Envío Gratis a partir de 30€ (Península y Baleares).

Tu compra en 24-72 horas.

Pedidos preparados con mimo y mucho amor.

Ayuda, ¡estoy bloqueada! – Miedo al Fracaso

Ayuda, ¡estoy bloqueada! – Miedo al Fracaso
17/06/2015 Eva Gías
Miedo al Fracaso

Tener miedo al fracaso es lo mismo que tener miedo a pasar vergüenza. No quieres defraudarte a ti misma ni a los demás. Sin embargo, al dejar de hacer algo por miedo a fracasar estás defraudándote sólo a ti. Es la pescadilla que se muerde la boca.

[Tweet “Al dejar de hacer algo por miedo a fracasar estás defraudándote sólo a ti.”]

Si no fuiste la persona más popular de clase, seguramente el fracaso te recuerde a esos momentos del pasado en el que los demás se reían de ti. Y si fuiste una persona popular, estarás bloqueándote por miedo a mostrar al mundo que no eres tan buena como el resto cree que eres. En ambos casos, ¿mejor no intentarlo, verdad?

Gran error.

No sólo estarás dejando tus sueños a un lado sino que además estarás aparcando la posibilidad de demostrarte a ti misma que todos esos pensamientos negativos son totalmente falsos.

¿Te acuerdas lo que te contaba la semana pasada? Por mucho que te imagines cómo será tu futuro después de dar ese paso que no te atreves a dar, la realidad siempre superará todo lo que habías imaginado. Tus sueños crecerán, verás cómo se van haciendo realidad poco a poco y te transformarás en una persona que jamás creíste que podrías llegar a ser.

¿Cómo sé si tengo miedo al fracaso?

Seguramente estarás sufriendo alguno de estos hechos:

  • Te preocupa lo que los demás puedan pensar de ti si fracasas.
  • Te preocupa que tu entorno u otras personas que valoras pierdan el interés o la confianza en ti si no consigues los resultados esperados.
  • Te cuestionas tu capacidad para conseguir lo que quieres.
  • Sueles decirle a los demás que no eres muy buena con esto o lo otro (así no esperarán mucho de ti, ¿verdad?)
  • Si ya has fallado en algo en el pasado no te paras a pensar en cómo podías haber llegado a un resultado distinto. Simplemente te culpas por ello e intentas “esconderlo” en tu subconsciente.
  • Sueles buscar excusas para no ponerte con las tareas que te pueden ayudar a avanzar en tu proyecto. Todo parece más urgente que lo que realmente importa para conseguir tus sueños.
  • No estás satisfecha con tu vida, pero tampoco haces nada por remediarlo. Tratar de cambiar algo de la situación actual es un riesgo demasiado grande.

Cómo muchas otras veces, vemos el éxito de los demás cómo un camino muy fácil. Del día a la mañana alguien se ha convertido en millonario, ha triunfado en su trabajo o ha conseguido lo que quiere.

[Tweet “Vemos el éxito de los demás cómo un camino muy fácil.”]

Casi parece un milagro y no nos paramos a pensar que, detrás de cualquier éxito, hay un montón de trabajo y tiempo invertido. Seguramente esa persona haya fallado mil veces antes de conseguir vencer una sola vez. Toda esta parte no la suele contar mucha gente, no es bonita. Pero estoy convencida que si les preguntas estarán encantados de contarte su historia, su camino y verás cómo se sienten orgullosos de haber superado todos los obstáculos que se han encontrado por el camino.

Inténtalo. Pregunta a tres personas de tu entorno que consideres que han tenido éxito en algo cómo ha sido el camino hasta esa situación actual. Te sorprenderá su respuesta. Y, ¿sabes qué? que si ahora te paras a pensar en tres logros que hayas conseguido tú a lo largo de tu vida también te vas a dar cuenta que el camino anterior no fue fácil. ¿No me digas que no te sientes orgullosa de lo que has conseguido?

También puedes darte cuenta de otro hecho cuando comiences a indagar en ti: y es que seguramente algún fracaso pasado te haya llevado a triunfar en otra cosa totalmente distinta. Algo en lo que ni siquiera te habrías fijado si no te hubieran cerrado esa puerta en el pasado.

Por eso cuando una puerta se cierra se dice que una ventana se abre. Todo en esta vida son oportunidades que tienes que aprender a ver. Quizás no sea posible verlas ahora, pero pasado un tiempo, cuando eches la vista atrás, sabrás apreciarlas.

Así que, ¿qué puede pasar si algo no sale cómo esperabas? ¡Pues nada! Que aprenderás que ese camino no es el adecuado y la vida te da otra oportunidad para dar un paso atrás e intentar el otro camino que descartaste anteriormente.

Es normal que tengas miedo a que las cosas no salgan bien. ¡Nos pasa a todos! Pero la única manera de saber si va a salir bien o va a salir mal es enfrentarte a ello. Aquí lo importante es disfrutar de la experiencia. Piensa que siempre, siempre, vas a aprender nuevas cosas que te servirán en el futuro (próximo o lejano). Nuevas cosas que te servirán a ti y no a los demás a seguir avanzando.

