Envío Gratis a partir de 30€ (Península y Baleares).

Tu compra en 24-72 horas.

Pedidos preparados con mimo y mucho amor.

Cómo hacer una revisión anual positiva del año que termina (y mi repaso de 2016)

Cómo hacer una revisión anual positiva del año que termina (y mi repaso de 2016)
29/12/2016 Eva Gías
Hacer un repaso de final de año, de manera positiva

Ha llegado el momento de hacer balance de todo el año, repasar todo lo conseguido, los no-logros y meditar sobre cómo me gustaría que fuesen los próximos meses.

Me parece increíble lo rápido que se me ha pasado este año. No sé quién me dijo hace bastante tiempo, que una vez que tienes peques (y que cumples los 30), es como si tu vida cogiera carrerilla y comienzas a viajar a la velocidad de la luz. Así me he sentido este año, como en un coche de fórmula 1. ¿Te ha pasado lo mismo?

Como todos los años, el balance que voy a realizar hoy de 2016 va a ser un balance positivo. Es decir, nada de centrarse en los objetivos no cumplidos o en aquellas promesas y sueños que no has podido realizar. En vez de ello, mi consejo es que te centres en todo aquello (grande y super pequeñito) que hayas logrado los últimos meses. ¡Qué seguro hay mucho más de lo que te imaginas!

Comienza repasando mentalmente cada uno de los meses del año. Concéntrate en todo aquello que te dio una alegría, aquello que te hizo crecer como persona, eso que aprendiste, lo que hiciste (y nunca pensaste que podrías hacer). Cualquier cosa es válida. Desde haber estado tres meses madrugando hasta haber sacado adelante ese proyecto en el que llevabas trabajando tanto tiempo. Lo pequeño y lo grande tiene que estar presente en tu Lista de Logros del año. Da igual si después de madrugar tres meses te has pegado 9 remoloneando. ¡Conseguiste madrugar sin chistar durante 90 días! Así que, este tipo de logros no pueden faltar en tu lista.

Algo que me he propuesto para el nuevo año es llevar un Diario de Logros. Así cuando llegue el próximo año tan sólo tendré que acudir a él y repasar todo lo escrito. Y no sólo cuándo toque hacer balance del año, si no en cualquier momento en los que me dé la sensación que no estoy avanzando (nada mejor que revisar lo conseguido las últimas semanas para darte cuenta que ese fantasma sólo está en tu cabeza).

Y ahora sí (no me enrollo más), mi balance de los últimos doce meses:

LISTA DE LO QUE SÍ HE CONSEGUIDO EN 2016

  • No he dejado de avanzar: He aprendido a aprovechar cada hueco que me han dejado los peques para trabajar en mis planes. He avanzado más despacio de lo que hubiera querido pero no puedo quejarme porque mi sensación es de no haber parado ni un segundo.
  • He aprendido a descansar y disfrutar de la familia: Esto ha sido una gran lección de este 2016 y que he tenido que aprender precisamente a raíz del primer logro. Llegó un momento en que me dí cuenta que tenía que bajar el ritmo. Me considero una adicta total al trabajo (disfruto como una enana) y ello me lleva muchas veces a marcarme unos plazos que me han agotado mental y físicamente. Por ello, uno de mis grandes logros de este año ha sido aprender a desconectar y darme cuenta de que si no puede estar para mañana, pues no puede estar. Que si este mes no he podido publicar más de un post, pues no se ha podido. Y que debo dejar de sentirme culpable por ello.
  • Rutinas, rutinas, rutinas: Creo que es sin duda mi gran reto de 2016 y de los próximos años. Establecer unas rutinas que me permitan trabajar y estar con la familia. Trabajar desde casa tiene su lado bueno y su lado menos bueno y se hace imprescindible marcar unos horarios. Lo que he aprendido desde que tengo a los peques es que esos horarios cambian continuamente (invierno/verano, tener guardería o no, contar con ayuda o no, catarros y mil virus,…). FLEXIBILIDAD y COLCHÓN PARA IMPREVISTOS. Esas son sin dudas las claves del éxito:
    1. Ser flexible y “abrazar” los imprevistos y cambios repentinos en tus planes. Y que “no te importe” tener que rehacer mil millones de veces tu planificación semanal.
    2. Dejar siempre un colchón para imprevistos. O lo que viene a ser lo mismo: no dejar nunca las cosas para el último momento. Porque esta forma de trabajar unido a lo anterior puede ser sinónimo de fracaso absoluto.
  • Si yo soy feliz, todos los de mi alrededor también lo son: Así lo creo y así procuro vivirlo. Nada de abandonar mis planes y mis sueños por tener hijos. Si yo no soy feliz, estoy convencida de que mis peques tampoco lo serán. Así que siendo consciente de que algunas cosas tardarán un poco más en llegar, he mantenido la mirada en mis sueños y no he dejado que nadie me robe la ilusión.
  • Mi trabajo, mi negocio: Éste si que ha sido un cambio de visión ¡importantísimo! Dejar de pensar en que lo que te gusta es un hobby y en que debes regalar tu tiempo (porque te encanta pasar tiempo realizando tus pasiones) y que encima no te valoren por ello, y pasar a ver mi trabajo como un negocio que hay que rentabilizar si quiero seguir manteniendo este estilo de vida, ha sido un gran cambio que me costó muchísimo hacer. Menos mal que a principios de año tomé una de las decisiones más importantes (creo que la que más) de este 2016: Contratar una mentora que me ayudase a rentabilizar mis sueños.
  • Sacar mi primer curso on-line (Activa tu Brújula Interior): Madre mía, ¡no me podía imaginar el trabajo que hay detrás de realizar un curso online! Meses estudiando, probando técnicas y dando forma al contenido del curso. Aprender después las mil opciones y plataformas que existen para montar un curso. Programar y diseñar todo el contenido para que sea práctico, fácil de seguir y efectivo. Grabar los vídeos, redactar y diseñar los ejercicios. Preparar el lanzamiento, publicidad, seguir los resultados, aprender de los errores… Un trabajo titánico. Eso sí, ¡estoy tan feliz de haberlo conseguido! He aprendido muchísimo en este camino (y lo que me queda) y me siento tan feliz de que el feedback del curso sea tan bueno que eso me motiva a seguir trabajando por este camino.
  • Y después llegó mi segundo curso… ¡y la Academia MultiApasionada!: Y tras Activa tu Brújula Interior llegó el mini-curso de la Agenda Charuca que tanto os ha gustado (y que te avanzo voy a transformarlo para que se adapte a cualquier modelo de agenda). Y tras él, ¡la Academia MultiApasionada! Esto no lo he publicitado mucho porque es una idea a la que estoy dando forma poco a poco. ¿En que consiste? En la Academia en la que encontrarás cursos online de profesionales del orden y de las cosas bonitas, que te ayuden a que tu día a día sea más organizado y creativo. (Te invito a descubrir los cursos que hay ahora aquí).
