Envío Gratis a partir de 30€ (Península y Baleares).

Tu compra en 24-72 horas.

Pedidos preparados con mimo y mucho amor.

¿Te sientes Bloqueada? ¿No puedes tomar ninguna decisión? 8 Pasos que te ayudarán a desbloquearte.

¿Te sientes Bloqueada? ¿No puedes tomar ninguna decisión? 8 Pasos que te ayudarán a desbloquearte.
04/11/2014 Eva Gías
8 pasos que te ayudarán a tomar una decisión

Este es uno de los mayores problemas que sufrimos las personas Multi-Apasionadas: el BLOQUEO cuando tenemos que decidir entre varias opciones.

La sobrecarga de información, tener demasiadas cosas en la cabeza, ir saltando de una pasión a otra como una polilla se siente atraída hacia la luz… Cuántas veces lo has sentido. O, mejor dicho, ¿cuántas veces lo has sufrido?

Te levantas por la mañana y piensas: “hoy voy a hacer esto, lo otro, eso que llevo tiempo esperando, eso otro que también me apetece, y aquello, y.. y.. y…”. Lo mismo ocurre cuando quieres hacer algo y te das cuenta que puedes hacerlo de mil maneras distintas. O cuando tienes que tomar alguna decisión y no tienes claro el camino a tomar.

DEMASIADAS OPCIONES. Además no las has planificado, no tienes muy claro a qué va a llevar todo ello, tienes miedo a lo desconocido, no sabes cuál va a ser la mejor opción. En fin, el resultado es que cuando vas a ponerte a ello te preguntas: “¿y con qué empiezo?”.

Tu cerebro empieza a imaginar mil ideas, barajas los pros y contra de todas las opciones posibles. A lo que te das cuenta, se te ha pasado el tiempo sin hacer nada y, lo peor de todo, es que tienes tal sobrecarga de información que te has quedado bloqueada. Eres totalmente incapaz de dar un paso adelante y comenzar a hacer cualquiera de las soluciones que estabas barajando.

O lo peor de todo, empiezas una pero al segundo sientes que hubiera sido mejor empezar por otra de las opciones la lista. Así que lo dejas tal y como está y pasas a la 2ª opción. El problema es que en el momento en que llegas al bloqueo no puedes parar de ir saltando de una opción a otra y al final se convierte en un bucle que termina desmotivándote y bloqueándote aún más. Porque, al no comenzar o terminar nada, sientes que no estás avanzando. En vez de ver la luz al final del túnel, sientes como si estuvieras cayendo en un profundo pozo del que no puedes salir. Te sientes culpable, crees que estás defraudándote a ti misma, a los demás. No sabes cómo salir de ese estado. Y el pozo cada vez se hace más profundo.

Este mal que sufrimos muchos multi-apasionados es lo que se conoce como:

 

PARÁLISIS POR ANÁLISIS

¿En qué consiste? Pues dicho de manera informal, sería darle vueltas y vueltas a las cosas de tal manera, que nunca llegas a tomar una decisión y terminas bloqueándote.

Necesitas barajar todas las opciones posibles, informarte o pensar el resultado de cada probable paso con el mayor detalle que te sea posible. Es tal la cantidad de datos que analizas, que tu cerebro se ve totalmente incapaz de tomar una decisión racional. Siempre hay “peros”. Ninguna de las opciones es lo suficientemente buena o “perfecta” como para ser tenida en cuenta por encima del resto. Te convences de que necesitas tener toda la información que exista para poder elegir la mejor solución al problema. Terminas obsesionándote con él.

En vez de centrarte en lo que puedes conseguir con la decisión final, te centras en todas las oportunidades que estás perdiendo al no elegir el resto de opciones posibles. Esto provoca, además, que cuando logras decidirte finalmente por una de las opciones barajadas no la disfrutes plenamente e, incluso, te sientes culpable y crees que otro camino hubiera podido ser mejor que el elegido.

El miedo suele estar detrás de este bloqueo. Sobre todo cuando se trata de tomar una decisión que te va a hacer salir de tu zona de confort. ¿Recuerdas el sofá lleno de cojines mulliditos del que te hablaba hace unos días? Imaginas multitud de imprevistos, de problemas que van a surgir. Te dices a ti misma que no estás lo suficientemente preparada, que hay que seguir buscando y pensando porque la “opción buena” está ahí esperándote y no es ninguna de las que habías pensado hasta ahora. Lo mejor es quedarte donde estás a la espera de que la decisión perfecta te ilumine y muestre el camino a seguir.

Por supuesto, esa decisión perfecta jamás llega. Y, lo siento, jamás llegará.

