¿Por qué no puedo avanzar, aunque quiera?

¿Por qué no puedo avanzar, aunque quiera?
18/03/2015 Eva Gías
Estoy bloqueada. No puedo avanzar

¿Te suena esa sensación?

¿Qué vas a encontrar en este post?

Tienes mil ideas en la cabeza, te pasas días enteros soñando con hacer esto y lo otro, … Y cuando llega el momento de la verdad, te es totalmente imposible dar un paso para realizar alguna de esas ideas. Puedes planificarte de la mejor manera, tener todo el material necesario pero nada. Hay algo ahí que te impide avanzar.
Cuando llega el momento de la verdad, tu mente se queda en blanco, te fallan las fuerzas, no encuentras las palabras o simplemente esa ilusión se esfuma.

Y te quedas pensando: “¿Pero qué narices está pasando? ¿Si llevo días preparando todo? ¡Y semanas soñando con esto!”

Si te ha pasado alguna vez o lo estás sufriendo ahora, te encuentras ante uno de los frenos más importantes que te impiden avanzar en ninguna dirección en tu vida:

ESTÁS BLOQUEADA

Ahora mismo me encuentro en esa situación.

Si estás inscrita al newsletter ya sabrás que llevo días intentando desintoxicarme del exceso de información que nos llega cada día a través de las redes sociales, el correo, blogs, televisión, etc etc etc. Parece que nunca tiene fin.

Así que seguramente habrás visto que estoy un poco desaparecida. Estoy tomándome unos #díasoffline.

Me encuentro totalmente bloqueada desde hace un tiempo y voy a seguir desconectada hasta que consiga encontrar la causa de esta situación que me ayude, aparte de avanzar, a recuperar la creatividad perdida.

No te preocupes por el blog, porque voy a seguir publicando todas las semanas.

Y por si te encuentras también en esta situación, estoy preparando una serie especial de post para hablar de los bloqueos.

Porque haberlos, los hay de muchos tipos:

Están los típicos:

Miedo al fracaso, miedo al éxito, a decir lo que se piensa realmente, a no ser perfecta, miedo a los cambios, a tomar decisiones, a lo desconocido, a equivocarte, a no ser lo suficientemente buena, …

La mayoría de estos bloqueos vienen provocados por situaciones que nosotras mismas provocamos al estar continuamente repitiéndonos en nuestra cabeza que algo no va bien, que no lo estamos haciendo bien, que no podemos mostrar nuestro trabajo porque se reirán de nosotras, porque no está lo suficientemente bonito y perfecto o simplemente porque quién soy yo para decir o hacer tal cosa.

¿Te suena? ¿Cuántas veces has dejado de hacer algo porque pensabas alguna de estas tonterías? ¿Cuántas oportunidades has dejado escapar?

¿Y cuántas veces has decidido lanzarte a la aventura y has visto que esos “peros” no eran tan grandes cómo pensabas?

Te lanzo esta pequeña  reflexión:

[Tweet “Si aprendes de tus errores, ¿por qué tienes tanto miedo a cometerlos?”]

En otras ocasiones, puede que te encuentres bloqueada porque no estás yendo por el camino correcto o hay algo que no encaja con lo que quieres y piensas y tu cuerpo te está lanzando mensajes de alerta sin parar.

Así que, antes de tomar esa decisión que no sabes porqué no eres capaz de tomar, hazte esta pregunta:

¿Para qué quieres hacer eso?

Date cuenta del pequeño cambio con respecto a lo que estamos todos acostumbrados:

PARA QUÉ

No porqué o cómo.

Eso es lo que deberías preguntarte a partir de ahora: “¿Para qué quiero…?”

Y como en el caso de la manera a trabajar para definir unos objetivos de manera correcta, si no encuentras la respuesta que te ayude a resolver el conflicto sigue desglosando y preguntándote “para qué” cada respuesta que vayas obteniendo.

