Envío Gratis a partir de 30€ (Península y Baleares).

Tu compra en 24-72 horas.

Pedidos preparados con mimo y mucho amor.

Reto “Zen to Done”. Hábito 8: SIMPLIFICA TU VIDA

Reto “Zen to Done”. Hábito 8: SIMPLIFICA TU VIDA
04/02/2015 Eva Gías
In Gestión del Tiempo
Reto-Zen-To-Done-ZTD-Habito 8-simplifica-tu-vida

Hay una frase que seguro conoces que define muy bien el día a día de muchos de nosotros:

[blockquote quote_type=”type5″ author_name=”” width=”100%” float=”left”]”Los árboles no te dejan ver el bosque”[/blockquote]
Éste va a ser un momento de reflexión.
Quiero que dejes todo lo que estés haciendo por un momento y te concentres en pensar en toda esa cantidad de información que te llega a lo largo del día, en toda la información que te está llegando en este momento.

Los ruidos de fondo, la televisión, la radio, las revistas, los blogs, los newsletter que recibes cada mañana, las llamadas, los avisos de las redes sociales, de actualizaciones del móvil, …

Estamos en la era de la tecnología. Tiene sus cosas buenas y tiene sus cosas malas. Una de ellas:

[Tweet “Has perdido la capacidad de apreciar lo que te rodea. Aprende a disfrutarlo de nuevo.”]

Dime cuántas veces te has parado a escuchar el sonido de la naturaleza o de tu ciudad, sin necesidad de hacer nada más, los últimos días.. Cuántas veces te has sentado a tomar una taza de café sin tener el móvil al lado. Sólo tú y tu café, disfrutando de su aroma, de su sabor, de su temperatura, su sonido…

Todos estos árboles no te están dejando ver el bosque. Y no sólo eso. Tampoco estás haciendo ningún esfuerzo por podar las ramas que le crecen a esos árboles, o no estás haciendo el esfuerzo suficiente. Y cada vez estás más lejos de ver todo lo que te estás perdiendo detrás de ellas.

Es tan importante aprender a simplificar tu vida que, si no lo haces, vas a llegar al final de tus días con la sensación de que te has perdido algo, por mucho que creas haber disfrutado de ella.

Este mes, con el Hábito 8 del Reto Zen to Done, te invito a que comiences a simplificar tu vida.

Y sólo una vez que hayas quitado de tu vida todas las ramas que no te dejan ver el bosque, el sol, la vida que permanecía oculta a tu alrededor, serás capaz de comenzar a ver, apreciar y sentir lo que es vivir plenamente de verdad.

Cómo te contaba en el primer Hábito del Reto ZTD:

[blockquote quote_type=”type5″ author_name=”” width=”100%” float=”left”]Necesitas despejar tu mente para conseguir una vida sana, libre y creativa.[/blockquote]

 

25 PROPUESTAS PARA COMENZAR A SIMPLIFICAR TU VIDA

Si quieres dejar atrás esa vida repleta de cosas que no te hacen feliz, acompáñame en este viaje y prueba a realizar una de las siguientes opciones cada día, durante los próximos 25 días.

Me encantaría escuchar tu sensación después de estos 25 días y que me contases cómo te ha funcionado y qué han supuesto para ti estos pequeños 25 cambios:

1. Disfruta de un día Off-Line

Pon el modo avión durante todo un día, desconecta internet. Durante el día que hagas esta actividad vas a olvidarte del móvil, tablet, ordenador, consola, … Va a ser un día sin distracciones online, sin redes sociales, sin correos… Puedes hacer esta propuesta sólo un día, o puedes marcarte un día fijo a la semana.

Será tu #díaoffline.

¿Qué te parece si todos utilizamos este hasthag? Anúncialo en tus redes sociales, avisa a tus conocidos. Si ese día quieren localizarte, tendrán que hacerlo a la antigua usanza o simplemente, dejarte descansar. Hazles saber que no se va a acabar el mundo. Ese día, es tuyo.

[Tweet “Simplifica tu Vida: Disfruta de un #díaoffline, al menos, cada semana.”]

