Envío Gratis a partir de 30€ (Península y Baleares).

Tu compra en 24-72 horas.

Pedidos preparados con mimo y mucho amor.

Cómo ayudar a quién lo está pasando mal. La Teoría del Anillo.

Cómo ayudar a quién lo está pasando mal. La Teoría del Anillo.
07/10/2014 Eva Gías
como actuar cuando alguien lo pasa mal

La esencia del comportamiento humano es algo que siempre me ha intrigado. Desde siempre, me ha gustado sentarme a observar cómo acontecen los encuentros entre amigos, personas no afines, reuniones puramente formales y cualquier otro tipo de cita social. Me gusta observar cómo se desarrollan las conversaciones, cómo se expresa el resto de personas, cómo se comportan e intentar ir más allá buscando la raiz de ese comportamiento.

Para todo tipo de comentarios y actos hay un porqué. Unas veces visible, otras veces tendrá un desencadenante oculto y desconocido para el resto, pero siempre hay un motivo por el que alguien dice o hace algo. Puede que la falta de autoestima te lleve a pensar, erróneamente en la mayoría de los casos, que estos comentarios y actos en los que te ves implicada se deban a algo que has hecho o dicho. Las personas somos bastante egoístas por naturaleza y es difícil cruzarte con alguien que intente ponerse en la piel del otro para intentar averigüar el porqué de su comportamiento.

Quizás el motivo, en mi caso, es que siempre he sido bastante reaccia a dar mi opinión porque siempre he pensado que no era lo suficientemente buena como el resto. Hace ya algunas semanas que te conté que había empezado a “decir que no” y a expresar lo que siento y quiero de verdad. Es algo que me está ayudando mucho a mejorar mi autoestima, a vivir como realmente quiero y a rodearme de las personas que de verdad me importan.

Si eres como yo, que siempre has antepuesto los deseos de los demás a los tuyos propios, seguramente tengas más facilidad que el resto en ponerte en la piel del otro (¡algo bueno tenía que tener!). Pero, sea tu caso o no, no todo el mundo tiene el talento para saber cómo manejar ciertas situaciones difíciles que se nos presentan a lo largo de la vida.

Esta semana me parecía importante compartir contigo una teoría que he conocido últimamente y que puede ayudarte a lidiar en los momentos difíciles, en los que no sabes qué decir ni qué hacer. Sobre todo es importante para ti si tienes la autoestima baja o te sientes débil cuándo piensas que podías haber actuado de otra manera, si tienes miedo al rechazo o si te cuesta mucho ponerte en la piel del otro.

Sea como sea, a todos nos toca pasar por esto en un momento u otro de nuestra vida. Quieras o no, vas a cruzarte muchas veces con personas que estén enfadadas con la vida por algún motivo, personas que acaban de sufrir una pérdida importante, a las que acaban de detectarles una enfermedad grave, que han pasado por un hecho traumático, … Y quieras o no, vas a ser tú la persona que le toque pasar por alguna de estas situaciones. En todos estos casos, ¿cómo actuar? ¿cómo te gustaría que actuaran contigo?

Tienes por suerte personas en tu círculo social con las que puedes contar para lo bueno y para lo malo, pero puedes sentir que vas a perder a muchas otras por el camino porque, mucha gente, no sabe hacer frente a este tipo de situaciones. Así que, simplemente, las evita. Y eso no significa que no te quieran, que no te aprecien, que no te respeten. Es sólo que no es fácil saber qué decir o qué hacer en estos casos. Y seguro que alguna vez te ha pasado. Te has encontrado en esa situación, has querido apoyar a la persona que está sufriendo de la mejor manera que has sabido y te has equivocado, no ha tenido el efecto que esperabas. Es muy frustrante, sobre todo para la persona que está sufriendo y ve cómo los demás no saben consolarle y ayudarle. Pero puedes aprender a hacerlo mejor. Somos humanos, nos equivocamos, tropezamos pero hay que levantarse, aprender y seguir adelante.

 

LA TEORÍA DEL ANILLO

¿Cómo debería haberlo hecho? ¿Qué debería decir? ¿Cómo puedo ayudar?

 

Qué Debería Decirle a una persona que está pasando por un mal momento

 

Imagina una serie de círculos concéntricos. En el círculo central, va la persona que está pasando por un mal momento, por ejemplo, alguien a quien le acaban de detectar cáncer.

En los círculos siguientes van los nombres de las personas más cercanas a la persona del anillo central. Cuanto más cerca está del círculo central, más cercana es esa persona al protagonista del anillo. Siguiendo nuestro ejemplo, podríamos tener a la pareja del protagonista en el siguiente círculo al central, después los hijos, los padres, … e ir completando los siguientes anillos en grado de cercanía.

