Envío Gratis a partir de 30€ (Península y Baleares).

Tu compra en 24-72 horas.

Pedidos preparados con mimo y mucho amor.

Lo que Deberías Saber (antes) de Montar tu propia Tienda Online

Lo que Deberías Saber (antes) de Montar tu propia Tienda Online
16/10/2017 Eva Gías

En el post de hoy me gustaría hablarte de la aventura que supone montar una tienda online. Ya que no todo es tan bonito como parece ni es algo con lo que te vayas a hacer rica de la noche a la mañana como piensa mucha gente (¡ojalá que en tu caso sí, como no!).

Hace ya un año y poco que decidí montar mi tienda online. Era algo que me hacía muchísima ilusión desde hace varios años. Había intentado alguna cosa en el pasado, no en plan serio, que me vino fenomenal para ir preparando el camino.

En este post quiero hablarte un poco de los entresijos, desde la parte más técnica a la más visible. Si llevas tiempo intentando o queriendo crear un trabajo a tu medida basado en tus pasiones, y queriendo montar tu propia tienda online, me gustaría compartir contigo mi experiencia de los últimos meses por si te pudiera ser de utilidad (¡que espero que sí!).

1. LA BASE: PARA QUÉ, DE QUÉ Y PARA QUIÉN

Esto es lo básico para empezar. Si las patas de tu negocio no son estables, claras y están bien definidas, es probable que termine por hundirse con el tiempo.

Mi recomendación es que comiences por preguntarte:

¿Para qué quieres montar tu propia tienda online?

¿Es por hobby, por obligación, para poder ser independiente económicamente, para ganar un dinero extra, para poder vender y dar a conocer aquello que fabricas…?

Ten esto muy claro porque en función del objetivo que quieras para tu tienda, deberás realizar unos planes a corto, medio y largo plazo que te permitan conseguir ese o esos objetivos que hay detrás.

¿De qué quieres montar tu tienda? ¿Qué quieres vender en ella?

Quieres especializarte en un sector concreto, estás más abierta a vender cualquier cosa, te interesa más el margen de beneficio que la calidad, ¿o es al revés?, vas a vender sólo tus productos o diversificarás un poco,…

Y por último pregúntate:

¿A quién quieres venderle los productos de tu tienda?

¿Has creado tu perfil ideal de cliente? Cómo es esa persona, qué gustos y aficiones tiene, a qué se dedica, qué problemas tiene,… Esta última pregunta que mucha gente pasa por alto es en realidad una de las bases más importantes de un negocio. Vale la pena dedicar unos minutos a poner por escrito tu perfil de cliente ideal (si puedes ponerle cara mucho mejor) ya que de ello va a depender que te dirijas a tus clientes con el tono adecuado o que muestres lo que ellos desean realmente.

¿Qué problema vas a solucionarle?

Otra pregunta importantísima también. ¿Qué vas a aportarle tú a tu cliente ideal que otra tienda no esté haciendo ya? ¿Tus clientes están deseando llenar su casa de productos bonitos como los que ven por instagram? ¿Vas a ayudarles con su problema de peso, alopecia, o deseo de aprender a hacer postres deliciosos…?

Es muy importante que tengas estos cuatro conceptos muy muy claros antes de lanzarte a la piscina.

2. DÓNDE CONTRATAR HOSTING y DOMINIO

Una vez tienes decidido el nombre y temática de tu tienda online, necesitas contratar un dominio para tu web o tienda online (lo que sería el nombre de tu negocio, es decir, el www.tudominio.es) y por otro lado, necesitas contratar un hosting (es decir, dónde va a ir alojada toda la información de tu página web). Si lo equiparamos a una tienda física, el dominio sería como el cartel de tu tienda y el hosting sería el local.

DOMINIO

En mi caso, al principio de comenzar a crear páginas web trabajé con 1and1 y he de confesar que la mayoría de mis dominios los tengo contratados allí todavía. Como tienen una tarifa muy reducida para el primer año, en cuanto se me ocurría una idea nueva de negocio (que han sido muchas), iba corriendo a 1and1 y contrataba el dominio para que nadie me lo quitara (luego ya decidiría si desarrollaba esa idea o no).

Actualmente, lo más cómodo para mí es contratar el dominio (o trasladarlo) al mismo hosting en el que tengo alojada la web, porque si no luego es un lío todo.

HOSTING

El hosting, hasta ahora lo contrataba en páginas americanas. He trabajado con Hostmonster, alguna otra que no recuerdo y con nuevasideasnuevoscomienzos he trabajado con Justhost. La verdad es que he estado muy contenta con este tipo de hosting. Son baratos y nunca me han dado problemas de caídas ni nada parecido. Tampoco tenía tráfico al principio como para necesitar mucho más, así que para comenzar me parecen buenas ideas.