2. Sólo 3 Tareas cada día

El truco para ser productivo. Sin agobios, sin Listas de Tareas infinitas. Ese va a ser tu único objetivo al día: realizar las 3 tareas que te marques. (Puedes leer sobre cómo funciona este método en este post: Aprende a Planificarte y conseguir todo lo que te propongas).

3. No compres nada nuevo

¿Eres capaz de aguantar estos 25 días sin comprar nada nuevo? (No cuentan las necesidades básicas, como lo relacionado con la alimentación, higiene, medicamentos, etc). Si eres compradora compulsiva, empieza por un pequeño reto y mantente un día entero sin darle al botón de “comprar”.

Te propongo que lo vayas aumentando a períodos mayores: 3 días, 7, 10, 15, 30…

Puedes ir mostrando tu avance de manera pública a través de algún hasthag, como por ejemplo: #1díasincompras … #2díassincompras … #3díassincompras … #7díassincompras … #15díassincompras … #30díassincompras …

4. Un día sin Tele

Al igual que el día Off-Line, aprende a disfrutar del placer de vivir algún día sin tele. La cantidad de “basura” que te llega a través de este medio no te aporta nada. Y lo sabes.

Personalmente, hace ya mucho tiempo que dejé de ver la tele, leer periódicos y escuchar emisoras de radio de las que se pegan todo el día hablando y/o con anuncios. Y puedo asegurarte que no pasa nada. Si ocurre alguna noticia importante, ya te enterarás.

Estos ladrones del tiempo son los más peligrosos. No sólo te llenan la cabeza de información poco o nada útil, si no que no te dejan escucharte a ti misma. Dejas de ser consciente de lo que de verdad te importa y lo que necesitas en cada momento.

[Tweet “Tu mente y tu cuerpo te hablan. El exceso de información no te permite escucharles.”]

5. Sal a dar un paseo

Tú sola. Con el móvil en modo vibración o sin sonido. Si puedes dedicarle al menos una hora, podrás apreciar un montón de detalles que te pasaban desapercibidos hasta ahora.

A lo largo de tu paseo, concéntrate en escuchar el sonido de tus pisadas. Siente la textura del suelo a través de tus zapatos, la brisa del viento en la cara, cómo hace ondular tu pelo, cómo suena el viento a través de los árboles, como se cuela en pequeños agujeros y emite ese silbido tan característico. Concéntrate en los distintos olores a lo largo del paseo, toca y siente los distintos materiales con los que te vas a ir encontrando: una pared, una brizna de hierba, unas flores, el tronco de un árbol, un cristal, algo metálico… Siente sus distintas temperaturas, el frío de unas, el calor de otras. Siéntate en un banco o en un lugar tranquilo. Cierra los ojos, escucha el sonido que te rodea, ¿oyes algún pájaro? Aísla cada sonido, aprende a escucharlos por separado. Ahora abre los ojos: observa los distintos elementos que te rodean, la gente que pasa por delante tuyo, qué hace, cómo mira, sus gestos…

6. Mantén tu fregadero limpio

Es un pequeño detalle. Y lo importante que es. Limpia y recoge toda la vajilla que tengas en el fregadero. Recuerda lo que vimos hace tiempo: “Lo tocas, lo haces”.

7. Di que NO a todos los proyectos que no vayas a poder cumplir

Más vale tarde que nunca. Si eres consciente que te has comprometido a demasiadas cosas, proyectos, recados, ha llegado el momento de repasar todo y decir que NO a todo aquello que sabes no vas a poder cumplir.

Vale más dar un paso atrás a tiempo que comprometerte a algo que te hará sentir culpable por ver que no puedes con todo. Échale un vistazo a este post para aprender a decir “no” con cariño.

8. Simplifica tus Newsletter

El día que decidas realizar esta propuesta vas a centrarte en simplificar al máximo todos tus newsletter, para poder reducir así el 50% de la información (o más) que te llega a través del correo electrónico. Da igual si lo has hecho hace poco. Seguro que has vuelto a inscribirte en más de un newsletter nuevo. ¿Me equivoco?