Nada va a ser nunca lo suficientemente bueno como para hacer que decidas qué camino elegir. Mejor te quedas esperando a que alguien o algo te toque con su varita mágica y te haga conseguir lo que quieres sin tener que esforzarte en descartar alguna de las opciones. “Ese o eso” te enseñará lo que debes hacer. Así que, ¿por qué no esperarle cómodamente en tu sofá?

 

¿QUÉ PUEDO HACER?

No te preocupes. Hay solución al problema.
Esa es la parte positiva.

La parte negativa: tienes que tomar una decisión para poder salir del bucle.

Lo primero de todo: tienes que mentalizarte que no hay soluciones malas o buenas al problema que te ha bloqueado. Cómo hemos hablado muchas veces, ni tú, ni yo, ni nadie tiene una bola de cristal que te diga cuál es la decisión correcta.

Deja de centrarte en lo que “podrías conseguir” eligiendo cada una de las opciones restantes. No lo sabes. Nunca lo sabrás. No puedes adivinar el futuro, ¿recuerdas?

¿Cuál es la única manera de saber qué va a ocurrir realmente si te decides por una opción? Haciéndola. Eso es. Tienes que intentarla para saber cuál será la consecuencia de esa decisión. Puede ser buena, puede ser mala. Todo depende del prisma con el que quieras verlo.

Personalmente te digo que todas las decisiones que tomas te hacen avanzar. Somos humanos. Si sientes que te has equivocado, no pasa nada. Das un paso atrás e intentas otra de las opciones que barajabas. Sólo vas a poder avanzar a través de la siguiente fórmula: avanza y error. Un paso al frente, otro atrás.

[blockquote quote_type=”type5″ author_name=”” width=”100%” float=”left”]Tienes que mentalizarte que cada paso al frente que das ha ido precedido de un retroceso en algún momento de tu vida. Sin haber dado ese paso atrás jamás podrás elegir el camino que finalmente te llevará a tomar la decisión con la que te vas a encontrar más a gusto.[/blockquote]

De todo se aprende. Nada sucede porque sí. El destino tiene formas muy extrañas de mostrarnos nuestro camino. Acéptalo y mira hacia delante. ¿Te acuerdas lo que te contaba Mar Padilla en el post de “Deja de preocuparte“?

[Tweet “No he fallado. Simplemente he obtenido un resultado diferente al que esperaba.”]

Ese es el prisma con el que tienes que ver todo a partir de ahora.

No obstante. No te preocupes. Hay maneras de poder elegir más fácilmente el primer paso a dar:

 

Bloqueada, no puedo tomar ninguna decisión

 

1er PASO: MÁRCA UNA FECHA FINAL EN LA QUE TIENES QUE TOMAR UNA DECISIÓN

Si no, ésta terminará perpetuándose hasta el infinito y más allá. Comprométete a cumplirla. Puedes darle las vueltas que quieras pero tienes como máximo hasta el día “x” para tomar una decisión, dispongas de los datos que dispongas.

 

2º PASO: ¿TIENES CLARO LO QUE BUSCAS?

¿Has puesto por escrito el objetivo o lo que quieres conseguir tras tomar una decisión? ¿Está alineado con lo que quieres conseguir para tu vida? Sí. Eso que está tan de moda últimamente, que esté alineado con cómo quieres que sea tu vida en el futuro. Da igual si es a corto, medio o largo plazo.

¿Realmente solucionar este problema te va a ayudar a conseguirlo? ¿O estás tan encenegada con ello que no te has parado a pensar si te va a servir para algo cualquiera de las decisiones que tomes? ¿Hay alguna solución que puedes descartar o es mejor olvidarse y pasar a algo que realmente te acerque a conseguir tus metas? ¿De verdad es tan importante tomar esta decisión? ¿Va a marcar alguna diferencia si la tomas o no?

Si no te va a ayudar a tener la vida que quieres o no va a suponer ninguna diferencia en tu vida si no la tomas, lo mejor es que dejes de gastar tiempo y energía en ello y pases a otra cosa. Si va a suponer un antes y un después, no te sientas culpable si necesitas un poco más de tiempo para tomar una decisión (sin abusar de ello, que ya lo has hecho suficiente). Una pequeña decisión puede llevarte minutos. Una grande, varios días o semanas. Pero, sea como sea, comprométete a cumplir siempre la fecha límite que te habías marcado en el primer paso.

 

3er PASO: CAMBIA DE AIRES. DESCONECTA

Unas vacaciones, un momento de relax, un paseo, … Cualquier opción que te ayude a desconectar y alejarte de la fuente de preocupación te va a ayudar a limpiar tu mente, a desbloquearte o a ver otras opciones que permanecían ocultas hasta ahora.

Olvídate del tema. Pasa a otra cosa. Centra tu tiempo y energía en cambiar de aires, aunque sólo sea por un momento. Haz algo distinto y el camino se despejará.

