Cómo sobrevivir y disfrutar del estado de “Calma Tensa”

Cómo sobrevivir y disfrutar del estado de “Calma Tensa”
21/01/2015 Eva Gías
Como disfrutar del estado de calma tensa

Dicen que ponerle nombre a lo que te sucede te ayuda a aceptarlo, entenderlo, adaptarte y aprender a disfrutarlo. La semana pasada te contaba que estoy viviendo un momento de recarga de energía. No es la primera que lo vivo. Realmente, como el Ciclo de nuestras Pasiones, es algo que se repite tras pasar por un momento de mucha actividad y energía o estrés. Tu cuerpo y tu mente le dan al botón del “pause” y se tarda un tiempo en volver a estar con las pilas cargadas.

Y dió la casualidad que la semana pasada Gala, del blog Galadevil, publicó un post en el que hablaba de este período y que bautizó con un nombre que me ha encantado porque lo define a la perfección:

PERÍODO DE “CALMA TENSA”

¿En qué se diferencia este estado de otros momentos de tu ciclo de pasiones y energía?

Primero: Suele ocurrir, como te contaba, justo después de un momento en el que has dado mucho más de ti que de normal. Justo después de un período de mucha actividad, de mucho trabajo, de mucho estrés y, sobre todo, tras un período en el que has tenido que estar concentrada al máximo en un proyecto, una actividad, un evento…

En mi caso, ha surgido tras el lanzamiento de la Agenda, tras mi boda, tras los exámenes de selectividad, tras terminar la carrera y el máster, tras cada boda, sesión o evento que hice con La Boda de tus Sueños, tras cada gran proyecto de diseño gráfico, …

Párate a pensar por un segundo en tu caso: ¿cuántos períodos de “calma tensa” puedes identificar a lo largo de los años?

Segundo: A diferencia de otros momentos en los que estás de bajón de ánimo, normalmente durante el período de “calma tensa” lo que notas solamente es un bajón de energía, física y mental.

Tercero: Durante estos períodos no aparcas todo por completo. No es como en otros momentos en los que el cuerpo te pide a gritos dejar lo que estás haciendo y volver a empezar o tomar otro camino. Durante este período es como si le hubieras puesto el piloto automático a tu vida. Tienes actividad, pero la justa. Tú sensación real y tus pensamientos son del tipo: “No me apetece hacer esto”. No es que estés procrastinando hacer algo en concreto. Es sólo que sientes que no es el momento de volver a ponerte en movimiento. Aún es pronto para ello.

 

Escribe Cartas

 

¿CÓMO SACARLE PROVECHO A ESTA ETAPA?

Cómo ves, es algo normal. Nos pasa a todos. Creo que quizás las personas multiapasionadas lo sufrimos más que el resto ya que gastamos mucha energía en las fases de aprendizaje de una pasión nueva y, por eso, tras sentir que hemos aprendido todo lo que necesitábamos sobre ello, sentimos que necesitamos descansar un tiempo.

Conociendo este proceso vas a poder ser consciente de lo que puedes hacer y, por tanto, vas a poder planificar mejor tu actividad para estos días, semanas o meses en los que vas a estar sufriendo la “calma tensa”.

Lo primero que tienes que hacer es mentalizarte que no es algo malo. Tu cuerpo tiene que recuperarse y tu mente tiene que recargar las pilas. Por lo que acepta este proceso, agradece todo lo que has conseguido tras el período de gran actividad y prepárate para disfrutar de esta etapa posterior.

Si te fijas, durante los períodos de actividad vas tan deprisa por la vida que te olvidas de disfrutar de los pequeños detalles. En este momento, que vas con el piloto automático, párate a mirar por la ventanilla y aprende a observar todo lo que has obviado durante el período anterior: concéntrate en los olores de lo que te rodea, sus texturas, sus colores, los detalles que hacen diferente y especial a algo, sus imperfecciones,…

Como no vas a rendir lo mismo que en la etapa anterior, a la hora de planificar puedes marcarte tres mini-objetivos diarios, o sólo un gran objetivo diario (en vez de los tres grandes objetivos que te marcabas hasta ahora). Puedes tirar de tu lista de tareas “algún día”, recuperar esos pequeños proyectos que dejaste aparcados tiempo atrás…

La clave para sobrevivir a un estado de “Calma Tensa” es no parar.

Tu maquinaria está en movimiento. Lento, pero no está parada. Vas haciendo pequeñas cosas todos los días, a la espera de volver a arrancar. Si dejas de hacer cosas, luego va a ser mucho más difícil ponerte de nuevo en movimiento.

Pero no te preocupes, porque te voy a dar un montón de ideas para aprovechar estos días:

Tu cuerpo necesita un premio, por lo que aprovecha para mimar tu cuerpo, renovar tu armario, volver a sentirte guapa. Es el momento ideal para darte un buen masaje, ir de compras, dar largos paseos, hacer algún viaje, dormir un poco más…

 

 El Reloj No Existe

El reloj no existe. Escóndelo en un cajón y aprende a disfrutar del momento presente.

 

También es el momento de mimar tu mente, nutrirla de conocimiento, leer esos libros para los antes no tenías tiempo, escuchar esos viejos discos, hacer algún curso nuevo, retomar los que habías dejado a mitad o que ni siquiera habías empezado, meditar,… Ahora dispones de todo el tiempo del mundo para ello. No tengas prisa por volver a ponerte a hacer un montón de cosas como antes. Ya te dirá tu cuerpo y mente cuándo vuelve a estar preparado para ello.

 

Durante este período puedes aprovechar para revisar tu modo de vida anterior. ¿Hay algo que quieras cambiar? Puedes comenzar a cuidar tu alimentación, comenzar a hacer algún deporte, modificar algún hábito,… También puedes aprovechar para hacer limpieza y deshacerte de todas las cosas que no te hagan feliz. De esta manera dejas preparado tu espacio para que no tener obstáculos cuando vuelvas a poner la maquinaria a toda velocidad.

 

¿Y qué pasa con esas pasiones que tenías aparcadas? Aprovecha para volver a disfrutar de ellas. Saca los materiales de esas pasiones, ponlos al día, renueva lo necesario, deshazte de lo que ya no te sirva, repara lo estropeado y dedica un tiempo cada día a una o varias pasiones.

 

En estos períodos de calma es importante retomar las relaciones con los demás. Volver a quedar con tus amigos, irte de fiesta sin pensar en lo que tienes que hacer, visitar a algún ser querido, preparar alguna sorpresa, escribir alguna carta, retomar una antigua amistad,… Y cuando estés en esos momentos con los demás, concentra tu atención en los ojos de la otra persona, en la conversación. No tengas prisa por opinar. Esconde el móvil y disfruta de la sensación tan bonita que se siente cuando tan sólo te concentras en escuchar.

 

 Concentrate en Disfrutar del Momento

 

Así es como voy a disfrutar a partir de ahora mis períodos de “Calma Tensa”.
¿Cómo lo vas a hacer tú?

***

El post de Cómo sobrevivir y disfrutar del estado de “Calma Tensa” aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

¿Qué te ha parecido este post?
[Votos: 0 Puntuación: 0]
WordPress Security