiempo de concentración, respira, levanta la vista de lo que estás haciendo y oblígate a ti misma a volver a lo que estabas haciendo. Si tienes la necesidad de levantarte, moverte, hazlo y retoma inmediatamente tu tarea.

ANTE UNA URGENCIA QUE TE OBLIGA A PARAR

En estos casos es inevitable tener que dejar lo que estás haciendo y atender la urgencia. Lo mejor es que anotes dónde te has quedado, lo que te queda por hacer, las ideas que estabas teniendo en ese momento, los papeles e información que tienes que preparar. Déjate anotado todo de tal manera que puedas retomarlo más tarde en el mismo punto en el que estabas y no tengas que estar dándole vueltas todo el rato, a no olvidarte de nada de lo tienes que hacer. Recuerda lo que vimos en el primer hábito del Reto Zen to Done: en la cabeza, cuanta menos información, mejor.

 

Processed with VSCOcam with t3 preset

UN PEQUEÑO RESUMEN
  • Elimina todas las distracciones que puedas tener: el móvil, lejos, sin sonido y sin vibración.
  • Trabaja en silencio o escucha ruido blanco, que te ayudará a concentrarte. Te recomiendo esta web: NOISLI y este canal de Spotify.
  • Elige la tarea que vas a realizar y márcate un tiempo para hacerla.
  • Puedes utilizar la técnica pomodoro (centrarse en una tarea durante 25 minutos).
  • Puedes ayudarte de un temporizador que te indique cuándo ha pasado ese tiempo marcado.
  • Prémiate cuando consigas llevar a cabo esa tarea. Desconecta (intenta máximo 10 minutos) y vuelve inmediatamente a por la siguiente tarea.
  • Si necesitas levatarte, moverte, hazlo e inmediatamente vuelve a lo que estabas haciendo.
  • En caso de querer abandonar, respira y oblítale a volver a concentrarte.
  • Ante tareas que no te agradan, busca el lado positivo o el beneficio que obtendrás cuando la hayas hecho (siempre hay algo bueno).
  • Si tienes que parar por algo urgente, anota todas las ideas, pasos siguientes a dar y todo lo que te ayude a retomarlo en el mismo punto.

 

El enlace de este mes en LIFT es éste: Hábito 4 del Reto “ZEN TO DONE”.

***

Mi resumen del Hábito 3: Aprendiendo a planificarte correctamente para lograr todo lo que te propongas. No podía haber ido mejor. Ya os conté en ese post que el segundo hábito se me hizo bastante complicado y no llegué a adquirirlo. El hábito 3, sin embargo, ha sido muy fácil de llevar a cabo. Empecé con él poco antes de publicar el post y la verdad es que he conseguido hacerlo todos los días. Creo que, cuando mejor me ha funcionado y cuando más productiva he sido, han sido aquellos días que planificaba las tareas la noche anterior. Así por la mañana me limitaba simplemente a sentarme en la mesa, revisar la agenda y ponerme a trabajar en lo que tocaba.

También me ha ayudado a darme cuenta del tiempo real que podía dedicar a cada tarea. Atrás está quedando la super mujer estresada que se marcaba mil tareas para cada día. Cada vez me siento más relajada y, a la vez, más satisfecha por ir consiguiendo cada día las 3 tareas que me marco. Lógicamente hay días que no logro dividir en la cantidad de mini-pasos adecuados lo qu etengo que hacer y termino quedándome a mitad en algo o no llegando a hacer todo, pero creo que poco a poco podré ir mejorando en este aspecto y lograré planificarme con eficacia.

***

¿Cómo ha ido tu tercer mes con el Reto Zen to Done? ¿Te ha resultado fácil el hábito de planificar o ha sido el más difícil? ¿Qué complicaciones te has encontrado? ¿Qué te parece el cuarto hábito? ¿Eres multi-tarea como yo? ¿Se te ocurre algún truco más?

***

El post de Reto “Zen to Done”. Hábito 4: Adiós a la Multi-Tarea aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

Reto “Zen to Done”. Hábito 4: Adiós a la Multi-Tarea

Leer Más

Gestión del Tiempo, Uncategorized

No sé si te ha pasado alguna vez. Ya te lo he contado en alguna ocasión en post anteriores, pero hay veces que es cruzar la puerta de casa y todas las técnicas de organización, productividad, orden, etc se van al garete. Creo que es una de las razones por las que no logré arrancar como dios manda con La Boda de tus Sueños. La falta de planificación y organización mató toda oportunidad de crear un negocio rentable.

Así que si ves que tienes el mismo problema que tuve yo en su día, no esperes a que sea demasiado tarde.

[blockquote quote_type=”type5″ author_name=”” width=”100%” float=”left”]Trabajar desde casa puede ser el sueño de muchos pero cuando lo consigues, puede convertirse en tu peor enemigo si no consigues organizarte de manera adecuada.[/blockquote]

Hoy te traigo una invitada muy especial: Concepción Sanjerónimo, una multi-apasionada al frente del blog Business New Generation destinado a nuevos emprendedores y a los que necesitan darle un giro a su negocio.

Espero que te guste el post de hoy. Yo voy a ponerme las pilas con los consejos que nos da Concepción ¡ya mismo!

***

Siendo Multi-Apasionada lo más fácil es que te suelas dispersar con facilidad. Por eso, puede que te dé algo de reparo el hecho de “trabajar desde casa”. Lo más importante para estos casos es la concentración, el enfoque y, sobre todo, la organización.

¿Cómo vas con esto? ¿Te cuesta mantener un orden, establecer un planning y cumplirlo?

Hoy te daré algunos consejos que puedes seguir para poder mantenerte concentrada, aunque todo te invite a dejar lo importante para más tarde.

Seguro que sientes que el sofá repite tu nombre, que tienes mucho por recoger o que levantarte a picar algo no puede quitarte tanto tiempo.

CÓMO SER MÁS PRODUCTIVA CUANDO TRABAJAS DESDE CASA

Hay varios factores a tener en cuenta:

1) Trabajar desde casa requiere una pequeña dosis extra de concentración

Trabajar desde casa no implica llevar todo el día el pijama puesto y menos, cuando fácilmente pierdes la concentración y el enfoque.

Igual crees que no es muy importante este punto, pero si puedes, experiméntalo el fin de semana: Si te levantas y llevas todo el día el pijama, por la tarde te sientes como cansada, aunque no hayas hecho gran cosa, o ansiosa porque parece que en todo el día no hiciste absolutamente nada.

Por eso, prueba a levantarte el sábado, por ejemplo, y cambiarte. Arréglate, aunque no vayas a salir a la calle hasta más tarde.

¿No tienes más ganas de hacer algo, te sientes mucho más descansada y con más energía?

Eso es lo que suele ocurrir en la mayoría de los casos, por eso, aprovecha esto y haz que juegue a tu favor.

La higiene personal y arreglarse para “trabajar”, sea donde sea, además te ayuda a mantener alta la confianza en ti misma y mejora tu autoestima.

2) Tienes que reservar tu espacio en casa, desde donde vas a trabajar

Tanto si tu casa es amplia, como si no lo es, reserva un espacio para trabajar.

Que sea una especie de santuario, que no utilizas para otra cosa. Así te será más fácil desconectar cuando termines de trabajar, aunque sigas en casa.

En caso de que tengas una casa más pequeña y trabajes desde la sala, está bien. Lo único que tienes que hacer es ambientar el lugar de formas diferentes para los distintos usos.

Mi casa también es pequeña. La sala siempre está decorada de la misma forma pero, por ejemplo, a la hora de trabajar tengo un par de marcos de fotos con frases que me gusta recordar. Las coloco en mi mesa para motivarme y entrar en el mood. Después utilizo un pizarrón que puedo guardar cuando ya no lo uso, donde tengo mis planificaciones. También coloco mi calendario de mesa, éste es como mi tótem. Un objeto que me trae de vuelta al momento a la realidad, al momento en el que estoy y ese es en el trabajo, aunque todo lo demás a mi alrededor diga lo contrario.

3) En mi caos, tengo un orden

He escuchado mucho esto, pero me parece que son ganas de posponer lo importante y de hacer lo correcto.

No vas a ser mejor ni peor por no ser ordenado, pero estás perdiendo grandes ventajas por no intentarlo siquiera.

[blockquote quote_type=”type5″ author_name=”” width=”100%” float=”left”]En tu espacio de trabajo necesitas un orden. Trabajes donde trabajes.[/blockquote]

Obviamente, lo más importante no es la imagen si trabajas desde tu casa, porque no influye mucho si sólo lo ves tú. Pero, ¿no te agobias al ver cientos y miles de papeles, archivos, carpetas y libros en tu mesa? Da la sensación de lleno, de tener muchas cosas pendientes cuando en realidad puede que no sea para tanto.

Así que mi consejo es que limpies y despejes tu lugar de trabajo. Además te servirá para despejar la mente.

Todos aquellos materiales que utilizas para realizar tu actividad, úsalos y guárdalos cuando hayas terminado de gastarlos. No acumules cosas que ya no tienen una función directa con lo que estás haciendo. Tienes que ordenarlo de forma inteligente para que te haga más fácil el trabajo. Y eso nos lleva al siguiente punto.

4) Bandejas, libretas, pizarrones

En este punto tengo tres consejos para que seas más productiva en tu trabajo.

Para tus ideas, lo mejor es que tengas siempre a mano una libreta donde las anotes todas. No las proceses ni nada, de momento, sólo despeja el espacio que tu mente les está dedicando y vuelve a la tarea que estabas haciendo. Más adelante tendrás tiempo de revisar todo lo que has escrito y reflexionar qué harás con ello.

Las bandejas te ayudarán a tener más control sobre tus tareas diarias. Puedes etiquetarlas y organizarlas como más cómoda te sientas. Por ejemplo, puedes tener una bandeja de pendientes importantes, otra de cosas urgentes y otra de cosas que pueden esperar. Así es más fácil priorizar las tareas y sacarle el mayor provecho a tu tiempo. Y tendrás tu espacio de trabajo más ordenado. Incluso puedes aplicar esta técnica a tu bandeja de entrada de correo.

En cuanto a los pizarrones, yo soy bastante visual por lo que me ayuda mucho tener una planificación en grande y que pueda ver y revisar al momento. Por ejemplo, puedes utilizarlos también para establecer mapas mentales, objetivos y proyectos que tienes que desarrollar o cualquier otra cosa. De esta forma, además, te ayudará a estar mucho más enfocada en tu objetivo final.

5) Establece tu horario semanal

Que trabajes desde casa no significa que vayas a hacer lo que quieras, que dependiendo del día y de cómo te hayas levantado pienses en qué hacer. Así es fácil que pierdas mucho tiempo valioso.

Mejor si tienes un horario planificado por adelantado, ya que te permitirá saber también qué hacer en cada momento y no tienes porqué improvisar siempre. Más, si eres indecisa.

Se trata de marcar grandes bloques (proyectos) o días específicos para hacer unas determinadas cosas. Después tendrás más libertad para determinar las tareas de cada bloque.

Por ejemplo, yo me programo dos días a la semana para escribir posts y otros dos para desarrollar otras ideas en relación con mi proyecto. Para desarrollar mi proyecto, tengo varios mini-proyectos que quiero desarrollar, por ejemplo, escribir guest posts o redactar reportes. Cuando llega el día que tengo marcado, decido en qué mini-proyecto trabajaré y las tareas que voy a hacer. No pienso para nada en posts, ni en temas para el día siguiente, ni nada de nada. Eso será otro día.

6) Pequeños momentos de relax

Partamos de la base de que no es posible mantener un ritmo de trabajo continuado por tiempo ilimitado.

O por lo menos es imposible para mi.

Si te sucede lo mismo, trabaja en bloques de tiempo que tú misma consideres que están bien para ti (50 minutos, 1 hora, lo que sea). Después de trabajar por ese tiempo haz un pequeño descanso. Desconecta, levántate, pasea por tu casa, tomate un café. Algo más bien rápido.

Después de trabajar dos o tres períodos seguidos, haz una pausa más larga, como de 20 – 30 minutos. Despéjate lo máximo que puedas, olvida lo que estabas haciendo y cuando vuelvas al trabajo te sentirás fresca y con energía renovada.

Si dejas de trabajar pero sigues dándole vueltas a lo que hacías antes del descanso, no conseguirás reponer tus fuerzas y acumularás cansancio, por lo que no serás tan productiva. Así que trata de hacerlo bien.

7) Aprovechar hasta los momentos Zen

Esto puede parecer un castigo para algunas. Está bien descansar y que tus momentos de relax no tengan relación con el trabajo.

Pero tú quieres ser más productiva, ¿verdad?

Utiliza estos momentos para desconectar haciendo algo diferente:

  • Lee artículos sobre algún tema que te interese (quizá te dé ideas para tu proyecto).
  • Continua con la lectura de algún libro que tengas pendiente.
  • Medita, aprende cómo hacerlo bien y serás capaz de reponer fuerzas, de dar solución a algún problema que te estaba costando resolver y puede que lleguen a ti ideas brillantes que poner en práctica.
  • Sigue algún podcast y escucha los episodios en tus momentos zen. Aprenderás cosas nuevas que te interesan y será una forma diferente de hacerlo.

Hay más formas para sacarle el jugo a tus momentos de descanso, pero debes encontrar las tuyas. ¿Se te ocurren otras? ¿Ya utilizas alguna más? El objetivo es hacer cosas que nos gustan y aprovechar el tiempo que le dedicamos.

Así que hasta aquí los consejos para trabajar desde casa sin perder el norte. Con todos estos consejos ahorrarás tiempos muertos, serás más productiva, ya que trabajarás de forma más enfocada y con más concentración en lo que haces.

¿Qué te han parecido los tips? ¿Tienes alguno más que compartir? Completemos entre todas la lista.

***

Concepción Sanjerónimo (Business New Generation)

       businessnewgeneration.com | Facebook | Twitter | Google+

***

El post de 7 Consejos para trabajar desde casa, sin perder el norte aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

7 Consejos para trabajar desde casa, sin perder el norte

Leer Más

Cambio de Vida y Superación Personal, Gestión del Tiempo, Uncategorized

A raiz del post de la semana pasada en el que te conté cuáles eran los pasos para lograr planificarte correctamente y conseguir tus objetivos, han surgido algunas dudas en el grupo de facebook:

¿Tienes claros tus objetivos en la vida? ¿Sabrías decirme detalladamente qué es prioritario y qué no? ¿cuánto tiempo dedicas a las piedras más grandes de tu vida?

Si estás en una fase de tu vida en la que te sientes tan perdida que ya no tienes claro lo que de verdad te importa y lo que no, el post de hoy te va a ayudar a aclarar tus dudas y sentimientos. He estado investigando los últimos días algunas herramientas que pueden ayudarte a identificar lo que realmente quieres y lo que te hace feliz de verdad, para poder utilizar después las técnicas de planificación que te conté la semana pasada y que te van a ayudar a mejorar en tus piedras más grandes, en las áreas de tu vida que realmente son las más importantes.

La herramienta que más me ha gustado de todas las que he visto y que he visto más práctica, es una que utilizan en PNL (Programación Neuro-Lingüística). PNL es una técnica que nos ayuda a darnos cuenta de cómo interpretamos el mundo externo e interno, de manera subjetiva, y nos ayuda a transformar nuestro lenguaje, nuestros hábitos, nuestro comportamiento, para convertirnos en personas exitosas.

Esa herramienta de la que os hablo, y que según he leído es una de las básicas que utilizan en la PNL y que mayores resultados da, es la RUEDA DE LA VIDA.

LA RUEDA DE LA VIDA

PNL La Rueda de la Vida, tus objetivos y las piedras más grandes de tu vida

¿QUÉ ES y PARA QUÉ SIRVE LA RUEDA DE LA VIDA?

La rueda de la vida es un círculo dividido en secciones, normalmente de 8 a 12, en la que cada sección representa en un área de tu vida. No hay ninguna normal respecto a cuántas áreas o cuáles debes poner en la rueda. Eres tú la que elige cuáles son más importantes para ti y cuales van a componer la rueda de tu vida.

Lo bueno que tiene es que te muestra de una manera gráfica aquellas áreas de tu vida en las que debes mejorar, en este momento en concreto en el que te encuentras. No es algo, por tanto, que vayas a usar una vez y ya te aplique para el resto de tu vida. Si no que es una herramienta que puedes utilizar siempre que quieras, cuando sientas que estás perdida, que quieres mejorar en algún aspecto. Y además puedes puedes hacerla personalizada para cada una de las áreas de tu vida. Por ejemplo, una específica para el trabajo, otra para el amor, … Al final del post puedes descargarte unas plantillas gratuitas que he preparado para ti. Una de ellas incluye aunque las áreas más importantes de la vida para darte una visión global de tu situación actual, pero tienes un par más con distintas secciones para que puedas completarla con las áreas que más se amolden a lo que necesitas.

¿QUÉ ÁREAS PUEDO USAR EN LA RUEDA DE MI VIDA?

Párate a pensar: ¿que es importante para ti en tu vida? Puede ser la salud, el dinero, la amistad, el amor, … No tienen porque ser áreas que estén relacionadas. También puede ser importante para ti tu papel en los diferentes aspectos de tu vida: como mujer, pareja, amante, madre, hija, amiga, compañera, jefa, presidenta del grupo de bolillos, vecina, … O algo que sea muy importante para ti o que valores especialmente: tiempo para ti, la libertad, pasear a tus mascotas, ir en bici, leer, ir al parque con tus hijos…

Identifica 8 a 12 áreas en tu vida que para ti sean las más importantes. Estos son algunos ejemplos de secciones con las que puedes generar la Rueda de tu Vida:

  • Amor
  • Amistad
  • Ciudad
  • Creatividad
  • Cuerpo
  • Desarrollo Personal
  • Dinero
  • Diversión
  • Entorno
  • Espíritu
  • Estudios
  • Familia
  • Hogar
  • Libertad
  • Mente
  • Mis papeles en la vida: mujer, compañera, madre, jefa, prima, hija, …
  • Ocio
  • Pareja
  • Trabajo
  • Salud
  • Valores
  • Viajar

CREA LA RUEDA DE TU VIDA

PASO A PASO

Crea la Rueda de tu Vida, paso a paso

Es importante que seas sincera contigo misma a la hora de hacer la Rueda de la Vida. No consiste en sacar una buena foto, si no es sacar un resultado real que te ayude a mejorar para ser completamente feliz (si no, no te molestes en hacerla porque no te va a servir para nada el ejercicio).