 

4º PASO: SI NECESITAS MÁS DATOS, BÚSCALOS

No te reprimas. Si necesitas más información para poder elegir entre todas las opciones, búscala. Puedes marcarte un plazo hasta la fecha “x” para buscar información, otro plazo para barajar los pros y contras y otros para seguir los siguientes pasos.

Si en el fondo sabes que tienes toda la información posible y que por muchas páginas web que visites, libros que leas, o vueltas que le quieras dar no vas a obtener más datos que te sean útiles, echa el freno y se acabó el seguir perdiendo el tiempo. Mentalízate que siempre va a haber opciones que no vas a poder barajar porque las desconoces. Por mucho que busques no las vas a encontrar hasta que no pongas en marcha toda la maquinaria. Puede que nunca llegues siquiera a saberlas. No te martirices por ello.

No vas a encontrar la bola de cristal ni nadie ni nada va a venir con la varita mágica para iluminarte con la decisión correcta. Es un paso que debes dar tú. Nadie lo va a hacer por ti.

 

5º PASO: SIGUE TU INTUICIÓN
[blockquote quote_type=”type5″ author_name=”” width=”100%” float=”left”]Si tu interior te está diciendo a gritos qué camino estás muriéndote por tomar. ¿Por qué no le escuchas? ¿Acaso alguna vez te ha fallado? No, ¿verdad?[/blockquote]

Si sientes esas mariposas en el estómago cuando te imaginas haciendo algo, sabes de verdad que te encantaría tomar esa decisión, sueñas con ello pero no te atreves. Tira a tomar por culo todos los cojines de tu mullido sofá y sal de una vez por todas de tu zona de confort.

¿Estás tan bloqueada que ya no sabes ni lo que es bueno ni lo que es malo?

Piensa por unos minutos en todas esas buenas decisiones que has tomado hasta ahora. Transpórtate hasta ese momento, imagínate que estás ahora mismo en ese punto de tu vida y escucha tu cuerpo. ¿Qué sientes? ¿qué tipo de señales te lanza tu cuerpo? Concéntrate profundamente para tomar nota de todas ellas. No te dejes ni una: ¿sientes un cosquilleo en el estómago? ¿te tiemblan las manos? ¿tartamudeas? ¿sientes euforia, alegría, ganas de saltar, bailar, …? Fíjate en todo y anótalo en una libreta: “Esto es lo que siento cuando sé que estoy tomando una decisión correcta.”

Ahora, visualiza cada una de las opciones que estás barajando. ¿Cuál o cuáles te transmiten esas sensaciones?

 

6º PASO: ESCRIBE LOS PROS y CONTRAS DE CADA OPCIÓN

Necesitas plasmar en papel todo lo que lleva tiempo rondándote por la cabeza. Es la única manera de que empieces a ver las cosas claras. Escribe todas las opciones que te has planteado y anota los pros y contras de cada una de ellas.

¿Cuántas opciones puedes eliminar tras este paso?

Volvemos al segundo paso y a lo que te comentaba al principio del post. No esperes la decisión perfecta. No existe. Si tomar esta decisión no es algo crucial para ti, ¿qué más da si no es todo lo bueno que te gustaría? Al fin y al cabo, en menos que canta un gallo te habrás olvidado de ello.

 

7º PASO: ¿NECESITAS UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Llegado a este punto seguro que tienes mucho más claro lo que quieres y cómo lo quieres. Pero si notas que necesitas buscar opiniones externas al “problema” para que te ayude a encontrar un camino que no te has planteado hasta ahora, ha llegado al momento de recopilar toda la información y hablarlo con alguien.

Ojo, la finalidad no es dejar que otros tomen la decisión por tí. Esa sí será una mala elección.

Recuerda: la finalidad es descubrir un nuevo camino. Quizás, la solución al problema sea una mezcla de las opciones que estabas barajando. Quizás, no sea ninguna de ellas. Pero si estás tan bloqueada que no eres capaz de ver más allá, una segunda o tercera opinión nunca te vendrá mal.

Eso sí, nunca nunca elijas como segunda opinión la de alguien que no escucha o que sólo va a querer imponerte su forma de pensar. Piensa en alguien que sea imparcial. Alguien que de verdad pueda darte una opinión sincera (sea la que quieres escuchar o no).

¿Tienes la decisión tomada pero no te has atrevido a dar el paso por miedo a lo que pueda pasar?

En estos casos lo que necesitas internamente es que alguien te confirme que estás tomando la decisión correcta. No te apures, internamente ya lo sabes (te lo confirme alguien de fuera o no). Pero si te vas a sentir más segura sabiendo que cuentas con el apoyo de alguien, no pasa nada por buscarlo. Eso sí, recuerda que tiene que ser tu elección. No la de los demás.

 

8º PASO: HA LLEGADO EL DÍA. TOMA UNA DECISIÓN Y HAZLA

Oh, oh. Aquí viene la parte que llevas tanto tiempo evitando.