Lo único que hay que tener cuidado es que el primer año, si buscas en comparadores online de hosting, puedes encontrar ofertas muy buenas, pero cuando toca renovar al año el desembolso puede ser importante. Lo que yo hacía era mudarme a otro hosting cada año, con el consiguiente peligro de perder información en el traslado (que ya me pasó una vez). Aquí mi recomendación es que le encargues a algún experto el traslado (normalmente algunos hosting lo hacen de manera gratuita).

El año pasado contraté a Flor Terbeck, de porquegooglenomequiere.com, la mayor experta en SEO que conozco, y he aprendido muchísimas cosas gracias a ella. Una de las lecciones más importantes, es que para el SEO (es decir, para aparecer de las primeras posiciones en google), es importante que el hosting dónde está alojada la web esté en tu propio país, así que este año decidí mudarme a un hosting español (he pasado por dos ya). Ahora estoy en Raiola Networks y muy contenta. Trabajan con cPanel (digamos que es un programa universal para administrar tu hosting), resuelven todas tus dudas de manera rapidísima y además te migran la web a su hosting de manera gratuita.

Ahora mismo mientras escribo este post, el hosting se me ha quedado pequeño debido a la gran cantidad de tráfico que recibe la página web, el blog y la tienda, así que estoy mudando la web a mi propio servidor en Raiola Networks. Es un paso nuevo, así que ya te contaré qué tal esta nueva fase.

3. ¿CÓMO ELEGIR LA PLATAFORMA PERFECTA PARA TU TIENDA ONLINE?

Para montar una tienda online necesitas una plataforma a la que poder subir tus productos y venderlos. Existen muchas: Shopify, Woocommerce, Magento, Prestashop, Squarespace, Bigcartel

Lo primero que debes tener en cuenta es la cantidad de productos que vas a vender. Si son muchos (miles) o quieres montar algo muy grande desde el principio, creo que las mejores opciones serán Prestahop, Magento o (para cantidades de cientos a pocos miles), Woocommerce. Porque como el resto suele cobrar por cantidad de productos que vendes o pedidos realizados, al final puede salirte la broma bastante cara (que es lo que me pasó a mí con la tienda de Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos SHOP, más adelante te cuento).

Lo otro que yo tengo muy en cuenta es la estética de la tienda a montar. Es decir, la plantilla. Si no puedes permitirte un diseñador (que a mi parecer, para empezar es un gasto que puedes aplazar), tienes un montón por ahí y muy bonitas que puedes comprar e instalar fácilmente. Eso sí, hazte a la idea que vas a necesitar meter muchas horas para conseguir customizar tu plantilla a tu gusto. Suelen llevar manuales explicando todo y sueles tener apoyo del creador de la plantilla durante unos meses, así que cuentas con ayuda suficiente para poder hacerlo tú misma.

Todas mis plantillas las he comprado siempre en ThemeForest, y lo que te decía. Tienes auténticas preciosidades, por muy poco dinero y con soporte de ayuda durante al menos 6 meses, que puedes adaptarlas de manera fácil a lo que buscas. También he trabajado mucho en el pasado (no sé si alguna vez te he contado que trabajé diseñando páginas web durante un tiempo, es una de mis grandes pasiones) con los temas de Elegant Themes, especialmente con la plantilla Divi que es ideal si buscas una plantilla bonita para wordpress/woocommerce, con la que poder crear una web espectacular y que además sea suuuuper sencilla de utilizar, sin necesitar tener ningún conocimiento de código o diseño web. La verdad es que llevo años recomendándosela a todo el que me pide alguna recomendación y todo el mundo que la utiliza me dice que está muy contento con ella.

LAS PLATAFORMAS CON LAS QUE HE TRABAJADO

BIGCARTEL

La primera tienda online que abrí para vender la Agenda MultiApasionada (cuando la fabricaba físicamente) fue en la plataforma Bigcartel. Recuerdo que era muy muy básica, la cantidad de productos que podías publicar era muy limitada y no se podían instalar aplicaciones o extras que ayudasen a mejorar las ventas. Lo bueno es que era barato y para una producción puntual como era la venta de las agendas que salían sólo unos pocos meses al año, me servía. Recuerdo que la configuración estética era sencilla y publicar los productos también, por ponerle algún punto positivo. La cuota a pagar al mes creo que era de unos 9-10€.

SHOPIFY

La siguiente plataforma con la que he estado trabajando durante un año es Shopify. Me ha encantado su diseño minimalista (tiene plantillas muy chulas gratuitas) y el montón de aplicaciones y opciones que tiene para añadir a tu tienda y hacer aumentar tus ventas. Mis preferidas eran:

  • Aftership (para que los clientes puedan hacer seguimiento de sus envíos). La uso también en mi tienda actual.
  •  Tidio Chat (el chat de la tienda). Otra de las app que también me he traído a mi tienda actual (y que además tiene app para el móvil, lo cual es muy práctico).
  • Momentum (para crear ofertas flash). Es una pena que no esté disponible para woocommerce porque se dispararon las ventas con ella.