Normalmente la gente que tiene miedo a cambiar suele exteriorizar sus sentimientos a través de comentarios negativos que tan sólo intentan hacer que su entorno no cambie, no evolucione. De esa manera, si su entorno se mantiene fijo, esas personas con miedo al cambio no tienen porque preocuparse ni sentirse culpables por no conseguir ninguno de sus sueños.

Es por ello, que si te encuentras rodeada de personas así, que te dicen constantemente que “no puedes”, “eso es muy difícil”, “no te molestes en intentarlo”, “fíjate lo que le pasó a fulanita por querer hacer eso”, … lo mejor es abrir la puerta a nuevas personas que introduzcan un poco de aire fresco en tu vida: unirte a alguna actividad creativa, hacer algún curso relacionado con eso que quieres conseguir, empezar un blog, … Cualquier opción es buena.

[Tweet “Abre la puerta a nuevas personas que introduzcan aire fresco en tu vida.”]

No esperes resultados distintos si siempre haces lo mismo

No sé si recuerdas que uno de los libros que sorteaba en el primer aniversario del blog se llamaba: Donde tus Sueños te lleven, de Javier Iriondo. Es un libro perfecto si necesitas que alguien te abra los ojos, si te sientes estancada en tu vida y no sabes cómo avanzar. A mí me ayudó mucho en su día y te lo recomiendo al 100%.

Échale un vistazo a este vídeo:

Si aun así te sigue costando arrancar párate a pensar por un momento:

¿Qué es lo peor qué podría pasarte? Y, en ese caso, ¿podrías hacer algo por remediar o mejorar esa situación? ¿Cómo podrías hacerle frente? Seguro que se te ocurre al menos una cosa que podrías hacer para esquivar esa pequeña piedra del camino y que no te impida continuar tu viaje hacia tu objetivo.

Y, aunque llegado el momento la cosa no saliese como esperabas, no te centres en lo que ha salido mal si no  en todas las cosas que han salido bien, todo aquello que has hecho, lo que has conseguido y lo que te ha hecho llegar a esa nueva etapa del camino en la que te encontrarás.

Ahora párate a pensar: ¿Qué pasaría si no hicieras absolutamente nada? ¿Te gusta más cómo es tu vida actualmente?

Pero, ¿y si tuvieras éxito? ¿Cómo cambiaría todo? ¿se te mueve algo por dentro sólo de pensarlo? Pues agárrate a ello y deja de darle vueltas.

Cómo te he comentado muchas veces el éxito para conseguir algo radica en dividir lo que tienes que hacer hasta los pasitos más minúsculos. Comienza por esos pequeños pasos, céntrate en dar sólo esos pasitos que te irán acercando poco a poco a tu objetivo y, el día que menos te lo esperes, ahí estará. Delante de ti. Esperándote con los brazos abiertos.

Por último, te invito a que veas esta charla de TED que resume a la perfección todo lo que te he contado en este post:

Si no puedes ver el vídeo haz click aquí.

¿El miedo al fracaso es, en tu caso, lo que te impide avanzar?

¿Cómo ha sido el camino hacia alguno de tus éxitos pasados?

¿Has preguntado a tres personas que hayan tenido éxito? ¿Cómo han sido sus caminos?

***

El post de Ayuda, ¡estoy bloqueada! – Miedo al Fracaso aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

  • A mí me pasa un poco al contrario. Me he metido en líos tremendos al creer que estaba entrando en estupendos proyectos . Para mí el miedo era algo así como un “nosequé que quéseyo” que te recorre las entrañas de una forma más divertida que otra cosa. Y es algo que me viene de serie, tanto como esto de ser multiapasionada. Y por culpa de ello he perdido un valiosísimo tiempo de seguir formándome, aprendiendo u oportunidades laborales que, si bien no se ajustaban a mi formación, iban a reportarme más que pérdidas económicas.

    Yo me hacía esa pregunta de, ¿qué es lo peor que pueda pasar? Y aunque no perdía tanto, visto con perspectiva, me perdí otras oportunidades más seguras (así como una deuda que yo creía asumible, pero resulta que no lo era. Porque otras cosas con las que no contaba salieron mal en plan una serie de catastróficas desdichas). Pero, que conste, que no me arrepiento de mis elecciones, de todo se saca algo bueno… El problema es que no puedo seguir conformándome con eso. Ver el lado positivo debería tener un límite.

    Así que ahora estoy en una fase opuesta, entrenándome para ver el peligro y ser más crítica. ¿Algún consejo para las que necesitamos centrarnos y dejar de meter la pata por no temer al miedo?

  • Mª BEGOÑA

    Gracias por tus consejos la verdad es que me paso la vida con miedo a fracasar y no logro salir de ahi , si puedes me gustaria que le echaras un vistazo a mi blog y me dieras tu opinion sincera me seria de ayuda Besos y Gracias de antemano mi blog es mabepuntadas.blogspot.com

  • Pingback: Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos » Ayuda, ¡estoy bloqueada! – Miedo al Éxito (y después llegó el caos)()