La regla de la Teoría del Anillo es la siguiente: La persona central puede quejarse todo el tiempo, cuándo y dónde quiera. Es su “recompensa” por estar en el centro. El resto, puede quejarse todo lo que quiera pero sólo a las personas de los anillos más grandes. El trato a las personas de círculos más pequeños debe ser sólo para escucharles y ayudarles, darles apoyo, pero nunca quejarse o intentar aconsejarles (no es lo que necesitan).

Por ejemplo, frases que no serían acertadas para decirle a alguien que está en un círculo inferior al tuyo serían las del tipo: “Sí yo estuviera en tu lugar haría…”, “No te preocupes, la naturaleza sigue su curso, ya te volverás a quedar embarazada, habrá más oportunidades, …”, “lo estoy pasando mal, esto es muy difícil para mí…”, “el tiempo lo cura todo”, “es hora de seguir adelante con tu vida”, “podría haber sido peor”, etc.

Quiero hacer un pequeño inciso para recalcar una de las frases anteriores: por favor, si os encontráis con una mujer que acaba de perder a su bebe involuntariamente, jamás le digáis que no se preocupe, que ya se volverá a quedar embarazada o que esas cosas pasan y que son normales. Acaba de perder a su bebe, está de duelo, tratar el tema como tal. No sabeis lo que le ha costado quedarse embarazada ni tenéis una bola de cristal para saber si podrá lograrlo de nuevo. Es muy duro que te digan eso y sobre todo de las personas que quieres.

Sea el caso que sea, un simple abrazo, un “lo siento mucho”, “no sé qué decir”, “cuenta con todo mi apoyo”, “Sólo quiero decirte que te quiero. Te estaré esperando cuando te sientas preparado”, … son las más acertadas. Aunque sean simples, aunque te salga de dentro decir algo más, quejarte. No, no lo hagas. Que la persona del círculo inferior vea que entiendes su situación, que comprendes su dolor, que tiene tu apoyo. Con eso es suficiente.

No intentes hacerle sentir mejor, ni tampoco evites hablar del tema, eso no hará más que hacerle sentir a la persona del círculo inferior que no te importa o que está mal hablar de ello. Escucha, escucha, esucha.

Si quieres ayudar de alguna manera, mejor ser lo más concreto posible. Estas personas están pasando por un mal momento. Muchas se sentirán culpables porque no les gusta que los demás sientan lástima por ellos, por lo que no serán capaces o no tendrán fuerzas de acudir a los demás a pedir ayuda. No esperes a que sean ellos los que te llamen para decirte lo que necesitan. Si quieres ayudar, piensa en alguna cosa que les va a ser útil y proponlo: “Tengo que ir a hacer unos recados. ¿Necesitas algo?”, “Voy con los niños al parque, ¿quieres que me lleve a xxx conmigo?”, “Me encargo de hacer la cena esta noche y así descansas un rato”, …

Tarde o temprano todos vamos a pasar por alguno de los círculos inferiores y por el anillo central. Nunca está de más que las personas de nuestro alrededor y nuestros seres queridos sepan lo que es recomendable decir y lo que no para ayudarnos en esa situación. Y lo mismo cuando nosotros estamos en los anillos más grandes.

Espero que te haya sido de utilidad.

Cualquier otro consejo que puedas aportar, lo añadiré para que ayude a otras personas que se puedan encontrar en esta situación.

Si quieres leer más sobre el tema, estos son los post que han inspirado la entrada de hoy:

***

El post de Cómo ayudar a quién lo está pasando mal. La Teoría del Anillo aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

  • ¡Me ha encantado este artículo! Muy útil la teoría del anillo, la verdad es que visto así la situación se vuelve más sencilla y se puede actuar mejor. A veces ir con la mejor de las intenciones no es suficiente, así que una pauta para saber cómo actuar viene genial 🙂

  • Eva

    Es super útil Anna! Además la puedes utilizar en un montón de contextos. A mí ya me ha tocado usarla y viene muy bien!
    Besicos

  • Hola, acabo de tropezar con tu blog por casualidad, me ha encantado éste post, me han parecido muy buenos consejos…te lo dice una persona que ha estado en el anillo central, y que muchas veces no sabe que decir o qué hacer cuando otras personas necesitan apoyo…Lo más importante es saber escuchar y hacer saber a la otra persona que estás ahí para cuando te necesite, es cierto que no hay bolas mágicas y que no podemos decir” no te preocupes, seguro que no es nada”…no lo sabemos…tan sólo di que si pasa algo que no es agradable, vas a estar ahí con la mano tendida, ofreciendo compañía, cariño,comprensión, fuerza y esperanza…jamás lástima.
    Seguro volveré a visitarte.
    Un saludo
    Concha

  • Eva

    Me ha encantado tu reflexión Concha. Es tan difícil escuchar y saber cómo actuar correctamente cuando no estás en el centro del anillo, que cuándo leí esta teoría sabía que tenía que compartirla con vosotros.

    Me alegro mucho que te sirva.
    Un besico.