Te recomiendo que utilices: Unroll.Me. Dándote de alta en esta página web vas a poder ver todas las suscripciones a newsletter que tienes. De un plumazo, sin tener que ir revisando los cientos y miles de correos que tienes en tu cuenta electrónica. Y también vas a poder darte de baja, desde la misma aplicación, de todos aquellos newsletter que no quieras seguir recibiendo.

Lo bueno que tiene es que, a partir de ahora, sólo te llegará un único correo electrónico dónde te aparecerán todos los newsletter que hayas decidido mantener y seguir a través de Unroll.

[Tweet “Utiliza Unroll.me para ver todos tus Newsletter, de un vistazo.”]

Un pequeño truco: Si visitas tus newsletter diarios en la web de Unroll.Me usando como navegador Chrome, vas a poder leer traducidos todos los newsletter en inglés u otros idiomas que antes no abrías por no gastar energía intentando entender lo que ponían.

Mi consejo: apunta todos los newsletter de los que te vas dando de baja en una hoja y, cuando termines, vete a tu cuenta de correo y utiliza el buscador para ver todos los antiguos correos que tienes de ese destinatario. Así puedes eliminarlos todos a la vez y te ahorras tiempo de tener que ir eliminando uno a uno.

9. Simplifica los Blogs que sigues

Este consejo también lo vimos en el primer Hábito del Reto ZTD. El día que lo vayas a dedicar a esta actividad abre la aplicación que utilizas para seguir los blogs que te gustan (o te gustaban): Feedly, Bloglovin’, … Repasa uno a uno, piensa si te siguen siendo útiles, si te aportan información que te hace feliz.

Revisa también si puedes simplificar la manera en que los tienes ordenados. Si es posible, agrúpalos por categorías (Feedly permite esta opción. Es el que yo uso).

10. Crea un Espacio en Blanco en tu hogar

Esta es una idea que me encanta. Crear tu rincón, limpio, sin desorden, sin información, con lo mínimo necesario. En el que te sientas a gusto, tranquila. Un espacio que te ayude a relajarte, a concentrarte. En el que sientas que sólo estás tú, contigo misma.

11. Simplifica tus relaciones

Sé sincera contigo misma: ¿Hay alguien en tu vida que te quita, más que te aporta? ¿Alguien que sólo te hace sentir pequeñita, que no te apoya, que no mira nada por ti?

No pierdas más el tiempo con este tipo de relaciones tóxicas y corta con ellas.

Simplifica tus relaciones a aquellas personas con las que de verdad te sientes a gusto y vale la pena estar.

12. Limpia la pantalla del escritorio de tu Ordenador

Si eres de las que le encanta tener mil carpetitas y archivos en el escritorio del ordenador, no hay nada que distraiga y te haga concentrarte menos que eso.

Elimina todos los archivos y todo lo que ya no utilices. Borrar un acceso directo no significa que estés borrando el programa de tu equipo, así que si de verdad lo utilizas todos los días, es mucho más útil anclarlo a la barra de tareas. Guarda los archivos en las carpetas donde guardes archivos similares (fotos, post del blog, cursos, ebooks, recursos…). Cuanto más agrupado y ordenado tengas todo, más sencillo será encontrarlo, perderás menos tiempo buscándolo y tendrás un sistema más simple y funcional.

Te recomiendo que este día aproveches también a reflexionar sobre tu fondo de escritorio: ¿te ayuda a concentrarte? ¿o está lleno de detalles y colores? Si quieres simplificar tu vida, apuesta por un fondo de pantalla neutro, con pocos motivos y que te aporte tranquilidad y alegría. En el primer post del blog te regalé una foto que hice el año pasado, con un mensaje que a mí me motiva mucho. Una página que me gusta mucho, porque recopila wallpapers mensuales muy bonitos, es ésta.

13. Adiós a la Multi-Tarea

Una de las peores cosas para mantener la cabeza centrada y ser productiva es hacer mil cosas a la vez.

Como por ejemplo leer el correo del móvil mientras esperas que se cargue una página de internet y, a la vez, estar pendiente de la tele o de escuchar a otra persona)… error, error.

Échale un vistazo a este post en el que te hablé del tema y cómo combatir este mal de los tiempos modernos.

