El Estrés y el temido “Efecto Final de Año”

El Estrés y el temido “Efecto Final de Año”
30/12/2017 Eva Gías

¿Estos últimos días del año, cómo te sientes? ¿Frustrada, estresada, rara, con mil ideas en la cabeza, queriendo hacer otras mil y sin tiempo para llevar a cabo ninguna…? Si te identificas con alguno de estos sentimientos, seguramente estás sufriendo el estrés por el temido “Efecto Final de Año”.

EL PODCAST:

Mi recomendación para el podcast de hoy es que lo escuches cuando hayas encontrado un momento tranquilo en el que puedas disfrutar de este pequeño remanso de paz que hoy te regalo. El contenido es el mismo que el del post, pero seguro te va a gustar escucharme como si te lo contase tomando un café juntas en ese sitio bonito que te encanta.

(No te olvides de contarme en los comentarios qué te ha parecido el post de hoy).

EL ESTRÉS POR EL “EFECTO FINAL DE AÑO”

A mí me recuerda a cuando estabas estudiando y de pronto llegaba el día anterior al examen y te dabas cuenta que te habías relajado demasiado y tocaba correr. Por supuesto, intentar hacer en un par de días (o en una noche), lo que no habías hecho las sesiones anteriores no daba buen resultado. Aún así, no perdías la esperanza de que pasara un milagro y cayeran las únicas preguntas que te había dado tiempo a estudiar.

Pues lo mismo te sucede estos últimos días del año. Están intentando crear un parche y realizar todo esos cientos de objetivos que te has ido proponiendo a lo largo del año (y los que te has propuesto los últimos días, ¡que seguro han surgido como setas!).

¿El resultado? Vas como un pollo sin cabeza, saltando de una actividad u objetivo a otro. Sin centrarte, avanzar y por supuesto, sin terminar ninguno.

No querida. Por si todavía no te habías dado cuenta, los milagros (excepto en contadas ocasiones), no existen.

¿Para qué vas a estar matándote la cabeza y culpándote de no haberlo hecho todo?

Créeme, NO vale la pena.

La realidad es la que es.

Durante el último año has destinado tu tiempo a algo que parecía lo mejor en ese momento. Entonces, ¿para que machacarte ahora?

Las cosas vale más hacerlas bien hechas, que deprisa y mal.

MI PROPUESTA PARA ELIMINAR ESTE ESTRÉS

Así que hoy tengo una propuesta que hacerte para poder olvidarte de este efecto final de año y comenzar el nuevo orgullosa de ti y con un plan que te ayude a empezar de la manera más efectiva.

Lo primero de todo que quiero que hagas es parar. Dale al botón del stop y recapacita sobre cómo estás haciendo las cosas los últimos días. ¿Te gusta estar con esta sensación de agobio? Estoy convencida de que no.

Lo segundo que quiero que hagas es que respires profundamente y cuentes en silencio hasta 20. Concéntrate durante estos segundos en escuchar tu respiración y sentir tu corazón.

Una vez que hayas tomado conciencia de tu yo actual, quiero que te preguntes:

  • ¿Es ésta la versión de mí misma que quiero vivir?
  • ¿Estoy trasladando mis estrés a los que me rodean?
  • ¿Así es cómo me quiero sentir cada día a partir de ahora?

Si tus respuestas son negativas. Para nada es el tipo de vida que quieres llevar, vamos a pasar al siguiente ejercicio.

HACIA EL RELAX MENTAL

Vas a coger papel y lápiz. Una página en blanco por ambas caras. Si vas en el autobús y no tienes papel a mano, puedes escribir una nota o mandarte un email a ti misma. Pon el móvil en modo avión hasta que termines para mantenerte centrada en el ejercicio y no distraerte con los avisos de otras aplicaciones.

Ahora vas a hacer un ejercicio de Vaciado Mental. Vas a “vomitar” todos aquellos objetivos o tareas que crees que deberías realizar los próximos días (o haber realizado ya).

Una vez tengas todo fuera, seguro que ya has comenzado a sentir esa sensación de relax por haber liberado tu mente. Vamos a pasar al siguiente paso.