PASO 1: ELIGE LAS SECCIONES QUE COMPONEN TU RUEDA

Una vez has elegido las secciones o áreas de tu vida que van a componer la rueda de la vida, divide la plantilla gratuita que encontrarás más abajo en el mismo número de secciones elegidas y nómbralas.

PASO 2: PUNTÚA CADA SECCIÓN

Como ves, en el interior del círculo hay otros más pequeños con unos valores del 1 al 10. Cada valor representa el grado de felicidad o lo satisfecha que estás en ese área en este momento de tu vida:

1 muy infeliz, nada satisfecha

10 muy feliz, muy satisfecha

Para ello, puedes hacerte estas preguntas y valorar tu grado de felicidad y satisfacción con cada área que hayas elegido:

  • Amor/Pareja: ¿eres feliz realmente con tu situación de pareja actual? ¿no tienes y la estás buscando? ¿estás disfrutando de tu soltería? ¿el matrimonio o la vida en común ha resultado lo que pensabas que sería? ¿tu relación tiene futuro? Tengas pareja o no, ¿estás feliz con tu situación actual?
  • Amistad: ¿cómo es tu relación con tus amigos? ¿los ves todo lo que te gustaría? ¿tienes amigos de los buenos o un montón de conocidos? ¿puedes contar con tus amigos siempre que lo necesites? ¿y te apoyan en lo bueno y en lo malo, o sólo en lo bueno? ¿puedes compartir tus intereses e inquietudes con ellos?
  • Casa/Hogar: ¿te sientes a gusto en tu casa? ¿estás estresada por vivir en una casa desordenada y no haces nada por remediarlo?
  • Cuerpo/Estado Físico: ¿estás a gusto con tu cuerpo? ¿haces todo el ejercicio que te gustaría? ¿comes sano? ¿te cuidas? ¿sabes sacate provecho?
  • Desarrollo Personal: ¿eres libre de aprender e intentar todas tus pasiones? ¿dedicas tiempo a actividades que te hagan crecer como persona? ¿reservas tiempo para ti todos los días? ¿trabajas para conseguir tus objetivos? ¿celebras tus logros? ¿puedes hacer lo que quieras sin sentirte mal por ello?
  • Dinero: ¿estás a gusto con el nivel de vida que tienes? ¿ganas todo lo que te gustaría? ¿eres capaz de ahorrar todos los meses? ¿te sientes mal por comprar compulsivamente? ¿puedes permitirte algún capricho? ¿tienes suficiente dinero ahorrado para afrontar cualquier imprevisto?
  • Entorno: ¿estás a gusto en el lugar, ciudad o pais donde vives? ¿vives con alguien (padres, amigos, compañeros, …) y disfrutas de tu libertad? ¿acabas de mudarte y todavía estás intentando encajar en tu nuevo entorno?
  • Espíritu/Valores: ¿tienes inquietudes espirituales o religiosas? ¿vives y actúas acorde a tus valores? ¿meditas? ¿participas en tu comunidad religiosa o espiritual? ¿tienes el sentimiento de que tus valores y creencias encajan con tu entorno social?
  • Familia: ¿cómo te llevas con tus familiares? ¿los ves o hablas con ellos todo lo que querrías? ¿dedicas el esfuerzo necesario para mejorar la relación con tus familiares? ¿puedes acudir a ellos siempre que lo necesites?
  • Ocio/Diversión: ¿tienes suficiente tiempo libre? ¿lo disfrutas, aunque tengas poco? ¿haces todo lo que te gustaría? ¿eres capaz de desconectarte de la rutina y obligaciones cuando estás realizando alguna actividad de ocio?
  • Salud: ¿cómo te encuentras física y psíquicamente? ¿sueles ponerte enferma a menudo? ¿llevas una vida sana? ¿tu estado de salud te limita? ¿cómo vives esa situación? ¿lo llevas bien o te castigas por ello? ¿es por algo que puedas evitar?
  • Trabajo/Estudios: ¿te gusta tu trabajo? ¿y lo que estás estudiando? ¿estudias todo lo que te quieres? ¿vas motivada a trabajar o a estudiar? ¿sientes que avanzas en tu trabajo o estudios? ¿el trabajo te consume? ¿te esfuerzas lo suficiente? ¿eres de las que intentas escaquearte siempre que puedes? ¿o eres de las que cierran la oficina? ¿te llevas bien con tus compañeros, con tus jefes? ¿te sientes valorada? ¿estás a gusto en tu puesto? ¿estás en paro y no encuentras trabajo? ¿trabajas desde casa y sabes organizarte y disfrutar de ello?

PASO 3: UNE LAS SECCIONES

Tras puntuar del 1 al 10 lo feliz o satisfecha que estás en cada sección de tu rueda, une los resultados y colorea cada sección para poder identificarlas rápidamente de una manera gráfica.

CÓMO INTERPRETAR EL RESULTADO

Una rueda equilibrada es una rueda que puede girar. Si has obtenido una baja puntuación en alguna de las secciones, tu rueda dejará de ser redonda, tendrá un aspecto dentellado. Si te imaginas intentando rodar con ella te darás cuenta que es imposible. Algo falla. Y lo mismo pasa si has obtenido una rueda que más o menos puede girar, pero resulta que es una rueda muy pequeña. Algo falla también.

¿Estás dedicando tiempo y esfuerzo a las áreas en las que no eres feliz? ¿cuánto dedicas a las que has puntuado con un resultado mayor? Puede que estés tan centrada en un área de tu vida que estás dejando totalmente desatendidas otras que son muy importantes para ti.

Si la semana pasada, cuando vimos cómo planificarte para conseguir tus objetivos, tuviste dificultades para establecer tus piedras más grandes o es algo en lo que nunca te habías parado a pensar, la Rueda de la Vida es un ejercicio que te va a dar una pista sobre aquellas áreas en las que puedes comenzar a trabajar para conseguir que tu rueda gire, para conseguir ser feliz en todos los aspectos de tu vida.

¿Qué puedes hacer para mejorar estas secciones? Puedes comenzar por algo muy sencillo: marca 3 pequeños pasos que puedes hacer para mejorar esa situación, 3 pequeños pasos para cada una de las áreas con baja puntuación y marca en tu agenda cuándo las vas a hacer, el día y la franja de tiempo que vas a dedicarte a ello.

Si quieres, puedes marcar en la rueda que has dibujado la puntuación que quieres lograr en cada sección. Eso puede ayudarte a centrar tu energía en una sección en concreto y pasar a la siguiente una vez hayas obtenido el resultado que querías. Un resultado por encima de 5 significa que eres algo feliz. Un 10 es la felicidad máxima. Marca tus objetivos a lograr siempre entre estas dos puntuaciones.

Las áreas de tu vida con una puntuación alta son las cosas buenas que tienes. Esas cosas buenas son las que deben motivarte para trabajar en las áreas de peor puntuación. Recuérdalas siempre que estés de bajón o que pienses que todo va mal. Siempre hay algo bueno en tu vida por lo que vale la pena luchar.

Ya tienes tus piedras más grandes. Es hora de cambiar y ser feliz.

PLANTILLA GRATUITA DE LA RUEDA DE LA VIDA

Para ayudarte con el proceso, he preparado una serie de plantillas que puedes descargarlas e imprimir siempre que quieras hacer una fotografía de tu situación actual. Los expertos recomiendan repetir este ejercicio al menos una vez al año. Puedes guardarlas todas y ver, con el paso del tiempo, todo lo que has ido evolucionando en cada área. En la esquina superior derecha de cada plantilla he dejado un recuadro para que puedas apuntar la fecha en la que haces la rueda.

Recuerda que el resultado de cada rueda variará mucho en función de cómo estés. Un año puede ser muy importante paa ti un área concreta y al siguiente ser otra distinta. Lo importante es aprender a interpretar el resultado y comenzar a trabajar para mejorarlo, como te he contado antes.

DESCÁRGATE LA PLANTILLA GRATUITA

La Rueda de la Vida

¿Cómo lo hago yo?

Comienzo imprimiendo varias copias de la plantilla (en tamaño A5), al menos 5 y las pego en las hojas de notas de mi agenda Charuca (puedes leer una super review aquí). La primera la completo al inicio de la agenda o al inicio de año, y una al fin de cada trayecto o trimestre. Así, de un vistazo, puedo ver la evolución anual. Para recordar cuándo toca hacer cada una, lo planifico en la agenda y así nunca se me olvida.

Espero que te sirva y que te ayude a comenzar a aclarar ideas.

¿Necesitas organizar tus ideas? 

Si sientes que necesitas profundizar en este tema, comenzar a organizar todas tus ideas, aprender a establecer prioridades, aprender a elegir de entre todas tus ideas cuáles vale la pena llevar o no y comenzar a dar los pasos adecuados para lograr la vida que siempre has querido, mi curso online: Activa tu Brújula Interior es lo que estabas buscando.

[sf_button colour=”lightgrey” type=”sf-icon-reveal” size=”large” link=”https://evagias.com/activa-tu-brujula-interior/” target=”_blank” icon=”fa-child” dropshadow=”no” rounded=”no” extraclass=””]VER MÁS[/sf_button]

***

Me encantaría ver el resultado de la Rueda de tu Vida. ¿Me la enseñas? ¿has obtenido el resultado que esperabas? ¿o te ha sorprendido?

Si te ha gustado este post, ¡compártelo con tus amigos!

La RUEDA DE LA VIDA y cómo enfocarte en tus objetivos más importantes

Leer Más

Cambio de Vida y Superación Personal, Gestión del Tiempo, Uncategorized

A raiz del post de la semana pasada en el que te conté cuáles eran los pasos para lograr planificarte correctamente y conseguir tus objetivos, han surgido algunas dudas en el grupo de facebook:

¿Tienes claros tus objetivos en la vida? ¿Sabrías decirme detalladamente qué es prioritario y qué no? ¿cuánto tiempo dedicas a las piedras más grandes de tu vida?

Si estás en una fase de tu vida en la que te sientes tan perdida que ya no tienes claro lo que de verdad te importa y lo que no, el post de hoy te va a ayudar a aclarar tus dudas y sentimientos. He estado investigando los últimos días algunas herramientas que pueden ayudarte a identificar lo que realmente quieres y lo que te hace feliz de verdad, para poder utilizar después las técnicas de planificación que te conté la semana pasada y que te van a ayudar a mejorar en tus piedras más grandes, en las áreas de tu vida que realmente son las más importantes.

La herramienta que más me ha gustado de todas las que he visto y que he visto más práctica, es una que utilizan en PNL (Programación Neuro-Lingüística). PNL es una técnica que nos ayuda a darnos cuenta de cómo interpretamos el mundo externo e interno, de manera subjetiva, y nos ayuda a transformar nuestro lenguaje, nuestros hábitos, nuestro comportamiento, para convertirnos en personas exitosas.

Esa herramienta de la que os hablo, y que según he leído es una de las básicas que utilizan en la PNL y que mayores resultados da, es la RUEDA DE LA VIDA.

LA RUEDA DE LA VIDA

PNL La Rueda de la Vida, tus objetivos y las piedras más grandes de tu vida

¿QUÉ ES y PARA QUÉ SIRVE LA RUEDA DE LA VIDA?

La rueda de la vida es un círculo dividido en secciones, normalmente de 8 a 12, en la que cada sección representa en un área de tu vida. No hay ninguna normal respecto a cuántas áreas o cuáles debes poner en la rueda. Eres tú la que elige cuáles son más importantes para ti y cuales van a componer la rueda de tu vida.

Lo bueno que tiene es que te muestra de una manera gráfica aquellas áreas de tu vida en las que debes mejorar, en este momento en concreto en el que te encuentras. No es algo, por tanto, que vayas a usar una vez y ya te aplique para el resto de tu vida. Si no que es una herramienta que puedes utilizar siempre que quieras, cuando sientas que estás perdida, que quieres mejorar en algún aspecto. Y además puedes puedes hacerla personalizada para cada una de las áreas de tu vida. Por ejemplo, una específica para el trabajo, otra para el amor, … Al final del post puedes descargarte unas plantillas gratuitas que he preparado para ti. Una de ellas incluye aunque las áreas más importantes de la vida para darte una visión global de tu situación actual, pero tienes un par más con distintas secciones para que puedas completarla con las áreas que más se amolden a lo que necesitas.

¿QUÉ ÁREAS PUEDO USAR EN LA RUEDA DE MI VIDA?

Párate a pensar: ¿que es importante para ti en tu vida? Puede ser la salud, el dinero, la amistad, el amor, … No tienen porque ser áreas que estén relacionadas. También puede ser importante para ti tu papel en los diferentes aspectos de tu vida: como mujer, pareja, amante, madre, hija, amiga, compañera, jefa, presidenta del grupo de bolillos, vecina, … O algo que sea muy importante para ti o que valores especialmente: tiempo para ti, la libertad, pasear a tus mascotas, ir en bici, leer, ir al parque con tus hijos…

Identifica 8 a 12 áreas en tu vida que para ti sean las más importantes. Estos son algunos ejemplos de secciones con las que puedes generar la Rueda de tu Vida:

  • Amor
  • Amistad
  • Ciudad
  • Creatividad
  • Cuerpo
  • Desarrollo Personal
  • Dinero
  • Diversión
  • Entorno
  • Espíritu
  • Estudios
  • Familia
  • Hogar
  • Libertad
  • Mente
  • Mis papeles en la vida: mujer, compañera, madre, jefa, prima, hija, …
  • Ocio
  • Pareja
  • Trabajo
  • Salud
  • Valores
  • Viajar

CREA LA RUEDA DE TU VIDA

PASO A PASO

Crea la Rueda de tu Vida, paso a paso

Es importante que seas sincera contigo misma a la hora de hacer la Rueda de la Vida. No consiste en sacar una buena foto, si no es sacar un resultado real que te ayude a mejorar para ser completamente feliz (si no, no te molestes en hacerla porque no te va a servir para nada el ejercicio).

PASO 1: ELIGE LAS SECCIONES QUE COMPONEN TU RUEDA

Una vez has elegido las secciones o áreas de tu vida que van a componer la rueda de la vida, divide la plantilla gratuita que encontrarás más abajo en el mismo número de secciones elegidas y nómbralas.

PASO 2: PUNTÚA CADA SECCIÓN

Como ves, en el interior del círculo hay otros más pequeños con unos valores del 1 al 10. Cada valor representa el grado de felicidad o lo satisfecha que estás en ese área en este momento de tu vida:

1 muy infeliz, nada satisfecha

10 muy feliz, muy satisfecha

Para ello, puedes hacerte estas preguntas y valorar tu grado de felicidad y satisfacción con cada área que hayas elegido:

  • Amor/Pareja: ¿eres feliz realmente con tu situación de pareja actual? ¿no tienes y la estás buscando? ¿estás disfrutando de tu soltería? ¿el matrimonio o la vida en común ha resultado lo que pensabas que sería? ¿tu relación tiene futuro? Tengas pareja o no, ¿estás feliz con tu situación actual?
  • Amistad: ¿cómo es tu relación con tus amigos? ¿los ves todo lo que te gustaría? ¿tienes amigos de los buenos o un montón de conocidos? ¿puedes contar con tus amigos siempre que lo necesites? ¿y te apoyan en lo bueno y en lo malo, o sólo en lo bueno? ¿puedes compartir tus intereses e inquietudes con ellos?
  • Casa/Hogar: ¿te sientes a gusto en tu casa? ¿estás estresada por vivir en una casa desordenada y no haces nada por remediarlo?
  • Cuerpo/Estado Físico: ¿estás a gusto con tu cuerpo? ¿haces todo el ejercicio que te gustaría? ¿comes sano? ¿te cuidas? ¿sabes sacate provecho?
  • Desarrollo Personal: ¿eres libre de aprender e intentar todas tus pasiones? ¿dedicas tiempo a actividades que te hagan crecer como persona? ¿reservas tiempo para ti todos los días? ¿trabajas para conseguir tus objetivos? ¿celebras tus logros? ¿puedes hacer lo que quieras sin sentirte mal por ello?
  • Dinero: ¿estás a gusto con el nivel de vida que tienes? ¿ganas todo lo que te gustaría? ¿eres capaz de ahorrar todos los meses? ¿te sientes mal por comprar compulsivamente? ¿puedes permitirte algún capricho? ¿tienes suficiente dinero ahorrado para afrontar cualquier imprevisto?
  • Entorno: ¿estás a gusto en el lugar, ciudad o pais donde vives? ¿vives con alguien (padres, amigos, compañeros, …) y disfrutas de tu libertad? ¿acabas de mudarte y todavía estás intentando encajar en tu nuevo entorno?
  • Espíritu/Valores: ¿tienes inquietudes espirituales o religiosas? ¿vives y actúas acorde a tus valores? ¿meditas? ¿participas en tu comunidad religiosa o espiritual? ¿tienes el sentimiento de que tus valores y creencias encajan con tu entorno social?
  • Familia: ¿cómo te llevas con tus familiares? ¿los ves o hablas con ellos todo lo que querrías? ¿dedicas el esfuerzo necesario para mejorar la relación con tus familiares? ¿puedes acudir a ellos siempre que lo necesites?
  • Ocio/Diversión: ¿tienes suficiente tiempo libre? ¿lo disfrutas, aunque tengas poco? ¿haces todo lo que te gustaría? ¿eres capaz de desconectarte de la rutina y obligaciones cuando estás realizando alguna actividad de ocio?
  • Salud: ¿cómo te encuentras física y psíquicamente? ¿sueles ponerte enferma a menudo? ¿llevas una vida sana? ¿tu estado de salud te limita? ¿cómo vives esa situación? ¿lo llevas bien o te castigas por ello? ¿es por algo que puedas evitar?
  • Trabajo/Estudios: ¿te gusta tu trabajo? ¿y lo que estás estudiando? ¿estudias todo lo que te quieres? ¿vas motivada a trabajar o a estudiar? ¿sientes que avanzas en tu trabajo o estudios? ¿el trabajo te consume? ¿te esfuerzas lo suficiente? ¿eres de las que intentas escaquearte siempre que puedes? ¿o eres de las que cierran la oficina? ¿te llevas bien con tus compañeros, con tus jefes? ¿te sientes valorada? ¿estás a gusto en tu puesto? ¿estás en paro y no encuentras trabajo? ¿trabajas desde casa y sabes organizarte y disfrutar de ello?

