Envío Gratis a partir de 30€ (Península y Baleares).

Tu compra en 24-72 horas.

Pedidos preparados con mimo y mucho amor.

¿Combino todas mis pasiones o me dedico sólo a una?

¿Combino todas mis pasiones o me dedico sólo a una?
01/03/2016 Eva Gías
Trabajar de tus Pasiones - OyeDeb

Ésta es la Gran Pregunta que nos lleva de cabeza a la gran mayoría de los MultiApasionados:

  • ¿Me dedico sólo a una de mis pasiones?
  • ¿Dónde encontrar un trabajo que me ayude a desarrollar todo lo que me gusta?
  • ¿Y si monto un negocio… terminaré aburriéndome?
  • ¿Es posible combinar todas mis pasiones?
  • ¿Qué carrera o curso estudio si me apasionan un montón de áreas?
  • ¿A qué me voy a dedicar?

Cuando terminé el colegio y llegó el momento de elegir qué carrera estudiar lo tuve claro: Elegí la que era mi pasión en ese momento (la química). Así de feliz comencé la carrera de Ingeniería Química, disfrutaba de las clases, devoraba libros y libros sobre lo que iba aprendiendo… Hasta que, irremediablemente, llegó el día en el que perdí la pasión. Por aquel entonces no conocía el término MultiApasionada e hizo falta algún que otro pequeño empujón de mi familia y de amigas para no abandonar la carrera a falta de unas pocas asignaturas.

Terminé, con mucho esfuerzo, la ingeniería y llegó el momento de enfrentarme al mundo: ¿A qué me iba a dedicar yo ahora?

Veía a compañeros de clase que lo tenían muy claro (desde hacía tiempo además). Por contra, yo me encontraba súper perdida: la investigación, trabajar en una fábrica, en un laboratorio, en consultorías,…

No terminaba de ver clara ninguna salida. Algo me decía por dentro que no era mi camino. Pero entonces, ¿cuál era?

Así que comencé a hacer lo que muchos multiapasionados terminan sufriendo haciendo: saltar de un trabajo a otro, todos distintos, intentando encontrar “mi camino”, ese trabajo ideal que me llenara, que me hiciera feliz, que me hiciera saltar de la cama cada mañana deseando comenzar el día…

Muchas veces me he preguntado: ¿Existe ese trabajo ideal?

Si habéis leído mi presentación y mi historia (puedes leerla aquí si no lo has hecho), tuve una gran crisis cuando cumplí los 30. Fue el año en el que comencé a hacerme preguntas: ¿Qué quería hacer con mi vida? ¿Realmente iba a ser feliz por el camino que había tomado? ¿Por qué no podía dedicarme sólo a una cosa? ¿Por qué iba saltando de una pasión a otra y “no me centraba”?

Creo que de todas las fases de la vida se saca algo positivo. Y sin duda, de esa oscura etapa aprendí una de las mejores lecciones que podía tener: Era MultiApasionada, no tenía que centrarme, es algo maravilloso, hay muchísima gente como yo y muchas de ellas han logrado dedicarse a algo que les apasiona por completo.

Eso me abrió un maravilloso mundo de oportunidades y de esperanza.

Si otros multiapasionados lo han logrado. Yo también. Y algo me decía por dentro que fuera paciente, que esperase. Porque llegado el día, sabría encontrar la manera de dedicarme a algo que me hiciera feliz.

Leyendo las historias de otros multiapasionados por internet me he dado cuenta de una cosa: La mayoría tiene trabajos que evolucionan con ellos y sus pasiones. Se dedican unos años a una o varias de sus pasiones y, conforme éstas van transformándose en otras nuevas áreas de interés, muchos transforman sus trabajos y su forma de vivir a las nuevas pasiones que van llegando a sus vidas.