LO IMPORTANTE, LO URGENTE

Vas a coger otro papel y vas a dibujar una cruz, de modo que dividas el folio en 4 partes:

  1. Al cuadrante superior izquierdo lo vas a titular “Importante y Urgente”.
  2. Al de arriba a la derecha, lo vas a titular “Importante y No Urgente”.
  3. Al de abajo a la izquierda lo vas a titular “No Importante y Urgente”.
  4. Y al de abajo a la derecha, “No Importante y No Urgente”.

Si lo estás haciendo desde el móvil, puedes descargarte la aplicación “Tasks” ¡que te recomiendo muchísimo! (yo la uso a diario).

En el siguiente paso vas a coger todas esas tareas que habías escrito anteriormente y vas a distribuirlas por los 4 cuadrantes, en función de si lo consideras importante o urgente.

Cuando hayas terminado este ejercicio quiero que recapacites: ¿En qué tareas has estado trabajando últimamente?

  • Si has estado usando tu tiempo para trabajar en las importantes y urgentes, tu gestión del tiempo se ha convertido en un apaga-fuegos, por lo que seguro tienes la sensación de no estar avanzando absolutamente nada en ninguna dirección (aparte de sentirte super estresada).
  • Si últimamente has estado dedicando tu tiempo a las tareas no importantes y urgentes, has estado tan centrada en tus objetivos a corto plazo que has navegado totalmente sin rumbo y tendrás sensación de trabajar mucho y no estar avanzando nada tampoco.

UNA NUEVA MANERA DE TRABAJAR

A partir de este nuevo año quiero que cambies el chip y sientes las bases de una nueva manera de trabajar, en la que puedas avanzar en tus objetivos y en todo aquello que te propongas. Sin estrés, y con la sensación de avanzar por fin hacia un fin que te haga realmente feliz. Por ello, vas a centrarte en las tareas que has apuntado en el cuadrante de Importante y No Urgente (el de arriba a la derecha).

El último paso de este ejercicio es elegir una sola de las tareas que has apuntado en este apartado. Seguro que te mueres de ganas de hacerlas todas (al fin y al cabo lleva días con ese sentimiento de corre-corre), pero recuerda: Tu nuevo objetivo es liberarte del estrés.

Medítalo durante unos minutos y cuando hayas elegido esa tarea, va a convertirse en tu nuevo objetivo en el que vas a centrarte por realizar durante las próximas semanas.

TU PRIMER ÉXITO DEL NUEVO AÑO

Coge un último folio (o cuaderno) y desglosa ese objetivo en pasos que puedes dar para conseguirlos. Escribe al menos 3-4 pasos. Y cuando los tengas, piensa en otros 3-4 pasitos que puedas dar para lograr esos pasos que habías escrito.

Cuando hayas terminado, tendrás tu mente mucho más organizada y un plan de trabajo claro y definido para estos primeros días o semanas, ¡que te harán lograr tu primer éxito en este nuevo año!

 

En el próximo post, como vengo haciendo desde el comienzo del blog, veremos cómo hacer un balance positivo del año que termina.

No quiero despedirme sin contarte que:

– Mañana 31 de diciembre, es el último día para disfrutar de mi Curso Planner Power a 29.90€ (a partir del día 1 se termina la oferta de lanzamiento y el precio subirá a 49.99€).

– ¡He lanzado mi primer servicio de asesoría individual! Vas a poder encontrarlo en la versión Premium del curso Planner Power. Sólo hay 10 plazas disponibles, por lo que si te interesa trabajar mano a mano conmigo este 2018, ¡corre a reservar la tuya!

 

TRABAJA CONMIGO ESTE 2018

 

Y esto es todo por hoy.

¿Te has sentido identificada con los sentimientos de estrés de los que te hablaba al principio del post? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Espero que empieces el año de la mejor manera y muy feliz porque has empezado el camino para lograr esa felicidad y tranquilidad que tanto añoras.

¡Un abrazo enorme!

¿Qué te ha parecido este post?
[Votos: 0 Puntuación: 0]
WordPress Security