PASO 3: UNE LAS SECCIONES

Tras puntuar del 1 al 10 lo feliz o satisfecha que estás en cada sección de tu rueda, une los resultados y colorea cada sección para poder identificarlas rápidamente de una manera gráfica.

CÓMO INTERPRETAR EL RESULTADO

Una rueda equilibrada es una rueda que puede girar. Si has obtenido una baja puntuación en alguna de las secciones, tu rueda dejará de ser redonda, tendrá un aspecto dentellado. Si te imaginas intentando rodar con ella te darás cuenta que es imposible. Algo falla. Y lo mismo pasa si has obtenido una rueda que más o menos puede girar, pero resulta que es una rueda muy pequeña. Algo falla también.

¿Estás dedicando tiempo y esfuerzo a las áreas en las que no eres feliz? ¿cuánto dedicas a las que has puntuado con un resultado mayor? Puede que estés tan centrada en un área de tu vida que estás dejando totalmente desatendidas otras que son muy importantes para ti.

Si la semana pasada, cuando vimos cómo planificarte para conseguir tus objetivos, tuviste dificultades para establecer tus piedras más grandes o es algo en lo que nunca te habías parado a pensar, la Rueda de la Vida es un ejercicio que te va a dar una pista sobre aquellas áreas en las que puedes comenzar a trabajar para conseguir que tu rueda gire, para conseguir ser feliz en todos los aspectos de tu vida.

¿Qué puedes hacer para mejorar estas secciones? Puedes comenzar por algo muy sencillo: marca 3 pequeños pasos que puedes hacer para mejorar esa situación, 3 pequeños pasos para cada una de las áreas con baja puntuación y marca en tu agenda cuándo las vas a hacer, el día y la franja de tiempo que vas a dedicarte a ello.

Si quieres, puedes marcar en la rueda que has dibujado la puntuación que quieres lograr en cada sección. Eso puede ayudarte a centrar tu energía en una sección en concreto y pasar a la siguiente una vez hayas obtenido el resultado que querías. Un resultado por encima de 5 significa que eres algo feliz. Un 10 es la felicidad máxima. Marca tus objetivos a lograr siempre entre estas dos puntuaciones.

Las áreas de tu vida con una puntuación alta son las cosas buenas que tienes. Esas cosas buenas son las que deben motivarte para trabajar en las áreas de peor puntuación. Recuérdalas siempre que estés de bajón o que pienses que todo va mal. Siempre hay algo bueno en tu vida por lo que vale la pena luchar.

Ya tienes tus piedras más grandes. Es hora de cambiar y ser feliz.

PLANTILLA GRATUITA DE LA RUEDA DE LA VIDA

Para ayudarte con el proceso, he preparado una serie de plantillas que puedes descargarlas e imprimir siempre que quieras hacer una fotografía de tu situación actual. Los expertos recomiendan repetir este ejercicio al menos una vez al año. Puedes guardarlas todas y ver, con el paso del tiempo, todo lo que has ido evolucionando en cada área. En la esquina superior derecha de cada plantilla he dejado un recuadro para que puedas apuntar la fecha en la que haces la rueda.

Recuerda que el resultado de cada rueda variará mucho en función de cómo estés. Un año puede ser muy importante paa ti un área concreta y al siguiente ser otra distinta. Lo importante es aprender a interpretar el resultado y comenzar a trabajar para mejorarlo, como te he contado antes.

DESCÁRGATE LA PLANTILLA GRATUITA

La Rueda de la Vida

¿Cómo lo hago yo?

Comienzo imprimiendo varias copias de la plantilla (en tamaño A5), al menos 5 y las pego en las hojas de notas de mi agenda Charuca (puedes leer una super review aquí). La primera la completo al inicio de la agenda o al inicio de año, y una al fin de cada trayecto o trimestre. Así, de un vistazo, puedo ver la evolución anual. Para recordar cuándo toca hacer cada una, lo planifico en la agenda y así nunca se me olvida.

Espero que te sirva y que te ayude a comenzar a aclarar ideas.

¿Necesitas organizar tus ideas? 

Si sientes que necesitas profundizar en este tema, comenzar a organizar todas tus ideas, aprender a establecer prioridades, aprender a elegir de entre todas tus ideas cuáles vale la pena llevar o no y comenzar a dar los pasos adecuados para lograr la vida que siempre has querido, mi curso online: Activa tu Brújula Interior es lo que estabas buscando.

[sf_button colour=”lightgrey” type=”sf-icon-reveal” size=”large” link=”https://evagias.com/activa-tu-brujula-interior/” target=”_blank” icon=”fa-child” dropshadow=”no” rounded=”no” extraclass=””]VER MÁS[/sf_button]

***

Me encantaría ver el resultado de la Rueda de tu Vida. ¿Me la enseñas? ¿has obtenido el resultado que esperabas? ¿o te ha sorprendido?

Si te ha gustado este post, ¡compártelo con tus amigos!

La RUEDA DE LA VIDA y cómo enfocarte en tus objetivos más importantes

Leer Más

Gestión del Tiempo, Uncategorized

Durante las últimas semanas has dado los primeros pasos hacia una vida organizada. ¿Te das cuenta cómo ha cambiado tu vida en tan sólo dos meses? ¿Pensabas que ibas a conseguir todo lo que has hecho en tan poco tiempo? Hoy ha llegado el momento de avanzar un poco más. Ha llegado septiembre y con él, el momento del tercer Hábito del Reto “ZEN TO DONE”. Para mí, el más importante de todo el proceso. Creo que es la pieza clave para comenzar a lograr todas las metas que te propongas: vas a aprender a planificarte de una manera efectiva y con la que obtendrás resultados de una vez por todas.

No te preocupes si no has realizado el Hábito 1, el de Recopilar Información, o el Hábito 2, el de Procesar las bandejas de entrada. Puedes unirte a cualquiera de los hábitos cuando tu quieras, cuando sientas que estás preparada para hacerlo. No hay que seguir un orden estricto. Si lo que necesitas es sólo aprender a planificarte o quieres dar un primer paso a una vida organizada, únete al reto de este mes.

RETO: “ZEN TO DONE”

HÁBITO 3 – PLANIFICAR

Lo primero de todo a tener en cuenta, es que se acabaron las agendas llenas de mil listas de tareas por hacer. Olvida lo que todo el mundo hace y lo que seguro has hecho muchas veces: apuntar un montón de cosas por hacer para cada día, ir tachando las que vas consiguiendo y mover al día siguiente las que no hayas podido hacer, sólo para seguir añadiendo tareas y tareas al listado de cada día. ¿Te suenan esas listas kilométricas que lo único que hacen es agobiarte y trasladarte la sensación de que no estás haciendo nada?

No te preocupes. Todo eso se ha acabado.

El hábito de este mes es en realidad un hábito muy sencillo y se basa en un hecho muy fácil de entender y que seguro conoces o has oído alguna vez, pero nunca te has parado a trasladarlo a tu vida. Te lo voy a mostrar en un vídeo que lo explica muy bien:

¿Cómo estás planificando tu día en estos momentos? ¿Esas pedazo de listas de tareas por hacer tiene algún orden de prioridades? ¿eres realista con el tiempo que necesitas para llevar a cabo todas esas tareas?

Vamos a utilizar los mismos términos que usa Leo Babauta en ZTD para conseguir planificarnos de la mejor manera:

Las PIEDRAS MÁS GRANDES:

Las piedras más grandes de tu vida, tus “Big Rocks”, son aquellas que te hacen crecer como persona, que te ayudan a avanzar en los objetivos que te hayas marcado a corto, medio y largo plazo, las que están relacionadas con tus prioridades, con los que más quieres, contigo. Nunca te olvides de ti. Eres lo más importante.

MITs:

MITs (Most Important Things): las cosas más importantes que tengas que hacer un día concreto. Pueden estar relacionados con tus piedras más grandes, con tus “Big Rocks”, o no. El día a día te lo dirá.

PASOS A SEGUIR
CÓMO SE DEBE PLANIFICAR LA SEMANA para conseguir lo que te propongas

Esto lo he aprendido del libro “Los 7 Hábitos de la gente altamente efectiva“, de Stephen R. Covey: La forma más efectiva de planificar la agenda y conseguir avanzar y llegar a todo es trabajar a varios días vista, a nivel semanal.

 

PASO 1: ESTABLECER LAS PIEDRAS MÁS GRANDES

Una vez a la semana, el domingo o el lunes a primera hora, siéntate delante de la agenda y elige cuales van a ser los pasos relacionados con tus piedras más grandes que quieras lograr. Una vez elegidos, calcula el tiempo que te va a llevar realizarlos y bloquea ese tiempo en tu agenda semanal.

Mi recomendación, que elijas sólo 3. Leo propone unas 4-6 cosas relacionadas con las “Big Rocks”, pero los multi-apasionados corremos el riesgo de perdernos si nos marcamos demasiadas tareas. Así que cuantas menos cosas, más centrada estarás. Tres es la cantidad idónea: ni mucho para perdernos, ni demasiado poco que nos haga avanzar despacio y perder interés por no conseguir resultados rápidos.

Otra recomendación: de esos 3, al menos 1 estará relacionado con tu objetivo anual.

 

PASO 2: MARCAR UN HORARIO PARA TUS “BIG ROCKS”

Leo propone situar las cosas más importantes por la mañana. Cuanto antes lo hagas mejor. Si no corres el riesgo de que vayan surgiendo pequeñas cosas que hagan que termines retrasando y posponiendo lo que de verdad importa. Además. si logras cada día terminar tus piedras más grandes, conseguirás irte cada día a la cama con la sensación de haber aprovechado el día y estar logrando todo lo que te propones.

Así que tras elegir en el primer paso 3 cosas relacionadas con tus piedras más grandes, establece cuándo las vas a hacer, qué días y cuánto tiempo te va a llevar hacerlas. Bloquea ese tiempo en tu agenda.

Con esto ya has terminado tu planificación semanal. No te llevará ni 10 minutos.

 

PASO 3: ESTABLECER LOS MITs DIARIOS

Todas las mañanas, antes de caer en la tentación de ponerte a revisar el correo, ver lo que han publicado los blogs que sigues, sentarte a ver la tele (que desde ya tienes que darte cuenta que están muy lejos de tus grandes piedras)… Lo primero de todo, coge tu agenda, siéntate y establece cuales van a ser los MITs, las cosas más importantes, que tienes que hacer ese día.

Lo mismo que en el paso 1, elige sólo 3 MITs. Puede coincidir que algún MIT o los tres coincidan con la piedra grande que tenías marcada para ese día. Si es así, tan sólo medita si hay alguna cosa más de las importantes que tengas que hacer ese día. Si no, ya puedes rellenar el tiempo con las piedras pequeñas, con la “arena” o las cosas menos importantes. Y recuerda, siempre después de haber completado tus piedras grandes, en los huecos que queden libres en tu agenda.

 

PASO 4: REALIZAR LAS COSAS MÁS IMPORTANTES

De nada sirve que planifiques hacer un montón de cosas que te van a ayudar a avanzar en todos los ámbitos de tu vida, si luego no las haces. Si ves que empiezas a flaquear y te entran ganas de posponerlas, repasa el post con trucos para evitar la procrastinación.

Lo más importante de todo es hacer los MITs que te hayas marcado cada día. Como además lo vas a hacer lo primero de todo, empieza por el primero y termínalo. Concéntrate, elimina todas las distracciones, pero no comiences algo nuevo sin haber completado la primera de las cosas importantes que tienes que hacer ese día.

Una vez que la hayas hecho, puedes premiarte o descansar con alguna de las piedras más pequeñas. Pero recuerda, no caigas en la tentación de perder el tiempo en lo que no te aporta nada. Descansa 5-10 minutos, 15 máximo, y a por el siguiente MIT.

 

PASO 5: REVISA TODO LO QUE HAS HECHO

No hay nada mejor y más satisfactorio que terminar el día tachando todo lo que has hecho y viendo que has podido hacer todas las cosas importantes que te habías marcado.

No olvides nunca echar un vistazo hacia atrás y ver todo lo que has avanzado, todas las cosas importantes que has logrado hacer y que sin este método de planificación jamás hubieras conseguido.

UN EJEMPLO PRÁCTICO

En la planificación semanal tienes que elegir 3 cosas que vayas a hacer con tus piedras más grandes. Es decir, al menos 1 de las 3 tiene que estar relacionada con un objetivo de los que te hayas puesto para este año. Luego cada día, tienes que elegir tres cosas importantes que vas a hacer ese día concreto. Puede ser que ya hayas bloqueado unas horas del día para una de las piedras grandes que hayas puesto en la planificación semanal, pues con elegir dos cosas más suficiente, ya habrás planificado 3 cosas importantes para ese día.

Por ejemplo, te has marcado como objetivo para 2014 conseguir que una tienda venda tus productos y que tu hijo aprenda piano. En la planificación semanal te pondrías cómo tareas al menos una relacionada con esos objetivos (por ejemplo, inscribir en el conservatorio de música a tu hijo + preparar una selección de tus productos para hacer un muestrario + comprar un regalo para tu aniversario de boda, que es dentro de poco). Esas son tus piedras grandes y ahora toca marcar en el calendario cuándo las harás. Llega el miércoles, para ese día te has puesto que de 9 a 12 vas a ir al conservatorio y a por el regalo, lógicamente eso te lleva ya un tiempo grande y ya estás haciendo 2 cosas importantes, con marcarte una más, suficiente (ir a hacer la compra, de 16 a 18). Tienes ocupado de 9 a 12 y de 16 a 18. Pues el resto del tiempo tienes que rellenarlo en orden de prioridad de quehaceres. No será lo mismo perder una hora por Internet que llevar a tu hijo al parque, que limpiar la cocina… El objetivo al final es que puedas apreciar lo que cuesta realmente hacer cada cosa y dedicar tu atención y tiempo a lo que de verdad importa.

 

Y ya está. Así de sencillo es el hábito de este mes! Y además, el más o uno de los más importantes. ¡Únete al Reto! ¡¡Tu puedes!! Aquí tienes la información general del Reto “ZEN TO DONE”, si no sabes muy bien de que va esto. Puedes unirte al Hábito 3 a través de Lift, que es la web y aplicación donde hacemos el seguimiento y compartimos el avance entre todas las participantes. En la página del Reto está explicado paso a paso como funciona Lift.

El enlace de este mes en LIFT es éste: me uno al Hábito 3 del Reto “ZEN TO DONE”.

 

Reto ZEN TO DONE - Hábito 3 (Aprende a PLANIFICARTE)

UN PEQUEÑO RESUMEN
  • A la hora de planificar, lo primero de todo, siempre, lo más importante para ti, tus valores y tus objetivos. Son tus “piedras más grandes”.
  • El domingo o el lunes a primera hora, establece 3 cosas a hacer durante esa semana próxima relacionadas con tus prioridades, con tus piedras más grandes. Una de esas cosas que esté relacionada con tu objetivo anual.
  • Bloquea en tu agenda semanal tiempo para realizar las tres tareas relacionadas con tus piedras más grandes.
  • Lo más importante para ti siempre lo primero, así que mejor si es por las mañanas.
  • Comienza cada día revisando tu agenda y estableciendo 3 MITs (Most Important Things), 3 cosas importantes que harás ese día.
  • Los MITs pueden ser una de las piedras grandes que habías planificado el domingo o el lunes, o ser cualquier otra cosa importante que debas hacer un día concreto.
  • Muy importante: tras establecer los MITs, realiza el primero lo antes posible.
  • Puedes completar la planificación diaria con tus piedras pequeñas.
  • Evita no perder el tiempo con la arena que te puede hacer no encontrar tiempo para tus grandes piedras: navegar por internet, redes sociales, ver la tele, whatsapp, …
  • Revisa antes de ir a dormir el progreso diario.
  • No te olvides de mirar hacia atrás y ver todos tus avances. Recuerda premiarte por los logros conseguidos.

 

***

Ahora toca mi resumen del Hábito 2, en el que aprendes a procesar la información de las bandejas de entrada, que hemos llevado a cabo durante el mes de agosto. Quiero hacer mención lo primero de todo a Alba, del blog SpecialPlace, que está consiguiendo llevar a cabo el Reto ¡todos los días! desde que empezamos el Reto. Os invito a que visitéis su blog y desde aquí mi apoyo a seguir así porque ¡¡es todo un ejemplo a seguir en este Reto!!

Personalmente ha sido un hábito muy difícil. Me he dado cuenta que fue el punto en el que me atasqué a la hora de lograr el método GTD y he vuelto a atascarme en el mismo punto a través del Reto “Zen to Done”. Creo que el fallo está en que sigue faltando orden a mi alrededor y por ello no puedo concentrarme en procesar y minimizar las bandejas de entrada. Así que voy a trabajar primero por conseguir un ambiente Zen a mi alrededor y una vez conseguido, retomaré el Hábito 2. No obstante, he conseguido avanzar en muchos aspectos del hábito!

He conseguido procesar mis bandejas de entrada electrónicas, contestar a los correos a tiempo, sin posponer las cosas, y he conseguido procesar todos los correos día a día. Tengo pendiente hacer la gran limpieza de la cuenta de gmail para conseguir tener en ella sólo los correos nuevos. He dejado de revisar contínuamente la entrada de mensajes nuevos y he notado que si no tengo el móvil a la vista pierdo la “necesidad” de “tener que” estar revisando todo contínuamente, así que lo dejo en otra habitación o lo pongo detrás de la pantalla del portátil mientras trabajo para no verlo y no caer en la tentación. Cuanto más lejos, mejor.

Sigo teniendo problemas para procesar mis bandejas de entrada físicas en casa (la del trabajo ya la tengo vacía ¡por fin!) pero he cumplido el objetivo que me había marcado el mes pasado: Adiós habitación llena de cajas y bienvenida oficina! Jamás te hubiera enseñado la foto de cómo estaba al principio si no hubiera logrado el cambio porque me hubiera muerto de vergüenza, pero sienta muy bien poder enseñar lo que he conseguido. ¡Anímate a compartir el antes y después que hayas logrado!