Y sobre todo lo que he visto es una cosa: Aprenden a disfrutar del momento, a disfrutar de cada una de sus pasiones y de las oportunidades que les brindan en cada etapa de su vida. No se sienten culpables por dedicarse hoy a hacer retiros fotográficos en lejanos países y mañana a montar una tienda de animales ecológica. No. Lo que hacen es disfrutar al máximo de cada etapa, sabiendo que es posible que llegue un día en el que ya no sientan esa pasión interior que les hizo comenzar y, sin ninguna culpa, deriven su energía a otra área de interés.

Un ejemplo conocido en el mundillo de internet es el de Deborah Marín, de OyeDeb. En la entrevista que le realicé el año pasado (puedes leerla aquí), Deb nos contaba esto:

“Aunque he tenido mil proyectos pululando a la vez en el pasado, ahora me he centrado en uno solo (oyedeb.com), pero lo he hecho de forma que dentro de la propia naturaleza del proyecto está la posibilidad de cambio continuo. Puedo permitirme explorar lo que quiera y como quiera, y atender y comunicar cualquier nuevo interés que surja, pero siempre dentro de una temática común, que es la exploración de la línea que separa la vida del trabajo especialmente cuando trabajas por tu cuenta.

La verdad, centrarme me ha servido mucho para dejar de sentirme perdida. Aunque no servía cualquier proyecto, tenía que cumplir un montón de requisitos y permitirme ser fiel a mi libertad de persona multi-apasionada.”

Deb comenzó su andadura empresarial con su proyecto handmade Dumbo. Tal y como cuenta en su web: “Poco a poco el blog y la escritura diaria se fueron adueñando de mi ilusión y mi atención hasta absorberlas completamente. Así, recuperé mi amor por la comunicación de la forma más inesperada.”

Tras montar dos empresas handmade más, Deb encontró por fin la manera de combinar sus pasiones en su proyecto actual: Oye Deb.

Los últimos días Deb ha publicado una serie de vídeos en la que nos habla de La Química Emprendedora y que está muy relacionado con el post de hoy. Ella habla en esos vídeos (puedes verlos aquí) que cuando sientes que la vida va pasando a tu alrededor y no terminas de sentirte del todo feliz, estás en “la zona gris”. Es esos momentos de los que os hablaba al principio del post, cuando sientes que no estás yendo por tu camino, que algo falla, que tu vida no te está llevando por dónde tú siempre habías querido ir.

Creo que los que tenemos ese espíritu emprendedor que nos mueve a hacer las cosas a nuestra manera, nunca seremos felices en un trabajo que nos corta las alas, que nos obliga a hacer la misma tarea repetitiva una y otra vez, que no fomenta tu creatividad. Quizás haya gente que sea feliz así. O, mejor dicho: Que se conforma con eso y piensa que es “lo que debería ser”. Pero si tienes ese gusanillo que te pica por dentro, tarde o temprano (si quieres ser verdaderamente feliz en la vida), te moverás a buscar la fórmula en la que emprender (o encontrar un trabajo) que esté hecho a tu medida, que te permita desarrollar tus pasiones, ser como eres y que te haga feliz.

Deb cuenta es sus vídeos de Tu Química Emprendedora que para encontrar esta fórmula debes tener en cuenta 4 fundamentos (ver vídeo 1):

  1. Que el trabajo no esté en “la zona gris”, que sea un proyecto que se sostenga a lo largo del tiempo, que no sea una pasión a corto plazo, si no que encuentres la manera de mantener esa química, esa pasión, durante al menos un tiempo.
  2. No busques resultados rápidos. Date tiempo. (Deb cuenta que a ella le llevó 5 años encontrar un trabajo que cumpliera todos estos requisitos).
  3. Ese trabajo tiene que darte exactamente lo que necesitas de él, que te haga feliz.
  4. Las fórmulas perfectas son como el ADN. No existen dos iguales. Es decir, que no intentes copiar la manera de trabajar de otra persona. Seguramente a esa persona le hará feliz porque le da exactamente lo que le hace feliz, pero eso no quiere decir que a ti te sirva. Necesitas encontrar tu propia fórmula base para luego crear la empresa apropiada o saber encontrar tu trabajo perfecto que te permita desarrollarte continuamente.