  • He vencido mi miedo a los vídeos: Aunque sea de una manera sencilla, he aprendido muchísimo de vídeo este año. Veo los primeros que grabé, recuerdo lo tensa y avergonzada que me sentía al principio y lo comparo con ahora y me siento genial! Me queda muchíiiiiisimo por aprender, pero ha sido como una auto-terapia para ayudarme a ir perdiendo el miedo a decir lo que pienso. ¡Te lo recomiendo!
  • Abrir mi tienda online: ¡Un sueño cumplido! Tenía tantísimas ganas desde hace años de tener mi tienda online de papelería bonita, que cuando algo en mi interior me dijo hacia abril: “Eva, ha llegado el momento”, me puse manos a la obra y en julio, tras muchas horas de trabajo, conseguí abrir las puertas de la SHOP y convertir mi oficina y en el sitio con más cosas bonitas por metro cuadrado (¡lo prometo, es pura tentación!).
  • Dejar de ser la que tira siempre del carro: Este es un aprendizaje de las últimas semanas. ¿Sabes aquellas relaciones en las que tienes la sensación de que siempre eres tú la que está tirando del carro? Tú eres la que llamas, la que te preocupas por esa persona y la que haces lo posible por quedar o mantener esa amistad/relación. Pues he decidido que me he cansado de este tipo de relaciones y me he dado cuenta que ni debo sentirme culpable, ni estoy haciendo nada malo ni tiene nada que ver conmigo. Si alguien decide que no avanzar en la vida es la mejor de las opciones, lo siento mucho pero no puede convertirse en un ancla en mi vida que no me deje avanzar a mí y me impida ser feliz. Lo mismo digo para esas relaciones en las que sientes que estar un minuto con esa persona es como si te robaran toda tu energía, como si te golpearan y te dejaran hecha una mierdecilla. Está decidido. Estas personas, fuera de mi vida.
  • ¡Vivan las colaboraciones y conocer gente! Este año he conocido a muchísima gente (o casi diría a muchísimas emprendedoras) de las que he aprendido, con las que me he reído, que me han hecho sentir viva, que me han llenado de energía, que me han ayudado, con las que he colaborado, con las que tengo planes que van a ser la monda y a las que quiero seguir manteniendo en mi vida y viendo siempre que sea posible. Anna, Tania, GloriaTete, Cristina, BegoñaSami, Mar, Ysabel, Beatriz, ElisabetCharo, Flor, SilviaGemma, Xenia, May, Mina, ¡y muchas más!
  • He hecho deporte, yuhuuu! Dije que no me iba a preocupar de mi cuerpo hasta que los peques cumplieran el primer año, y aunque sólo hayan sido unas diez semanas, ¡me siento super feliz de haber mantenido el hábito durante todo ese tiempo!
  • Me he cortado la coleta y me he pintado los labios. Sí, yo que juraba como Sansón que mi fuente de fuerza era mi melenaza y que nunca me la cortaría, decidí a mitad de año hacer un cambio radical y pasarme al corte midi que tan de moda está ahora. Parece una tontería, pero lo que un cambio de imagen puede hacerte en un momento es espectacular. Si hace mucho tiempo que no te atreves a cambiar y hacer alguna locura, ésta puede ser una opción. No hay nada mejor que sentirte guapa para comenzar a ganar confianza en ti misma.
  • ¡¡No me he dejado llevar por mi curso-adicción!! O lo que viene a ser lo mismo, no me he comprado cada curso o libro que pasaba por delante de mis ojos. Mi lista de deseos en amazon crece cada mes de manera exponencial, no te voy a engañar, pero en vez de dejarme llevar por esos arrebatos que antes me hacían dejarme los cuartos en cada curso que se publicaba o cada libro que recomendaban he aprendido a meditar sobre si realmente me hace falta o no y he aprendido a dejar pasar al menos unos cuantos días antes de tomar la decisión. Sorprendentemente, la mayoría de esas euforias desaparecían pasados esos días y las que se mantenían y decidía comprar las he disfrutado como una enana. Tengo algunos libros y cursos a mitad de este año, pero he terminado otros que tenía pendientes y otros que he comenzado. ¡Así que es un gran paso!