14. Escribir 15-20 minutos a día

Cómo hemos visto antes, una de las claves para simplificar tu vida es ser consciente de cada detalle que existe en ella y ser consciente de tu verdadero yo.

Sentarte contigo misma, al menos 15 o 20 minutos al día, te ayudará a aclarecer ideas y entender cómo te sientes.

15. Todo lo gastado y roto, a la basura

Te pongo un ejemplo que a mí me pasaba mucho en el trabajo: ¿cuántos rotuladores, fosforitos y bolis tienes que están secos o ya no pintan?

Extrapola este ejemplo al resto de tu casa. El día que decidas hacer este ejercicio, deshazte de todo lo que ya no sirva para su función original.

16. La mesa de tu escritorio, sin nada por encima

Otro de los básicos si cada vez que te sientas a trabajar sientes que no hay manera de concentrarse, que has perdido la creatividad o que algo falla. Graba a fuego esta regla: la mesa de trabajo, recogida y sin nada por encima. (El portátil vale, por supuesto), pero todo lo que puedas guardar en cajones, algún estante o colgar de la pared, mejor fuera de la superficie de la mesa.

17. Agrupa tareas iguales

Si tienes que hacer varias llamadas de teléfono, enviar o responder varios emails, planchar una pila de ropa, regar todas las plantas de casa,… No lo hagas de manera individual. Agrupa todas esas tareas similares y realízalas del tirón, una detrás de otra. Terminarás antes y encima, verás como eres mucho más productiva.

18. Come despacio, juega con la comida

Comer es un placer.

Si para ti no lo es, quizás no has aprendido a disfrutar de la comida y no has descubierto toda la información curiosa que puede aportarte.

Si es posible, cambia el hábito de engullir la comida por saborearla despacio y masticarla muchas veces. No sólo un día, si no intenta hacerlo de continuo.

[Tweet “Cambia el hábito de engullir la comida. Aprende a saborearla con los 5 sentidos.”]

Cuando practiques esa actividad, te propongo que juegues con la comida y aprendas a disfrutar de ella con los 5 sentidos: Cierra los ojos, cógela con tus manos, tócala, dale vueltas, nota su textura. Acércatela a la nariz, dedica unos segundos a olerla, a sentir su aroma. Acércatela al oído, escucha cómo suena, cómo cruje, seguro que tiene algo que decirte. Abre los ojos, observa sus colores, su forma, cómo está dispuesta en el plato y, finalmente, introdúcela en tu boca despacio. No tengas prisa por terminar con ella, mastícala despacio, nota como su sabor te llena, piensa qué te hace sentir, saboréala todo el tiempo que puedas.

19. Aprende a respirar con el abdomen

Está demostrado que respirar con el diafragma (con la tripa) en vez de con el pecho, te ayuda a disminuir tu estrés, te ayuda a concentrarte y te ayuda, por tanto, a esta más relajada y ser más consciente del momento presente.

Es muy importante aprender a respirar con el abdomen para poder utilizarlo, además, en cualquier momento que te sientas nerviosa o estresada. Si no sabes, échale un vistazo a este vídeo que te enseña cómo hacerlo paso a paso.

[Tweet “Aprende a respirar con tu abdomen. Reduce el estrés y te ayuda a relajarte.”]

20. Vacía tu bolso

Si más que un bolso parece que llevas un saco de ladrillos, no sólo tu espalda te lo va a agradecer. Evitarás tener que estar dando mil vueltas por tu bolso de Mary Poppins cada vez que buscas algo. ¿Hay algo peor que tener prisa por encontrar algo y tener que estar perdiendo el tiempo inútilmente con la mano metida dentro del bolso? ¿Y qué me dices cuando llega un momento en el que tienes que vaciarlo para que aparezca “eso” que no encontrabas? …Un horror, ¿verdad?

Coge tu bolso, vacíalo por completo y deshazte de todos esos restos de tickets, envoltorios de chicles, pañuelos, tarjetas, folletos, etc etc etc y quédate sólo con lo realmente IMPRESCINDIBLE.