Hay un ejercicio (vídeo 2) en el que te enseña a hacer tu propia fórmula base mezclando 14 elementos que pueden formar esa fórmula que sería única para cada una de nosotras. A mí me ha salido la siguiente fórmula base:

La Química Emprendedora El Ideatorio Oye Deb

Y en el último vídeo, explica los siete pasos del método para encontrar la fórmula definitiva para emprender:

  1. Autoconocimiento laboral: Averiguar quién eres y cómo eres.
  2. Visualización aplicada: Cómo es tu trabajo y tu vida ideal.
  3. Receta de la felicidad: La combinación de los puntos anteriores + tu fórmula base.
  4. Ideación: Pensar ideas y opciones de trabajo más concretas.
  5. Decisión: Elegir una idea ganadora.
  6. Modelar: Dar forma a esa idea concreta que has elegida.
  7. Organizar: Ver los recursos que tienes y necesitas para ejecutar esa idea.

Cómo llevar a cabo cada uno de estos siete pasos lo explica en su curso El Ideatorio, del que te conté mi experiencia el año pasado (puedes ver el post aquí).

Cuando yo lo hice en su día me encontraba en ese momento tan oscuro del que te hablaba al principio del post, con la llegada de los 30 y en el que me sentía totalmente perdida. El Ideatorio junto con Mi Diario me ayudaron a despejar esas nubes de dudas e incertidumbre que se cernían sobre mí y a darme la patada en el culo que necesitaba para luchar por la vida que realmente quería tener.

Después de un tiempo dándole vueltas, creo que he encontrado la fórmula emprendedora perfecta para mí y que combina mis pasiones y me ayudará a vivir ese estilo de vida que siempre he querido:

  • Coaching y Gestión del Tiempo, ayudando a otras multiapasionadas y personas creativas a sacar adelante sus proyectos y sus sueños.
  • Diseño gráfico, diseñando nuevos productos de papelería (además del Planner MultiApasionado) que puedan ayudarte a gestionar tu tiempo de una manera divertida.
  • Mi gran sueño desde pequeña de tener mi propia tienda, con mis productos y un montón más muy chulos que estoy deseando enseñarte.
  • Escribir libros. He publicado el primero a finales de 2015, Tu Cuaderno de Viaje y tengo en la cabeza varias ideas para desarrollar los próximos años.

Seguro que surge alguna cosa más, pero creo que esta combinación va a ayudarme a mantener siempre mi mente motivada y en continuo movimiento creativo.

Y tú, ¿has encontrado tu fórmula perfecta para emprender?

Cómo lo has logrado: ¿Has combinado varias de tus pasiones o has decidido centrarte en sólo una?

¿Has probado las dos opciones en el pasado? ¿Cómo te fue?

¿O por el contrario, necesitas ayuda para saber qué camino escoger y/o una pequeña patada en el culo para ponerte a ello?

 

¡HAZTE CON EL BUNDLE YA! ¡¡PINCHA AQUÍ!!

 

  • Olga

    Hola
    Yo tambien creo que se pueden combinar las pasiones
    Es mas…hoy en dia cada vez mas se lleva eso de llevar lo que estudias etc a tu terreno…y crear algo cob todo lo que sabes,con tus experiencias,creatividad

  • Es super interesante lo que dices, y todo lo que también comparte OyeDeb. Yo ahora mismo me encuentro en una fase mucho más primaria, aún identificando mis verdaderas pasiones y formándome lo más posible en ellas para ver todo el abanico de posibilidades que me ofrecen, pero tendré todo esto a buen recaudo para que, cuando me llegue mi personal crisis de los 30 (quién sabe, igual no me llega gracias a todos los tips que compartís) vuelva a tirar de todos estos recursos y me ayuden a sacar adelante los proyectos que vaya creando hoy en borradores.

    Muchas gracias, de verdad.

  • Pingback: Buenas Lecturas | minimalspot()

  • Pingback: Hora de escribir el presente |()