Envío Gratis a partir de 30€ (Península y Baleares).

Tu compra en 24-72 horas.

Pedidos preparados con mimo y mucho amor.

Los 7 errores que me hicieron fracasar con mi anterior negocio

Los 7 errores que me hicieron fracasar con mi anterior negocio
31/01/2017 Eva Gías
7 errores de emprendedor que me llevaron a la ruina

Hoy quiero hablarte de los 7 errores de libro que cometí en mi primer intento (serio) de emprender.

Digo “serio” porque la verdad es que llevo toda la vida intentando crear negocios a partir de lo que me ha ido apasionando en cada momento. Aunque ésta fue la primera vez que pasé de los sueños y los castillos de naipes a un negocio real.

Al principio todo pintaba muy bien. Imagino que como cualquiera que comienza un negocio, me encontraba llena de energía, nervios y mucha ilusión. Todo el mundo me decía: “Eva, ¡esto es lo tuyo!”, “Te va a ir fenomenal”… y claro, yo me decía que iba a ser la bomba. Y de tanto repetírmelo, me lo creí.

Y no, no fue así para nada. Duro no, ¡¡fue durísimo!! Ya no tanto los casi dos años que estuve luchando porque mi negocio funcionase, sino por la caída que me hizo pasar uno de los peores momentos de mi vida. Dicen que cuanto más alto llegas, peor será la caída. Y no es que llegase muy lejos en mi primera aventura empresarial. Es que soñé demasiado alto y demasiado rápido. Y así me fue…

Ahora que ya han pasado varios años y lo veo con perspectiva me digo: ¡Eva, pero si era una muerte anunciada!… Pero claro, quién se va a creer que lo suyo no va a funcionar (y lo de otros sí), cuando estás metida de lleno en esa nube de mariposas que no te deja poner los pies en el suelo.

Mis ERRORES, garrafales, DE LIBRO, me han servido para que ahora mismo no me esté dando de nuevo de bruces contra un muro. No sé qué es lo que me deparará el futuro, aún me queda mucho por aprender, aunque sé que por lo menos estos fallos ya no los voy a volver a cometer.

Seguramente en algún momento de tu vida se te ha pasado por la cabeza intentar hacer de tus pasiones o tus hobbies tu profesión. Puede que incluso le estés dando vueltas ahora mismo o ya te hayas lanzado a la piscina. ¡Fenomenal!

Y como ya sabes que me gusta mucho compartir mi experiencia contigo por si te puede ser de utilidad, te voy a contar cuáles fueron mis errores para que no los cometas tú (o por lo menos para que puedas estar alerta para evitarlos).

ERROR DE EMPRENDEDOR (multiapasionado) Nº 1: ESCOGER UNA SOLA DE SUS PASIONES

Precisamente el mayor consejo que te puedo dar como multiapasionada es que no escojas una sola de entre todas tus pasiones para comenzar un negocio. No debes hacerlo. Sólo terminarás quemándote, aborreciendo esa antigua pasión y deseando salir de esa situación lo más rápidamente posible. Lo que además seguramente te provocará un bloqueo creativo bastante importante que puede afectar a tu ánimo y a tu energía y ganas para emprender algo nuevo.

La clave en un negocio multiapasionado es lograr encontrar el nexo de unión de todas tus pasiones. Sólo así podrás disfrutar de tu trabajo, ofrecer tu mayor potencial y desarrollarlo y evolucionarlo hasta límites insospechados. ¿Por qué? Porque la unión de todas tus pasiones puede lograr un flujo creativo como nunca antes habías sentido. Una pasión se apoya en otra, y todas te ayudan a crear nuevas ideas que harán crecer y evolucionar tu negocio de manera única a cualquier otro proyecto creativo del sector.

Y claro, aquí está la gran pregunta: ¿cómo encontrar el nexo de unión de todas tus pasiones?

Hablé sobre ello hace tiempo en el blog (ver post aquí), aunque te cuento que la persona que más me ayudó a conseguir esto fue Emilie, del blog Puttylike.com (una de las primeras blogger del mundo que escribió sobre los multiapasionados). En su ebook Renaissance Business tiene un ejercicio muy bueno para encontrar este nexo de unión a nuestras pasiones que puedas trasladar luego a tu propio negocio.

ERROR DE EMPRENDEDOR Nº 2: DEJARSE LLEVAR POR EL DÍA A DÍA

No establecí ningún plan de trabajo, de marketing o de contenidos para el blog. Me dejaba llevar por el día a día, por lo que se me iba ocurriendo o me iba apasionando en ese momento.

Eso (unido a otros errores que ahora te contaré), me llevó a no tener nada definido el rumbo y objetivo de mi negocio.