Lo siento. Es así. Debes tomar una decisión.

No hay “peros” que valgan y los “y si…” deben quedar atrás.

Tienes todos los datos que puedes conocer en este momento. Has escuchado a tu cuerpo, conoces los sentimientos que te transmiten cada posible opción. Ha llegado la hora de coger el toro por los cuernos y dar un paso al frente.

Sabes qué decisión debes tomar. Ahora tan sólo HAZLO y no mires atrás.

Olvídate del resto de opciones. Has llegado a esa conclusión por algo. Has descartado el resto por algo. Céntrate en la decisión tomada, disfruta de ella e intenta sacarle todo el partido que puedas.

 

***

¿Cuánto tiempo llevas bloqueada? ¿Tan crucial es tomar esa decisión? ¿Por qué la estás evitando?

***

El post de ¿Te sientes Bloqueada? ¿No puedes tomar ninguna decisión? 8 Pasos que te ayudarán a desbloquearte. aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

[social_icon bg_color=”#ffffff” color=”#2ba29c” icon=”icon-arrow-down” type=”type4″ href=””][/social_icon] [social_icon bg_color=”#ffffff” color=”#2ba29c” icon=”icon-arrow-down” type=”type4″ href=””][/social_icon] [social_icon bg_color=”#ffffff” color=”#2ba29c” icon=”icon-arrow-down” type=”type4″ href=””][/social_icon]

¡NOTICIA!

Dentro de poco voy a hacer un…

¡#SORTEO exclusivo para los inscritos al newsletter del blog!

Si todavía no te has apuntado a la lista de correo, apúntate ya porque si esperas a la semana que viene ¡puede que te lo pierdas!

[custom_button style=”btn_normal btn_type6″ icon=”icon-envelope” target=”_blank” href=”http://eepurl.com/W4PPv”]QUIERO INSCRIBIRME AL NEWSLETTER PARA NO PERDERME EL SORTEO[/custom_button]

 

  • este post me lo tengo que imprimir si o si ! jajaja
    sobresaturación de pros y contras…miedete…pero en el fondo con ese “no se que , que que se yo” que me pide un cambio ¿se me entiende?
    pues eso…que me viene genial!!! gracias* * mua

  • Eva

    Hola Silvia! Te entiendo perfectamente!! Esa sensación cuando sabes que toca dar el paso final y de repente surgen nuevas dudas e inconvenientes…

    Me alegro un montón que te sea útil! Prueba los pasos y me cuentas qué tal!

    Besicos
    Eva

  • María

    ¡Qué curioso es el destino o lo que sea! Resulta que este mismo tema de la toma de necesidades me ha venido también por otro camino y comentando lo mismo.
    Gracias por escribirlo, me ha gustado mucho cómo lo planteas.
    Un abrazo.

  • Para mí lo más difícil de todo es el punto 2: “tener claro lo que buscas”

    Una multiapasionada nunca tiene claro EL OBJETIVO al que quiere llegar, porque no es uno, sino muchísimos! De ahí toda nuestra avalancha de ideas, nuestro miedo de elegir una opción en pos de la otra, no? 😉 Pero bueno, al final, hay que quedarse con uno y a mí lo que me ayuda mucho para esto es pensar que todo es temporal. Que hoy puedo estar enfocándome en algo que me encanta, PEEERO que eso no quita que dentro de un par de años mi vida pueda dar un rumbo distinto.

    A mí me funciona muy bien esto: pensar que hay tiempo para todo y que priorizar y elegir una cosa NO significa renunciar a las demás que también nos encantan por siempre jamás, sino sólo temporalmente. Y por supuesto, y como bien dices, es muy útil desconectar para aclarar nuestras ideas, hacer listas de pros y contras y al final ¡seguir la intuición, siempre!

  • Hola Eva!!! Estoy siguiendo tus consejos, y ya estoy a punto de ir a comprar las remeras y camisas que necesito para comenzar con la venta de ropa…Luego de estudiar pedicuria,reflexologia, Reiki, Angeles, aromaterapia, algo de peluquería, baile español, corte y confeccion…etc……. supe que en TODOS estos años lo que mejor hago es vender (creo que lo llevo en el alma), ya en el año 1992-93 vendia ropa pero me dispersé tanto que al final…tuve que dejar. Ahora ya sé que solo remeras y camisas en verano y sweaters y camperas en invierno y no salir de allí al menos hasta que este con la seguridad de que económicamente me conviene.- GRACIAS….GRACIAS Y GRACIAS !!!!!!

  • Pingback: 52 semanas (itinerantes) de fotografía urbana #2 - Un arma precisa()

  • Pingback: Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos » Ayuda, ¡estoy bloqueada! – Miedo al Éxito (y después llegó el caos)()