21. Reduce tus Gastos

¿Te has parado a revisar tu cuenta del banco y ver, uno a uno, en qué te estás gastando el dinero? ¿Cuántos gastos innecesarios tienes al mes? ¿Cuántos puedes evitar? Préstale especial a los pequeños gastos, esas suscripciones mensuales y anuales de 5€, 9.90€, por ejemplo. Súmalos y hecha cuentas. ¿Puedes reducirlos de alguna manera? INTÉNTALO.

22. Tira la Basura

¿Eres de los que acumulas basura hasta que se forma montañita? ¿El que culmina la montaña en casa es el que debe tirarla? ¿Cuánta cantidad de energía te roba abrir el cubo de basura, ver que está lleno, no tirarla y sentirte culpable más tarde por no hacerlo?

Vacía el cubo de la basura y ponte una norma: nunca dejes que se forme montañita.

23. Quita las etiquetas de los productos que tengas en casa

En el libro de Marie Kondo muestra un caso de una clienta que tenía una casa súper ordenada pero, que aun así, la dueña no se terminaba de sentir a gusto. El problema era que, cada vez que abría un armario o cajón, sufría una sobredosis de información de todos los productos que contenían: Las etiquetas de los botes, las cajas, … todo está lleno de información. Ya sea por exceso de colores, descripción del contenido, etc.

No hay nada más agradable que poder disfrutar de un envase limpio. Si trasladas los productos que compres a otros envases, de cristal por ejemplo, de madera,… Simples, sin pegatinas. A partir de ahora te encantará abrir los armarios, en vez de mantenerlos cerrados para esconder lo que hay dentro.

24. Simplifica tu Armario

Seguro que tu armario está a rebosar de ropa y accesorios que no utilizas y que estás guardando “por si acaso”: vuelve a estar de moda, adelgazas, engordas, encuentras con qué combinarlo, vuelves a hacer ejercicio, a bailar, a salir por las noches, …

Cosas y cosas que tan sólo están ocupando sitio en tu armario y, por tanto, en tu vida. Prendas que te recuerdan que tienes unos kilos de más, que los años pasan, que no te diviertes lo suficiente, que no haces deporte, … Estos objetos NO te hacen feliz.

Ha llegado el momento de agradecerles que te hayan hecho feliz en el pasado y dejarles marchar.

25. Reduce tus Objetivos

Si eres lectora habitual del blog, sabrás que la única manera de conseguir todo lo que te propongas es reducir cada objetivo a pasitos muy pequeños. Y seguro que has sufrido alguna vez esa lista interminable de objetivos a realizar… “antes de los 30, antes de los 40, este año, este mes, esta semana, hoy…”.

Si quieres conseguir alguna meta, hay dos reglas básicas:

  1. La primera, reduce tus objetivos. El máximo, simultáneos, son 3.
  2. Y la segunda regla: divide los pasos que tienes que dar para conseguir esos objetivos en mini-pasos. Cuánto más pequeños, mejor.

Para que te hagas una idea, tus mini-pasos tienen que ser tan tan pequeños que sean un poco ridículos. Por ejemplo: “Redactar trayectoria profesional de mi CV”; “Hacer foto carnet”; “Comer 1 huevo duro para desayunar”;… Si tus objetivos son del tipo: “Buscar ofertas de trabajo”, “Pintar la casa”, “Ordenar la habitación”, “Hacer ejercicio”,… son demasiado generales. Significa que tienes que seguir reduciendo.

 