 

Oficina Reto ZEN TO DONE (Una vida organizada es posible)

 

¿Te gusta? Aún queda mucho por hacer, ordenar todos los papeles, decorar la habitación, … pero el primer paso hacia una vida organizada en casa acaba de empezar. Si no lo has intentado, de verdad. ¡Te animo a que lo hagas!

***

¿Cómo estás planificando tu día en estos momentos? ¿Eres realista con el tiempo que necesitas para llevar a cabo todas las tareas que te propones? ¿Intentas seguir listas interminables de tareas? ¿Estás anteponiendo tus piedras pequeñas a las grandes?

***

El post de Reto “Zen to Done”. Hábito 3: Aprende a PLANIFICARTE y conseguir todo lo que te propongas aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

Reto “Zen to Done”. Hábito 3: Aprende a PLANIFICARTE y conseguir todo lo que te propongas

Leer Más

Caos y Orden, Gestión del Tiempo, Uncategorized

Abrumada. Así es como me siento cuando noto que empiezo a perder el control: tengo un zumbido constante en la cabeza, noto una presión en la mandíbula ya que estoy pretando los dientes sin parar de manera inconsciente, me siento culpable por tener la casa desordenada, quiero llegar a todo y no puedo, miles de ideas se agolpan en mi cabeza pero tampoco hago nada por empezar a hacerlas realidad…

Me agobio por tener tantas opciones para elegir, pero me agobio aún más por no saber cuál elegir y no empezar a hacer algo. Salgo del trabajo y en el camino a casa voy pensando todo lo que voy a hacer en cuanto llegue. Parece que el tiempo es infinito en mi cabeza. Sin embargo, en cuanto pongo un pie en casa es como si toda esa energía y ganas de hacer cosas se quedaran en la puerta. Mi versión más vaga entra en acción y el agotamiento físico y mental hace que no sea capaz de hacer nada de lo que me he propuesto. “Ya lo haré mañana” me digo… o “esto mejor lo dejo para el fin de semana”… Por supuesto, llega el fin de semana y no tengo ganas más que de descansar.

Aún van a tener razón mis conocidos cuando me dicen que cómo soy capaz de buscarme más trabajo para casa, si ya me paso todo el día currando… No sé, igual soy adicta al trabajo o quizás me encanta estar sumergida en mis pasiones. El trabajo es el trabajo, pero las pasiones son una fuerza mayor, inevitable, motivante, pero agotadora. Hay que ser realista.

En el momento en que empiezo a sentir ese estrés por querer llegar a todo, sin llegar a nada, sé que he entrado en un bucle caótico. Mi planificación e intentos de tener una vida organizada se han esfumado. El Reto ZEN TO DONE me está ayudando mucho, tengo la mente más despejada y estoy aprendiendo a ser paciente. Toda la parte de planificación, cómo fijar objetivos, etc los aprenderé en los próximos meses, con los siguientes hábitos. Tengo que hacerme a la idea de que los cambios no son de hoy para mañana y que los resultados se consiguen con el trabajo diario y con paciencia. Poco a poco, pasito a pasito, como diría una amiga mía.

Pero días cómo hoy, en los que estoy totalmente descentrada, miro a mi alrededor y sólo me viene a la mente una palabra:

CAOS

Si yo misma vivo en un entorno desordenado, caótico… ¿Cómo puedo pretender conseguir mi objetivo de tener una vida organizada? Recuerda lo que comentaba la semana pasada con el Hábito 2: “El desorden atrae más desorden”.

He leído que el entorno es más importante de lo que nos imaginamos. Un entorno ordenado ayuda a organizar la mente, nos hace más seguras, tenemos las cosas más claras. Un entorno desorganizado es sinónimo de persona que huye de la planificación, vaga, sin objetivos, que no avanza. ¿Te sientes identificada con alguna de estas sensaciones?

Uno de los objetivos que me he propuesto este mes es el de montar una oficina en casa. Con ello quiero conseguir: mejorar mi planificación, reducir las bandejas de entrada y disminuir el desorden del resto de estancias de casa. Como te contaba también la semana pasada, la habitación continúa, después de año y medio, invadida por las cajas de la mudanza. Será porque de momento nos sobran habitaciones y será porque he estado posponiendo esa tarea tan aburrida. Es decir, he estado PROCRASTINANDO tareas. (¿Qué palabra más fea, verdad? pero qué presente está en mi vida).

Vamos a repetir las cosas, como los políticos, para quedarnos con ellas:

PROCRASTINACIÓN:(del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro), postergación o posposición es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.

(fuente: Wikipedia)

Voy a dividir este post en dos partes: Esta semana te voy a contar tres técnicas MUY sencillas que te ayudarán a vencer la procrastinación y comenzar, de una vez por todas, a vencer ese pesado lastre que te impide hacer cosas. Y la semana que viene te voy a contar trucos para tener tu casa limpia y ordenada, sin perder tiempo y sin sentirte culpable por no tener la casa como una patena. Que al fin y al cabo, a todos nos gusta dedicar nuestro tiempo a nuestras pasiones, a nosotras y a cualquier otra cosa que nos divierta.

Eso si alguna de tus pasiones no es el orden y la limpieza. Que si lo eso, por dios comparte tus trucos en un comentario!! Una servidora y muchas más multi-apasionadas necesitamos aprender de ti!!

 

AVERIGUA LA CAUSA DE PORQUÉ ESTÁS POSPONIENDO LAS COSAS

La de verdad (si no la sabes ya)

CAUSA 1: TIENES MIEDO

No quieres decepcionar a nadie, crees que no vas a ser capaz de lograr ese objetivo o ese sueño, tienes miedo a lo desconocido, a las consecuencias que puede traer comenzar con “eso” en lo que no te sientes cómoda, …

SOLUCIÓN: Deja de Pre-Ocuparte.

CAUSA 2: ERES DEMASIADO PERFECCIONISTA

No puedes lanzar tu web, tu empresa, hacer un regalo, un viaje, … hasta que todo sea perfecto o se cumplan esas condiciones ideales que sólo están en tu cabeza.

SOLUCIÓN: Ésta la aprendí del Reto Dream Big, Play Big de Laura Ribas. Hazlo de la mejor manera posible, cada día, haz un poco. Fíjate en algo bueno de lo que has hecho y piensa: “No está perfecto, pero mañana lo haré mejor” o “No está terminado, pero mañana lo acabaré”.

CAUSA 3: NO SABES POR DÓNDE EMPEZAR

La falta de información, de habilidades, no tener claros los objetivos, … puede hacer que estés posponiendo una y otra vez esas cosas que te parecen demasiado difíciles.

SOLUCIÓN: Averigua la causa. Si es por falta de información, identifica qué te hace falta para avanzar e infórmate. Si es porque no tienes una determinada habilidad, contrata a alguien que se le de bien, apúntate a algún curso sobre ello o comienza a practicarlo. Si no tienes claros los objetivos, ¿tienes claro si es lo que quieres para ti? Quizás en el fondo sabes que no es realmente lo que quieres hacer y por eso lo estás posponiendo contínuamente. Modifícalo para que esté alineado con tus objetivos a corto, medio o largo plazo.

CAUSA 4: ESTÁS DEMASIADO CANSADA

Aquí la SOLUCIÓN es fácil: ¿Estás descansando lo suficiente? ¿No deberías designar esta tarea a una franja horaria en la que estés con las pilas cargadas? (por ejemplo, no te pongas como meta aspirar toda la casa después de cenar, si llevas todo el día trabajando y encima has tenido que ir a hacer la compra después de salir del trabajo). ¿Me entiendes, verdad?

CAUSA 5: NO TE MOTIVA NADA TENER QUE HACER ESO

Tener que preparar la declaración trimestral del IVA, ir al banco, coser los bajos de los pantalones, … es un ejemplo de cosas que no me motiva para nada tener que hacer y, por tanto, las pospongo y retraso hasta el último momento cuando ya no me queda otro remedio que tener que hacerlo. ¿Te pasa lo mismo?

SOLUCIÓN: Sé realista, no todo puede ser bonito y divertido en esta vida y hay muchas veces que para conseguir nuestra meta final tendremos que hacer algo que nos guste menos. Intenta encontrar un medio de recompensarte que te ayude a motivarte en la realización de esas tareas. Por ejemplo, cada vez que vayas al banco entra a tomarte un café a esa cafetería tan chula que hay justo al lado. Eso te motivará a ver el viaje al banco como algo divertido. Lo mismo con el resto de cosas que te gusten menos.

 

Deja de Posponer las cosas y Mueve el Culo

 

LA REGLA DE LOS DOS MINUTOS

Si estás siguiendo el Reto ZEN TO DONE esta técnica te sonará familiar ya que hablé de ella la semana pasada. Pero en este caso vas a aplicarla de la siguiente manera: Te encuentras ante un listado interminable de tareas que “tienes que hacer”, te sientes tan abrumada por tal cantidad de tareas que no eres capaz de reaccionar y, por tanto, se te pasa el tiempo sin hacer nada.

PRIMERO: Vas a coger esa gran lista de tareas pendientes y vas a marcar todas aquellas que podrías completar invirtiendo tan sólo de 2 a 5 minutos.

SEGUNDO: Vas a coger un cronómetro y vas a marcar 15 minutos. Coge la lista y comienza a hacer esas tareas que te has marcado hasta que suene la alarma. Recuerda: poco a poco, pasito a pasito, se logran las cosas. En cuanto suene la alarma para y date una recompensa durante 5 minutos.

En el Hábito 2 os hablé de la técnica pomodoro, que consiste en centrarse en una tarea durante 25 minutos. Cuando hayas salido del bucle de no hacer nada, puedes aumentar los 15 minutos a esos 25. Pero para empezar, con 15 minutos haciendo algo es suficiente.

TERCERO: Hay un montón de sitios por ahí en el que recomiendan comenzar por la tarea más pesada. Dado que estás en modo “super-vaga” ON y necesitas estar motivada para comenzar a moverte, elige la tarea que más te motive. Ya sabes que las multi-apasionadas funcionamos así. Una vez que hayas arrancado y estés en movimiento, tu eliges con qué tarea vas a seguir.

CUARTO: Pasados los 5 minutos de descanso, coge tu lista de tareas pendientes, tacha las realizadas y comienza de nuevo con las restantes durante otros 15 minutos.

QUINTO: Si tienes alguna tarea más grande que pase de los 2-5 minutos, divídela en mini-tareas que te supongan menor tiempo. Cuanto más puedas dividir un proyecto o tarea, más fácil será llevarlo a cabo.

 

LA ESTRATEGIA DE SEINFELD

Basada en la estrategia que utiliza un cómico americano para conseguir ser más productivo. Al igual que la técnica anterior, se basa en el poco a poco. Su lema:

“NO ROMPAS LA CADENA”
  • ¿Quieres convertirte en un escritor? Escribe un par de líneas, 50 palabras, una frase… pero hazlo cada día.
  • ¿Quieres comer de una manera saludable? Come una pieza de fruta cada día, algo verde (una verdura, lechuga, …)… pero hazlo cada día.
  • ¿Quieres correr una maratón? Empieza corriendo 5 minutos cada día, después de un tiempo 10, luego 15, … poco a poco. Pero hazlo cada día.
  • ¿Quieres maquillarte todos los días? Comienza con los polvos de sol, otro día añades el colorete, otro el rimmel, otro el pintalabios, … pero hazlo cada día.

¿Ves por donde voy?

Seinfeld marca en un calendario, en grande, una cruz cada día que escribe un chiste. Para él el exito no consiste en conseguir escribir algo gracioso, si no en no romper la cadena de cruces. Por tanto, si tu objetivo es alto no te abrumes. Céntrate en el proceso, en no romper la cadena, y comenzarás a disfrutar del camino.

 

DECISIÓN POR FATIGA

Este tipo de fatiga y decisiones suelen producirse de manera inconsciente. No tiene que ver con estar cansado físicamente, es más un cansancio mental. Los trabajos en los tienes que estar usando contínuamente el coco, inevitablemente, tienen un coste de energía. Este tipo de cansancio hace que, en el momento de tener que tomar una decisión, optemos por dos caminos:

  • Podemos elegir el camino más corto, actuando de manera imprudente sin pararnos a pensar en las consecuencias.
  • O podemos elegir no hacer nada, o lo que es lo mismo, evitamos tener que tomar ninguna decisión, la posponemos y nos deshacemos de la incomodidad de tener que hacer algo en ese momento.

Todas las decisiones que tomamos cada día suman, tanto las pequeñas como las grandes, y nos hacen disminuir nuestro “nivel de decisiones diario” hasta alcanzar el estado de agotamiento mental. Según estudios científicos, esto va unido a la fuerza de voluntad: cuantas más decisiones tengamos que tomar, más se reducirá nuestra fuerza de voluntad y tenderemos a tomar decisiones por fatiga. Por ello, cuando conseguimos establecer un hábito, una rutina, estamos evitando tener que gastar nuestra energía en tomar una decisión sobre un hecho concreto, ya que hemos conseguido automatizarlo por completo.

He leído este ejemplo por internet que muestra muy claro este concepto:

Quieres hacer ejercicio todas las mañanas, pero el simple hecho de pensar en ponerte a correr cuando estás calentita en la cama hace que lo más fácil sea retrasar el despertador, darte la vuelta y seguir durmiendo.

Una manera de evitar tener que gastar esa energía en elegir si hacer o no ejercicio sería automatizar la decisión de la siguiente manera: dejar la ropa de deporte preparada, así cuando te levantes ya sabes que, automáticamente, vas a vestirte con esa ropa y eso va a suponer dedicar un tiempo a hacer un poco de deporte.

O por ejemplo, lo primero a hacer por la mañana es vestirte y salir a la calle para coger un taxi que te lleve al gimnasio. Tu única decisión será tomar o no ese taxi, porque ya sabes que automáticamente en cuanto lo cojas vas a realizar la acción de hacer deporte. El hecho de coger el taxi requiere un gasto de energía menor que decidir en la cama si te levantas para hacer deporte o no.

Recuerda:

Cada una de las decisiones que tengas que tomar a lo largo del día te acerca al punto de fatiga mental. Una vez alcanzado ese estado, tu fuerza de voluntad se ve reducida casi por completo.

Otra manera de evitar la decisión por fatiga, es planificar la noche anterior las decisiones que vas a tomar. Así evitas gastar energía al día siguiente porque ya sabes lo que tienes que hacer. Lo mismo ocurre si programas tus horarios: los jueves de 16 a 18h tiempo para leer un libro, los martes de 10 a 12h, tiempo para hacer las fotos para el blog, …

Si tienes programadas tus tareas ya sabes lo que toca hacer llegado el momento, no tienes que gastar energía en decidir si vas a hacer una cosa u otra. Reservas esa energía para otra decisión.

Unido a lo comentado anteriormente, haz aquello que requiera la mayor cantidad de energía lo antes posible, cuando tus niveles están a tope. Si tienes que hacerlo a lo largo del día, siempre después de haber comido y mejor tras haber comido algo dulce (según estudios científicos, un aumento de glucosa conlleva un aumento temporal de la fuerza de voluntad), por lo que si tienes que tomar alguna decisión después de comer, ya tienes excusa para no dejarte el postre.

 

Conclusión: Entrar en estado de bloqueo y estar posponiendo las cosas continuamente te perjudica sólo a ti. Nadie va a venir a sacarte de esa situación y es muy jodido querer hacer cosas pero no encontrar las fuerzas y ganas para hacerlo. Pero si de verdad quieres mejorar tu vida, si de verdad quieres conseguir todo lo que te propones, tienes que empezar a mover el culo de una vez por todas. En este post tienes un montón de trucos que te ayudarán a darte ese pequeño empujoncito que necesitas para comenzar a entrar en acción. El resto, es decisión tuya.

 

***

¿Eres de las que estás continuamente posponiendo las cosas? ¿Sientes que cuando llegas a casa, te sientas en el ordenador o quieres hacer algo, te bloqueas o tu energía se ha esfumado? Se está mejor en el sofá, ¿verdad? ¿Pero que vas a solucionar desde ahí?

Por el contrario, ¿eres de las que nunca pospones nada? ¿Cómo lo haces? ¿Eres una apasionada del orden y la limpieza? Estoy buscando tus trucos y tu método para el post de la semana que viene. ¿Te animas a compartirlo con las que tenemos problemas en ese aspecto? (mándame un email con tus trucos y el enlace a tu blog o web!! Puedes hacerlo desde aquí)

QUIZÁS TE PUEDA INTERESAR:

 

Planning de Limpieza Gratuito

3 Técnicas muy sencillas que te ayudarán a dejar de posponer las cosas y mover el culo de una vez por todas

Leer Más

Caos y Orden, Gestión del Tiempo, Uncategorized

Abrumada. Así es como me siento cuando noto que empiezo a perder el control: tengo un zumbido constante en la cabeza, noto una presión en la mandíbula ya que estoy pretando los dientes sin parar de manera inconsciente, me siento culpable por tener la casa desordenada, quiero llegar a todo y no puedo, miles de ideas se agolpan en mi cabeza pero tampoco hago nada por empezar a hacerlas realidad…

Me agobio por tener tantas opciones para elegir, pero me agobio aún más por no saber cuál elegir y no empezar a hacer algo. Salgo del trabajo y en el camino a casa voy pensando todo lo que voy a hacer en cuanto llegue. Parece que el tiempo es infinito en mi cabeza. Sin embargo, en cuanto pongo un pie en casa es como si toda esa energía y ganas de hacer cosas se quedaran en la puerta. Mi versión más vaga entra en acción y el agotamiento físico y mental hace que no sea capaz de hacer nada de lo que me he propuesto. “Ya lo haré mañana” me digo… o “esto mejor lo dejo para el fin de semana”… Por supuesto, llega el fin de semana y no tengo ganas más que de descansar.

Aún van a tener razón mis conocidos cuando me dicen que cómo soy capaz de buscarme más trabajo para casa, si ya me paso todo el día currando… No sé, igual soy adicta al trabajo o quizás me encanta estar sumergida en mis pasiones. El trabajo es el trabajo, pero las pasiones son una fuerza mayor, inevitable, motivante, pero agotadora. Hay que ser realista.