Por ejemplo:

¿Para qué quiero conseguir ese trabajo? … para tener más dinero. ¿Y para qué quiero tener más dinero? … para vivir tranquila, sin preocupaciones.

Otro ejemplo:

¿Para qué quiero escribir un libro? … para tener éxito. ¿Y para qué quiero tener éxito? … para salir en la tele. ¿Y para qué quiero salir en la tele? … para ser famosa. ¿Y para qué quiero ser famosa? … para que todo el mundo me conozca. ¿Y para qué quiero que todo el mundo me conozca? … para demostrar que valgo para algo. ¿Y para qué quiero demostrar que valgo para algo? …

¿Ves por dónde voy?

El objetivo es seguir y seguir hasta darte cuenta del origen.

Un origen que puede ser el que te motive a seguir adelante, el que te ayude a ver que no es el fin que realmente quieres, o un origen que te ayude a darte cuenta de un problema que debes resolver.

Y para terminar, me gustaría compartir un ejercicio que he visto ya en bastantes sitios y que te va a venir muy bien si sufres un bloqueo creativo o eres incapaz de empezar nada cuando te encuentras con el temido folio en blanco.

Este ejercicio aparece en el recomendado libro de Julia Cameron, “El camino del Artista“. Yo no lo he leído, así que no puedo decirte si vale la pena o no, pero me llama mucho la atención por la cantidad de personas que me han dicho que vale la pena (eso sí, mantengo mi palabra de ir terminando los libros que ya tengo antes de comprar otro nuevo).

El ejercicio en cuestión se llama:

LAS PÁGINAS MATUTINAS

Consiste en sentarte a escribir y dejar que salga todo lo que llevas dentro. Sin recriminarte por lo que plasmes en cada página: eres libre para escribir o pintar lo que el cuerpo te pida. Nada está mal, nada está bien.

Será tu momento contigo misma.

En el blog Heart Artist Coaching he visto las condiciones que debes tener en cuenta (te invito a que le eches un vistazo al post). Cito textualmente:

  1. Todo vale.
  2. Nada está mal. “Las páginas matutinas” no son arte. Simplemente es dejar libre tu conciencia. Escribir lo que te esté pasando por la cabeza.
  3. Da igual el tono: negativo, positivo o dubitativo.
  4. Son personales y confidenciales. Son tu diario personal íntimo.
  5. Ten cuidado con el Ego y sus mensajes. Ignóralos porque no son la verdad. Sólo trata de boicotearte.
  6. Practica un hábito para su realización: todas las mañanas, tardes, una vez a la semana, …
  7. Escribe 3 páginas. Y si no sabes qué escribir, sólo pon “No sé qué escribir”… te llevarás una sorpresa.

Lo de marcarte el número de páginas no estoy muy de acuerdo. Creo que unos días te podrán salir cuatro y otros días sólo una página. Pero no he leído el libro, así que no sé si el ejercicio es así o no.

Si tienes dificultades para crear hábitos, la semana pasada te contaba que he diseñado un ebook gratuito que te va a ayudar a establecer hábitos y cambiar los malos por buenos. Está disponible sólo para inscritos al newsletter (si todavía no lo estás, puedes conseguirlo aquí).

 Si estás bloqueada, tienes mucho que reflexionar con el post de hoy.

Y lo dicho, no te pierdas los post de las próximas semanas porque iré hablándote de los distintos tipos de bloqueos y cómo combatirlos.

***

¿Estás bloqueada? ¿Te identificas con alguno de los tipos de bloqueos que he descrito en el post de hoy? ¿Cuál sueles sufrir en mayor medida?

¿Has vencido algún bloqueo alguna vez? ¿Cómo lo has hecho? ¿Y cómo te sentiste después?

***

El post de ¿Por qué no puedo avanzar, aunque quiera? aparece primero en Nuevas Ideas, Nuevos Comienzos.

¿Qué te ha parecido este post?
[Votos: 2 Puntuación: 1.5]