Reto Zen to Done: Hábito 8 - Simplifica tu Vida

UN PEQUEÑO RESUMEN
25 DÍAS PARA COMENZAR A SIMPLIFICAR TU VIDA
  1. Disfruta de un Día Off-Line.
  2. Márcate sólo 3 Tareas al día.
  3. No compres nada nuevo.
  4. Un día sin tele.
  5. Sal a dar un paseo, sola.
  6. Mantén tu fregadero limpio.
  7. Di que NO a todos los proyectos que no vayas a poder cumplir.
  8. Reduce los newsletter que te llegan.
  9. Simplifica los Blogs que sigues. Agrúpalos por categorías.
  10. Crea un Espacio en Blanco en tu hogar.
  11. Simplifica tus Relaciones. No a las relaciones tóxicas.
  12. Limpia el escritorio de tu Ordenador.
  13. Adiós a la Multi-Tarea.
  14. Escribe al menos 15-20 minutos cada día.
  15. Todo lo gastado y roto, a la basura.
  16. La mesa de tu escritorio, sin nada por encima.
  17. Agrupa tareas iguales.
  18. Come despacio, juega con la comida.
  19. Aprende a respirar con el abdomen.
  20. Vacía tu bolso.
  21. Reduce tus Gastos.
  22. Tira la Basura.
  23. Quita las etiquetas de los productos que tengas en casa.
  24. Simplifica tu Armario.
  25. Reduce tus Objetivos.

 [Tweet “25 días para comenzar a Simplificar tu Vida”]

 

El enlace de este mes en COACH.ME (antes Lift), es éste: Hábito 8 del Reto “ZEN TO DONE”.

***

¿Has comenzado a Simplificar tu vida? ¿Empezaste con este proceso hace tiempo? ¿Qué más propuestas añadirías a la lista? ¿Algún consejo para los que estamos comenzando?

***

El post de Reto “Zen to Done”. Hábito 8: SIMPLIFICA TU VIDA aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

  • Hola Eva! Voy a reconocer que hace tiempo que vi tu blog con este reto, posiblemente al comienzo y lo dejé guardado en pocket o algo por el estilo. Me pareció buena idea pero iba como pollo sin cabeza y tenía “tantas cosas que hacer” que lo olvidé. Ahora me lo vuelvo a encontrar y pienso si es posible empezar ahora. ¿Qué me recomiendas, empezar desde el primero o engancharme por donde vais ahora mismo? Creo que sería agradable tener a otra gente haciéndolo también para mantenerme motivada (por si las moscas) pero por otro lado no sé si con ello perderé un poco la efectividad de todo…
    Me encanta el reto de este mes 🙂

  • Me gusta tu entrada y me gusta la idea de simplificar mi vida. Me gusta eso de apagar todo el ruido que nos rodea. Aunque lo primero que voy a hacer es simplificar la lista, solo verla y ver todo el trabajo que supone me mareo 😉
    Algunas cosas ya las hago, así que voy a elegir un par de cosas que más me compliquen la vida y las voy a poner en práctica.
    un abrazo

  • Me ha encantado la idea, muchos de nosotros seguro que hacemos pero mantenerlo es la ardua tarea.
    Tener tantas cosas, nos aleja de nosotros mismos y entramos en un estado de de alienación que nos perdemos. La rutina muchas veces se nos apodera.
    Por todo ello me parece genial el poderlo compartirlo por aquí.
    un beso!

  • Eva

    Hola Mª del Mar!
    Mantenerlo es muy duro!! La mejor opción es ir poco a poco, no intentar las 25 ideas a la vez. Seguro que así, llegará un día que por instinto dejara de salirte el llenar tu vida de cosas innecesarias.
    Gracias por escribir!
    Un besico!

  • Eva

    Jajaja, hola Itsaso!
    No te preocupes por el tamaño de la lista. Has elegido la opción correcta! Ir poco a poco.
    Ya me contarás qué tal tus avances.
    Besicos
    Eva

  • Eva

    Hola Amelia!
    Seguro que a través de Coach.me hay más gente siguiendo el reto con la que poder compartir experiencias.
    La verdad es que el hábito de este mes es totalmente independiente al resto, así que para empezar te diría de comenzar por el primero (que está muy relacionado con el hábito de simplificar), sobre todo la parte de limpieza e ir haciendo las propuestas de este post poco a poco. Pienso que son complementarios.
    Anímate! ya verás los resultados tan buenos que vas a conseguir!
    Besicos
    Eva

  • Pingback: Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos » Reto “Zen to Done”. Hábito 9: ESTABLECER RUTINAS + eBook Gratis()

  • Pingback: Tomándome el reto a mi manera – Hábito 7 Reto ZEN TO DONE |()

  • Pingback: Hábito 8 – Reto ZEN TO DONE |()