En el momento en que empiezo a sentir ese estrés por querer llegar a todo, sin llegar a nada, sé que he entrado en un bucle caótico. Mi planificación e intentos de tener una vida organizada se han esfumado. El Reto ZEN TO DONE me está ayudando mucho, tengo la mente más despejada y estoy aprendiendo a ser paciente. Toda la parte de planificación, cómo fijar objetivos, etc los aprenderé en los próximos meses, con los siguientes hábitos. Tengo que hacerme a la idea de que los cambios no son de hoy para mañana y que los resultados se consiguen con el trabajo diario y con paciencia. Poco a poco, pasito a pasito, como diría una amiga mía.

Pero días cómo hoy, en los que estoy totalmente descentrada, miro a mi alrededor y sólo me viene a la mente una palabra:

CAOS

Si yo misma vivo en un entorno desordenado, caótico… ¿Cómo puedo pretender conseguir mi objetivo de tener una vida organizada? Recuerda lo que comentaba la semana pasada con el Hábito 2: “El desorden atrae más desorden”.

He leído que el entorno es más importante de lo que nos imaginamos. Un entorno ordenado ayuda a organizar la mente, nos hace más seguras, tenemos las cosas más claras. Un entorno desorganizado es sinónimo de persona que huye de la planificación, vaga, sin objetivos, que no avanza. ¿Te sientes identificada con alguna de estas sensaciones?

Uno de los objetivos que me he propuesto este mes es el de montar una oficina en casa. Con ello quiero conseguir: mejorar mi planificación, reducir las bandejas de entrada y disminuir el desorden del resto de estancias de casa. Como te contaba también la semana pasada, la habitación continúa, después de año y medio, invadida por las cajas de la mudanza. Será porque de momento nos sobran habitaciones y será porque he estado posponiendo esa tarea tan aburrida. Es decir, he estado PROCRASTINANDO tareas. (¿Qué palabra más fea, verdad? pero qué presente está en mi vida).

Vamos a repetir las cosas, como los políticos, para quedarnos con ellas:

PROCRASTINACIÓN:(del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro), postergación o posposición es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.

(fuente: Wikipedia)

Voy a dividir este post en dos partes: Esta semana te voy a contar tres técnicas MUY sencillas que te ayudarán a vencer la procrastinación y comenzar, de una vez por todas, a vencer ese pesado lastre que te impide hacer cosas. Y la semana que viene te voy a contar trucos para tener tu casa limpia y ordenada, sin perder tiempo y sin sentirte culpable por no tener la casa como una patena. Que al fin y al cabo, a todos nos gusta dedicar nuestro tiempo a nuestras pasiones, a nosotras y a cualquier otra cosa que nos divierta.

Eso si alguna de tus pasiones no es el orden y la limpieza. Que si lo eso, por dios comparte tus trucos en un comentario!! Una servidora y muchas más multi-apasionadas necesitamos aprender de ti!!

 

AVERIGUA LA CAUSA DE PORQUÉ ESTÁS POSPONIENDO LAS COSAS

La de verdad (si no la sabes ya)

CAUSA 1: TIENES MIEDO

No quieres decepcionar a nadie, crees que no vas a ser capaz de lograr ese objetivo o ese sueño, tienes miedo a lo desconocido, a las consecuencias que puede traer comenzar con “eso” en lo que no te sientes cómoda, …

SOLUCIÓN: Deja de Pre-Ocuparte.

CAUSA 2: ERES DEMASIADO PERFECCIONISTA

No puedes lanzar tu web, tu empresa, hacer un regalo, un viaje, … hasta que todo sea perfecto o se cumplan esas condiciones ideales que sólo están en tu cabeza.

SOLUCIÓN: Ésta la aprendí del Reto Dream Big, Play Big de Laura Ribas. Hazlo de la mejor manera posible, cada día, haz un poco. Fíjate en algo bueno de lo que has hecho y piensa: “No está perfecto, pero mañana lo haré mejor” o “No está terminado, pero mañana lo acabaré”.

CAUSA 3: NO SABES POR DÓNDE EMPEZAR

La falta de información, de habilidades, no tener claros los objetivos, … puede hacer que estés posponiendo una y otra vez esas cosas que te parecen demasiado difíciles.

SOLUCIÓN: Averigua la causa. Si es por falta de información, identifica qué te hace falta para avanzar e infórmate. Si es porque no tienes una determinada habilidad, contrata a alguien que se le de bien, apúntate a algún curso sobre ello o comienza a practicarlo. Si no tienes claros los objetivos, ¿tienes claro si es lo que quieres para ti? Quizás en el fondo sabes que no es realmente lo que quieres hacer y por eso lo estás posponiendo contínuamente. Modifícalo para que esté alineado con tus objetivos a corto, medio o largo plazo.

CAUSA 4: ESTÁS DEMASIADO CANSADA

Aquí la SOLUCIÓN es fácil: ¿Estás descansando lo suficiente? ¿No deberías designar esta tarea a una franja horaria en la que estés con las pilas cargadas? (por ejemplo, no te pongas como meta aspirar toda la casa después de cenar, si llevas todo el día trabajando y encima has tenido que ir a hacer la compra después de salir del trabajo). ¿Me entiendes, verdad?

CAUSA 5: NO TE MOTIVA NADA TENER QUE HACER ESO

Tener que preparar la declaración trimestral del IVA, ir al banco, coser los bajos de los pantalones, … es un ejemplo de cosas que no me motiva para nada tener que hacer y, por tanto, las pospongo y retraso hasta el último momento cuando ya no me queda otro remedio que tener que hacerlo. ¿Te pasa lo mismo?

SOLUCIÓN: Sé realista, no todo puede ser bonito y divertido en esta vida y hay muchas veces que para conseguir nuestra meta final tendremos que hacer algo que nos guste menos. Intenta encontrar un medio de recompensarte que te ayude a motivarte en la realización de esas tareas. Por ejemplo, cada vez que vayas al banco entra a tomarte un café a esa cafetería tan chula que hay justo al lado. Eso te motivará a ver el viaje al banco como algo divertido. Lo mismo con el resto de cosas que te gusten menos.

 

Deja de Posponer las cosas y Mueve el Culo

 

LA REGLA DE LOS DOS MINUTOS

Si estás siguiendo el Reto ZEN TO DONE esta técnica te sonará familiar ya que hablé de ella la semana pasada. Pero en este caso vas a aplicarla de la siguiente manera: Te encuentras ante un listado interminable de tareas que “tienes que hacer”, te sientes tan abrumada por tal cantidad de tareas que no eres capaz de reaccionar y, por tanto, se te pasa el tiempo sin hacer nada.

PRIMERO: Vas a coger esa gran lista de tareas pendientes y vas a marcar todas aquellas que podrías completar invirtiendo tan sólo de 2 a 5 minutos.

SEGUNDO: Vas a coger un cronómetro y vas a marcar 15 minutos. Coge la lista y comienza a hacer esas tareas que te has marcado hasta que suene la alarma. Recuerda: poco a poco, pasito a pasito, se logran las cosas. En cuanto suene la alarma para y date una recompensa durante 5 minutos.

En el Hábito 2 os hablé de la técnica pomodoro, que consiste en centrarse en una tarea durante 25 minutos. Cuando hayas salido del bucle de no hacer nada, puedes aumentar los 15 minutos a esos 25. Pero para empezar, con 15 minutos haciendo algo es suficiente.

TERCERO: Hay un montón de sitios por ahí en el que recomiendan comenzar por la tarea más pesada. Dado que estás en modo “super-vaga” ON y necesitas estar motivada para comenzar a moverte, elige la tarea que más te motive. Ya sabes que las multi-apasionadas funcionamos así. Una vez que hayas arrancado y estés en movimiento, tu eliges con qué tarea vas a seguir.

CUARTO: Pasados los 5 minutos de descanso, coge tu lista de tareas pendientes, tacha las realizadas y comienza de nuevo con las restantes durante otros 15 minutos.

QUINTO: Si tienes alguna tarea más grande que pase de los 2-5 minutos, divídela en mini-tareas que te supongan menor tiempo. Cuanto más puedas dividir un proyecto o tarea, más fácil será llevarlo a cabo.

 

LA ESTRATEGIA DE SEINFELD

Basada en la estrategia que utiliza un cómico americano para conseguir ser más productivo. Al igual que la técnica anterior, se basa en el poco a poco. Su lema:

“NO ROMPAS LA CADENA”
  • ¿Quieres convertirte en un escritor? Escribe un par de líneas, 50 palabras, una frase… pero hazlo cada día.
  • ¿Quieres comer de una manera saludable? Come una pieza de fruta cada día, algo verde (una verdura, lechuga, …)… pero hazlo cada día.
  • ¿Quieres correr una maratón? Empieza corriendo 5 minutos cada día, después de un tiempo 10, luego 15, … poco a poco. Pero hazlo cada día.
  • ¿Quieres maquillarte todos los días? Comienza con los polvos de sol, otro día añades el colorete, otro el rimmel, otro el pintalabios, … pero hazlo cada día.

¿Ves por donde voy?

Seinfeld marca en un calendario, en grande, una cruz cada día que escribe un chiste. Para él el exito no consiste en conseguir escribir algo gracioso, si no en no romper la cadena de cruces. Por tanto, si tu objetivo es alto no te abrumes. Céntrate en el proceso, en no romper la cadena, y comenzarás a disfrutar del camino.

 

DECISIÓN POR FATIGA

Este tipo de fatiga y decisiones suelen producirse de manera inconsciente. No tiene que ver con estar cansado físicamente, es más un cansancio mental. Los trabajos en los tienes que estar usando contínuamente el coco, inevitablemente, tienen un coste de energía. Este tipo de cansancio hace que, en el momento de tener que tomar una decisión, optemos por dos caminos:

  • Podemos elegir el camino más corto, actuando de manera imprudente sin pararnos a pensar en las consecuencias.
  • O podemos elegir no hacer nada, o lo que es lo mismo, evitamos tener que tomar ninguna decisión, la posponemos y nos deshacemos de la incomodidad de tener que hacer algo en ese momento.

Todas las decisiones que tomamos cada día suman, tanto las pequeñas como las grandes, y nos hacen disminuir nuestro “nivel de decisiones diario” hasta alcanzar el estado de agotamiento mental. Según estudios científicos, esto va unido a la fuerza de voluntad: cuantas más decisiones tengamos que tomar, más se reducirá nuestra fuerza de voluntad y tenderemos a tomar decisiones por fatiga. Por ello, cuando conseguimos establecer un hábito, una rutina, estamos evitando tener que gastar nuestra energía en tomar una decisión sobre un hecho concreto, ya que hemos conseguido automatizarlo por completo.

He leído este ejemplo por internet que muestra muy claro este concepto:

Quieres hacer ejercicio todas las mañanas, pero el simple hecho de pensar en ponerte a correr cuando estás calentita en la cama hace que lo más fácil sea retrasar el despertador, darte la vuelta y seguir durmiendo.

Una manera de evitar tener que gastar esa energía en elegir si hacer o no ejercicio sería automatizar la decisión de la siguiente manera: dejar la ropa de deporte preparada, así cuando te levantes ya sabes que, automáticamente, vas a vestirte con esa ropa y eso va a suponer dedicar un tiempo a hacer un poco de deporte.

O por ejemplo, lo primero a hacer por la mañana es vestirte y salir a la calle para coger un taxi que te lleve al gimnasio. Tu única decisión será tomar o no ese taxi, porque ya sabes que automáticamente en cuanto lo cojas vas a realizar la acción de hacer deporte. El hecho de coger el taxi requiere un gasto de energía menor que decidir en la cama si te levantas para hacer deporte o no.

Recuerda:

Cada una de las decisiones que tengas que tomar a lo largo del día te acerca al punto de fatiga mental. Una vez alcanzado ese estado, tu fuerza de voluntad se ve reducida casi por completo.

Otra manera de evitar la decisión por fatiga, es planificar la noche anterior las decisiones que vas a tomar. Así evitas gastar energía al día siguiente porque ya sabes lo que tienes que hacer. Lo mismo ocurre si programas tus horarios: los jueves de 16 a 18h tiempo para leer un libro, los martes de 10 a 12h, tiempo para hacer las fotos para el blog, …

Si tienes programadas tus tareas ya sabes lo que toca hacer llegado el momento, no tienes que gastar energía en decidir si vas a hacer una cosa u otra. Reservas esa energía para otra decisión.

Unido a lo comentado anteriormente, haz aquello que requiera la mayor cantidad de energía lo antes posible, cuando tus niveles están a tope. Si tienes que hacerlo a lo largo del día, siempre después de haber comido y mejor tras haber comido algo dulce (según estudios científicos, un aumento de glucosa conlleva un aumento temporal de la fuerza de voluntad), por lo que si tienes que tomar alguna decisión después de comer, ya tienes excusa para no dejarte el postre.

 

Conclusión: Entrar en estado de bloqueo y estar posponiendo las cosas continuamente te perjudica sólo a ti. Nadie va a venir a sacarte de esa situación y es muy jodido querer hacer cosas pero no encontrar las fuerzas y ganas para hacerlo. Pero si de verdad quieres mejorar tu vida, si de verdad quieres conseguir todo lo que te propones, tienes que empezar a mover el culo de una vez por todas. En este post tienes un montón de trucos que te ayudarán a darte ese pequeño empujoncito que necesitas para comenzar a entrar en acción. El resto, es decisión tuya.

 

***

¿Eres de las que estás continuamente posponiendo las cosas? ¿Sientes que cuando llegas a casa, te sientas en el ordenador o quieres hacer algo, te bloqueas o tu energía se ha esfumado? Se está mejor en el sofá, ¿verdad? ¿Pero que vas a solucionar desde ahí?

Por el contrario, ¿eres de las que nunca pospones nada? ¿Cómo lo haces? ¿Eres una apasionada del orden y la limpieza? Estoy buscando tus trucos y tu método para el post de la semana que viene. ¿Te animas a compartirlo con las que tenemos problemas en ese aspecto? (mándame un email con tus trucos y el enlace a tu blog o web!! Puedes hacerlo desde aquí)

QUIZÁS TE PUEDA INTERESAR:

 

Planning de Limpieza Gratuito

3 Técnicas muy sencillas que te ayudarán a dejar de posponer las cosas y mover el culo de una vez por todas

Leer Más

Gestión del Tiempo, Uncategorized

Bueno, bueno, bueno. Parece mentira pero ¡ya llevamos un mes con el Reto ZEN TO DONE! Cómo pasa el tiempo, ¿verdad?. Y, cuéntame… ¿qué tal te ha ido con el HÁBITO 1, el de Recopilar Información? ¿Has conseguido adquirir el hábito? ¿Lo llegaste a intentar? ¿Lo lograste durante unos días y luego lo abandonaste?

Si lo has logrado, ¡¡ENHORABUENA!!… Estoy muy orgullosa de tí. Es un gran paso. ¿Cómo te sientes? Liberada, ¿verdad?…

Si lo intentaste durante unos días pero luego lo abandonaste… ¿te has parado a pensar los motivos del abandono? Esos que tú misma te repites cada vez que dejas aparcado un proyecto para evitar el sentimiento de culpa. No tengas miedo al fracaso, no pasa nada si algo no pasa como habías imaginado. No hay una única solución posible. Lo importante es que ha llegado el momento de volver a retomarlo, recuperarlo en el punto donde lo habías dejado y continuar. ¡Pero si casi lo tenías! Venga, un poquito más y reto conseguido!! Quizás no elegiste la herramienta adecuada, no llegaste a comprarte una libreta o la que elegiste era fea y no te motivaba nada. Quizás la tecnología no es lo tuyo, Evernote te pareció complicadísimo y a Lift no le terminaste de ver la gracia. ¡No pasa nada! Papel, boli y un calendario como toda la vida. Yo utilizo bolis y rotuladores de colores, así me apetece más cogerlos y comenzar a escribir. El truco está en hacerlo de una manera que te motive.

Si no lo intentaste, puede que no fuera tu momento para comenzar el reto, ya tenías ese hábito. La gracia del Reto: ZEN TO DONE es que puedes adquirir el hábito que quieras, cuando tu quieras y en el orden que quieras. Leo Babauta, su creador, sugiere hacerlo en el mismo orden que lo haremos en el blog pero no lo hagas por obligación o sin estar motivada. Guarda la página del Reto en tus favoritos y cuando estés motivada, ya sabes que allí tienes toda la información. Puede que haya otra causa de que no lo intentases, se sincera contigo. ¿Tenías miedo? ¿Algo te freno? ¿Te dijiste internamente que no lo ibas a conseguir? El miedo es uno de tus peores enemigos porque normalmente es algo que sólo está en nuestra cabeza, nos impide avanzar, nos frena a conseguir lo que queremos. Si es tu caso, te invito a que leas el post de Mar de nuevo porque tienes que dejar de PRE-Ocuparte. Puedes hacerlo, y lo sabes. Pero sabes que no viene sólo ni un cambio se consigue de la noche a la mañana. Hay que esforzarse. Pero hazme caso, vale la pena. Y mucho.

Si quieres saber cómo me ha ido a mí, te lo cuento en la página del Reto. Lo que me ha funcionado, lo que no, si lo he logrado, si no, … puedes leerlo aquí. Estaría genial que compartieses tu experiencia con el resto de participantes, un pequeño resumen de lo que ha sido este primer mes, tus dificultades, qué trucos has seguido, cómo lo has logrado. Puedes mandarme un email y yo lo añadiré a la página del Reto, puedes poner un comentario en esta entrada o, si lo has publicado en tu blog, puedes añadirlo directamente en la review del Reto 1 aquí.

RETO: “ZEN TO DONE”

HÁBITO 2 – PROCESAR

Y ahora, ya sí, ¡agosto ya está aquí! y aparte de las vacaciones ha llegado el momento de comenzar el HÁBITO 2: PROCESAR la información de tus Bandejas de Entrada.

Durante el primer mes, con el Hábito 1, hemos estado recopilando toda la información que pasaba por nuestra cabeza. El objetivo era tener la mente limpia, sin tener que estar preocupada de “que no se me olvides esto”, “tengo que hacer esto otro”, “me tengo que acordar de…” etc etc etc. Te suena, ¿verdad?.

Has conseguido trasladar toda esa información de tu cabeza al papel. Pero, ¿y ahora qué?. Puede que hayas ido haciendo alguna cosa, ¿pero sigues sintiéndote abrumada por todas esas tareas pendientes que tienes el cuaderno, en el buzón de casa, esos correos sin leer que se acumulan en tu email…?. Pues en este segundo paso Leo Babauta nos enseña a procesar toda esa información.