Creo que estos son mis logros más importantes de este año. Cómo ves hay de todo, grandes y pequeños. Ahora es tu turno.

Un último consejo: Elige un momento en el que vayas a estar tranquila y sin distracciones para ponerte a cabo con esta reflexión. Y si la apuntas en un cuaderno (para poder recordarla siempre que quieras, mejor!). Si la publicas en tu blog, me encantaría leerla. ¿Te animas a compartirlo aquí conmigo?

LOS FALLOS NO-LOGROS: PORQUÉ Y CÓMO EVITARLOS

El segundo paso de este balance en positivo de tus últimos doce meses consiste en analizar tus no-logros, encontrar el motivo de porqué no los conseguiste y meditar sobre cómo podrías haberlos evitado. Es la manera más divertida de darles la vuelta y ver el lado guay de “cometer errores”. Y es que, tan sólo ellos, pueden enseñarte la manera de avanzar y convertirte en una versión mejor de ti misma.

MIS FALLOS NO-LOGROS DE 2016
  • Desorden y vuelta al caos. He pasado de conseguir mantener una casa ordenada en 2015 a tener una auténtica leonera al finalizar el 2016. Sin duda esto va a marcar una de mis palabras para 2017: ORDEN. ¿La causa? Creo que han sido dos: Primero, han entrado muchísimos objetos a mi vida (los peques + la tienda lo han revolucionado todo) y no les he encontrado un sitio. Con lo cuál, se han ido amontonando allí dónde los dejaba y, como me ha pasado toda la vida, conforme la “montaña” va descontrolándose (el desorden llama al desorden) mi pereza va en aumento. Es como una unión de dos factores que no han hecho más que robarme energía los últimos meses. Por fortuna, me voy a poner las pilas y lo he marcado como tarea prioritaria para las próximas semanas.
  • Nueva imagen. No la mía, que fue un subidón tremendo, sino de la web y el blog. Es para matarme, pero tengo un cambio de imagen esperando en la recámara ¡desde el verano! Pero es lo que hemos hablado al principio, a veces unos proyectos tienen que dejar paso a otros más prioritarios y los imprevistos se comen mucho tiempo del que puedes tener planificado. Así que me ha tocado ser muy flexible en este tema (más del que me hubiera gustado). No obstante, ya estoy trabajando en la nueva web y espero poder desvelártela muuuy pronto.
  • Blog paradete. Sí, mea culpa total. La causa: La apertura de la tienda. ¡No me imaginaba la cantidad de trabajo que hay detrás! Preparar pedidos, atender emails, planificar compras, buscar nuevas marcas, publicar en redes sociales, hacer fotos, preparar campañas… brrrrrr. Total, que entre unas cosas y otras se me ha ido por completo el tema de las manos. Así que toca reorganizar y ponerse las pilas este próximo año.
  • Comida rica, rica… pero no sana. Aquí se me ha ido un poco la mano todos estos meses. La falta de actividad unido a que he abandonado mi alimentación sana y la he cambiado por una más práctica y “de último momento”, ha supuesto que los kilos de más se hayan ido acumulando en mi tripilla, cadera y (gran) culamen. Aquí no tengo excusas, me dejo llevar por lo rico (que no siempre es lo más sano). Pero claro, que los peques comiencen a comer como nosotros y a imitar todo lo que hacemos los mayores me hace darme cuenta que debo controlar y mejorar mi alimentación.

A grandes rasgos, creo que esos han sido mis principales no-logros de los que debo aprender y trabajar por no volver a repetirlos.

Y los tuyos, ¿cuáles son? ¿Te atreves a compartirlos?

MI PALABRA PARA 2017

Este año he decidido elegir tan sólo una palabra. Pensar en más se me hacía más bien complicado y eso de elegir por elegir no va mucho conmigo. Cada vez más estoy adquiriendo la filosofía de centrarme en una sóla cosa/objetivo y cuando la consigo, pasar a la siguiente. Así que si llega un momento en que algo por dentro me dice que puedo pasar a otra palabra, la adoptaré por el camino.

Mientras tanto, mejor de una en una.

Mi palabra para 2017 es una de las que te he hablado en los no-logros y que para mí es la base fundamental de todo lo demás: ORDEN.

Sin orden mi vida es un caos, no me centro, me siento dispersa, mi creatividad no se desarrolla y me cuesta muchísimo esfuerzo concentrarme en llevar a cabo mis objetivos. Así que es fundamental que ponga orden en casa para que el desorden deje de impedirme centrar mi atención en otras opciones.

¿Ya tienes tu palabra o palabras elegidas para el próximo año?