Sinceramente, creo que este fue uno de los principales errores (sino el que más). No sentarme a hablar conmigo misma, marcarme objetivos y luchar por conseguirlos. TODO negocio o proyecto que no cuenta con una planificación y unos objetivos claros detrás está abocado al fracaso. Por mucho que luches y luches sin descanso. Es así.

Realmente te habrás convertido más en una persona “apagafuegos” que en una emprendedora o empresaria de éxito. Aunque desde fuera pueda darte la sensación que estás trabajando muchísimo, en el fondo sabes que algo no va bien (y seguro que los números acompañan y no terminan de ser lo que esperabas). Puede que vayas “sobreviviendo” pero desde luego no esperes crecer porque no lo vas a conseguir.

Por fortuna, este error tiene muy fácil solución: Sentarte contigo (o con el resto de personas de tu equipo) y marcaros unos objetivos y unas obligaciones para cada uno de manera clara. Puedes echarle un vistazo a mis trucos y recursos gratuitos de Gestión del Tiempo (te invito también a mis cursos) para que veas cómo trabajo yo en mi proyecto y cómo puedes hacerlo tú para conseguir ser lo más eficiente posible.

ERROR DE EMPRENDEDOR Nº 3: QUERER LLEGAR A TODOS LOS PÚBLICOS

Cuando comencé con mi anterior negocio ofrecía toda clase de servicios (todo lo que se podía ofrecer en el sector diría yo) y no tenía muy claro el tipo de cliente con el que quería trabajar.

Conforme me fueron contratando sí que tuve más claro el perfil de cliente o el tipo de trabajo que quería hacer, pero por aquel entonces ya estaba bastante quemada por los bloqueos que me habían ocasionado no haber definido esto desde el principio.

Con Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos decidí que no iba a cometer este fallo. Tenía una ligera idea de lo que quería hacer y hasta que no tuve claro mi público objetivo no comencé el blog. Estoy muy contenta con los resultados hasta ahora, así que creo que ha sido la mejor decisión que pude tomar.

ERROR DE EMPRENDEDOR Nº 4: PASAR DEMASIADO TIEMPO INSPIRÁNDOSE Y SOÑANDO

Otro de los errores que cometí es que pasaba demasiado tiempo buscando inspiración y soñando con lo que iba a hacer, en vez de sentarme en serio y escribir y planificar cómo lo iba a hacer. Por eso lo que te comentaba al principio. La caída desde el mundo imaginario de éxito que había montado en mi cabeza fue grande, muuy grande.

La solución aquí es fácil: menos pensar y más hacer. Para encontrar tiempo para hacer, hay que organizarse muy bien y, seguramente, cambiar o adquirir hábitos y una nueva metodología de trabajo, lo que te comentaba antes.

ERROR DE EMPRENDEDOR Nº 5: SENTIRSE MINÚSCULA ANTE LOS GRANDES

Un error que intento no repetir ahora es el sentirme minúscula cuando encuentro algún blog o web que está realizando lo mismo que yo (o lo mismo que yo tenía en la cabeza hacer) y que está consiguiendo resultados muy buenos. Aquí creo que hay varias posibles soluciones o formas de combatir esta sensación:

  • Por un lado, entender que en un mundo tan globalizado es muy complicado no encontrar a otra persona que haya tenido la misma idea que tú.
  • Si es algo que llevabas tiempo queriendo hacer, puede servirte de combustible para poner en marcha la maquinaria de una vez por todas y dejar de posponer todos tus sueños.
  • Si es algo novedoso, aquí suele ser importante ser el primero pero no por eso quiere decir que vayas a dejar de intentarlo. Puedes estudiar de los errores del otro y ofrecer una versión mejorada.
  • Y, lo más importante, hay que hacer las cosas a nuestra manera, mostrando nuestra esencia. Sin duda esa es la clave de que a otros le funcione algo y a ti no. Porque ellos están aportando algo y tú estás intentando simularlo. Y esto está claro, que no funciona.

ERROR DE EMPRENDEDOR Nº 6: ACEPTAR TODOS LOS PROYECTOS QUE TE PROPONEN

Otro de los puntos que más nos puede afectar a nivel profesional a los multiapasionados es que tenemos dificultades para decir que no y solemos aceptar casi todos los proyectos que nos proponen. Por mucho que un proyecto o propuesta nos parezca lo más maravilloso del mundo, tenemos que ser conscientes:

  • Por un lado del tiempo del que disponemos,
  • Si vamos a poder ser capaces de realizarlo y hacerlo bien,
  • Si es algo que nos va a beneficiar
  • O si por el contrario no se trata más que de un ladrón del tiempo.