PRIMER PASO: MINIMIZAR LAS BANDEJAS DE ENTRADA

Aquí me adelanté en el hábito 1 de recopilar información pero si no lo has hecho, ha llegado el momento. Y si lo hiciste, revísalo por si puedes reducir un poco más el número de bandejas de entrada que tienes.

Haz un repaso por todas las vías por las que te entra información. Si no hiciste la limpieza de blogs, emails, newsletter, etc que vimos en el Hábito 1, te invito a que pares un momento y leas esta parte aquí antes de continuar con este primer paso.

BLOGS

Has reducido los blogs y newsletter que ya no te interesaban, has reducido tus ladrones del tiempo. Este paso no lo hagas una vez y te olvides, periódicamente, cada mes, revisa lo que puedes seguir eliminando o no. Sobre lo que veas que te sigue interesando, ¿has dejado sólo lo muy muy importante y útil en la cuenta de correo? Lo que no lo consideres así, trasládalo a aplicaciones tipo Feedly o BlogLovin’.

CUENTAS DE CORREO ELECTRÓNICO

Pasamos a las cuentas de correo. ¿Cuántas tienes? ¿Cuántas utilizas? ¿Crees que puedes unificar alguna? Las que no uses, ya sabes, lo mejor es darla de baja y te olvidas. Para el resto, ¿sabes que hay programas que te permiten tener todas tus cuentas de correo juntas? Yo uso Outlook en el ordenador del trabajo y Mozzilla Thunderbird en el de casa. En el móvil, utilizo la aplicación de gmail y para el resto de cuentas (como la del blog), utilizo AquaMail.

El problema es que tengo un montón de cuentas, entre gmail y las de los blogs tengo 7 direcciones de correo más un par que no uso. Así que tengo que dar de baja y ver cómo reduzco todo  (Leo Babauta recomienda tener un máximo de 7 bandejas de entrada de información, y yo con las del correo electrónico ya me paso). Hace tiempo probé un programa que te permite tener una única bandeja de entrada para todas las cuentas y permite también meter las de gmail. Se llama Inky. Aunque si conoces alguna más avisa plis!

BANDEJAS FÍSICAS

Este es otro de los puntos que tengo pendiente. Digamos que la mesa del salón de mi casa se ha convertido en mi bandeja de entrada. Ahí tengo todo, ordenado por montoncitos eso sí (el de las cartas del banco, el de los cursos, el de cada proyecto que tengo en mente, el de las cosas de fotografía, el de los libros, el de las facturas, …). Lógicamente esto NO puede ser así (y lo pongo en mayúsculas a ver si se me mete en la cabeza de una vez). Sí que he reducido la cantidad de “montoncitos” que tenía desperdigados por casa y los he unificado en una única habitación pero está claro que no es la solución. Eso sí, de esta manera he conseguido ver la cantidad de papeles y trastos que acumulo sin procesar adecuadamente. Te propongo que lo hagas para que te des cuenta del espacio y el volumen que ocupa todo.

Fuente: poofycheeks.com

No sé si tienes oficina en casa. La mía, bueno, el cuarto que tenía que ser la oficina aún sigue inundado con las cajas de la mudanza. Así que mi propósito para este mes es montar la oficina y organizar allí todos los “montoncitos” en sus respectivas carpetas y archivadores (como tiene que ser, vamos). Otra idea, es instalar una bandeja de entrada común para la casa, donde dejar las cartas, anotar los recados, la lista de la compra, dejar mensajes que te animen, … Los americanos le llaman “Home Command Center” (Centro de Mando). Yo tengo pendiente montar uno en la cocina (otro de esos proyectos abandonados a mitad).

 

SEGUNDO PASO: EVITA QUE TUS BANDEJAS DE ENTRADA SE DESBORDEN

Processed with VSCOcam with t3 preset

¿Te suena la foto anterior? A mí mucho. Son las bandejas que tengo encima de la mesa de mi oficina en el curro. ¿Qué horror, verdad? ¿Sabes lo que es tener que ver eso todos los días y no ser capaz de procesarlas? No sólo me siento culpable si no que además me estresa. El año pasado cuando empecé con el método GTD conseguí tenerla vacía (oh dios mío, qué días aquellos). Pero en cuanto empezaron a acumularse un par de papeles, informes, presupuestos, … de pronto me ha sido imposible poder salir de ese bucle. Hay una frase que me marcó e intento grabarla a fuego en mi cabeza cada vez que intento “escaquearme mentalmente” de alguna tarea relacionada con el orden:

[blockquote quote_type=”type5″ author_name=”” width=”100%” float=”left”]”El desorden atrae más desorden”[/blockquote]

Prueba a dejar un papel encima de una mesa. Ya verás como en unos días esa mesa está llena de papeles. Haz el experimento en un sitio público. ¿Te has fijado por ejemplo en las barras de los bares? Si no hay ningún papel en el suelo, ya verás como te sentirás culpable si tiras algo sin querer e irás corriendo a recogerlo. Ahora fíjate en los bares que tienen el suelo sucio, ¿a qué están llenos de sobres de azucar vacíos? ¿a qué no te sientes nada culpable si tu también tiras el tuyo? Incluso si no hay ningún papel por el suelo pero éste está sucio… ¿a qué no es lo mismo? Reflexiona un poco sobre ello y cómo están las habitaciones que te rodean.

REVISA LAS BANDEJAS DE ENTRADA UNA VEZ AL DÍA

Leo propone revisar las bandejas de entrada sólo una vez al día. Al menos eso, no hacerlo supone que se acumulen las cosas. En el caso de los correos electrónicos u otro tipo de bandejas que tengas que revisarlas más veces hay que evitar hacerlo de manera compulsiva. ¿Cuántas veces al día revisas el móvil para ver si te ha llegado un nuevo email? ¿Enciendes el móvil cada vez que te entra un whatsapp? Recuerda, son ladrones del tiempo. Si quieres hacerte una idea del tiempo que pierdes cada día, instala la aplicación RescueTime en el móvil o en el ordenador y te sorprenderás de los resultados.

Hay técnicas y aplicaciones para el móvil que te ayudan a concentrarte en la tarea que estás haciendo. Por ejemplo, las basadas en el método Pomodoro que consiste en dedicar intervalos de tiempo de 25 minutos a una tarea, realizando pequeñas pausas entre cada intervalo. Esta semana pasada me instalé una aplicación en el móvil basada en ese método, gratuita, y que además te permite elegir si quieres desconectarte de cualquier tipo de aviso durante esos 25 minutos (internet, sonidos, vibraciones). Se llama Clear Focus. Te la recomiendo.

CÓMO REVISAR LAS BANDEJAS DE ENTRADA

PASO 1. Hay que procesarlas de arriba a abajo. Empezando por el papel, correo, tarea, que esté arriba del todo y continuando hacia abajo. TOMA UNA DECISIÓN SOBRE ELLO, no vuelvas a dejar el papel en el montón, no pospongas tomar una decisión sobre qué hacer con ello y no te saltes nada.

PASO 2. ¿Necesitas ese papel, tarea, correo, …? Si la respuesta es “no”, a la basura. Recuerda, NO LO NECESITAS = ELIMÍNALO.

PASO 3. ¿Eres tú quien debe encargarse de eso? Si la respuesta es “no”, pásaselo a quién corresponda. NO ES TU TAREA = DELÉGALO.

En mi caso, esta información la paso a una carpeta que se llama “A LA ESPERA” donde traslado los emails que he delegado a otras personas o de los que estoy esperando respuesta (así no tengo que intentar acordarme de todo y saco esa información de mi cabeza, Hábito 1 – Recopilar Información).

PASO 4. ¿Puedes hacer esa tarea en MENOS DE 2-5 MINUTOS? HAZLO DE INMEDIATO. Es la conocida Regla de los 2 Minutos. Para mí es fundamental. No te puedes llegar a imaginar lo importante que es y la cantidad de información y tareas que te ayuda a quitarte de encima. Comencé a aplicarla el año pasado y ha sido toda una revelación.

PASO 5. ¿Te va a llevar MÁS DE 2-5 MINUTOS? Aplázalo y pásalo a tu LISTA DE TAREAS PENDIENTES para hacer más tarde.

PASO 6. ¿Se trata sólo de una INFORMACIÓN que necesitas? Imprímela para LEER MÁS TARDE o (esto es lo que hago yo), pásalo a tu carpeta “LEER O REVISAR”.

En esa carpeta de mi correo electrónico, del trabajo, suelo guardar presupuestos que no me urgen, leyes nuevas, … aquella información no relevante o importante que me va a llevar un tiempo y no está en mi lista de prioridades en ese momento. En el terreno personal, en gmail por ejemplo, ese tipo de correos los etiqueto como “pendiente” en su categoría correspondiente (por ejemplo, tengo etiquetas así: “negocio – pendiente”, “marketing – pendiente”, etc). En el caso de páginas web o artículos que me interesan, los guardo en Evernote cuando se trata de algo que tengo que leer más pausadamente o cuando sé que me va a hacer falta en el futuro o cuando haga una tarea determinada. Si es algo que puedo leer mientras desayuno, hago la comida… algo rápido, curioso, pero sin mucho interés, lo guardo en Pocket. Recetas, DIY y cosas similares con instrucciones, los guardo en Pinterest (bien ordenado en su carpeta correspondiente).

PASO 7. Es fundamental NO DEJAR NADA en la bandeja de entrada cuando la proceses. O se elimina o se archiva.

PASO 8. REPETIR este proceso UNA VEZ AL DÍA. Programa un tiempo para hacerlo y no estés contínuamente acudiendo a cada bandeja de entrada a ver si tienes nueva información para procesarla.

QUÉ HACER SI MI BANDEJA DE ENTRADA ESTA LLENA ANTES DE EMPEZAR

Si te pasa como a mí, antes de comenzar el método me encuentro con más de 1.700 correos sin leer sólo en una cuenta. En estos casos, Leo recomienda crear una carpeta donde mover toda la información y marcar en el calendario un día y tiempo para procesarla toda de golpe. Así de fácil.

Te invito a que pruebes a hacer una cosa. Haz una foto de cada bandeja de entrada esta semana, antes de empezar el hábito 2, y haz otra cuando termine el mes. A ver el resultado… ¡ya verás qué cambio!

UN PEQUEÑO RESUMEN
  • Cuantas menos bandejas de entrada tengas, menos tiempo pasarás procesando información y más fácil resultará adquirir el hábito.
  • Sigue los blogs todos juntos en aplicaciones como Feedly o BlogLovin’.
  • Elimina las cuentas de correo que no utilices. Utiliza programas que te permiten unificar todas tus cuentas de correo en un sólo sitio, como Outlook, Mozzilla Thunderbird o Inky.
  • Unifica o minimiza tus bandejas de entrada en casa. Ordena tu oficina y una buena idea es crear un “Centro de Mando”.
  • Grábate a fuego esta frase: “El desorden atrae más desorden”.
  • Revisa tus bandejas de entrada, una vez al día. Evita hacerlo de manera compulsiva.
  • Hazlo siempre de arriba a abajo. Procesa todo lo que haya en la bandeja y nunca vuelvas a dejar algo en ella.
  • Cuando proceses la bandeja de entrada, hazlo siempre siguiendo esta técnica: ELIMINAR – DELEGAR – HAZLO INMEDIATAMENTE (Regla de los 2 minutos) – ARCHIVAR O TAREAS PENDIENTES.
  • Si tu bandeja de entrada está desbordada antes de empezar el hábito, guarda toda la información en una carpeta y marca un día y tiempo en tu calendario para procesarla de golpe.

 

¿Estás preparada? ¡¡COMENZAMOS!!

Si vas a seguir el Hábito 2 en Lift, aquí tienes el enlace para unirte al resto de participantes.

***

¿Qué tal te fue con el Hábito 1? ¿Lo lograste? ¿Lo abandonaste? ¿No lo llegaste a intentar? … ¿Eres de las que están mirando el móvil cada dos por tres? ¿Tus bandejas de entrada están desbordadas? ¿Cómo te organizas en casa?

***

El post de Reto “Zen to Done”. Hábito 2: PROCESAR aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

Reto “Zen to Done”. Hábito 2: Cómo PROCESAR tus Bandejas de Entrada

Leer Más

Gestión del Tiempo, Uncategorized

¿Estás preparada para empezar el RETO: “Zen to Done”?

Sí te perdiste el post de la semana pasada, te recomiendo que le eches un vistazo aquí para saber de qué va el reto.

Ha llegado el momento de cambiar. Aquí comienza el camino para comenzar hacia una vida ordenada, sin estrés, sin mil cosas en la cabeza y sin tener que estar pendiente todo el rato de acordarte de todo lo que tienes que hacer. Ese es el resultado que Leo Babauta promete con su método, ZTD (Zen to Done) y ese es el objetivo con el que parte este Reto.

He un apartado donde iré poniendo un resumen de toda la información necesaria para llevar a cabo cada hábito y todo lo que vayamos compartiendo a lo largo de estos meses. Te aviso cuando lo tenga listo. Actualizado: Puedes verlo aquí.

Pero antes de empezar con las pautas para conseguir el primer hábito, vamos a ver unos temas básicos que tendremos que tener en cuenta para lograr nuestros objetivos y adquirir los hábitos del Reto:

MATERIAL NECESARIO

No hace falta nada extraordinario: tan sólo necesitamos UN único sitio en el que iremos volcando todo lo que tengamos en nuestra cabeza: ideas, tareas, proyectos, la lista de la compra, …

Leo propone una libreta, un cuaderno, que sea cómodo y podamos llevar siempre encima. Voy a investigar las famosas Moleskine porque, la verdad, no he tenido nunca en la mano ninguna y todo el mundo dice qué son sencillas pero muy prácticas.

Por mi parte, que tiendo bastante a lo tecnológico, dudo entre una libreta o una aplicación para el móvil, que es lo que siempre llevo encima. Pone que el truco es ese, que sea algo que tengas siempre a mano para poder vaciar nuestra mente al instante que nos venga algo a la cabeza y que tiene que ser una ÚNICA bandeja de entrada (luego te explico lo que es). Lo que más utilizo yo es el también famoso EVERNOTE, es más sencillo que otros programas y está disponible para un montón de plataformas (para móvil, ordenador, está integrado con feedly, navegadores de internet, …). ¡Incluso con Moleskine! (Ésto lo tengo que investigar). Yo lo uso muchísimo. Si no te encaja Evernote, tienes Remember the milk (pero personalmente no lo ví tan práctico cuando la utilicé hace un tiempo).

SEGUIMIENTO DIARIO DE LOS HÁBITOS A ADQUIRIR

Para adquirir el nuevo hábito es imprescindible llevar un seguimiento DIARIO de tu avance. No sólo te ayudará a modo de recordatorio sino que además servirá para motivarte. Para ello, puedes utilizar un calendario, una agenda, una libreta, … o, ya sabes que lo mío es la tecnología, utilizar una aplicación para el móvil.

Os quiero proponer una aplicación que podéis usar tanto en Android como en iPhone, iPads, y en cualquier navegador, y que tiene la ventaja de que se puede conectar con Facebook y Twitter y crear una comunidad para hacer seguimiento de los avances. ¡¡Y me parece perfecta para hacer el reto en grupo!! Esta aplicación se llama: LIFT.

He creado un plan para el Hábito 1 que se llama: “Reto ZEN TO DONE – Hábito 1”. Puedes buscarla por ese nombre en la aplicación o hacer click aquí para unirte al plan. (Para cada hábito de los próximos meses habrá un plan en LIFT con todas las instrucciones para que puedas unirte cuando quieras).

Cuando completas el hábito cada día, tan sólo tienes que pulsar el botón de hábito hecho en LIFT y compartirlo con los demás participantes del plan. Hay una zona de comentarios donde podemos ir viendo el avance del resto.

PASO A PASO, CÓMO UTILIZAR LIFT EN EL RETO

PantallazosLift

Pero si quieres llevar el hábito por tu cuenta, me ha encantado una aplicación para iPhone llamada BALANCED. Hay otra parecida para Android que se llama Habbits – Habit Tracker. También de estilo minimalista y muy sencilla de usar. Pero ninguna de las dos permite compartirlo como LIFT.

No obstante, lo que te comentaba anteriormente: ¡¡mucho mejor llevarlo en grupo!! Es mucho más motivador, Leo lo recomienda como uno de los pasos para lograr el éxito en la adquisición de un nuevo hábito. ¿Has intentado alguna vez hacer ejercicio en casa? ¿A qué no es lo mismo que hacerlo en el gimnasio rodeada de gente haciendo ejercicio? Pues esto, lo mismo. ¡Así que únete a Lift con todos los que nos unimos al Reto!

METODOLOGÍA PARA ADQUIRIR NUEVOS HÁBITOS

Querer adquirir un montón de hábitos a la vez es el error que TODOS cometemos continuamente. Empezamos con la misma ilusión que cualquiera de nuestras pasiones pero, poco a poco, el tener que acordarnos y llevar a cabo tantos hábitos nuevos hace que los vayamos abandonando. Por eso Leo Babauta dice que lo mejor para adquirir un nuevo hábito, es centrarse en uno sólo y, una vez adquirido, ir a por el siguiente.

Unido a esto, Leo comenta para lograr el éxito en la adquisición del hábito hay que realizar una serie de pasos paralelos:

1. COMPROMISO: Hay que adquirir un compromiso de cambio y hacerlo lo más públicamente como sea posible: a través de las redes sociales, informar a tu familia y amigos, publicarlo en tu blog, … cuanta más presión pública, mejor. Si quieres, puedes añadir alguno de los banners de compromiso del reto que hay al final del post.

2. PRÁCTICA: Comprométete a realizar el hábito durante 30 días e intenta hacerlo. No te rindas si un día fallas, retómalo al siguiente. El truco está en practicar y practicar. Puedes empezar por una versión pequeña del hábito y poco a poco ir ampliando. Por ejemplo, imagínate que quieres empezar a hacer ejercicio todos los días y te da mucha pereza. Puedes empezar por hacer sólo 5 minutos e ir ampliando. En nuestro caso, con el hábito 1 de recoger información, podemos empezar recopilando todo lo que se nos venga a la cabeza sólo en casa, o en el trabajo, o durante el trayecto de autobús. Y poco a poco ir ampliando a todas las actividades de tu día a día.