MIS OBJETIVOS PARA 2017

Quiero seguir el hilo de mi palabra para los próximos meses y mi cuerpo y mente me dicen que necesito sencillez. Creo que el año pasado me cargué de demasiados objetivos (teniendo en cuenta que los peques tenían meses). Y este año se suma otro notición: Pasaré a tener familia numerosa en junio.

Así que me he encontrado con la siguiente tesitura: ¿Planifico mis objetivos hasta junio? ¿Cuántos me marco? Y los que me marque, ¿volverán a ser demasiados? He de confesar que me da un poco de pánico lo que pasará a partir de que nazca el nuevo miembro de la familia. Crear una rutina en mi día a día ya está siendo bastante complicado, así que tener que volver a empezar de cero me da miedo, aunque voy a verlo como un nuevo reto que seguro me ayudará a centrarme (aún más) en lo que de verdad importa y por lo que vale la pena dedicar tiempo y esfuerzo.

Después de darle muchas, muchísimas vueltas he decidido fijarme estos dos objetivos:

  1. Encontrarle un sitio a cada cosa. Se acabó el caos. Mi mente necesita mesas y estantes sin cosas, juguetes ordenados y en definitiva, orden, orden y orden. Para ello, volveré a leerme el método Kon Marie (lo cuál me encanta. Será ya la tercera vez) y lo aplicaré por completo (hasta ahora sólo había llegado hasta la parte de la ropa, la primera. Y aunque me he empapado de su filosofía todos estos años no termina de ser suficiente). Voy a reorganizar la despensa y trasteros y montar un cuarto de juegos/estudio para los peques. Me encantan las filosofías Montessori y Waldorf. Ambas implican orden, respeto por la naturaleza y creatividad y es primordial que los papis demos ejemplo para que los peques puedan empaparse de un buen ambiente que les permita desarrollarse por completo.
  2. Sacar mi programa de mentoría personalizado. Éste era uno de mis objetivos para 2016 y lo tengo planteado y empezado, pero otros proyectos me obligaron a dejarlos de lado. Así que mi objetivo es desarrollarlo, terminarlo y comenzar con él antes de que nazca el nuevo miembro.

Ya está. Nada más. Tengo muchíiisimos objetivos en mi lista de ideas y proyectos que están deseando ver la luz, pero con esos dos me voy a dar por satisfecha este año. Primero me centraré en el primero y después en el segundo. Ya no quiero estar con mil temas a la vez.

A la hora de marcarte objetivos recuerda el consejo que siempre te he dado en el blog. Por muchas ganas que tengas de hacer mil cosas (al final ya sabes que no terminas de hacer nunca ninguna), lo importante es centrarte en un máximo de 3 objetivos simultáneos. Coge una libreta, apunta todos esos objetivos y conforme vayas terminando proyectos, acudes allí y eliges el siguiente. Te centras en hacerlo y cuando lo tengas, vas a por otro.

LECTURAS RECOMENDADAS PARA ESTOS DÍAS DE REFLEXIÓN

Te recomiendo estos post antiguos en los que te he hablado de las técnicas que sigo para elegir y planificar mis objetivos:

Y si tienes ganas de aprender en detalle mi técnica para planificar y desglosar tus objetivos y para trasladar luego de manera adecuada y exitosa todos esos pasos a tu agenda, te recomiendo el mini-curso de la agenda charuca (que sirve para cualquier tipo de agenda).

Si tu caso es el contrario, no tienes nada claro qué quieres hacer, te sientes super perdida y tienes ganas de enfocarte y centrarte de una vez por todas en un tipo de vida acorde a tus ideales y pasiones, te recomiendo que le eches un vistazo a mi curso Activa tu Brújula Interior y a estos otros post:

Lo dicho antes, si vas a compartir tu balance en tu blog o quieres compartirlo conmigo y otras multiapasionadas, me encantaría que compartieras tu experiencia en la sección de comentarios.

Aprovecha este período de reflexión de los últimos y primeros días del año para realizar tu balance positivo del año que se va y comenzar el 2017 con ilusión y ganas de cambiar de vida.

¡Con todos mis deseos… FELIZ AÑO 2017!