Tener tantas pasiones puede perjudicarnos en el sentido que aceptamos hacer algo porque simplemente nos gusta. Hay que aprender a delegar, a mirar por la rentabilidad de nuestro negocio y a darse cuenta que para crecer necesitas dedicar un tiempo a desarrollar tus nuevos objetivos y sueños empresariales (no los de los demás).

ERROR DE EMPRENDEDOR Nº 7: LANZARTE A LA PISCINA SIN FORMACIÓN NI UNA BUENA BASE

Y por último, no hay nada más importante que comenzar tu negocio sobre una buena base. Tampoco hay que paralizarse porque no sabes de todo (impuestos, facturas, marketing, redes sociales, negociar con proveedores, leyes, gestión del tiempo, marca, diseño gráfico, comunicación…).

Sí, temas de los que aprender hay muchísimos, ¡casi todos los que quieras buscar! Y, aunque no es necesario ser una experta en todos ellos, sí que conviene que por lo menos lo básico lo aprendas para que los cimientos de tu negocio sean fuertes y puedas concentrarte en trabajar por crecer y evolucionar y no en estar parando cada dos por tres porque “piensas” que para avanzar es imprescindible que aprendas sobre este tema y este otro.

Dos de las lecciones más importantes que he aprendido los últimos meses son éstas:

  1. Es mejor viajar acompañada que sola. No hay nada más bonito y que te hace crecer más que poder compartir tu experiencia, triunfos, dudas y fallos con otros emprendedores que están recorriendo el mismo camino que tú.
  2. Hay que aprender a delegar. Que nos gusta mucho el DIY lo sabemos, pero no hay nada mejor que sentirte segura porque un profesional se está encargando de esas partes de tu negocio en las que no eres (ni debes ser) una experta. Si tu negocio va bien, llega un momento además en que este punto se vuelve imprescindible para poder seguir creciendo.

La unión de todos estos aspectos hará que la base de tu negocio sea fuerte y por ello es tan importante dedicar un tiempo a crearla antes de lanzarte a la piscina, por muchas ganas que tengas de empezar.

Puedes dedicar un tiempo a encontrar personas que te ayuden a no perder el tiempo y a ir directa al grano. Los famosos mentores. A mí en mis comienzos me ayudó muchísimo Elia Fibla (que seguramente conocerás de SuperYuppies). Ella es experta en ayudar a emprendedores que intentan transformar sus hobbies y sus pasiones en negocios craft. Ha creado un curso online: Business Craft (que por cierto, ¡cierra sus puertas el próximo día 7 de febrero!) en el que te explica (junto a un montón de emprendedores que han triunfado) las bases de todo lo que necesitas saber para comenzar tu propio negocio (¡ya lo hubiera querido tener yo en su día!).

Lo que te comentaba. A mí Elia me ayudó muchísimo en su día cuando empecé, por ello hablé con ella y le pregunté si podía aportar mi pequeño granito de arena y darle unos regalos extras a todas mis lectoras que se apuntaran al curso. Le pareció una idea fantástica, así que te cuento que si te apuntas al curso de Business Craft de Elia ¡te voy a regalar mis dos cursos de gestión del tiempo!

Activa tu Brújula Interior

y el curso para Aprender a sacarle el máximo provecho a tu Agenda

(los dos valorados ¡en 158,90€!)

Para que completes tu formación y aprendas mi método de gestión del tiempo que te ayudará a organizar todas tus ideas, a mantenerte centrada y a saber cómo planificar (y llevar a cabo) de manera fácil y efectiva todos tus objetivos.

IMPORTANTE: Para que Elia sepa que te interesan estos dos extras, tan sólo tienes que inscribirte a través de este enlace (es la única manera de que sepamos Elia y yo que te gustaría tener estos dos regalos).

(Si te apetece cotillear un poco antes de que va Business Craft, aquí tienes un acceso exclusivo al módulo 0 del curso)

Y con todos estos consejos basados en mi experiencia, espero que si estás trabajando por sacar adelante tu propio negocio multiapasionado al menos te sirvan para no atascarte en estos errores. Estoy convencida que por el camino que me queda los próximos años voy a cometer mil y un más errores, ¡pero que hay más bonito que aprender de ellos, levantarte y continuar luchando por tus sueños!

Me encantaría conocer tu experiencia: ¿Has decidido emprender tu propio negocio multiapasionado? ¿Has cometido alguno de estos errores? ¿Cuáles añadirías a la lista? ¿Qué consejo le darías a alguien que está pensando e

 

¡HAZTE CON EL BUNDLE YA! ¡¡PINCHA AQUÍ!!