3. MOTIVACIÓN: Encuentra todas las maneras como sea posible de motivarte conforme vas logrando el reto. Te propongo, para comenzar, decidir tu recompensa final cuando logres realizar el hábito durante 30 días seguidos. Comienza tu libreta anotando cuál será ese premio. No tiene porqué ser algo material, puede ser algo que te apetezca mucho hacer, un libro que llevas tiempo queriendo empezar, una excursión, una fiesta, … tu decides.

También puedes decidir antes de empezar cuáles serán los premios por haber conseguido los pequeños objetivos: el primer día, tras 3 días seguidos, a la semana, a los 14 días, a los 21, a los 28, a los 60, … Eso te ayudará a estar siempre motivada.

4. SEGUIMIENTO DIARIO: ¡¡Super importante!! Ya hemos hablado antes de aplicaciones para el móvil que permiten llevar el seguimiento diario, o de hacerlo registrándolo en un calendario, en tu agenda, … Leo propone anotarlo antes de acostarte y si se hace de manera pública, mucho mejor! La aplicación de LIFT permite compartirlo con el resto de participantes cuando realizas el registro del hábito. Puedes añadir comentarios como: “6 de 6”, “6 días seguidos! y he hecho limpieza del correo”. etc.

5. APOYO: Únete a un grupo de personas que estén realizando el mismo cambio o convence a alguien próximo para que lo haga contigo. Somos un montón ya apuntados al Reto ZEN TO DONE, así que te animo a que te unas en LIFT o al grupo de facebook para llevar el reto juntas.

6. RECOMPENSAS: Lo que te comentaba en el punto 3, la motivación, ¡prémiate por ir logrando el reto!. Lo mejor es hacerlo a menudo al principio y luego ir espaciándolo en el tiempo.

7. RECORDATORIOS: Intenta establecer una acción que te recuerde que después tienes que hacer ese hábito. Por ejemplo, hacerlo mientras desayunas, cuando llegas al trabajo, en cuanto subes al autobús, nada más levantarte, … Puedes utilizar algún tipo de nota, carteles, avisos en el móvil, etc que te recuerde que debes hacer ese hábito. Un simple post-it pegado al vaso de desayuno, un cartel en tu escritorio, como fondo de pantalla del ordenador, …

8. PENSAMIENTO POSITIVO: Si te dices a ti mismo que lo vas a lograr, ¡tienes la mitad del camino hecho! Piensa en el nuevo hábito como algo positivo, céntrate en él mientras lo haces, comparte que lo has logrado en las redes sociales justo después de hacerlo. Haz algo positivo, que te guste, justo después de terminarlo (¡no antes!): leer el último post de tu blog favorito, ver un capítulo en la tele de esa serie que te gusta tanto…

9. MEJORA CONTÍNUA: Este es un termino que quien trabaje con algún sistema de calidad seguro lo conoce, pero lo incorporo porque es muy práctico, da resultados y Leo también comenta algo similar: Al final de cada semana, revisa lo que has hecho. Al ser un hábito nuevo seguro que has cometido algún error, así que es el momento de detectarlo y cambiarlo.

Leo propone que, antes de empezar, realices un PLAN sobre cómo tienes pensado llevarlo a cabo: ¿Cuándo? (después de comer, antes de desayunar, mientras espero a que los niños salgan del cole, …), ¿Qué usarás de recordatorio?, ¿Cómo lo vas a hacer público? y ¿cómo harás el seguimiento diario?.

Al final de cada semana, el domingo por ejemplo, revisarás el plan y te harás 3 preguntas: ¿Hiciste todo lo que te planteaste?, ¿qué impedimentos encontraste?, ¿qué puedes hacer para eliminar esos impedimentos esta semana?. Modifica tu plan en función de tus respuestas y utiliza el nuevo plan la semana siguiente.

QUÉ HACER SI ALGO TE IMPIDE AVANZAR

Nadie mejor que los MA conoce la ilusión y energía que hay al comienzo de cada una de nuestras pasiones y como nos vamos desinflando con el paso del tiempo. Así que, si vemos que nos pasa esto o surge algún imprevisto por el camino que nos impide realizarlo, Leo propone esta serie de pasos para lograr el éxito en el Reto:

  1. ¡RETOMARLO LO ANTES POSIBLE! Sí, cuanto antes volvamos a retomar el nuevo hábito más fácil será conseguirlo. Deja de lado la culpa, no te preocupes por la falta de disciplina y no te preocupes por el fracaso.
  2. Haber parado significa que el método o el plan que nos habíamos marcado no estaba bien planteado. Revísalo acorde al punto de “Mejora Contínua” que te contaba antes y modifica tu plan para hacerlo más sencillo.
  3. Los sentimientos de culpa, el “no voy a poder”, “voy a dejarlo antes de enfrentarme a un fracaso”, SÓLO ESTÁN EN TU CABEZA. Olvida todos esos pensamientos y prémiate por haber vuelto a retomarlo. ¿Quién dijo que el camino iba a ser fácil?
  4. Hazlo más sencillo. Lo que comentábamos antes, quizás te habías propuesto una meta demasiado alta (¡empieza poco a poco!), la hora para realizar el hábito no era la adecuada (¡cámbiala!), no te has acordado (¡ponte más recordatorios!), etc.

 

RETO: “ZEN TO DONE”

HÁBITO 1 – RECOGER

Reto ZEN TO DONE: Hábito 1 (Recopilar Información)

Y después de todos estos puntos básicos, ha llegado la hora de comenzar con el primero de los hábitos del Reto: RECOGER, RECOPILAR INFORMACIÓN.

Tanto tu, como yo sabemos que esta época en la que estamos viviendo está invadida por la información. Información que nos llega por infinidad de sitios: el trabajo, las redes sociales, la televisión, correos electrónicos, … Confiamos en nuestro cerebro como un medio que va a recoger toda esa información y va a ser capaz de retenerla y devolvérnosla cuando lo necesitemos. Pero bien sabemos que eso no es así. Y no sólo nos acordamos de las cosas cuando ya no nos hacen falta, sino que terminamos por sentirnos culpables por olvidarnos de algo, por no llegar a todo, por dejar de ser creativos, por nuestros cambios de humor…

[blockquote quote_type=”type5″ author_name=”” width=”100%” float=”left”]Necesitamos despejar nuestra mente para conseguir tener una vida sana, libre y creativa.[/blockquote]

Para ello necesitas tener una BANDEJA DE ENTRADA, un sitio donde vas a recopilar toda la información que entre en tu vida para no tener que retenerla en tu cerebro. Vas a olvidarte de cuatrocientos mil post-it por la mesa, de tener el bolso y bolsillos llenos de notas, de apuntarte las cosas en la mano, … tienes que tener una ÚNICA bandeja de entrada, la que hayas definido en los pasos previos: un cuaderno que puedas llevar siempre contigo, una bandeja física, una aplicación para el móvil, … Allí es donde vas a ir anotando a partir de ahora y guardando todo lo que tengas que hacer, toda la información que quieras guardar.

Pero ojo, que bandeja de entrada no es sólo la de la cuenta de correo, son las notificaciones de facebook, twitter, google+, instagram, los miles de blogs que sigues, el buzón de casa, …

El primer paso es ser consciente de todas las bandejas de entrada que tienes, tanto las electrónicas como las físicas. El objetivo: MINIMIZARLAS. Ya veremos cómo procesamos esa información en el siguiente hábito (el de Procesar). Vas a comenzar por elegir una única bandeja de entrada física donde entrarán todos los papeles (cartas, proyectos del trabajo, albaranes, facturas, …): una para casa y una para la oficina.

Seguirás por las bandejas de entrada electrónicas. Estos pasos los realicé yo el año pasado, así que te cuento qué es lo que hice y voy haciendo periódicamente:

  • Correo electrónico: revisa tu correo electrónico, todo lo que recibes cada día. Bórrate de todos los newsletter que no te aportan nada, correos electrónicos que sólo te mandan publicidad, de todo lo que no te interesa, de aquellos blogs/web de los que no abres nunca los correos, de los que dejas para ver más tarde, … ¿te quejas de que nunca tienes tiempo? No te sientas culpable por ello.  Toda esta información son LADRONES DE TIEMPO, de TU tiempo.
  • Blogs: Lo mismo que para el correo electrónico. Todos aquellos blogs a los que te apuntaste en su día para seguir y que actualmente ni lees, ni te interesan y no abres sus correos. Fuera, elimínalos. Si no te importa darte de baja de su newsletter pero quieres seguir siguiéndolos porque te interesa algo de lo que publican, te sugiero que utilices FEEDLY o BlogLovin’ (yo uso Feedly). Pero SÓLO uno. Déjate en el correo electrónico sólo los newsletter que de verdad te interesan. Y si ya usas feedly o bloglovin’, aprovecha para hacer limpieza de lo que no leas. Recuerda, elige SÓLO un sistema para seguir los blogs. En Feedly, puedes agrupar los blogs por categorías (así lees a diario lo que realmente te interesa y el resto, puedes hacerlo todo de un tirón cuando te apetezca). Te aseguro por experiencia que así recuperas mucho tiempo para ti.
  • Facebook, Twitter, Instagram, …: Lo mismo que lo anterior. Revisa lo que realmente te interesa y lo que no, deja de seguir a esas cuentas, quítatelo de la sección de noticias (fb), puedes agruparlo por categorías (twitter), centrarte en tus pasiones actuales, borrar lo de las antiguas, … Las redes sociales que no utilices, puedes darlas de baja o desinstalar las aplicaciones en tu móvil, anular las notificaciones automáticas para no tener que estar metiéndote contínuamente, … Piensa en ti, en tu tiempo, en lo que vas a ganar y recuperar.

Comienza con esta limpieza. Recuerda, poco a poco, cada semana una (seguro que te va a llevar tu tiempo, no te agobies, a mí me costó bastante). Con esto vas a minimizar la cantidad de información que te entra en las distintas bandejas de entrada. Pero vamos a pasar al siguiente punto del hábito 1: Qué hacer con todas las ideas, tareas, proyectos, bocetos, … que no están en ningún formato físico y que se nos acumulan en nuestra cabeza. Y para ello necesitas tu libreta, EVERNOTE, o lo que hayas elegido.

A partir de ahora, y todos los días, vamos a sacar toda esa información de nuestra cabeza y la vamos a anotar en esa libreta. Vamos a liberar nuestro cerebro: cuando te acuerdes de un recado que tienes que hacer más tarde, anótalo. Cuando tu jefe te diga que tienes que hacer algo, anótalo. Cuando descubres una web, libro, curso, material, una nueva pasión, lo que sea que quieras revisar más tarde, anótalo. Cuando tengas que apuntarte un teléfono, dirección, correo electrónico, … anótalo en tu libreta.

[blockquote quote_type=”type5″ author_name=”” width=”100%” float=”left”]La clave está en anotarlo en cuanto te venga algo a la mente, para no olvidarlo o para no tener que retenerlo en la cabeza. Recuerda, nuestro cerebro no es una máquina de la que debamos fiarnos. Mediante esta técnica conseguirás evitar los olvidos, mejorar tu organización, tu productividad, dejarás de perder información, tiempo, y tendrás la tranquilidad de saber siempre dónde están las cosas.[/blockquote]

Leo no lo comenta en su método pero hay un ejercicio del libro de David Allen, Organízate con eficacia, que a mí me vino genial. Así que te lo comento por si quieres empezar por aquí con tu libreta. Y consiste en hacer una limpieza mental, un vaciado de TODO lo que tengas actualmente en la cabeza. Coge tu libreta y comienza a escribir todo lo que tienes que hacer, todas las ideas que tienes ahí guardadas, todo. No intentes seguir un orden. Comienza a plasmarlo en la libreta y anótalo conforme te vaya viniendo a la cabeza. Ya verás lo relajada que vas a sentirte tras ello y lo claro que vas a ver las cosas.

UN PEQUEÑO RESUMEN

Te recomiendo que leas un par de veces este post antes de ponerte con el Reto para no olvidarte de ningún detalle y que lo guardes en tus favoritos para tenerlo siempre presente. No obstante, te pongo un pequeño resumen sobre lo que hemos visto en este post:

ANTES DE EMPEZAR:

  • Material necesario: Hazte con una libreta o un medio fácil de llevar y que puedas tener siempre a mano. Por ejemplo, una Moleskine o la aplicación Evernote.
  • Bájate la aplicación LIFT o regístrate a través de su página web y únete al plan: “Reto ZEN TO DONE – Hábito 1”, aquí.
  • Comprométete públicamente a realizar el Reto: en redes sociales, en tu blog, a tu familia y amigos, …
  • Realiza un Seguimiento Diario de todo lo que vas haciendo y comparte tus avances todos los días.
  • Recompénsate cada vez que llegues al objetivo: 1er día, a los 3 días, cuando pases de nivel y al final de los 30 días.
  • Revisa al final de cada semana el plan que habías marcado y modifica los impedimentos o fallos que veas.
  • Si dejas de realizar el hábito, retómalo lo antes posible y hazlo de una manera más sencilla.

RETO HÁBITO 1 – RECOGER:

  • Realiza una limpieza mental y anótalo todo en tu libreta.
  • TODOS LOS DÍAS, anota lo que te venga a la mente en tu libreta lo antes posible. Evita tener que retener ningún tipo de información en tu cabeza, ni un segundo.
  • Elige una bandeja de entrada física para casa y otra para tu oficina.
  • Realiza una limpieza del correo electrónico.
  • Realiza una limpieza de los blogs que sigues y guárdalos en un sistema tipo Feedly o Bloglovin’.
  • Realiza una limpieza de tus redes sociales.

Si has decidido unirte al Reto, haremos el seguimiento en LIFT y a través del grupo de facebook. Si tienes un blog, puedes añadir alguno de estos banners de compromiso con el Reto:

Si ahora no es tu momento, puedes unirte cuando quieras. En este post tienes las pautas a seguir. Si crees que esta información le puede resultar de utilidad a alguien que conozcas, envíasela o compártela en las redes sociales.

***

¿Te unes al Reto para adquirir el Hábito 1? Ponlo en un comentario, adquiere tu compromiso público y cuéntanos cómo lo vas a llevar a cabo, a través de qué medio, ¿cuáles van a ser tus recompensas?

¿Has publicado un post en tu blog con tu compromiso público? Cuéntalo en un comentario y lo añadiré al post.

¿Conoces algún otro medio que pueda servirnos para cumplir más fácilmente el reto? ¿Otra aplicación parecida a Feedly, Bloglovin’, Lift, Evernote, …? ¿Cómo evitas o minimizas tus ladrones de tiempo?

***

El post de Reto “Zen to Done”. Métodos para adquirir un nuevo hábito + Hábito 1: RECOGER aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

Actualización: Leo Babauta propone que una manera de motivarte para lograr el éxito en la adquisición de un hábito es ir subiendo de niveles. Había añadido esta parte al post pero como está llevando a bastante lío, la elimino por ahora. Si en el futuro lo vemos necesario, lo probamos con los siguientes hábitos los próximos meses.

Reto “Zen to Done”. Métodos para adquirir un nuevo hábito + Hábito 1: RECOPILAR INFORMACIÓN

Leer Más

Gestión del Tiempo, Uncategorized

¿Estás preparada para empezar el RETO: “Zen to Done”?

Sí te perdiste el post de la semana pasada, te recomiendo que le eches un vistazo aquí para saber de qué va el reto.

Ha llegado el momento de cambiar. Aquí comienza el camino para comenzar hacia una vida ordenada, sin estrés, sin mil cosas en la cabeza y sin tener que estar pendiente todo el rato de acordarte de todo lo que tienes que hacer. Ese es el resultado que Leo Babauta promete con su método, ZTD (Zen to Done) y ese es el objetivo con el que parte este Reto.

He un apartado donde iré poniendo un resumen de toda la información necesaria para llevar a cabo cada hábito y todo lo que vayamos compartiendo a lo largo de estos meses. Te aviso cuando lo tenga listo. Actualizado: Puedes verlo aquí.

Pero antes de empezar con las pautas para conseguir el primer hábito, vamos a ver unos temas básicos que tendremos que tener en cuenta para lograr nuestros objetivos y adquirir los hábitos del Reto:

MATERIAL NECESARIO

No hace falta nada extraordinario: tan sólo necesitamos UN único sitio en el que iremos volcando todo lo que tengamos en nuestra cabeza: ideas, tareas, proyectos, la lista de la compra, …

Leo propone una libreta, un cuaderno, que sea cómodo y podamos llevar siempre encima. Voy a investigar las famosas Moleskine porque, la verdad, no he tenido nunca en la mano ninguna y todo el mundo dice qué son sencillas pero muy prácticas.

Por mi parte, que tiendo bastante a lo tecnológico, dudo entre una libreta o una aplicación para el móvil, que es lo que siempre llevo encima. Pone que el truco es ese, que sea algo que tengas siempre a mano para poder vaciar nuestra mente al instante que nos venga algo a la cabeza y que tiene que ser una ÚNICA bandeja de entrada (luego te explico lo que es). Lo que más utilizo yo es el también famoso EVERNOTE, es más sencillo que otros programas y está disponible para un montón de plataformas (para móvil, ordenador, está integrado con feedly, navegadores de internet, …). ¡Incluso con Moleskine! (Ésto lo tengo que investigar). Yo lo uso muchísimo. Si no te encaja Evernote, tienes Remember the milk (pero personalmente no lo ví tan práctico cuando la utilicé hace un tiempo).

SEGUIMIENTO DIARIO DE LOS HÁBITOS A ADQUIRIR

Para adquirir el nuevo hábito es imprescindible llevar un seguimiento DIARIO de tu avance. No sólo te ayudará a modo de recordatorio sino que además servirá para motivarte. Para ello, puedes utilizar un calendario, una agenda, una libreta, … o, ya sabes que lo mío es la tecnología, utilizar una aplicación para el móvil.

Os quiero proponer una aplicación que podéis usar tanto en Android como en iPhone, iPads, y en cualquier navegador, y que tiene la ventaja de que se puede conectar con Facebook y Twitter y crear una comunidad para hacer seguimiento de los avances. ¡¡Y me parece perfecta para hacer el reto en grupo!! Esta aplicación se llama: LIFT.