Shopify se puede personalizar muy fácilmente y el panel de administración es muy sencillo y comodísimo de usar. Además a nivel SEO funciona súper bien (he publicado productos que al día siguiente estaban las primeras posiciones en google). Si quieres customizar más de lo normal tu plantilla necesitas meterte con el código, es un punto negativo.

¿Por qué me he ido si estaba tan contenta? Por su coste. Yo tenía el plan básico (29€/mes), a lo que había que sumar la comisión por venta realizada + el coste mensual de muchas de las aplicaciones que tenía instaladas (sin contar las tasas de paypal y las de stripe para pagos con tarjeta). Se me iba casi todo el beneficio en tasas, así que me vi obligada a cambiar.

WOOCOMMERCE

Con la tienda actual estoy trabajando con Woocommerce, que me permite tener TODO (blog, web, tienda y academia para los cursos) bajo un mismo formato (wordpress). ¡Espero que el cambio sea para mejor, sobre todo para ti!

Punto negativo, que el panel de administración de la tienda no es tan intuitivo ni sencillo de usar como en Shopify. He encontrado esta alternativa (metorik), que llevo usando desde hace poquito y la verdad estoy encantada. Tiene gráficas muy útiles, me permite gestionar las comunicaciones con los clientes, me permite ver sus historiales de compra, productos más visitados y mil cosas más. Si usas wordpress te recomiendo que le eches un vistazo.

Puntos positivos de Woocommerce, ¡de momento muchos! Por un lado, el poder trabajar desde un mismo sitio (web, blog, tienda) no veas la de tiempo que puede ahorrarte. Por otro lado, no tiene cuota mensual (si no vendes, no tienes que pagar nada). Te permite instalar pasarelas de pago de tu banco (que tiene una diferencia de tasas por venta realizada enorme) y, al igual que shopify, te permite trabajar con multitud de plugins para mejorar la experiencia de usuario de la tienda.

Mis plugins preferidos por el momento son los Plugins de Yith (que por cierto, es una empresa de Tenerife), sobre todo estos:

PRESTASHOP era la otra opción que barajaba porque es una plataforma creada exclusivamente para comercio electrónico, pero no me gustaban las plantillas (no eran tan bonitas como las que encuentras para woocommerce), ni podía integrar tienda/blog/web/academia y además los módulos (el equivalente a los plugins de wordpress) son bastante caros.

Si estás barajando otras opciones te recomiendo que hagas búsquedas en google tipo “shopify vs squarespace” (por ejemplo), para ver pros y contras de cada plataforma. Algo que te ayudará a descartar opciones puede ser la forma de pago, porque hay plataformas que no permiten paypal, otras que no admiten pagos con tarjeta etc.

4. BUSCAR PROVEEDORES

Esto sí que es toda una aventura, jajaja. Por un lado, encontrar proveedores o productos que sean únicos y que tengan un margen decente (por debajo del 30% ni te molestes, no te sale a cuenta). Mínimo se necesita ese margen para cubrir gastos. Si son productos que tienen otras tiendas corres el riesgo de entrar en una guerra de precios, a no ser que aportes algún valor extra (en mi caso empaqueto cuidadosamente y con mucho mimo cada pedido y doy regalitos y chuches con todos ellos).

A la hora de decidir tus proveedores otro punto importante es de dónde son: Españoles, de la Unión Europea o de fuera. Ten en cuenta los impuestos que tienes que liquidar cada trimestre, el tiempo de tránsito de lo que pidas (y aduanas) o cómo te apañas con el inglés (en caso de que surja algún problema).

El poder traer productos nuevos a la tienda ya es otra aventura. Si no hay novedades, no hay tráfico a la tienda. Así que olvídate de tener beneficio durante una buena temporada porque prácticamente todo lo que ganes se irá directamente a traer cosas nuevas a la tienda y cubrir gastos. Eso sí, con el tiempo verás recompensado el esfuerzo.

Dicen por ahí que se necesitan al menos dos años para que una tienda comience a ser rentable, así que ¡no pierdas la esperanza y asegúrate de amar mucho lo que haces!

