Le Jour (2ª Edición) – Lección 3: Diseñando nuestra semana

LE JOUR

PLANIFICA BONITO Y FELIZ

– LECCIÓN 3 –

Diseñando nuestra semana

Yo, personalmente, suelo trabajar a semana vista y, por ese motivo, diseño toda la semana a la vez. Esto me parece genial no solo porque tengo toda la semana a la vista, como bien indica su nombre, sino además porque toda la semana llevará la misma tónica de color y diseño.

Sin embargo, si eres de las que usa agendas a día por página tienes dos opciones: bien, decorar las páginas de a dos para que tengan una lógica estética al estar abiertas o, ir más allá y decorar toda la semana dentro de la misma “temática” independientemente de los cambios que realices cada dos días.

En mi caso, debido a que gran parte de mi trabajo ya está estipulado con meses de antelación y que el planner de carpe diem se va como “armando a mi medida” porque, en principio, las fechas están en blanco, utilizo otra agenda para apuntar todas estas cuestiones a largo plazo. Allí apunto las fechas de los talleres, los clientes que están en lista de espera, posibles viajes o eventos a los que quiero ir, cumpleaños. Situaciones, muchas de ellas, que pueden cambiar de fecha o cancelarse (ya veremos en clase cómo lo hago, es interesante porque utilizo lápiz, boli y post-its).

Pues bien, el hecho de tener toda la información “a la vez”, hace que pueda diseñar mi semana pensando un poco en la decoración y otro poco en las tareas. También pienso en la disposición de mi agenda y suelo poner “el mayor peso” en el domingo o en el espacio “notas” de mi planner (que está ubicado debajo del domingo). Ya que yo los domingos muy poquita cosa apunto…

Entonces, como ya sé con antelación que el mayor foco de atención irá en domingo, trabajo el equilibrio en función de ello. A partir de esa combinación de washis será cómo escoja todo lo demás. Aquí me dejo llevar por lo que tengo que va bien con lo que ya he hecho. Siempre recordando mi semana, dónde colocaré las tareas y porqué, dejando huecos para lo importante y lo no tan importante.

Para determinar el tono o la temática de mi semana, comienzo por escoger el washitape. El diseño de los que elija, me llevará instintivamente a la combinación de colores a utilizar. Y dicha combinación, a los elementos que puedo incorporar para decorar mi agenda. Es decir que, a partir de esa combinación de washis será cómo escoja todo lo demás. Aquí me dejo llevar por lo que tengo que va bien con lo que ya he hecho. Siempre recordando mi semana, dónde colocaré las tareas y porqué, dejando huecos para lo importante y lo no tan importante.

Cuando ya casi tengo la mayoría de la decoración, empiezo a escribir todas las tareas. Y al final, si hace falta, agrego algún detalle.

No hago un borrador, muchas veces voy cogiendo trozos de papel o pegatinas que quiero usar y las superpongo en el aire antes de pegarlas para ver qué poner encima y qué debajo, si me gusta, si no.

Sin embargo, hay algunas reglas que podemos seguir para conseguir cierta armonía en la composición que montemos sobre el papel. Generalmente, creemos que desconocemos estas reglas pero eso no es del todo cierto ya que están relacionadas con cómo funciona nuestro cerebro. Por tanto, es como si las supiéramos aunque nunca nos las haya contado nadie.

Así que cuando tu propio instinto no sea capaz de dar con la tecla, cuando observes tu diseño en el papel y sepas que no te gusta pero no sepas porqué, revisa estas simples reglas e intenta cumplirlas. Verás como todo vuelve a su cauce fácilmente.

REGLA DE LOS TERCIOS

Esta regla es muy famosa en fotografía, pero lo cierto es que es indispensable en las artes visuales en general y nos permite organizar de forma equilibrada una imagen en función de cómo funciona nuestro cerebro. Porque aparentemente nos gusta mucho el tres y por tanto, así es como divide el mundo el ojo humano, en tres o múltiplos de tres.

Este principio es muy fácil y sólo consiste en componer nuestra página a través de una división “imaginaria” de nueve partes iguales donde lo importante consiste en centrar nuestro diseño o bien, utilizar los extremos verticales para apoyar su “peso”. La idea es utilizar las líneas imaginarias para buscar el equilibrio.

MOVIMIENTO CON DIAGONALES

Las líneas diagonales generan movimiento y fluidez en nuestra imagen final. Inyectan vida en la composición y le permiten al ojo recorrer las páginas con mucha más soltura

TRIÁNGULOS VISUALES

Comenzamos hablando de cuán importante es en la composición el número tres. Organizar los elementos de a tres y en formas triangulares le darán serenidad al ojo que mira, porque aunque a veces no seamos capaces de explicarlo encontrar el equilibro visual nos da cierta sensación de paz. En este caso, podemos jugar con el mismo elemento (o prácticamente igual) o buscar el triángulo trabajando con elementos de distinto tamaño o distinto peso. Lo importante siempre es encontrar el balance.

EJERCICIO DE HOY

Como ejercicio, olvídate de tu agenda por un rato y escoge una libreta, a ser posible de hojas blancas lisas (si no tienes, puedes probar con un folio normal, doblándolo a la mitad). Vamos a hacer un cuaderno de inspiración para tu agenda. Con dos o tres, nos vale…

Escoge dos washis que combinen entre sí. Por ejemplo podría ser uno liso en degradado naranja junto con otro de fondo blanco y a rayas finas en colores rojo, celeste, verde y naranja. Esto te indicará que el color predominante es el naranja (así que debería estar, aunque no en exceso) y también puedes combinarlo con los tonos restantes (intentando igualar las cantidades de color). Entonces busca en casa, qué papeles o pegatinas puedas tener que tengan estos colores, qué sellos o detalles irían bien con estos últimos? Ve armando tu página de inspiración… No busques componer nada. Todavía no. Solo ve colocando los elementos entre tus dos páginas, para que puedas verlos y ver cómo calzan entre sí.

Esto te permitirá empezar por las combinaciones de color o tema sin tener que centrarte en la composición de los elementos. Y una vez tengas los elementos que quieras usar, puedes armar algún borrador rápido a lápiz para tu agenda.

¿Al principio será difícil? Quizás sí. Si tu creatividad hiberna como un oso, será muy difícil. Pero si no lo pones en práctica y lo haces una y otra vez, una y otra vez, tu creatividad no despertará. Imagina que esto es como andar en bicicleta… tienes que subirte y pedalear, no hay otra forma de aprender a andar en bici.

Semana a semana, irás notando que es cada vez más fácil, hasta que realmente lo será. Hazme caso, ya verás. Ve poco a poco, clase a clase. Cuando lleguemos a la última, todo acabará por tomar sentido 😉

(Enséñame tu cuaderno inspiración en instagram. Nuestro HASTHAG del curso #lejourplanificabonito)

¿Dudas, ideas, conoces más reglas,…? ¡Cuéntamelo!

[forum]