He creado un plan para el Hábito 1 que se llama: “Reto ZEN TO DONE – Hábito 1”. Puedes buscarla por ese nombre en la aplicación o hacer click aquí para unirte al plan. (Para cada hábito de los próximos meses habrá un plan en LIFT con todas las instrucciones para que puedas unirte cuando quieras).

Cuando completas el hábito cada día, tan sólo tienes que pulsar el botón de hábito hecho en LIFT y compartirlo con los demás participantes del plan. Hay una zona de comentarios donde podemos ir viendo el avance del resto.

PASO A PASO, CÓMO UTILIZAR LIFT EN EL RETO

PantallazosLift

Pero si quieres llevar el hábito por tu cuenta, me ha encantado una aplicación para iPhone llamada BALANCED. Hay otra parecida para Android que se llama Habbits – Habit Tracker. También de estilo minimalista y muy sencilla de usar. Pero ninguna de las dos permite compartirlo como LIFT.

No obstante, lo que te comentaba anteriormente: ¡¡mucho mejor llevarlo en grupo!! Es mucho más motivador, Leo lo recomienda como uno de los pasos para lograr el éxito en la adquisición de un nuevo hábito. ¿Has intentado alguna vez hacer ejercicio en casa? ¿A qué no es lo mismo que hacerlo en el gimnasio rodeada de gente haciendo ejercicio? Pues esto, lo mismo. ¡Así que únete a Lift con todos los que nos unimos al Reto!

METODOLOGÍA PARA ADQUIRIR NUEVOS HÁBITOS

Querer adquirir un montón de hábitos a la vez es el error que TODOS cometemos continuamente. Empezamos con la misma ilusión que cualquiera de nuestras pasiones pero, poco a poco, el tener que acordarnos y llevar a cabo tantos hábitos nuevos hace que los vayamos abandonando. Por eso Leo Babauta dice que lo mejor para adquirir un nuevo hábito, es centrarse en uno sólo y, una vez adquirido, ir a por el siguiente.

Unido a esto, Leo comenta para lograr el éxito en la adquisición del hábito hay que realizar una serie de pasos paralelos:

1. COMPROMISO: Hay que adquirir un compromiso de cambio y hacerlo lo más públicamente como sea posible: a través de las redes sociales, informar a tu familia y amigos, publicarlo en tu blog, … cuanta más presión pública, mejor. Si quieres, puedes añadir alguno de los banners de compromiso del reto que hay al final del post.

2. PRÁCTICA: Comprométete a realizar el hábito durante 30 días e intenta hacerlo. No te rindas si un día fallas, retómalo al siguiente. El truco está en practicar y practicar. Puedes empezar por una versión pequeña del hábito y poco a poco ir ampliando. Por ejemplo, imagínate que quieres empezar a hacer ejercicio todos los días y te da mucha pereza. Puedes empezar por hacer sólo 5 minutos e ir ampliando. En nuestro caso, con el hábito 1 de recoger información, podemos empezar recopilando todo lo que se nos venga a la cabeza sólo en casa, o en el trabajo, o durante el trayecto de autobús. Y poco a poco ir ampliando a todas las actividades de tu día a día.

3. MOTIVACIÓN: Encuentra todas las maneras como sea posible de motivarte conforme vas logrando el reto. Te propongo, para comenzar, decidir tu recompensa final cuando logres realizar el hábito durante 30 días seguidos. Comienza tu libreta anotando cuál será ese premio. No tiene porqué ser algo material, puede ser algo que te apetezca mucho hacer, un libro que llevas tiempo queriendo empezar, una excursión, una fiesta, … tu decides.

También puedes decidir antes de empezar cuáles serán los premios por haber conseguido los pequeños objetivos: el primer día, tras 3 días seguidos, a la semana, a los 14 días, a los 21, a los 28, a los 60, … Eso te ayudará a estar siempre motivada.

4. SEGUIMIENTO DIARIO: ¡¡Super importante!! Ya hemos hablado antes de aplicaciones para el móvil que permiten llevar el seguimiento diario, o de hacerlo registrándolo en un calendario, en tu agenda, … Leo propone anotarlo antes de acostarte y si se hace de manera pública, mucho mejor! La aplicación de LIFT permite compartirlo con el resto de participantes cuando realizas el registro del hábito. Puedes añadir comentarios como: “6 de 6”, “6 días seguidos! y he hecho limpieza del correo”. etc.

5. APOYO: Únete a un grupo de personas que estén realizando el mismo cambio o convence a alguien próximo para que lo haga contigo. Somos un montón ya apuntados al Reto ZEN TO DONE, así que te animo a que te unas en LIFT o al grupo de facebook para llevar el reto juntas.

6. RECOMPENSAS: Lo que te comentaba en el punto 3, la motivación, ¡prémiate por ir logrando el reto!. Lo mejor es hacerlo a menudo al principio y luego ir espaciándolo en el tiempo.

7. RECORDATORIOS: Intenta establecer una acción que te recuerde que después tienes que hacer ese hábito. Por ejemplo, hacerlo mientras desayunas, cuando llegas al trabajo, en cuanto subes al autobús, nada más levantarte, … Puedes utilizar algún tipo de nota, carteles, avisos en el móvil, etc que te recuerde que debes hacer ese hábito. Un simple post-it pegado al vaso de desayuno, un cartel en tu escritorio, como fondo de pantalla del ordenador, …

8. PENSAMIENTO POSITIVO: Si te dices a ti mismo que lo vas a lograr, ¡tienes la mitad del camino hecho! Piensa en el nuevo hábito como algo positivo, céntrate en él mientras lo haces, comparte que lo has logrado en las redes sociales justo después de hacerlo. Haz algo positivo, que te guste, justo después de terminarlo (¡no antes!): leer el último post de tu blog favorito, ver un capítulo en la tele de esa serie que te gusta tanto…

9. MEJORA CONTÍNUA: Este es un termino que quien trabaje con algún sistema de calidad seguro lo conoce, pero lo incorporo porque es muy práctico, da resultados y Leo también comenta algo similar: Al final de cada semana, revisa lo que has hecho. Al ser un hábito nuevo seguro que has cometido algún error, así que es el momento de detectarlo y cambiarlo.

Leo propone que, antes de empezar, realices un PLAN sobre cómo tienes pensado llevarlo a cabo: ¿Cuándo? (después de comer, antes de desayunar, mientras espero a que los niños salgan del cole, …), ¿Qué usarás de recordatorio?, ¿Cómo lo vas a hacer público? y ¿cómo harás el seguimiento diario?.

Al final de cada semana, el domingo por ejemplo, revisarás el plan y te harás 3 preguntas: ¿Hiciste todo lo que te planteaste?, ¿qué impedimentos encontraste?, ¿qué puedes hacer para eliminar esos impedimentos esta semana?. Modifica tu plan en función de tus respuestas y utiliza el nuevo plan la semana siguiente.

QUÉ HACER SI ALGO TE IMPIDE AVANZAR

Nadie mejor que los MA conoce la ilusión y energía que hay al comienzo de cada una de nuestras pasiones y como nos vamos desinflando con el paso del tiempo. Así que, si vemos que nos pasa esto o surge algún imprevisto por el camino que nos impide realizarlo, Leo propone esta serie de pasos para lograr el éxito en el Reto:

  1. ¡RETOMARLO LO ANTES POSIBLE! Sí, cuanto antes volvamos a retomar el nuevo hábito más fácil será conseguirlo. Deja de lado la culpa, no te preocupes por la falta de disciplina y no te preocupes por el fracaso.
  2. Haber parado significa que el método o el plan que nos habíamos marcado no estaba bien planteado. Revísalo acorde al punto de “Mejora Contínua” que te contaba antes y modifica tu plan para hacerlo más sencillo.
  3. Los sentimientos de culpa, el “no voy a poder”, “voy a dejarlo antes de enfrentarme a un fracaso”, SÓLO ESTÁN EN TU CABEZA. Olvida todos esos pensamientos y prémiate por haber vuelto a retomarlo. ¿Quién dijo que el camino iba a ser fácil?
  4. Hazlo más sencillo. Lo que comentábamos antes, quizás te habías propuesto una meta demasiado alta (¡empieza poco a poco!), la hora para realizar el hábito no era la adecuada (¡cámbiala!), no te has acordado (¡ponte más recordatorios!), etc.

 

RETO: “ZEN TO DONE”

HÁBITO 1 – RECOGER

Reto ZEN TO DONE: Hábito 1 (Recopilar Información)

Y después de todos estos puntos básicos, ha llegado la hora de comenzar con el primero de los hábitos del Reto: RECOGER, RECOPILAR INFORMACIÓN.

Tanto tu, como yo sabemos que esta época en la que estamos viviendo está invadida por la información. Información que nos llega por infinidad de sitios: el trabajo, las redes sociales, la televisión, correos electrónicos, … Confiamos en nuestro cerebro como un medio que va a recoger toda esa información y va a ser capaz de retenerla y devolvérnosla cuando lo necesitemos. Pero bien sabemos que eso no es así. Y no sólo nos acordamos de las cosas cuando ya no nos hacen falta, sino que terminamos por sentirnos culpables por olvidarnos de algo, por no llegar a todo, por dejar de ser creativos, por nuestros cambios de humor…

[blockquote quote_type=”type5″ author_name=”” width=”100%” float=”left”]Necesitamos despejar nuestra mente para conseguir tener una vida sana, libre y creativa.[/blockquote]

Para ello necesitas tener una BANDEJA DE ENTRADA, un sitio donde vas a recopilar toda la información que entre en tu vida para no tener que retenerla en tu cerebro. Vas a olvidarte de cuatrocientos mil post-it por la mesa, de tener el bolso y bolsillos llenos de notas, de apuntarte las cosas en la mano, … tienes que tener una ÚNICA bandeja de entrada, la que hayas definido en los pasos previos: un cuaderno que puedas llevar siempre contigo, una bandeja física, una aplicación para el móvil, … Allí es donde vas a ir anotando a partir de ahora y guardando todo lo que tengas que hacer, toda la información que quieras guardar.

Pero ojo, que bandeja de entrada no es sólo la de la cuenta de correo, son las notificaciones de facebook, twitter, google+, instagram, los miles de blogs que sigues, el buzón de casa, …

El primer paso es ser consciente de todas las bandejas de entrada que tienes, tanto las electrónicas como las físicas. El objetivo: MINIMIZARLAS. Ya veremos cómo procesamos esa información en el siguiente hábito (el de Procesar). Vas a comenzar por elegir una única bandeja de entrada física donde entrarán todos los papeles (cartas, proyectos del trabajo, albaranes, facturas, …): una para casa y una para la oficina.

Seguirás por las bandejas de entrada electrónicas. Estos pasos los realicé yo el año pasado, así que te cuento qué es lo que hice y voy haciendo periódicamente:

  • Correo electrónico: revisa tu correo electrónico, todo lo que recibes cada día. Bórrate de todos los newsletter que no te aportan nada, correos electrónicos que sólo te mandan publicidad, de todo lo que no te interesa, de aquellos blogs/web de los que no abres nunca los correos, de los que dejas para ver más tarde, … ¿te quejas de que nunca tienes tiempo? No te sientas culpable por ello.  Toda esta información son LADRONES DE TIEMPO, de TU tiempo.
  • Blogs: Lo mismo que para el correo electrónico. Todos aquellos blogs a los que te apuntaste en su día para seguir y que actualmente ni lees, ni te interesan y no abres sus correos. Fuera, elimínalos. Si no te importa darte de baja de su newsletter pero quieres seguir siguiéndolos porque te interesa algo de lo que publican, te sugiero que utilices FEEDLY o BlogLovin’ (yo uso Feedly). Pero SÓLO uno. Déjate en el correo electrónico sólo los newsletter que de verdad te interesan. Y si ya usas feedly o bloglovin’, aprovecha para hacer limpieza de lo que no leas. Recuerda, elige SÓLO un sistema para seguir los blogs. En Feedly, puedes agrupar los blogs por categorías (así lees a diario lo que realmente te interesa y el resto, puedes hacerlo todo de un tirón cuando te apetezca). Te aseguro por experiencia que así recuperas mucho tiempo para ti.
  • Facebook, Twitter, Instagram, …: Lo mismo que lo anterior. Revisa lo que realmente te interesa y lo que no, deja de seguir a esas cuentas, quítatelo de la sección de noticias (fb), puedes agruparlo por categorías (twitter), centrarte en tus pasiones actuales, borrar lo de las antiguas, … Las redes sociales que no utilices, puedes darlas de baja o desinstalar las aplicaciones en tu móvil, anular las notificaciones automáticas para no tener que estar metiéndote contínuamente, … Piensa en ti, en tu tiempo, en lo que vas a ganar y recuperar.

Comienza con esta limpieza. Recuerda, poco a poco, cada semana una (seguro que te va a llevar tu tiempo, no te agobies, a mí me costó bastante). Con esto vas a minimizar la cantidad de información que te entra en las distintas bandejas de entrada. Pero vamos a pasar al siguiente punto del hábito 1: Qué hacer con todas las ideas, tareas, proyectos, bocetos, … que no están en ningún formato físico y que se nos acumulan en nuestra cabeza. Y para ello necesitas tu libreta, EVERNOTE, o lo que hayas elegido.

A partir de ahora, y todos los días, vamos a sacar toda esa información de nuestra cabeza y la vamos a anotar en esa libreta. Vamos a liberar nuestro cerebro: cuando te acuerdes de un recado que tienes que hacer más tarde, anótalo. Cuando tu jefe te diga que tienes que hacer algo, anótalo. Cuando descubres una web, libro, curso, material, una nueva pasión, lo que sea que quieras revisar más tarde, anótalo. Cuando tengas que apuntarte un teléfono, dirección, correo electrónico, … anótalo en tu libreta.

[blockquote quote_type=”type5″ author_name=”” width=”100%” float=”left”]La clave está en anotarlo en cuanto te venga algo a la mente, para no olvidarlo o para no tener que retenerlo en la cabeza. Recuerda, nuestro cerebro no es una máquina de la que debamos fiarnos. Mediante esta técnica conseguirás evitar los olvidos, mejorar tu organización, tu productividad, dejarás de perder información, tiempo, y tendrás la tranquilidad de saber siempre dónde están las cosas.[/blockquote]

Leo no lo comenta en su método pero hay un ejercicio del libro de David Allen, Organízate con eficacia, que a mí me vino genial. Así que te lo comento por si quieres empezar por aquí con tu libreta. Y consiste en hacer una limpieza mental, un vaciado de TODO lo que tengas actualmente en la cabeza. Coge tu libreta y comienza a escribir todo lo que tienes que hacer, todas las ideas que tienes ahí guardadas, todo. No intentes seguir un orden. Comienza a plasmarlo en la libreta y anótalo conforme te vaya viniendo a la cabeza. Ya verás lo relajada que vas a sentirte tras ello y lo claro que vas a ver las cosas.

UN PEQUEÑO RESUMEN

Te recomiendo que leas un par de veces este post antes de ponerte con el Reto para no olvidarte de ningún detalle y que lo guardes en tus favoritos para tenerlo siempre presente. No obstante, te pongo un pequeño resumen sobre lo que hemos visto en este post:

ANTES DE EMPEZAR:

  • Material necesario: Hazte con una libreta o un medio fácil de llevar y que puedas tener siempre a mano. Por ejemplo, una Moleskine o la aplicación Evernote.
  • Bájate la aplicación LIFT o regístrate a través de su página web y únete al plan: “Reto ZEN TO DONE – Hábito 1”, aquí.
  • Comprométete públicamente a realizar el Reto: en redes sociales, en tu blog, a tu familia y amigos, …
  • Realiza un Seguimiento Diario de todo lo que vas haciendo y comparte tus avances todos los días.
  • Recompénsate cada vez que llegues al objetivo: 1er día, a los 3 días, cuando pases de nivel y al final de los 30 días.
  • Revisa al final de cada semana el plan que habías marcado y modifica los impedimentos o fallos que veas.
  • Si dejas de realizar el hábito, retómalo lo antes posible y hazlo de una manera más sencilla.

RETO HÁBITO 1 – RECOGER:

  • Realiza una limpieza mental y anótalo todo en tu libreta.
  • TODOS LOS DÍAS, anota lo que te venga a la mente en tu libreta lo antes posible. Evita tener que retener ningún tipo de información en tu cabeza, ni un segundo.
  • Elige una bandeja de entrada física para casa y otra para tu oficina.
  • Realiza una limpieza del correo electrónico.
  • Realiza una limpieza de los blogs que sigues y guárdalos en un sistema tipo Feedly o Bloglovin’.
  • Realiza una limpieza de tus redes sociales.

Si has decidido unirte al Reto, haremos el seguimiento en LIFT y a través del grupo de facebook. Si tienes un blog, puedes añadir alguno de estos banners de compromiso con el Reto:

Si ahora no es tu momento, puedes unirte cuando quieras. En este post tienes las pautas a seguir. Si crees que esta información le puede resultar de utilidad a alguien que conozcas, envíasela o compártela en las redes sociales.

***

¿Te unes al Reto para adquirir el Hábito 1? Ponlo en un comentario, adquiere tu compromiso público y cuéntanos cómo lo vas a llevar a cabo, a través de qué medio, ¿cuáles van a ser tus recompensas?

¿Has publicado un post en tu blog con tu compromiso público? Cuéntalo en un comentario y lo añadiré al post.

¿Conoces algún otro medio que pueda servirnos para cumplir más fácilmente el reto? ¿Otra aplicación parecida a Feedly, Bloglovin’, Lift, Evernote, …? ¿Cómo evitas o minimizas tus ladrones de tiempo?

***

El post de Reto “Zen to Done”. Métodos para adquirir un nuevo hábito + Hábito 1: RECOGER aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

Actualización: Leo Babauta propone que una manera de motivarte para lograr el éxito en la adquisición de un hábito es ir subiendo de niveles. Había añadido esta parte al post pero como está llevando a bastante lío, la elimino por ahora. Si en el futuro lo vemos necesario, lo probamos con los siguientes hábitos los próximos meses.

Reto “Zen to Done”. Métodos para adquirir un nuevo hábito + Hábito 1: RECOPILAR INFORMACIÓN

Leer Más