5. EL ALMACÉN

La gran mayoría de las que tenemos tienda online sabemos muy bien lo que supone tener el almacén de la tienda en casa: El armario de mi cuarto de invitados está lleno de las cajas y sobres para los envíos. Mi oficina, ha pasado de ser mi rincón ordenado y creativo de casa a mi medio almacén, atestado de cajas y con los cajones y estanterías llenos de productos (he tenido que realizar una mini-reforma hace poco para poder meter todo lo que voy trayendo porque me había quedado sin espacio). Y sé de algunas otras tiendas que han tenido que recurrir a la bañera de ese cuarto de baño que no se usaban, hacer tetris en las viejas cunas de sus hijos o aprender a sortear cajas en los pasillos de casa…

Así que mi consejo es: Cuando montes tu almacén, mejor piensa a lo grande y haz una planificación del espacio imaginando que tu tienda crece mucho. Vale más tener un par de estanterías vacías (esperando a ser llenadas), que quedarte sin espacio y tener que gastar el doble porque la que compraste al principio se te ha quedado pequeña (doy fe de ello…)

6. ELEGIR UN BUEN TRANSPORTISTA

Cuando comencé a vender la agenda multiapasionada física, contraté a una agencia de transporte que sólo tenía delegación en un par de ciudades. Consecuencia: Que para el resto subcontrataba a otras empresas (que a su vez subcontrataban a autónomos u otras pequeñas empresas de transporte). El resultado: Me llegaban emails diariamente con quejas de la gente (retrasos, transportistas que no querían cruzar la calle para dejarle el paquete a la vecina, que te decían que eso tenía un sobrecoste de x€, no dejaban avisos a los clientes o decían que ya habían pasado…). Me pegaba más tiempo gestionando este tipo de incidencias que trabajando por mejorar la tienda.

No te voy a decir quién era esta empresa ni te voy a hablar sobre aquellas con las que nunca trabajaré, porque en cada ciudad cada delegación de cada empresa funciona de manera diferente. Así que te daré algunos consejos que pueden ayudarte a elegir la mejor agencia de transporte para tu tienda online:

  • Lo primero de todo piensa en aquellas empresas que te han traído paquetes a ti. Las que te han dejado mal sabor de boca, descártalas (no quieras para los demás lo que no quieras para ti).
  • Pregunta siempre cómo gestionan los avisos en caso que no esté el destinatario en casa (si llaman, mandan email, dejan papel, envían sms o no hacen nada).
  • ¿Cuántos intentos de entrega hacen sin cobrarte extras?
  • ¿Entregan en cualquier punto? ¿O te cobran por km fuera de lo que sería la capital de zona?
  • ¿Se ponen en contacto con el cliente antes de ir?
  • ¿Los chófer que hacen las entregas, los tienen en plantilla o los subcontratan?
  • ¿Qué pasaría si un destinatario le dice al chófer si se lo puede dejar a un vecino si ellos no están?
  • ¿Y si necesitan que se entregue en una franja horaria concreta?

7. SERVICIO POST-VENTA DE CALIDAD

Aquí igual tengo defecto profesional porque me he pegado muchísimos años gestionando temas de calidad cliente en un grupo de empresas de mi ciudad, pero para mí es importantísimo (lo que más), ofrecer un servicio de calidad a mis clientes de la tienda.

Mi consejo es que si un cliente te escribe con una pregunta o queja, lo primero de todo es buscar una solución antes de responder. Ellos (al igual que tú cuando eres cliente de cualquier otra tienda), no quieres que te den explicaciones o que te cuenten su vida. Necesitan una solución. Así que no te importe dedicar un poco de tiempo antes de responderles para buscar una alternativa a su problema o duda.

Un servicio de atención al cliente bueno puede hacerte ganar un cliente que dabas por perdido. Y al contrario, puede hacerte perder clientes que estaban muy contentos contigo hasta el momento en que ha surgido un problema y no le has atendido como debieras.

 

El post de hoy ha sido largo. ¡Y la verdad es que me quedo con muchísimas cosas en el tintero! Pero creo que si estás dándole vueltas al tema de montar tu tienda online (o ya tienes una), todo lo que hoy te he contado te puede ayudar a mejorar un poco más tu tienda (o empezar cómo es debido).

Me encantará saber tu opinión sobre el post de hoy: ¿Te ha gustado o te ha parecido útil? ¿Tienes una tienda online? ¡Cuéntame tu experiencia y consejos con ella!

  • Teresa

    ¡Gracias por tanta información y tan interesante, Eva! Estoy a punto de cambiar mi tienda online y tu experiencia me ha servido de mucho.

  • Natalia

    Me has solucionado mucho y a la vez me has mostrado problemas que tengo sin resolver. Me ha encantado el post y estoy segurísima de que me va a ayudar mucho a montar mi tienda. Con lo que has explicado tengo una guía que poder seguir para hacerlo.

    Muchas gracias! Me encanta tu blog! 🙂

  • Eva

    ¡Hola Natalia! Cuánto me alegro que te haya servido.
    ¡Mucha suerte con esa tienda!

  • Eva

    ¡Hola Teresa!

    ¡Qué bien! Encantada de compartir mi experiencia contigo y que te haya podido ser de utilidad.
    ¡Un abrazo!